Tratamientos de radiación para el cáncer de riñón

Autor: OncoLink Team
Fecha de la última revisión:

El tratamiento preferido para el cáncer de riñón (carcinoma de células renales) es la cirugía. Por lo general, cuando un paciente tiene cáncer de riñón, se extrae parte o la totalidad del riñón. Esta cirugía se llama nefrectomía. A veces, también se necesita quimioterapia. Su plan de tratamiento depende de una serie de factores, que incluyen el tipo, la ubicación y el tamaño del tumor, así como su edad y estado general de salud. Los carcinomas de células renales son tumores que comienzan en los riñones. Algunos otros tipos de cáncer pueden comenzar en el riñón, y los tumores también pueden crecer en los riñones después de hacer metástasis (propagarse) desde otro sitio.

Con los años, la radioterapia ha tenido un pequeño papel en el tratamiento del cáncer de riñón. Esto se debe a que el carcinoma de células renales generalmente se considera "radiorresistente" o resistente a los efectos de la radiación. Sin embargo, para algunos pacientes, la radioterapia tiene un papel en el cáncer de riñón. La radiación se puede administrar en el transcurso de varias semanas. En este contexto, se administra una pequeña cantidad de radiación cada día. Esto se conoce como "radioterapia fraccionada" y se puede administrar con fotón o terapia de partículas, incluido el haz de protones y la terapia de iones de carbono.

Más recientemente, se ha desarrollado un tipo de tratamiento llamado radioterapia corporal estereotáctica (SBRT por sus siglas en inglés) que ha demostrado ser útil en el tratamiento de los cánceres de riñón. En este contexto, se administra una dosis diaria mayor de radiación a un área específica del riñón o del lecho quirúrgico, utilizando un menor número total de tratamientos. Otro tipo de radiación, conocida como radioterapia intraoperatoria con electrones, también se ha utilizado después de la cirugía en el tratamiento del cáncer de riñón.

Además de los tratamientos dirigidos al riñón, a veces se necesitan tratamientos para otras partes del cuerpo a las que se ha diseminado el cáncer de riñón. Estos pueden incluir los huesos y/o el cerebro.

Su radioncólogo trabajará con su equipo de tratamiento para decidir cuál es la mejor técnica para su tratamiento.

Opciones de tratamiento para el cáncer de riñón

Las siguientes técnicas de tratamiento se utilizan para administrar radioterapia fraccionada y radioterapia corporal estereotáctica (SBRT). Su equipo clínico decidirá qué método es el más apropiado para tratar su caso particular.

La radioterapia corporal estereotáctica (SBRT) es una técnica que ahora se utiliza comúnmente para el pulmón y también puede aplicarse al riñón. A diferencia de la radioterapia fraccionada, la SBRT se administra usando dosis más altas de radiación con cada sesión que con la radioterapia fraccionada.

En la SBRT, se utiliza un haz de radiación focalizado de alta intensidad para dirigirse al tumor. Puede utilizar varias tecnologías para ofrecer este haz de luz intenso, incluyendo:

  • Radioterapia de intensidad modulada (IMRT, por sus siglas en inglés): Se utilizan haces múltiples en diferentes ángulos. La dosis se modula dinámicamente (se cambia la intensidad del haz) en diferentes partes del área objetivo para ajustarse al tamaño y la forma del tumor. Esto permite que el haz evite los órganos normales cercanos, como el hígado, el intestino delgado y / o el otro riñón, lo que disminuye el riesgo de efectos secundarios.
  • Arcoterapia volumétrica de intensidad modulada (VMAT, por sus siglas en inglés): En VMAT, se usa un acelerador lineal avanzado para rodear al paciente a una velocidad que es hasta ocho veces más rápida que lo que es posible con la radioterapia estándar. Se utiliza nuevamente un software especial para modular el haz (cambiar la intensidad del haz) a medida que se mueve alrededor del paciente. Entrega la dosis a todo el tumor en una sola rotación (o de ida y vuelta) en unos minutos.
  • Ya sea IMRT o VMAT pueden combinarse con radioterapia guiada por imágenes (IGRT) que utiliza imágenes tomadas justo antes del tratamiento del paciente. Luego compara estas imágenes con el aspecto que deberían tener las imágenes basándose en el análisis de planificación. A veces utiliza rayos X y a veces utiliza tomografías computarizadas modificadas, conocidas como tomografías computarizadas de haz cónico. Además, se pueden implantar pequeños marcadores metálicos dentro o cerca del tumor antes de que comience el tratamiento. La ubicación de los marcadores se compara con el escáner de planificación original y una imagen justo antes del tratamiento del paciente.
  • La exploración de planificación original, o exploración de simulación, se realiza usando tomografía computarizada (TAC), sin embargo, además de esto, la resonancia magnética (MRI) y/o la tomografía por emisión de positrones (PET) también pueden ser usadas además de la TAC para ayudar a definir el área del tumor.

La terapia con partículas desempeña un papel en el tratamiento del cáncer de riñón, ya sea utilizando la terapia con haz de protones o partículas pesadas como la terapia con iones de carbono. Ambas tecnologías pueden usarse para preservar órganos y tejidos sanos cerca del tumor.

Por último, se puede administrar radioterapia electrónica intraoperatoria después de extirpar un tumor renal o después de una nefrectomía. La radiación se administra en una sola sesión mientras el paciente todavía está en la sala de operaciones. El área objetivo es donde puede quedar tumor microscópico (pocas células). Los dispositivos de protección se utilizan para proteger el tejido normal circundante. Este tipo de tratamiento también se puede combinar con radioterapia fraccionada, como se describió anteriormente, que comienza después de que el paciente ha comenzado a recuperarse de la cirugía.

Posibles efectos secundarios de la radioterapia para el cáncer de riñón

Las dosis de radiación utilizadas para destruir las células cancerosas también pueden dañar las células normales. Los efectos secundarios están directamente relacionados con el área del cuerpo que se está tratando. Los efectos secundarios son causados por el efecto acumulativo (cantidad total a lo largo del tiempo) de la radiación en las células. La mayoría de los pacientes no experimentan ningún efecto secundario hasta unas pocas semanas después de sus tratamientos. Si bien los efectos secundarios pueden ser desagradables, existen tratamientos para ayudar a controlarlos. La mayoría de los efectos secundarios son temporales y desaparecen con el tiempo cuando se completa la terapia.

La mayoría de los radioncólogos ven a sus pacientes por lo menos una vez a la semana mientras el paciente está recibiendo tratamiento. Esta visita con el equipo de atención médica sirve como una oportunidad para hacer preguntas, evaluar algún efecto secundario e implementar toda intervención necesaria para ayudar a aliviar los efectos secundarios. Sin embargo, en cualquier momento puede informarle los síntomas a su equipo de tratamiento.

La siguiente lista incluye algunos de los efectos secundarios más comunes de la radioterapia para el cáncer de riñón. Recuerde que el tratamiento puede afectar a cada paciente de manera diferente, y es posible que usted no experimente específicamente estas preocupaciones. Hable con su radioncólogo y equipo de atención médica sobre lo que puede esperar de su tratamiento específico.

  • Irritación de la piel: la piel puede enrojecerse, irritarse, secarse o volverse sensible. Esto puede progresar hasta parecerse a una quemadura solar. Trate la piel suavemente para evitar que se produzca más irritación y báñese con cuidado, usando solo agua tibia y jabón suave. Evite las lociones o los jabones aromatizados o perfumados, ya que pueden causar más irritación. Evite la exposición al sol; puede empeorar la irritación.
  • Fatiga: La fatiga es muy común con el tratamiento con radiación y tiende a comenzar algunas semanas después de la terapia. La fatiga generalmente mejora lentamente durante las semanas y meses posteriores al tratamiento.
  • Pérdida de cabello, también conocida como alopecia, en el área de tratamiento. Por lo general, el cabello comienza a crecer aproximadamente un mes después del tratamiento. Sin embargo, es posible que no vuelva a crecer exactamente como antes del tratamiento y, en algunos casos, se vuelve permanente.
  • Se pueden presentar náuseas y/o vómitos . El equipo de atención médica puede recetarle medicamentos para manejar las náuseas. Los cambios en la dieta también pueden ayudar.

Efectos secundarios a largo plazo

Los efectos secundarios discutidos anteriormente tienden a ocurrir durante el tratamiento hasta unos pocos meses después del tratamiento. Los efectos a largo plazo pueden ocurrir meses o muchos años después del tratamiento del cáncer. Los riesgos varían según las áreas incluidas en el campo de radiación y las técnicas de radiación que se utilizaron. Los efectos secundarios a largo plazo de la radiación para el cáncer de riñón pueden incluir:

  • Cánceres secundarios: existe un bajo riesgo de desarrollar un segundo cáncer en o cerca del campo de radiación. Estos se denominan cánceres secundarios y se desarrollan como resultado de la exposición de tejido sano a la radiación. Las técnicas modernas de radiación están diseñadas para limitar esta exposición, pero no siempre es posible prevenir toda exposición y aún lograr los resultados deseados.
  • Daño al riñón, causando presión arterial alta y disminución de la función renal.
  • Problemas intestinales, incluyendo cicatrices y estenosis, ulceración y sangrado, diarrea crónica y fístula.
  • Daño hepático.
  • Daño en el bazo, que incluye un mayor riesgo de ciertas infecciones graves.
  • Cambios en la piel.

El tratamiento con radiación estereotáctica para el cáncer de riñón es relativamente nuevo y se están realizando investigaciones sobre los efectos tardíos de este tratamiento.

Puede encontrar una guía más detallada sobre los efectos tardíos de la radiación para el cáncer de riñón en nuestra sección de supervivencia: Sobrevivencia: efectos tardíos después de la radiación para el cáncer de riñón.

Después del tratamiento, hable con su equipo de oncología sobre la posibilidad de recibir un plan de atención de supervivencia, que puede ayudarle a manejar la transición a la supervivencia y aprender sobre la vida después del cáncer. Puede desarrollar su propio plan de cuidado usando el Plan de atención de supervivencia OncoLife.

Referencias

American Society of Clinical Oncology (ASCO). (2019). Kidney Cancer: Types of Treatment. Retrieved from https://www.cancer.net/cancer-types/kidney-cancer/types-treatment.

The American Cancer Society. (2020). Treatment of Kidney Cancer by Stage. Retrieved from https://www.cancer.org/cancer/kidney-cancer/treating/by-stage.html

A
B
C
D
E
F
G
H
I
J
K
L
M
N
O
P
Q
R
S
T
U
V
X
Y
Z
#
A
B
C
E
F
G
H
K
L
M
N
O
P
R
S
T
U
V
 
 
Feedback?

Thank you for your feedback!