Procedimientos quirúrgicos: cirugía y estadificación del cáncer de recto

Autor: OncoLink Team
Última Vez Revisión: 24 de septiembre de 2018

¿Qué es la estadificación y cómo se realiza?

Cuando hay células malignas (cancerosas) en el recto, esto se conoce como cáncer rectal. Midiendo 6-8 pulgadas, el recto y el canal anal conforman el extremo del intestino grueso que termina completamente en el ano, donde las heces son expulsadas del cuerpo.

Más comúnmente, los cánceres rectales se originan en pólipos adenomatosos del recto, una condición precancerosa que a veces puede convertirse en un cáncer y potencialmente invadir la pared rectal. Otros tipos menos comunes de cáncer rectal incluyen:

  • Tumores carcinoides
  • Tumores del estroma gastrointestinal (TEGI)
  • Linfomas
  • Sarcomas

Una vez que se ha hecho un diagnóstico de cáncer rectal, o si hay sospecha de que la enfermedad está presente, su proveedor de atención médica generalmente obtendrá pruebas adicionales para determinar la etapa del cáncer, que pueden incluir:

Examen físico: Este es un examen físico general, así como una evaluación de sus antecedentes médicos y sus síntomas. Este examen también incluirá un examen rectal digital para evaluar el recto en busca de cualquier anormalidad; en las mujeres, también se puede realizar un examen vaginal.

Imagen radiológica: Imágenes como una radiografía de tórax, tomografía computarizada (TC), tomografía por emisión de positrones (PET), resonancia magnética (RMN) y/o ecoendoscopía (EUS) pueden ser usadas para evaluar más a fondo la extensión de su cáncer.

Procedimientos: Los procedimientos especializados pueden incluir:

  • Análisis de sangre oculta en heces: También conocido como prueba de sangre oculta en heces a base de guayacol (gFOBT) y prueba inmunoquímica fecal (FIT), estas pruebas evaluarán la presencia de sangre en las heces.
  • Prueba de ADN en heces: Este examen evalúa el ADN anormal que se encuentra dentro de las heces.
  • Análisis de sangre: Su equipo de atención médica puede obtener muestras de sangre que pueden indicar la presencia de cáncer, como un nivel de antígeno carcinoembrionario (ACE), que puede ser evaluado y seguido con el tiempo.
  • Imagen radiológica: Se pueden utilizar imágenes como radiografías de tórax, tomografías computarizadas (TC), colonoscopias virtuales, resonancias magnéticas (RMN), tomografías por emisión de positrones (PET) y/o ecografía endorrectal/transrectal para evaluar más a fondo la extensión de su cáncer.

Procedimientos: Los procedimientos especializados pueden incluir:

  • Colonoscopía: Durante una colonoscopia, se inserta un colonoscopio (tubo flexible con luz) en el recto, llegando a todo el colon para evaluar cualquier anomalía. En este momento, se pueden obtener biopsias para su evaluación en el laboratorio.
  • Sigmoidoscopia: Durante una sigmoidoscopia, se inserta un sigmoidoscopio (tubo flexible iluminado) en el recto y la parte inferior del colon, llamada colon sigmoide, para evaluar cualquier anomalía. En este momento, se pueden obtener biopsias para su evaluación en el laboratorio.
  • Enema opaco de doble contraste: También conocido como serie gastrointestinal inferior, este examen utiliza el enema líquido de bario de contraste para evaluar bajo rayos X las anomalías en el tracto gastrointestinal inferior, que incluye el colon y el recto.
  • Biopsia: Para evaluar la presencia de cáncer a nivel celular, se pueden obtener biopsias para enviarlas al laboratorio con el fin de evaluar la presencia de cáncer y posiblemente una mutación genética llamada cáncer colorrectal hereditario sin poliposis.

El cáncer rectal se disemina a otras partes del cuerpo a través de los tejidos, y los sistemas linfático y sanguíneo. El etapa del cáncer determina qué tan extenso es el cáncer, qué tan lejos se ha diseminado y qué curso de tratamiento se recomendará. El cáncer rectal se describe como una enfermedad en etapa 0 a etapa IV.

Con frecuencia, se puede recomendar que las personas con cáncer rectal se sometan a cirugía.

Procedimientos quirúrgicos para el cáncer rectal

Existen varios procedimientos quirúrgicos comunes que se usan para tratar el cáncer de recto, dependiendo de su estadio y situación particular, e incluyen:

  • Polipectomía/extirpación local: Durante este procedimiento, se utiliza un colonoscopio (como en la colonoscopia) para extirpar un pólipo o un área anormal de cáncer. Durante una polipectomía, sólo se extirpa el pólipo actual, mientras que durante una extirpación local (también conocida como resección endoscópica de la mucosa), también se extirpa parte del tejido de la pared rectal.
  • Resección transanal local: También conocido como resección de espesor completo, este procedimiento implica la extirpación del cáncer dentro del recto, así como del tejido sano circundante a través del ano. Este procedimiento puede requerir que también se extirpen los ganglios linfáticos y el tejido que se encuentra entre el recto y la pared abdominal. En algunos casos, el cirujano puede utilizar un instrumento de aumento para realizar una microcirugía endoscópica transanal (MET).
  • Resección anterior baja: También conocida como RAB, una resección anterior baja implica la extirpación del tejido afectado en la parte superior del recto. Además, se extirpan algunos tejidos sanos y ganglios linfáticos para su evaluación y se reconectan quirúrgicamente el colon y el recto; sin embargo, a veces se recomienda una ileostomía temporal para permitir la cicatrización adecuada.
  • Resección abdominoperineal (RAP): Durante este procedimiento, se extirpan el ano, el esfínter anal y el tejido circundante, lo que requiere una colostomía permanente.
  • Proctectomía con anastomosis coloanal: Durante este procedimiento, se extirpa todo el recto, conectando posteriormente el colon directamente al ano. A veces, los cirujanos crean un seudorecto usando una porción del colon que luego almacena la materia fecal para su eliminación. En algunos casos, se necesita una ileostomía temporal.
  • Ablación por radiofrecuencia: Durante este procedimiento, los electrodos matan el cáncer a través de una sonda que se inserta a través de la piel o una incisión abdominal.
  • Criocirugía: Durante la criocirugía, las células anormales se congelan y mueren.
  • Exenteración pélvica: Este procedimiento implica la extirpación del recto, la vejiga, la próstata en los hombres o el útero en las mujeres. Esta cirugía requerirá una colostomía y a veces una urostomía para evacuar las heces y la orina, respectivamente.
  • Colostomía derivativa: Durante una colostomía derivativa, se puede aliviar una obstrucción rectal mediante la colocación de una colostomía derivativa (ostomía colocada por encima del tumor en el tracto gastrointestinal).
  • Cirugía para la enfermedad metastásica: A veces, el cáncer de recto puede propagarse a otras partes del cuerpo, como los pulmones o el hígado, y se puede recomendar la extirpación de estas áreas. Estos procedimientos dependen de varios factores que su médico discutirá con usted.

Nota: Dependiendo de su situación personal, su cirujano puede considerar técnicas como la cirugía mínimamente invasiva con laparoscopia o cirugía robótica, así como la cirugía conservadora de nervios que tiene como objetivo preservar la función urinaria y sexual.

¿Cuáles son los riesgos asociados con la cirugía de cáncer rectal?

Como con cualquier procedimiento quirúrgico, existen riesgos y efectos secundarios asociados con la cirugía de cáncer rectal. Los riesgos y efectos secundarios asociados con la cirugía de cáncer rectal pueden incluir:

  • Reacción a la anestesia
  • Sangrado
  • Coágulos de sangre
  • Infección
  • Fuga anastomótica (fuga del colon unido o del sitio de la anastomosis)
  • Separación incisional
  • Desarrollo de adherencias/tejido cicatricial
  • Obstrucción intestinal
  • Necesidad de una colostomía o ileostomía que puede afectar la imagen corporal
  • Posible disfunción eréctil, anormalidades en el orgasmo y alteración de la fertilidad en los hombres
  • Posibles relaciones sexuales dolorosas y pérdida de la capacidad de tener un hijo en mujeres; dependen del procedimiento

¿Cómo es la recuperación?

La recuperación de la cirugía de cáncer rectal dependerá de la extensión del procedimiento realizado. Por lo general, se requiere hospitalización.

Se le darán instrucciones sobre cómo cuidar de sus incisiones quirúrgicas y/o ostomía, y se le darán otras instrucciones antes de salir del hospital.

Su equipo médico discutirá con usted los medicamentos que tomará, tales como aquellos para el dolor, coágulos de sangre, infecciones y prevención del estreñimiento y/u otras afecciones.

Su proveedor de atención médica discutirá sus restricciones particulares de actividad dependiendo de la cirugía a la que se haya sometido y le dará parámetros específicos de cuándo llamar a su equipo de atención médica.

¿Qué necesitaré en casa?

  • Termómetro para verificar si hay infección.
  • Ropa suelta y ropa interior.
  • Artículos para el cuidado de incisiones y/o la ostomía, a menudo suministrados por el hospital o el consultorio médico.

¿Cómo puedo cuidarme?

Dependiendo de la extensión de la cirugía, es posible que necesite que un familiar o amigo lo ayude con sus tareas diarias hasta que se sienta mejor y su equipo médico lo autorice a reanudar sus actividades normales.

Asegúrese de tomar sus medicamentos según las indicaciones para prevenir el dolor, infecciones u otras afecciones, y llame a su equipo médico con cualquier síntoma preocupante.

En caso de estreñimiento, hable con su equipo de atención médica sobre las recomendaciones que tienen para ofrecer alivio.

La respiración profunda y la relajación son importantes para aliviar el dolor, mantener los pulmones sanos después de la anestesia y promover un buen drenaje del líquido linfático. Trate de realizar ejercicios de respiración profunda y relajación varias veces al día durante la primera semana, o cuando note que está particularmente tenso.

  • Un simple ejercicio para hacer por su cuenta: Mientras está sentado, cierre los ojos y respire profundamente de 5 a 10 veces. Relaje los músculos. Lentamente gire la cabeza y los hombros.
  • Encuentre más ejercicios de relajación en OncoLink.

Este folleto sólo proporciona información general. Por favor, asegúrese de discutir los detalles específicos de su plan quirúrgico y recuperación con su cirujano.

Referencias

National Cancer Institute. Rectal Cancer Treatment (PDQ®)–Patient Version. 2018. Found at: http://www.cancer.gov/types/colorectal/patient/rectal-treatment-pdq 

American Cancer Society. What is Colorectal Cancer? 2018. Found at: http://www.cancer.org/cancer/colonandrectumcancer/detailedguide/colorectal-cancer-what-is-colorectal-cancer 

American Cancer Society. Surgery for Rectal Cancer. 2018. Found at: http://www.cancer.org/cancer/colonandrectumcancer/detailedguide/colorectal-cancer-treating-rectal-surgery 

MSKCC. Surgery for Rectal Cancer. Found at: https://www.mskcc.org/cancer-care/types/rectal/treatment/surgery 

Palabras clave

Haga clic en cualquiera de estos términos para más artículos relacionados

Preguntas frecuentes


A
B
C
D
E
F
G
H
I
J
K
L
M
N
O
P
R
S
T
U
V
X
Y
Z
#
 
A
B
C
E
F
G
H
K
L
M
N
O
P
R
S
T
U
V
 
 
Manténgase informado con las última información de OncoLink!   Suscribirse a los boletines electronico de OncoLink
Ver nuestros archivos de boletines