Mucositis (Llagas en la Boca) y Hoja de Consejos para el Cuidado Bucal

OncoLink Team
Última Vez Revisión: 15 de octubre de 2018

La mucositis también puede denominarse llaga bucal, mucositis oral o esofagitis. La gravedad puede variar, desde tener la boca y las encías rojas y doloridas hasta tener llagas abiertas muy dolorosas, lo que hace que el paciente no pueda comer. Los pacientes que reciben radioterapia en el área de la cabeza y el cuello o aquellos que reciben ciertos tipos de quimioterapia se encuentran en riesgo de desarrollar mucositis. Otras causas de mucositis incluyen infección, deshidratación, cuidado deficiente de la boca, oxigenoterapia, consumo excesivo de alcohol o tabaco y falta de proteínas en la dieta.

La mucositis oral conduce a varios problemas, como dolor, problemas nutricionales relacionados con la falta de capacidad para comer y un mayor riesgo de infección debido a las llagas abiertas en la mucosa de la cavidad oral y garganta (revestimiento). Tiene un efecto significativo en la calidad de vida del paciente y puede ser dosis-limitante (que requiere una reducción en las dosis de quimioterapia subsiguientes).

Los signos y síntomas de la mucositis incluyen los siguientes:

  • Boca y encías rojas, brillantes o hinchadas.
  • Sangre en la boca.
  • Llagas en la boca, las encías o la lengua.
  • Sensibilidad o dolor en la boca o garganta.
  • Dificultad para tragar o hablar.
  • Sensación de sequedad, ardor leve o dolor al ingerir alimentos.
  • Placas blandas y blanquecinas o pus en la boca o lengua.
  • Aumento de la mucosidad o saliva más espesa en la boca.

Hable con el equipo de atención médica sobre el riesgo que corre de desarrollar estos síntomas. Los pacientes en riesgo de tener mucositis deben recibir atención médica oral/bucal para ayudar a prevenir la mucositis y, si se desarrolla esta afección, cuidados especiales para ayudar a que la boca y garganta sanen. Actualmente se está estudiando la crioterapia oral, la práctica de ingerir cubos de hielo y agua helada durante la infusión de algunos tipos de quimioterapia para prevenir la mucositis. Pregúntele a su proveedor si esta práctica y el tipo de terapia que está recibiendo son adecuadas para usted.

Sugerencias para un plan de salud bucal:

  • Revísese toda la boca dos veces al día usando una linterna pequeña y un bajalenguas (depresor lingual). Si usa dentaduras postizas, quíteselas y observe debajo de las placas. Comuníquele a su médico si nota algún cambio.
  • Enjuague su boca (haga buches, gárgaras leves y escupa) antes y después de las comidas y a la hora de acostarse con cualquiera de estas dos opciones:
    • Agua salada (1 cucharadita de sal de mesa por cada cuarto de galón [32 onzas de agua]).
    • Enjuague con sal y soda (1 cucharadita de sal y 1 cucharadita de bicarbonato de sodio en 1 cuarto de galón [32 onzas] de agua tibia).
  • Use un cepillo de dientes de cerdas suaves después de las comidas y a la hora de acostarse. Remojarlo en agua caliente puede hacer que las cerdas del cepillo se ablanden. Si el cepillo causa dolor, se pueden usar hisopos interdentales (pero no son tan efectivos como un cepillo suave o ultrasuave).
  • Use pasta de dientes que no sea abrasiva (o mezcle 1 cucharadita de bicarbonato de sodio en 2 tazas de agua). Evite las pastas dentales con blanqueadores u otros agregados.
  • Mantenga los labios húmedos con humectantes (como Chap stick® o Blistex®).
  • Evite los productos que irritan la boca y las encías, como los siguientes:
    • Enjuagues bucales comerciales y los que contienen alcohol.
    • Hilo dental. NO use hilo dental si el recuento de plaquetas está por debajo de 40 000.
    • Hisopos de limón o glicerina ni cepillos de dientes sin cerdas suaves.
  • Haga cambios en su alimentación para disminuir el dolor y la incomodidad, y estimular la curación de las llagas bucales.
    • Aumente su ingesta de líquidos. Trate de tomar 3 cuartos de galones de líquido por día, a menos que su proveedor le diga que no lo haga.
    • Incluya alimentos ricos en proteínas como frijoles secos, carne de aves de corral, huevos, mantequilla de maní, carne de vaca, pescado y productos lácteos, como leche, queso y yogur (el yogur griego es más rico en proteínas que otros). Los batidos de suplementos nutricionales como Ensure® o Boost® también pueden aportar calorías y proteínas.
    • Evite comer alimentos calientes, picantes, grasosos o fritos.
    • Evite tomar alcohol.
    • Evite consumir cítricos y jugos como naranjas, limones, limas y tomates, ya que pueden ser demasiado ácidos. En su lugar, pruebe con damascos, peras o melocotones.
    • Evite comer alimentos duros o crocantes como panes crujientes, galletas saladas, verduras crudas, papas fritas, tortillas fritas y pretzels.
    • Evite tomar bebidas carbonatadas.
    • Pruebe alimentos blandos como budines, gelatina, sopas, etc.
    • Las golosinas frías como las paletas heladas y los helados de agua pueden ser calmantes para las llagas bucales.
    • Coma cuando tenga hambre, incluso si no es hora de comer.
    • Coma comidas más pequeñas y de manera frecuente durante todo el día, en lugar de tres comidas grandes. Cuando vaya a comer, cree un ambiente agradable para estimular su apetito.
  • Si usa dentadura postiza, realice lo siguiente:
    • Limpie las dentaduras postizas todos los días.
    • Por la noche y siempre que sea posible, retíreselas para exponer las encías al aire.
    • Las dentaduras postizas dentales flojas pueden irritar la boca y las encías, y no deben usarse.
    • No use dentaduras postizas si las llagas de la boca son grandes.
  • No fume cigarrillos, puros ni pipas. No use tabaco sin humo (tabaco masticable, tabaco en polvo [rapé]).

¿Cuándo debo llamar a mi proveedor?

Las llagas bucales no deben ignorarse, ya que pueden provocar una disminución en la ingesta de alimentos y líquidos, ser una fuente de infección y causar dolor e incomodidad. Llame a su proveedor de inmediato si tiene uno o más de los siguientes problemas:

  • Enrojecimiento o brillo en la boca que dure más de 48 horas.
  • Cualquier tipo de corte o llaga que note en la boca.
  • Encías sangrantes.
  • Dificultad o dolor al comer o tragar.
  • Temperatura oral por encima de los 100,4°F or 38°C, escalofríos o sudoración.
  • Pérdida de peso de 5 libras o más desde que comenzaron las llagas bucales.

¿Cómo se tratan las llagas bucales?

Las llagas bucales, por lo general, deben sanar por sí solas. Continuar con un buen cuidado bucal puede ayudar a acelerar el proceso de curación. Si el dolor bucal interfiere al comer y tragar, su proveedor puede recetarle un enjuague bucal, que adormece temporalmente la boca, o un analgésico oral. Además, si la pérdida de peso debido a la ingesta deficiente de alimentos y líquidos se torna un problema, es posible que se le remita a un nutricionista. Si es necesario, su oncólogo puede decidir retrasar otros tratamientos hasta que las llagas bucales hayan sanado.

Si tiene alguna pregunta sobre las llagas bucales o necesita información y orientación adicional, consulte con su proveedor.

Palabras clave

Haga clic en cualquiera de estos términos para más artículos relacionados

A
B
C
D
E
F
G
H
I
J
K
L
M
N
O
P
R
S
T
U
V
X
Y
Z
#
 
A
B
C
E
G
H
K
L
M
N
O
P
R
S
T
U
 
 
 
 
Manténgase informado con las última información de OncoLink!   Suscribirse a los boletines electronico de OncoLink
Ver nuestros archivos de boletines