Busulfan (Myleran®, Busulfex®)

Autor: OncoLink Team
Última Vez Revisión: 4 de septiembre de 2019

Pronunciado: bue-SUL-fan

Clasificación: Agente alquilante

Acerca de: Busulfan (Myleran®, Busulfex®)

El busulfán ejerce su efecto anticancerígeno mediante un proceso llamado alquilación. La alquilación daña el ADN de las células, lo que impide que se dividan, y las destruye. Debido a que las células cancerosas, en general, se dividen más rápido y con menor corrección de errores que las células sanas, las células cancerosas son más sensibles a este daño.

Cómo tomar el busulfán

El busulfán viene en forma de comprimido para tomar por vía oral. También viene en forma intravenosa (i.v., en una vena). La dosis del medicamento depende de la talla. Puede administrarse solo o con otros medicamentos.

Almacenamiento y manipulación

Conserve el medicamento en su envase original, etiquetado, a temperatura ambiente y en un lugar seco (a menos que el médico o farmacéutico le indiquen lo contrario). Este medicamento no debe guardarse en un pastillero. Mantenga los envases fuera del alcance de los niños y las mascotas.

Si un cuidador prepara la dosis por usted, este debe considerar usar guantes o verter las pastillas directamente del envase a la tapa, una taza pequeña o directamente en su mano (del paciente). El cuidador debe evitar tocar las pastillas. Siempre debe lavarse las manos antes y después de darle el medicamento. Las mujeres embarazadas o en período de lactancia no deben prepararle la dosis. Pregúntele al equipo de oncología dónde debe devolver el medicamento no utilizado para desecharlo. No debe desecharlo por el inodoro ni tirarlo a la basura.

¿Dónde puedo conseguir este medicamento?

El busulfán está disponible en farmacias de especialidades específicas. El equipo de oncología trabajará con su plan de medicamentos prescritos para identificar una farmacia de especialidades de la red para la distribución de este medicamento y su envío directamente a su casa.

Información del seguro

Este medicamento puede estar cubierto por su plan de medicamentos con prescripción. Según la cobertura de medicamentos prescritos, las personas que reúnan ciertos requisitos pueden tener asistencia para el paciente. También puede haber disponibles tarjetas de copago, que reducen la responsabilidad de copago para los pacientes asegurados elegibles comercialmente (no patrocinados por el gobierno). El equipo de atención médica puede ayudarlo a encontrar estos recursos, si están disponibles.

Este medicamento está cubierto por la Parte B de Medicare para los beneficiarios de Medicare. Asegúrese de que el farmacéutico sepa que debe procesar esta receta a través de Medicare Parte B y NO Parte D.

Posibles efectos secundarios

Puede hacer diversas cosas para controlar los efectos secundarios del busulfán. Hable con el equipo de atención médica acerca de estas recomendaciones. Ellos pueden ayudarlo a decidir qué es lo que funcionará mejor para usted. Estos son algunos de los efectos secundarios más frecuentes o importantes:

Recuento bajo de glóbulos blancos (leucopenia o neutropenia)

Los glóbulos blancos (GB) son importantes para combatir las infecciones. Mientras recibe tratamiento, el recuento de glóbulos blancos puede disminuir, lo que aumenta el riesgo de que contraiga una infección. Debe informar de inmediato al médico o enfermero/a si tiene fiebre (temperatura mayor de 38°C/100.4 °F), dolor de garganta o resfriado, falta de aliento, tos, ardor al orinar o un dolor persistente.

Consejos para prevenir infecciones:

  • Lavarse las manos, usted y sus visitas, es la mejor manera de prevenir la propagación de una infección.
  • Evite las multitudes y las personas enfermas (es decir, que tengan un resfriado, fiebre o tos, o que vivan con alguien con estos síntomas).
  • Cuando trabaje en su jardín, use ropa de protección, por ejemplo, pantalones largos y guantes.
  • No manipule desechos de mascotas.
  • Mantenga limpios los cortes o rasguños.
  • Dúchese o báñese diariamente y mantenga un cuidado bucal frecuente.
  • No corte cutículas ni uñas encarnadas. Puede usar esmalte de uñas, pero no uñas postizas.
  • Pregunte al equipo de atención oncológica antes de programar citas o procedimientos dentales.
  • Pregúntele al equipo de atención oncológica antes de vacunarse o de que se vacune alguien con quien vive.

Bajo recuento de glóbulos rojos (anemia)

Los glóbulos rojos son responsables de transportar oxígeno a los tejidos del cuerpo. Cuando el recuento de glóbulos rojos es bajo, puede sentirse cansado o débil. Debe informar al equipo de atención oncológica si siente que le falta el aliento, tiene dificultad para respirar o dolor en el pecho. Si el recuento es demasiado bajo, puede recibir una transfusión de sangre.

Bajo recuento de plaquetas (trombocitopenia)

Las plaquetas ayudan a la coagulación de la sangre, por lo que cuando el recuento es bajo tiene un mayor riesgo de sangrado. Informe al equipo de atención oncológica si tiene algún exceso de hematomas o sangrado, por ejemplo, sangrado nasal, encías sangrantes, o sangre en la orina o las heces. Si el recuento de plaquetas es demasiado bajo, puede recibir una transfusión de plaquetas.

  • No use rasuradora manual (la máquina eléctrica de rasurar es aceptable).
  • Evite los deportes de contacto y las actividades que puedan causarle lesiones o sangrado.
  • No tome aspirina (ácido salicílico), medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE) como Motrin/Advil (ibuprofeno), Aleve (naproxeno), Celebrex (celecoxib), etc., ya que todos ellos pueden aumentar el riesgo de sangrado. Consulte al equipo de atención médica con respecto al uso de estos agentes y de todos los medicamentos/suplementos de venta libre durante la terapia.
  • No use hilo dental ni mondadientes, y use un cepillo de dientes de cerdas suaves para cepillarse.

Náuseas o vómitos

Hable con el equipo de atención oncológica para que le prescriban medicamentos que lo ayuden a controlar las náuseas y los vómitos. Además, los cambios en la dieta pueden ayudar. Evite los productos que pueden empeorar los síntomas, como los alimentos pesados o grasosos, picantes o ácidos (limones, tomates, naranjas). Pruebe con galletas saladas o refresco de jengibre para reducir los síntomas.

Llame al equipo de atención oncológica si no tolera los líquidos durante más de 12 horas o si siente mareos o aturdimiento en cualquier momento.

Úlceras bucales (mucositis)

Ciertos tratamientos contra el cáncer pueden causar llagas o dolor en la boca o la garganta. Informe al equipo de atención oncológica si la boca, la lengua, la parte interna de las mejillas o la garganta se vuelven de color blanco, ulceradas o si tiene dolor. Realizar un cuidado bucal frecuente puede ayudar a prevenir o controlar las úlceras bucales. Si las úlceras bucales son dolorosas, el médico o enfermero/a puede recomendarle un analgésico.

  • Cepíllese los dientes con un cepillo de dientes de cerdas suaves o un hisopo de algodón dos veces al día.
  • Evite los enjuagues bucales con alcohol. Se recomienda un enjuague bucal con agua tibia y bicarbonato de sodio o sal (2 cucharaditas de bicarbonato de sodio o 1 cucharadita de sal en un vaso de ocho onzas de agua tibia), 4 veces al día.
  • Si se le seca la boca, coma alimentos húmedos, beba mucho líquido (de 6 a 8 vasos) y chupe caramelos duros sin azúcar.
  • Evite fumar y mascar tabaco, beber bebidas alcohólicas y jugos cítricos.

Disminución del apetito o cambios en el sentido del gusto

La nutrición es una parte importante de su cuidado. El tratamiento contra el cáncer puede afectar el apetito y, en algunos casos, los efectos secundarios del tratamiento pueden dificultar la alimentación. Pregúntele al equipo de atención oncológica acerca de los servicios de asesoría nutricional en su centro de tratamiento para que lo ayuden con las opciones alimentarias.

  • Trate de comer cinco o seis comidas o refrigerios pequeños durante el día, en lugar de tres comidas más abundantes.
  • Si no está comiendo lo suficiente, los suplementos nutricionales pueden ayudarlo.
  • Puede sentir un gusto metálico o no sentir el sabor de los alimentos. Es posible que no le gusten los alimentos o las bebidas que le gustaban antes de recibir tratamiento contra el cáncer. Estos síntomas pueden durar varios meses o más después de finalizar el tratamiento.
  • Evite cualquier alimento que piense que tiene mal olor o sabor. Si la carne roja es un problema, coma pollo, pavo, huevos, productos lácteos y pescado sin olor fuerte. A veces, los alimentos fríos tienen menos olor.
  • Agregue más sabor a la carne o pescado marinándolos en jugos dulces, salsa agridulce o aderezos. Use condimentos como albahaca, orégano o romero para añadir sabor. El tocino, el jamón y la cebolla pueden añadir sabor a las verduras.

Diarrea

El equipo de atención oncológica puede sugerir medicamentos para aliviar la diarrea. Además, trate de comer alimentos con bajo contenido de fibra y livianos, como arroz blanco y pollo hervido u horneado. Evite las frutas y verduras crudas, los panes integrales, cereales y semillas. La fibra soluble se encuentra en algunos alimentos y absorbe líquidos, lo cual puede ayudar a aliviar la diarrea. Los alimentos ricos en fibra soluble incluyen: compota de manzana, plátanos (maduros), fruta enlatada, gajos de naranja, papas hervidas, arroz blanco, productos hechos con harina blanca, avena, crema de arroz, crema de trigo y harinas. Tome de 8 a 10 vasos al día de líquido sin cafeína y sin alcohol para prevenir la deshidratación.

Fiebre

La fiebre puede ser un efecto secundario de este medicamento. Póngase en contacto con el médico si tiene temperatura de 100.4° F o 38° C o más.

Dificultad para dormir / insomnio

El busulfán puede causar dificultad para conciliar el sueño o permanecer dormido. Hable con su proveedor sobre cualquier problema que pueda tener con el sueño.

Dolores y dolor de cabeza

El médico le puede recomendar medicamentos y otras estrategias para ayudar a aliviar el dolor.

Anomalías electrolíticas

Este medicamento puede afectar los niveles normales de electrolitos (potasio, magnesio, etc.) en su cuerpo. Sus niveles se supervisarán con análisis de sangre. Si disminuyen demasiado, el equipo de atención médica puede prescribirle electrolitos específicos para ser administrados por vía intravenosa o por vía oral. No tome ningún suplemento sin antes consultar con el equipo de atención médica.

Nivel alto de azúcar en la sangre

Este medicamento puede causar niveles elevados de azúcar en la sangre en pacientes con y sin diabetes. El equipo de atención oncológica supervisará su nivel de azúcar en la sangre. Si presenta aumento de la sed, la micción o el hambre, vista borrosa, dolores de cabeza u olor a acetona del aliento, notifique al equipo de atención médica. Los diabéticos deben controlar su nivel de azúcar en la sangre de manera minuciosa y notificar las elevaciones al equipo de atención médica.

Sarpullido

Algunos pacientes pueden desarrollar sarpullido, piel escamosa o bultos rojos con picazón. Use un humectante sin alcohol en la piel y los labios; evite los humectantes con perfumes o esencias. El equipo de atención oncológica puede recomendarle un medicamento tópico si la picazón es molesta. Si la piel se agrieta o sangra, asegúrese de mantener la zona limpia para evitar infecciones. Asegúrese de notificar al equipo de atención oncológica acerca de cualquier sarpullido que se desarrolle, ya que puede ser una reacción. Le pueden dar más consejos sobre el cuidado de la piel.

Coágulos de sangre, ataque cardíaco y accidente cerebrovascular

Este medicamento puede aumentar el riesgo de coágulos de sangre, accidente cerebrovascular y ataque cardíaco. Los síntomas pueden incluir: hinchazón, enrojecimiento o dolor en una extremidad, dolor o presión en el pecho, dolor en el brazo, la espalda, el cuello o la mandíbula, falta de aliento, entumecimiento o debilidad en un lado del cuerpo, dificultad para hablar, confusión o cambios en el estado mental. Si experimenta alguno de estos síntomas, debe comunicarse de inmediato con el equipo de atención oncológica o acudir a una sala de urgencias.

Fatiga

La fatiga es muy frecuente durante el tratamiento del cáncer y es una sensación abrumadora de agotamiento que generalmente no se alivia con el reposo. Mientras esté en tratamiento contra el cáncer, y durante un tiempo después, es posible que necesite ajustar sus horarios para controlar la fatiga. Planee momentos para descansar durante el día y conserve energía para actividades más importantes. El ejercicio puede ayudar a combatir la fatiga; una simple caminata diaria con un amigo puede ayudar. Hable con el equipo de atención médica para obtener consejos útiles sobre cómo manejar este efecto secundario.

Estreñimiento

Puede hacer varias cosas para prevenir o aliviar el estreñimiento. Incluya fibra en su alimentación (frutas y verduras), beba de 8 a 10 vasos de líquido sin alcohol al día y manténgase activo. Un laxante una o dos veces al día puede prevenir el estreñimiento. Si no defeca durante 2-3 días, debe ponerse en contacto con el equipo de atención médica para solicitar sugerencias para aliviar el estreñimiento.

Xerostomía (boca seca)

Este medicamento puede causar xerostomía, también conocida como boca seca. La xerostomía puede ser incómoda y puede afectar su habla, la deglución y la salud dental. Las formas de controlar este efecto secundario incluyen:

  • Realizar la higiene bucal frecuente con pasta de dientes que contenga fluoruro.
  • Use hilo dental una vez al día, si su equipo de atención le dice que puede hacerlo.
  • Mastique chicle sin azúcar o chupe caramelos sin azúcar para estimular la producción de saliva.
  • Enjuague su boca frecuentemente para mantener la boca húmeda.
  • Hable con sus proveedores sobre los geles y enjuagues de venta sin receta que actúan como sustitutos de la saliva.
  • Hable con su proveedor si este efecto secundario sigue siendo un problema.

Reacción alérgica 

En algunos casos, los pacientes pueden tener una reacción alérgica a este medicamento. Los signos de una reacción pueden incluir: falta de aliento o dificultad para respirar, dolor en el pecho, sarpullido, sofocos, picazón en el sitio de la inyección o una disminución en la presión arterial. Si nota algún cambio en cómo se siente durante la infusión, avísele al enfermero/a inmediatamente.

Los efectos secundarios menos frecuentes pero importantes pueden incluir:

  • Convulsiones: Pueden producirse convulsiones cuando se administran dosis altas de busulfán. Lo más probable es que le administren medicamentos para prevenir las convulsiones mientras esté recibiendo busulfán. Se debe llamar inmediatamente al médico o al enfermero/a si se presenta pérdida del conocimiento, sacudones, temblores o movimientos incontrolables. Si la actividad convulsiva comienza, otras personas deben ayudarlo a recostarse en el suelo, colocar almohadas a su alrededor y colocarlo de lado si es posible. No deben intentar introducirle nada en la boca.
  • Cambios pulmonares: Este medicamento puede causar fibrosis pulmonar (una cicatriz y endurecimiento del tejido pulmonar). Esto puede ocurrir de varios meses a muchos años después de comenzar este medicamento. Los síntomas incluyen tos, falta de aliento o fiebre baja, y pueden aumentar progresivamente con el tiempo o aparecer rápidamente. Informe cualquier síntoma al equipo de atención médica.
  • Neoplasias malignas secundarias: Existe un riesgo bajo de desarrollar leucemia u otro tipo de cáncer debido al tratamiento con este medicamento, que puede ocurrir muchos años después del tratamiento. Esto se asocia con mayor frecuencia a tratamientos repetidos o a dosis altas. El equipo de atención oncológica dará instrucciones sobre el mejor seguimiento y monitoreo.
  • Enfermedad venooclusiva: En casos raros, el busulfán puede causar enfermedad venooclusiva. La enfermedad venooclusiva es un bloqueo de las pequeñas venas del hígado. El médico lo controlará con análisis de sangre llamados pruebas de la función hepática. Notifique al médico si observa un color amarillento en la piel o los ojos, si la orina es oscura o marrón, si tiene acumulación de líquido en el vientre, ya que estos pueden ser signos de toxicidad hepática o enfermedad venooclusiva.

Problemas en la reproducción

Este medicamento puede afectar el aparato reproductor al provocar irregularidad en el ciclo menstrual o la producción de espermatozoides, o detenerlos de manera permanente. Las mujeres pueden experimentar efectos menopáusicos como sofocos y sequedad vaginal. Además, el deseo sexual puede disminuir durante el tratamiento.

La exposición del feto a este medicamento podría causar anomalías congénitas, por lo que no debe quedar embarazada ni engendrar un hijo mientras reciba este medicamento. Es necesario utilizar un método anticonceptivo eficaz durante y después del tratamiento, incluso si el ciclo menstrual se detiene o si cree que no está produciendo espermatozoides. Es posible que desee considerar la conservación de espermatozoides u óvulos si desea tener un hijo en el futuro. Analice estas opciones con el equipo de oncología.

A
B
C
D
E
F
G
H
I
J
K
L
M
N
O
P
R
S
T
U
V
X
Y
Z
#
 
A
B
C
E
F
G
H
K
L
M
N
O
P
R
S
T
U
V