Trasplante alogénico (médula ósea y células madre)

Autor: Carolyn Vachani RN, MSN, AOCN
Contribuidor de contenido: Allyson Distel, MPH
Fecha de la última revisión: February 09, 2024

¿Qué significa alogénico?

Medios alogénicos significa que son extraídos de otra persona.

¿Qué son la médula ósea y las células madre?

La médula ósea es un material esponjoso que se encuentra dentro de los huesos grandes, como el fémur (muslo), las caderas y las costillas. La médula ósea s compone de células llamadas células madre hematopoyéticas. También hay células en el torrente sanguíneo llamadas células madre de sangre periférica.  Estas células madre son diferentes de las utilizadas para la investigación: las células madre embrionarias.

Las células madre hematopoyéticas son células “bebé” se convierten en glóbulos blancos, glóbulos rojos o plaquetas. Pueden denominarse células madre formadoras de sangre. Crecen y se almacenan en la médula ósea hasta que son necesarias. Cada tipo de célula tiene una función:

  • Glóbulos blancos (leucocitos): Células que combaten las infecciones.
  • Glóbulos rojos (eritrocitos): Transportan el oxígeno de los pulmones al resto del cuerpo y devuelven el dióxido de carbono a los pulmones como residuo.
  • Plaquetas (trombocitos): Ayudan al organismo a formar coágulos de sangre para controlar las hemorragias.

¿Qué es un trasplante alogénico?

Un trasplante alogénico es cuando se le introduce médula ósea o células madre de otra persona (donante) en el cuerpo. El donante puede ser un hermano, pariente o alguien no relacionado con usted (estas células pueden proceder incluso de sangre del cordón umbilical). Si las células provienen de su gemelo idéntico, el trasplante se llama singenético y es muy similar a un trasplante autólogo, porque las células son idénticas a las suyas.

Los trasplantes alogénicos se utilizan para tratar muchos tipos diferentes de cáncer, como leucemias, linfomas, mieloma múltiple, anemia aplásica grave y anemia drepanocítica, entre otros. (Vea la lista completa del Programa Nacional de Donación de Médula Ósea)

¿Cómo se elige un donante?

Las células donadas deben ser “emparejadas” con usted, lo que se hace mediante una prueba de antígeno leucocitario humano (HLA) o tipificación HLA.

Aproximadamente 7 de cada 10 pacientes no tendrán compatibilidad familiar y tendrán que utilizar el Programa Nacional de Donación de Médula Ósea. Ellos conservan los registros de tipificación de HLA de donantes de todo el mundo y tienen acceso a millones de posibles donantes y numerosas unidades de sangre de cordón umbilical. Si un paciente tiene un donante no emparentado, a menudo se le llama MUD (donante compatible no emparentado).

¿Cómo se hace el análisis de HLA?

La coincidencia se “califica” en función del número de marcadores que coinciden entre la tipografía del paciente y la del donante. Cuanto mayor sea el número de antígenos HLA compatibles, mejor será la compatibilidad y mayores las probabilidades de que el cuerpo del paciente acepte las células madre del donante.

 El tipo de HLA está constituido por 8 o 10 marcadores de HLA. La mitad se hereda de la madre y la otra mitad del padre. Hay 2 de cada uno de los marcadores, llamados A, B, C, DRB1 y DQ (que no siempre se usa).

Por lo general, los proveedores buscan primero a un miembro de la familia para obtener una coincidencia. Los hermanos de los mismos padres tienen un 25 % de probabilidad de ser idénticos (todos los marcadores coinciden, es decir, 8 de 8 o 10 de 10). Si su hermano coincide con la mitad de sus marcadores HLA, se denomina haploidéntico (4 de 8). Si no hay coincidencia de hermanos, los padres o los hijos del paciente pueden hacerse la prueba.

En los trasplantes de sangre de cordón umbilical, un donante bien emparejado parece ser menos importante. Estas células se emparejan usando 6 antígenos (A, B y DRB1) y se acepta una compatibilidad de 4 de cada 6.

¿Qué pasos tomará el donante antes del trasplante?

Las células del donante se recogerán utilizando un medicamento llamado factor estimulante de las colonias de granulocitos o G-CSF. Este medicamento estimula (aumenta) la liberación de células madre desde la médula ósea al torrente sanguíneo. Mediante un análisis de sangre, pueden decirnos cuántas células hay en el torrente sanguíneo. Una vez que el número sea lo suficientemente alto, el donante acudirá a la zona del hospital donde se realiza la féresis para que le extraigan las células. Este procedimiento se denomina “aféresis”. Con la aféresis ya no es necesario extraer las células madre de la médula ósea. Así funciona la aféresis:

  • Las células del donante se pueden extraer utilizando un catéter en la pared torácica, o con 2 catéteres intravenosos (IV) grandes, uno colocado en cada brazo.
  • La sangre se extrae, circula a través de la máquina de aféresis para extraer las células madre, y luego el resto de la sangre se devuelve al donante.
  • Las células se congelan en el mismo conservante de dimetilsulfóxido (DMSO) que se utiliza para la médula ósea. Hay que preservar las células en hielo, lo que se denomina “criopreservación”, porque estas deben extraerse (“cosecharse”) meses antes del trasplante.
  • Durante la extracción, el donante puede sentir hormigueo o entumecimiento alrededor de los labios. Esto es causado por una pérdida de calcio y por lo general se mejora comiendo algunas tabletas de calcio.
  • El donante también puede tener calambres en las manos causados por el agente anticoagulante utilizado durante la extracción. Esto desaparecerá cuando termine la extracción.

Toda la extracción dura entre 3 y 4 horas.

Las células donadas pueden extraerse de la sangre del cordón umbilical. El cordón umbilical a menudo se desecha después del nacimiento del bebé. La sangre del cordón es rica en células madre hematopoyéticas que pueden utilizarse en trasplantes alogénicos. La sangre del cordón umbilical se utiliza principalmente en niños y adultos de menor tamaño. La sangre del cordón umbilical puede tardar más tiempo en incorporarse (ver más sobre la incorporación del injerto abajo) y puede llevar a un mayor riesgo de infección.

¿Qué pasos tomará el paciente antes del trasplante?

También es posible que escuche que estos pasos se llaman “régimen de acondicionamiento”. En los días previos al trasplante, recibirá dosis altas de quimioterapia y, en algunos casos radiación. Estos pasos se toman para preparar su cuerpo para recibir las células del donante. La quimioterapia se administra por varias razones:

  • Destruir su médula y sistema inmunitario para que no ataquen a las células del donante.
  • Destruir todas las células cancerosas que queden en su organismo.

Hay dos tipos de regímenes de acondicionamiento que tienen que ver con la cantidad de quimioterapia o radiación que recibe. Las pautas se denominan:

  • Mieloablativo (también llamada intensidad estándar).
  • No mieloablativo (también llamada minitrasplante o de baja intensidad).

Su equipo de cuidado médico le indicará qué tipo es el mejor para usted.

¿Por qué hacer un trasplante?

Con los trasplantes alogénicos, los proveedores buscan el efecto “injerto contra tumor”. Este es el efecto que tiene el sistema inmunológico del donante (que es parte de la médula donada) sobre las células cancerosas del paciente receptor. La esperanza es que el sistema inmunológico sano del donante pueda atacar cualquier célula cancerosa perdida del paciente que haya sobrevivido al régimen de acondicionamiento.

¿Cómo se realiza el trasplante?

Después del régimen de acondicionamiento, descansará durante 1 o 2 días. Esto ayudará a eliminar la quimioterapia para que no dañe las células donadas. El día del trasplante a veces se denomina “día 0”.

  • El día del trasplante, se le administrarán algunos medicamentos (llamados premedicamentos), para prevenir cualquier reacción al conservante dimetilsulfóxido (DMSO).
  • También se le administrarán líquidos intravenosos (IV).
  • La presión arterial y la frecuencia cardíaca se controlan estrechamente. Una vez que haya recibido la premedicación, se descongelarán las células madre congeladas. Se le devolverán como una transfusión de sangre. Las plaquetas se administran a través de su línea intravenosa.

Las células madre van al espacio de la médula ósea y empiezan a fabricar nuevas células para sustituir a todas las que fueron destruidas (“ablatidas”) por la quimioterapia. Aunque está fabricando células, el sistema inmunitario de su organismo no está funcionando como debería.

¿Qué sucede después del trasplante?

El momento jsto después del trasplante, mientras espera que se fabriquen células, se llama el “nadir”. Suele ser la parte más difícil. Los recuentos de células sanguíneas son muy bajos, lo que supone un riesgo de infecciones, hemorragias y fatiga intensa. No tiene glóbulos blancos para combatir las infecciones, por lo que puede tener fiebre y necesitar antibióticos. Todos los visitantes y el personal de cuidado médico deben lavarse las manos antes de entrar en su habitación. Cualquier persona que esté enferma o viva con alguien que esté enfermo debe quedarse en casa.

Los recuentos bajos de plaquetas pueden causar hemorragias, y durante este tiempo, son frecuentes las transfusiones de plaquetas. El recuento bajo de glóbulos rojos (llamado anemia) también puede ser difícil. Puede verse pálido, sentirse muy cansado y necesitar transfusiones de glóbulos rojos. Muchos pacientes afirman que el peor efecto secundario es la fatiga extrema. Solo levantarse de la cama es una tarea difícil. Cuando pueda, los paseos cortos por los pasillos o el ejercicio ligero en su habitación pueden aumentar su energía.

También debe ocuparse de los efectos secundarios de la quimioterapia que haya recibido. Pueden ser diarrea, náuseas, vómitos, caída del cabello, fiebre, escalofríos, disminución del apetito y llagas en la boca (llamadas mucositis). Cada paciente es diferente y es difícil saber quién tendrá más efectos secundarios. Los medicamentos de quimioterapia utilizados antes del trasplante pueden variar, y algunos tienen más probabilidades de causar ciertos efectos secundarios que otros.

Durante este tiempo permanecerá en el hospital, donde se vigilará estrechamente su salud. Durante este tiempo, es posible que desee y necesite el apoyo de su familia. También es posible que no se sienta bien y solo quiera descansar. Sea honesto con sus seres queridos sobre cómo pueden ser útiles. También es posible que quiera que una persona que informe cada día sea la persona de contacto de otros seres queridos. Es posible que sus visitantes deban tomar precauciones especiales cuando lo visiten para no usted no se enferme. Pregunte al equipo de oncología el protocolo que tendrán que seguir.

¿Qué es el prendimiento del injerto?

El prendimiento es el punto en el que las células madre comienzan a hacer su trabajo y los recuentos de células sanguíneas empiezan subir. Pueden pasar entre 7 y 12 días después del día 0 para que las células madre fabriquen nuevas células y para que estas funcionen como deberían.

  • El primer número que su equipo de cuidado médico busca es el recuento de neutrófilos, que es un tipo de glóbulo blanco que es el más importante para combatir las infecciones bacterianas. El equipo de cuidado médico controlará su recuento de neutrófilos y, cuando llegue a un cierto nivel, podrá dejar de tomar antibióticos y, en algunos casos, volver a casa.
  • El recuento de glóbulos rojos y plaquetas puede tardar varias semanas en volver a un nivel normal, y puede que necesite transfusiones.

Empezará a sentirse mejor a medida que le vayan subiendo los recuentos. Sus proveedores le dirán qué debe hacer para mantenerse lo más saludable posible cuando regrese a casa.

¿Cuáles son las posibles complicaciones de este trasplante?

Algunos efectos secundarios de los trasplantes alogénicos son:

  • La enfermedad del injerto contra el huésped (EICH) se produce cuando la médula ósea o las células madre que proceden de un donante comienzan a atacar a las células de la persona que recibió el trasplante. Se le administrará medicación para prevenirla y tratarla. Una buena parte de la EICH es el efecto “injerto contra tumor”, que permite a las células donadas atacar cualquier célula cancerosa remanente. La EICH se tratará, pero no se eliminará completamente, para que pueda beneficiarse del efecto del injerto contra el tumor.
  • El rechazo del injerto puede ocurrir si quedan células del sistema inmunológico en el paciente después del régimen de acondicionamiento. Estas células “nativas” atacan las del donante porque las reconocen como extrañas al cuerpo. Esto se puede prevenir la mayor parte del tiempo asegurándose de que el régimen de acondicionamiento sea suficientemente fuerte como para matar cualquier célula inmunitaria nativa.
  • La falla del injerto puede suceder cuando las células del donante no comienzan a funcionar (produciendo nuevas células sanguíneas). Los proveedores de cuidado médico generalmente consideran un diagnóstico de falla del injerto si el prendimiento del injerto no ha ocurrido aproximadamente 42 días después del trasplante. Esto es poco frecuente y el único tratamiento es recibir otro trasplante.
  • Los problemas pulmonares y hepáticos pueden ser muy graves. Su equipo de cuidado médico lo vigilará de cerca para detectar estos signos:
    • Neumonía.
    • Enfermedad venooclusiva (EVO) del hígado, que puede causar ictericia (coloración amarillenta de la piel y los ojos).
    • Aumento del tamaño del hígado.
    • Hinchazón del abdomen (vientre).

Se le vigilará estrechamente para detectar cualquier efecto secundario deban controla. Informe a sus proveedores si presenta algún efecto secundario nuevo o que haya empeorado.

¿Qué es un minialo o trasplante de intensidad reducida?

Este tipo de trasplante alogénico utiliza un régimen de preparación menos intenso antes de administrar las células donadas. A menudo se utilizan radioterapia y medicamentos antineoplásicos, pero no quimioterapia. A diferencia del trasplante tradicional, las células tanto del donante como las suyas pueden existir en el cuerpo del paciente durante algún tiempo después de un minialo.

¿Qué sucederá cuando me den de alta?

Los centros de trasplante varían en la forma en que manejan el momento del alta. Una vez que regrese a casa, deberá visitar la clínica con frecuencia, tal vez incluso diariamente. La mayoría de los centros requieren que permanezca cerca del hospital durante los primeros 100 días después del trasplante. Aunque las células sanguíneas han comenzado a trabajar, pasarán meses o un año antes de que tenga un sistema inmunológico “normal”. Debe tener mucho cuidado para evitar infecciones (evitar aglomeraciones, lavarse las manos frecuentemente, usar una mascarilla en lugares públicos). Su nivel de energía no será como su “era antes” durante bastante tiempo (algunos dicen que años). Los amigos y familiares deben entender que el simple hecho de que el trasplante haya terminado no significa que vuelva a la normalidad.

Los centros de trasplante dan instrucciones detalladas a las familias que van a tener al paciente trasplantado en su casa. Estas incluyen ayuda con las tareas domésticas, el cuidado de los niños y las mascotas y otros quehaceres domésticos diarios. El Programa Nacional de Donación de Médula Ósea cuenta con excelentes recursos para preparar la casa para un receptor de trasplante. Esto puede ser mucho trabajo, pero es una gran manera de que los amigos y la familia ayuden.

El trasplante alogénico no es el tratamiento adecuado para todas las personas. Su equipo de cuidado médico le dirá si un trasplante alogénico es adecuado para usted y el tipo de que trasplante recibirá. Hable con su proveedor sobre cualquier duda que tenga. 

Recursos para obtener más información

Apoyo y supervivencia para el trasplante

Enlace Nacional de Trasplante de Médula Ósea

Programa Nacional de Donación de Médula Ósea

Programa de Donantes Asiático-Americanos

¿Quiere saber más sobre cómo donar la sangre del cordón umbilical de su bebé para un paciente de trasplante?

Abeloff M, Niederhuber JE, Armitage JO, Doroshow, JH, Kastan MB, Tepper, JE. Abeloff’s Clinical Oncology. 5th edition. Philadelphia: Churchill Livingstone; 2014.

American Cancer Society (2023). Types of Stem Cell and Bone Marrow Transplants. 

Be the Match (Formerly The National Marrow Donor Program): www.bethematch.org

National Cancer Institute. Blood Forming Stem Cell Transplants.

National Marrow Donor Program and Be The Match. Transplant Process.

Sengsayadeth, S., Savani, B. N., Blaise, D., Malard, F., Nagler, A., & Mohty, M. (2015). Reduced intensity conditioning allogeneic hematopoietic cell transplantation for adult acute myeloid leukemia in complete remission - a review from the Acute Leukemia Working Party of the EBMT. Haematologica, 100(7), 859–869. https://doi.org/10.3324/haematol.2015.123331

Publicaciones de Blog Relacionadas

July 14, 2023

Feeding the Gut

by OncoLink Team

February 28, 2023

Is That New Lump or Bump a Sarcoma?

by OncoLink Team

July 26, 2022

Fear

by Rodney Warner, JD