Epcoritamab-bysp (Epkinly™)

Autor: Karen Arnold-Korzeniowski, MSN RN
Contribuidor de contenido: Mitchell Hughes, PharmD - Oncology Clinical Pharmacy Specialist
Fecha de la última revisión: mayo 24, 2023

Pronunciado: Ep-koer-IT-a-mab

Clasificación: Terapia Dirigida

Acerca de: Epcoritamab-bysp (Epkinly™)

Una terapia dirigida funciona dirigiéndose a los receptores específicos de las células cancerosas. Epcoritamab-bysp es un activador de células T CD3 dirigido por CD20 biespecífico. Este medicamento se une al receptor CD3 que se encuentra en la superficie de algunas células T y al CD20 que se encuentra en algunas células de linfoma.

Cómo tomar Epcoritamab-bysp

Este medicamento se administra en forma de inyección subcutánea. Esto significa que se administra en forma de inyección en la capa de grasa situada justo debajo de la piel. Se administra en el abdomen bajo o en el muslo, y la inyección debe aplicarse en un lugar diferente cada vez que se administre. La dosis y la frecuencia con la que recibe el medicamento dependen del día del ciclo en el que se encuentre en su régimen de quimioterapia. Su proveedor o farmaceuta hablará con usted sobre la programación. Tenga en cuenta que puede tener que permanecer en el hospital durante 24 horas después de algunas dosis.

Es posible que se le administren medicamentos previos antes de cada dosis. Estos medicamentos se administran para ayudar a prevenir o manejar las reacciones alérgicas o los efectos secundarios del medicamento. Estos pueden incluir un esteroide (prednisona o dexametasona), un antagonista de los receptores de histamina-1 (H1) (como difenhidramina/Benadryl) y un antipirético (como paracetamol/Tylenol). Es posible que tenga que tomar los esteroides durante unos días después de la administración de la dosis.

Posibles efectos secundarios del Epcoritamab-bysp

Hay una serie de cosas que puede hacer para controlar los efectos secundarios del Epcoritamab-bysp. Hable con el equipo de cuidado médico acerca de estas recomendaciones. Ellos pueden ayudarlo a decidir qué es lo que funcionará mejor para usted. Estos son algunos de los efectos secundarios más comunes o importantes:

Síndrome de liberación de citocinas (SLC)

Puede producirse SLC. Las células T son activadas por este medicamento, lo que produce que liberen una gran cantidad de citocinas. Las citocinas provocan una respuesta inflamatoria en el organismo. Esta reacción, si no se trata, puede ser muy peligrosa. Los signos y síntomas pueden ser fiebre, dificultad para respirar, escalofríos, tensión arterial baja, taquicardia, dolor de cabeza y niveles elevados de enzimas hepáticas en sangre. El equipo de cuidado médico le vigilará de cerca, por si padece SLC mientras esté recibiendo este medicamento. Debe llamar a su proveedor inmediatamente si tiene cualquier signo o síntoma de síndrome SLC para que se le puedan administrar el tratamiento adecuado.

Toxicidad neurológica incluido ICANS

Este medicamento puede causar toxicidad neurológica y neurotoxicidad asociada a células efectoras inmunitarias. La afasia (la incapacidad de entender el habla o hablar normalmente), estar más cansado de lo habitual, temblores, confusión y convulsiones han ocurrido en pacientes que recibieron este medicamento. El equipo de cuidado médico le vigilará muy de cerca para detectar cualquier cambio en su estado mental. Si observa cualquier cambio, notifique al equipo de cuidado médico de inmediato.

Infección y recuento bajo de glóbulos blancos (leucopenia o neutropenia)

Este medicamento puede causar infecciones potencialmente mortales, con o sin disminución de los recuentos de glóbulos blancos.

Los glóbulos blancos (GB) son importantes para combatir las infecciones. Mientras esté recibiendo tratamiento, el recuento de glóbulos blancos puede disminuir, lo que aumenta el riesgo de contraer una infección. Debe informar de inmediato al médico o enfermera si tiene fiebre (temperatura mayor a 100,4 °F [38 °C]), dolor de garganta o resfriado, falta de aliento, tos, ardor al orinar o un dolor persistente.

Consejos para prevenir infecciones:

  • Lavarse las manos, tanto usted como quienes lo visitan, es la mejor manera de prevenir la propagación de una infección.
  • Evite las multitudes y a las personas enfermas (es decir, que tengan resfriado, fiebre o tos, o que vivan con alguien con estos síntomas).
  • Cuando trabaje en su jardín, use ropa de protección, por ejemplo, pantalones largos y guantes.
  • No manipule desechos de mascotas.
  • Mantenga limpios los cortes o rasguños.
  • Dúchese o báñese diariamente y realice un cuidado bucal frecuente.
  • No corte cutículas ni uñas encarnadas. Puede usar esmalte de uñas, pero no uñas postizas.
  • Pregunte al equipo de cuidado oncológico antes de programar citas o procedimientos dentales.
  • Pregúntele al equipo de cuidado oncológico antes que usted o alguien con quien vive se vacune.

Diarrea

El equipo de cuidado oncológico puede recomendarle medicamentos para aliviar la diarrea. Además, trate de comer comidas livianas y con bajo contenido de fibras, como arroz blanco y pollo hervido u horneado. Evite las frutas y verduras crudas, los panes integrales, los cereales y las semillas. La fibra soluble se encuentra en algunos alimentos y absorbe líquidos, lo cual puede ayudar a aliviar la diarrea. Los alimentos ricos en fibra soluble incluyen: compota de manzana, plátanos (maduros), fruta enlatada, gajos de naranja, papas hervidas, arroz blanco, productos hechos con harina blanca, avena, crema de arroz, crema de trigo y harinas. Tome de 8 a 10 vasos al día de líquido sin cafeína y sin alcohol para prevenir la deshidratación.

Reacciones en el sitio de la inyección

Puede presentar dolor, enrojecimiento o hinchazón en el sitio de inyección. También existe la posibilidad de reacciones alérgicas con este medicamento. Si durante o después de la inyección experimenta dificultad para respirar o tragar, hinchazón facial, dolor en el pecho, aceleración del corazón, tos o sibilancia, desarrolla sofocos, urticaria o sarpullido, náuseas o vómitos, aturdimiento, dolor de cabeza, fiebre, escalofríos o temblores, informe inmediatamente la enfermera o al equipo de cuidado médico. Pueden administrarse medicamentos adicionales para ayudarle a sentirse mejor.

Dolores musculares o articulares

Su proveedor le puede recomendar medicamentos y otras estrategias para ayudar a aliviar el dolor.

Náuseas o vómitos

Hable con el equipo de cuidado oncológico para que le prescriban medicamentos que le ayuden a controlar las náuseas y los vómitos. Además, los cambios en la dieta pueden ayudar. Evite los productos que pueden empeorar los síntomas, como los alimentos pesados o grasosos, picantes o ácidos (limones, tomates, naranjas). Pruebe con galletas saladas o refresco de jengibre para reducir los síntomas. Llame al equipo de cuidado oncológico si no tolera los líquidos durante más de 12 horas o si siente mareos o aturdimiento en cualquier momento.

La fatiga

La fatiga es muy frecuente durante el tratamiento del cáncer y es una sensación abrumadora de agotamiento que generalmente no se alivia con el reposo. Mientras esté en tratamiento contra el cáncer, y durante un tiempo después, es posible que deba ajustar sus horarios para controlar la fatiga. Planee momentos para descansar durante el día y conserve energía para actividades más importantes. El ejercicio puede ayudar a combatir la fatiga; una simple caminata diaria con un amigo puede ayudar. Hable con el equipo de cuidado médico para obtener consejos útiles sobre cómo manejar este efecto secundario.

Bajo recuento de glóbulos rojos (anemia)

Los glóbulos rojos son responsables de transportar oxígeno a los tejidos del cuerpo. Cuando el recuento de glóbulos rojos es bajo, puede sentirse cansado o débil. Debe informar al equipo de cuidado oncológico si siente que le falta el aliento, o tiene dificultad para respirar o dolor en el pecho. Si el recuento es demasiado bajo, puede recibir una transfusión de sangre.

Bajo recuento de plaquetas (trombocitopenia)

Las plaquetas ayudan a la coagulación de la sangre, por lo que cuando el recuento es bajo, corre mayor riesgo de sangrado. Informe al equipo de cuidado oncológico si tiene algún exceso de hematomas o sangrado, por ejemplo, sangrado nasal, encías sangrantes, o sangre en la orina o las heces. Si el recuento de plaquetas es demasiado bajo, puede recibir una transfusión de plaquetas.

  • No use rasuradora manual (la máquina eléctrica de rasurar es aceptable).
  • Evite los deportes de contacto y las actividades que puedan causarle lesiones o sangrado.
  • No tome aspirina (ácido salicílico), medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE) como Motrin/Advil (ibuprofeno), Aleve (naproxeno), Celebrex (celecoxib), etc., ya que todos ellos pueden aumentar el riesgo de sangrado. Consulte al equipo de cuidado médico con respecto al uso de estos agentes y de todos los medicamentos o suplementos de venta libre durante la terapia.
  • No use hilo dental ni mondadientes, y use un cepillo de dientes de cerdas suaves para cepillarse.

Problemas renales

Este medicamento puede causar problemas renales, incluido un aumento en el nivel de creatinina, que el equipo de cuidado oncológico puede supervisar con análisis de sangre. Debe notificar al proveedor si observa disminución en la diuresis, sangre en la orina, hinchazón en los tobillos o pérdida del apetito.

Problemas reproductivos

La exposición del feto a este medicamento podría causar anomalías congénitas, por lo que no debe quedar embarazada mientras reciba este medicamento. Es necesario utilizar un método anticonceptivo eficaz durante el tratamiento y durante 4 meses después de la última dosis. Incluso si su ciclo menstrual se interrumpe o si cree que no está produciendo espermatozoides, aún podría ser fértil y concebir. No amamante durante el tratamiento ni durante al menos 4 meses después de la última dosis.