Todo sobre la inmunoterapia

Autor: OncoLink Team
Fecha de la última revisión: 27 de septiembre de 2018

¿Qué es la inmunoterapia?

Todos los individuos tienen un sistema inmunológico. Este sistema nos ayuda a protegernos de infecciones y otras amenazas a la salud del cuerpo. Estas amenazas incluyen virus, toxinas, alérgenos y bacterias. En la mayoría de los casos, el sistema inmunológico no es capaz de identificar el cáncer como una amenaza para el cuerpo. El cáncer surge de las células dentro del cuerpo, mientras que los virus, las bacterias, los alérgenos y las toxinas vienen de afuera del cuerpo. Las células cancerosas son versiones mutadas de las células normales. Por lo tanto, el sistema inmunológico no los reconoce como amenazas y no se activa una respuesta. Además, algunos tipos de cáncer pueden interferir con la capacidad del sistema inmunológico para funcionar correctamente. Sólo recientemente los científicos comenzaron a darse cuenta del potencial del sistema inmunológico para combatir ciertas enfermedades, incluyendo algunos tipos de cáncer.

La inmunoterapia es un método para tratar el cáncer que utiliza las capacidades propias del cuerpo para identificar y matar las células cancerosas. La inmunoterapia también puede llamarse terapia biológica. Los tratamientos de inmunoterapia se pueden utilizar para atacar las células cancerosas directamente, para estimular el sistema inmunológico para que responda a la enfermedad o para evitar que el cáncer regrese después del tratamiento. La inmunoterapia también puede funcionar para fortalecer o restaurar la función inmunológica natural del cuerpo para facilitar que el sistema inmunológico destruya las células cancerosas y para evitar que el cáncer se propague a otras partes del cuerpo.

El uso de la inmunoterapia se remonta a la década de 1890, cuando se inyectaron bacterias en un tumor en un intento por estimular una respuesta del sistema inmunológico contra el cáncer. Sin embargo, la investigación en inmunoterapia y los métodos de tratamiento disponibles han crecido mucho en los últimos 20 años.

Los tipos de inmunoterapia están actualmente aprobados para tratar varios tipos diferentes de cáncer, incluyendo leucemia, linfoma, cáncer de mama, cáncer de próstata, cáncer de pulmón, cáncer de vejiga y melanoma. La inmunoterapia se está estudiando en ensayos clínicos para casi todos los demás tipos de cáncer.

¿Cuáles son los diferentes tipos de inmunoterapia?

Así como hay muchos tipos diferentes de otras quimioterapias, hay muchos tipos diferentes de inmunoterapia que actúan de diferentes maneras para hacer que el sistema inmunológico actúe contra el cáncer.

Los tipos de inmunoterapia incluyen:

  • Anticuerpos monoclonales (mAB): Anticuerpos creados en laboratorio que se dirigen a un antígeno específico (proteína). Estos medicamentos se dirigen a algo que se encuentra en la superficie de la célula cancerosa, "marcando" esa célula para que sea destruida por el sistema inmunológico. Estos medicamentos también pueden funcionar bloqueando un "receptor" que se encuentra en las células que es importante para el crecimiento. Algunos ejemplos de anticuerpos monoclonales son: rituximab (Rituxan®), bevacizumab (Avastin®), trastuzumab (Herceptin®) y denosumab (Xgeva®, Prolia®).
  • Vacunas contra el cáncer: Al igual que otras vacunas que recibimos, las vacunas contra el cáncer están compuestas de células que han sido modificadas en el laboratorio para dirigir una respuesta inmunológica. Existen algunos tipos diferentes de vacunas contra el cáncer, pero principalmente funcionan para prevenir la enfermedad (por ejemplo: la vacuna contra el VPH) o para tratar el cáncer directamente (vacunas de células tumorales, vacunas de antígenos, vacunas de células dendríticas o vacunas basadas en vectores).
  • Terapias con citoquinas: Las citoquinas juegan un papel muy específico en el sistema inmunológico. Facilitan la comunicación entre las diferentes células inmunitarias, a la vez que ayudan en el lanzamiento de una respuesta inmunológica. Cuando la terapia con citoquinas se utiliza para combatir el cáncer, se centra en el uso de las sustancias para promover la respuesta del sistema inmunológico. Algunos ejemplos de citoquinas incluyen interferón, interleucina y factores estimulantes de colonias como el sargramostim (Leukine®, GM-CSF).
  • Transferencia adoptiva de linfocitos T: Esta terapia estimula los linfocitos T del cuerpo para combatir el cáncer. Hay dos tipos de este tratamiento. El primero extirpa los linfocitos T directamente del tumor de un paciente, produce grandes cantidades de estas células fuera del cuerpo y luego las reinfunde al paciente. El segundo método también elimina los linfocitos T del paciente, pero luego las células son mejoradas en el laboratorio con nuevos receptores, llamados receptores quiméricos para antígenos (CAR-T). Estos receptores se dirigen a antígenos específicos en las células cancerosas del paciente, estimulando la respuesta inmunológica contra el cáncer. Ejemplos de tratamientos CAR-T incluyen tisagenlecleucel y axicabtagene ciloleucel.
  • Terapia de linfocitos del donante (DLI): La DLI consiste en la infusión de linfocitos (tipo de glóbulo blanco) de un donante a un paciente que ya ha tenido un alotrasplante de médula ósea del mismo donante. Los linfocitos del donante pueden ayudar a identificar objetivos para el ataque del sistema inmunológico. Esto puede inducir la remisión o potencialmente prevenir la recaída en pacientes que están en alto riesgo de recaída después del trasplante de médula ósea. La DLI también puede causar enfermedad del injerto contra el huésped (EICH), un efecto secundario potencialmente grave en el que las células/los tejidos del receptor son atacados por las células inmunitarias del donante.
  • Radioinmunoterapia: Se trata de una combinación de un anticuerpo monoclonal y una fuente de radiación. Esto permite que la radiación se administre directamente a las células tumorales específicas, pero a menudo en dosis más bajas y durante un período de tiempo más largo. Un ejemplo es el ibritumomab tiuxetan (Zevalin®).
  • Inmunoterapia con virus: Este tipo de terapia utiliza virus para infectar deliberadamente las células cancerosas, lo cual desencadena una respuesta del sistema inmunológico contra el virus (y las células cancerosas infectadas por el virus). Ejemplos de virus que se usan para estudiar esta terapia incluyen el virus de la polio y el virus del herpes simple. Estos métodos todavía están siendo estudiados en ensayos clínicos.
  • Inhibidores del punto de control inmunitario: Estos medicamentos bloquean la inactivación de los linfocitos T por parte de las células tumorales. Esto permite que el linfocito T (y el sistema inmunológico) permanezca activo en la lucha contra el tumor. Algunos ejemplos de inhibidores del punto de control inmunitario incluyen: ipilimumab (Yervoy®), nivolumab (Opdivo®) y pembrolizumab (Keytruda®).

¿Cómo se administra la inmunoterapia?

Las inmunoterapias se pueden administrar en una vena (por vía intravenosa) o por inyección, ya sea debajo de la piel (subcutánea) o en un músculo (intramuscular). También se pueden administrar terapias directamente en una cavidad corporal para tratar un sitio específico. Por ejemplo, el cáncer de vejiga se puede tratar con un bacilo Calmette-Guerin (BCG, TICE®, TheraCys®) administrado en la vejiga. Muchas inmunoterapias están aprobadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos, pero muchas más todavía se están probando en ensayos clínicos. Dependiendo del tipo y estadio del cáncer, algunos pacientes pueden ser tratados con inmunoterapia sola, mientras que otros pueden recibirla junto con otras terapias (es decir, quimioterapia, cirugía o radioterapia).

¿Cuáles son los efectos secundarios de la inmunoterapia?

Aunque muchas inmunoterapias usan sustancias que ocurren naturalmente en el cuerpo, los efectos secundarios pueden ocurrir como resultado del aumento de la producción o de los niveles más altos de lo normal de estas sustancias. Los efectos secundarios más comunes son el resultado de la "aceleración" y la estimulación del sistema inmunológico. Estos incluyen fiebre, escalofríos, dolores corporales (síntomas similares a los de la gripe), náuseas/vómitos, pérdida de apetito y fatiga. Dependiendo de las dosis y de cómo se administre la terapia, los pacientes pueden experimentar una reacción de tipo alérgico que puede causar una disminución de la presión arterial, dificultad para respirar, sarpullido o hinchazón en el lugar de la inyección. Cada terapia puede tener efectos secundarios específicos para las células que están siendo afectadas por la terapia. Su equipo de atención médica revisará los posibles efectos secundarios de la terapia que está recibiendo. La inmunoterapia es relativamente nueva, y todavía estamos aprendiendo qué efectos secundarios a largo plazo pueden producir años más tarde.

¿Cómo sabré si la inmunoterapia está funcionando para mí?

La quimioterapia y la radiación a menudo causan un cambio rápido en el tamaño de los tumores, lo cual es mensurable y se puede observar en la tomografía computarizada, la resonancia magnética y la gammagrafía, y a través de cambios en los niveles de marcadores tumorales en la sangre. Las respuestas a la inmunoterapia no se miden de la misma manera. Primero, los métodos de inmunoterapia pueden tardar mucho más tiempo en funcionar, ya que estimulan al sistema inmunológico para organizar el ataque sobre el tumor. Por lo tanto, el tumor puede seguir creciendo, a pesar del hecho de que se está administrando la terapia. Además, la velocidad de respuesta puede estar influenciada por el tipo de inmunoterapia recibida. Su equipo de atención médica controlará el estado de su enfermedad y los efectos secundarios durante el curso del tratamiento, aunque pueden pasar semanas o incluso meses antes de que su sistema inmunológico responda de manera mensurable.

Recursos para obtener más información

Inmunoterapia para el cáncer, Sociedad Americana del Cáncer

http://www.cancer.org/treatment/treatmentsandsideeffects/treatmenttypes/immunotherapy/immunotherapy-toc

Sociedad de Inmunoterapia, Leucemia y Linfoma

https://www.lls.org/treatment/types-of-treatment/immunotherapy

Entendiendo la Inmunoterapia del cáncer, Sociedad para la Inmunoterapia del Cáncer (SITC)

http://www.sitcancer.org/resources/patient-information

Referencias

Couzin-Frankel, J. (2013). Cancer immunotherapy. Science342(6165), 1432-1433.

Dougan, M., & Dranoff, G. (2012). Immunotherapy of cancer. In Innate Immune Regulation and Cancer Immunotherapy (pp. 391-414). Springer New York.

El-Jurdi, N., Reljic, T., Kumar, A., Pidala, J., Bazarbachi, A., Djulbegovic, B., & Kharfan-Dabaja, M. A. (2013). Efficacy of adoptive immunotherapy with donor lymphocyte infusion in relapsed lymphoid malignancies. Immunotherapy5(5), 457-466.

Haanen, J. B., & Robert, C. (2015). Immune checkpoint inhibitors. In Immuno-Oncology (Vol. 42, pp. 55-66). Karger Publishers.

Hinrichs, C. S., & Rosenberg, S. A. (2014). Exploiting the curative potential of adoptive T‐cell therapy for cancer. Immunological Reviews257(1), 56-71.

Kaufman, H. L., Kohlhapp, F. J., & Zloza, A. (2015). Oncolytic viruses: a new class of immunotherapy drugs. Nature Reviews Drug Discovery14(9), 642-662.

Lichty, B. D., Breitbach, C. J., Stojdl, D. F., & Bell, J. C. (2014). Going viral with cancer immunotherapy. Nature Reviews Cancer.

Pardoll, D. M. (2012). The blockade of immune checkpoints in cancer immunotherapy. Nature Reviews Cancer12(4), 252-264.

Restifo, N. P., Dudley, M. E., & Rosenberg, S. A. (2012). Adoptive immunotherapy for cancer: harnessing the T cell response. Nature Reviews Immunology12(4), 269-281.

Rosenberg, S. A., & Restifo, N. P. (2015). Adoptive cell transfer as personalized immunotherapy for human cancer. Science348(6230), 62-68.

Shuptrine, C. W., Surana, R., & Weiner, L. M. (2012, February). Monoclonal antibodies for the treatment of cancer. In Seminars in Cancer Biology (Vol. 22, No. 1, pp. 3-13). Academic Press.

Sim, G. C., & Radvanyi, L. (2014). The IL-2 cytokine family in cancer immunotherapy. Cytokine & Growth Factor Reviews25(4), 377-390.

Vacchelli, E., Aranda, F., Eggermont, A., Galon, J., Sautès-Fridman, C., Zitvogel, L., ... & Galluzzi, L. (2014). Trial Watch: Tumor-targeting monoclonal antibodies in cancer therapy. Oncoimmunology3(1), e27048.

West, H. J. (2015). Immune Checkpoint Inhibitors. JAMA Oncology1(1), 115-115.

A
B
C
D
E
F
G
H
I
J
K
L
M
N
O
P
Q
R
S
T
U
V
X
Y
Z
#
A
B
C
E
F
G
H
K
L
M
N
O
P
R
S
T
U
V
 
 
Feedback?

Thank you for your feedback!