Tratamiento de la metástasis ósea con medicamentos

Autor: Julia Draznin Maltzman, MD y revisado por Carolyn Vachani, RN, MSN
Última Vez Revisión: 15 de octubre de 2018

Las metástasis óseas pueden ser parte de un cáncer avanzado. Son más comunes en el cáncer de mama y de próstata. Las metástasis óseas pueden causar:

  • Dolor intenso
  • Fracturas óseas
  • Desequilibrios electrolíticos potencialmente mortales
  • Presión de los nervios que puede causar dolor y/o debilidad

El dolor y los nervios que no funcionan bien pueden ser difíciles de tratar y afectan la calidad de vida. Con frecuencia, las metástasis óseas significan que su cáncer está avanzado y es incurable.

Osteolítico versus osteoblástico

Las metástasis óseas son osteolíticas u osteoblásticas.

Osteolítica:

  • El tumor ha causado ruptura o adelgazamiento óseo
  • El calcio está siendo liberado desde el hueso, hacia el torrente sanguíneo
  • En las radiografías se ven como agujeros llamados "transparencias"
  • Se observa con frecuencia en el mieloma múltiple, pero puede estar presente en pacientes con otros tipos de cáncer, como el de mama

Osteoblástica:

  • Aumento de la producción ósea
  • El tumor envía señales al hueso para producir células óseas adicionales, lo que resulta en la formación de hueso rígido, engrosado e inflexible
  • Se observa con más frecuencia en el cáncer de próstata

La mayoría de los cánceres provocan cambios óseos osteolíticos u osteoblásticos, pero algunos pueden provocar ambos.

¿Por qué el hueso?

El hueso es un sitio común de metástasis para muchos tumores sólidos. Las tres razones son el flujo sanguíneo, las moléculas de adhesión y los factores de crecimiento.

  • Flujo sanguíneo: Hay un alto nivel de flujo sanguíneo al hueso y a la médula ósea. Una vez que las células cancerosas llegan a los vasos sanguíneos, pueden viajar por todo el cuerpo. Por lo general, van donde está el mayor flujo de sangre.
  • Moléculas de adhesión: Las células tumorales secretan moléculas de adhesión que pueden unirse a la médula ósea y al hueso. Esta interacción puede hacer que el tumor indique más destrucción ósea y más crecimiento del tumor dentro del hueso.
  • Factores de crecimiento: El hueso es una fuente rica de factores de crecimiento. Estos factores de crecimiento indican a las células que se dividan, crezcan y maduren. A medida que el cáncer ataca el hueso, estos factores de crecimiento se liberan y estimulan el crecimiento de las células tumorales. Esto resulta en un ciclo de crecimiento endógeno.

¿Cuáles son los signos de la metástasis ósea?

Los signos de metástasis ósea pueden ser causados por muchos otros problemas de salud. La mayoría de las personas con dolor óseo no tienen metástasis ósea, pero es el signo más común de una metástasis ósea. Otros signos son los siguientes:

  • Fractura ósea sin lesión ni traumatismo. La fractura ósea es más común en las metástasis osteolíticas que en las metástasis osteoblásticas.
  • Entumecimiento y sensación de hormigueo en los pies y las piernas
  • Problemas intestinales y de la vejiga: pérdida de la continencia de la orina o de las heces, o estreñimiento grave y retención urinaria
  • Debilidad en las piernas y dificultad para moverlas contra la gravedad. Esto implicaría que un tumor ejerce presión contra la médula espinal, comprometiendo los nervios que controlan estas funciones. Esto se llama compresión de la médula espinal y se considera una emergencia que requiere atención médica inmediata.

Un signo menos común de metástasis ósea son los altos niveles de calcio en el cuerpo. El calcio alto puede causar estreñimiento, lo que puede provocar dolor abdominal, y con niveles muy altos de calcio, se pueden producir confusión y cambios en el estado mental.

Diagnóstico de la metástasis ósea

Una vez que el paciente tiene cualquiera de los signos de metástasis ósea, se pueden hacer exámenes para encontrar la verdadera causa. En algunos casos, la metástasis ósea se puede encontrar antes de que comiencen los síntomas. Para diagnosticar las metástasis óseas se utilizan radiografías, gammagrafías óseas e imágenes por resonancia magnética.

Las radiografías son especialmente útiles para encontrar lesiones osteolíticas. Estos a menudo aparecen como "agujeros" o puntos oscuros en el hueso en la radiografía. Las metástasis óseas a menudo no aparecen en las radiografías simples hasta que están bastante avanzadas.

Por el contrario, una gammagrafía ósea puede detectar metástasis óseas muy tempranas. Este examen se realiza colocando una pequeña cantidad de material de radiomarcador en la vena. Se toman radiografías especiales poco tiempo después de la inyección. El radiomarcador irá al sitio de las metástasis y aparecerá como un área más oscura, más densa, en la imagen. Algunas veces, las infecciones, la artritis y las fracturas antiguas pueden aparecer como puntos oscuros en la gammagrafía ósea y pueden ser difíciles de diferenciar de un verdadero cáncer. Las gammagrafías óseas también se utilizan para dar seguimiento a pacientes con metástasis óseas conocidas.

En algunos casos, las imágenes de la tomografía computarizada pueden mostrar si el cáncer se ha diseminado al hueso. Una resonancia magnética es más útil cuando se examinan las raíces nerviosas que se sospecha que están comprimidas por un tumor o fragmentos de hueso debido a la destrucción del tumor (llamada compresión de la médula espinal).

Actualmente no existen exámenes de sangre que se utilicen para diagnosticar una metástasis ósea. Sin embargo, existen varios análisis de sangre que pueden sugerir la presencia de lesiones óseas, pero el diagnóstico se basa en la combinación de pruebas radiológicas, el cuadro clínico (síntomas) y el tipo de cáncer (¿es uno que viaja hasta el hueso?). Por ejemplo, los niveles elevados de calcio pueden estar relacionados con la metástasis ósea, pero estas pruebas de laboratorio por sí solas no pueden probar su presencia.

Tratamiento

El mejor tratamiento para la metástasis ósea es el tratamiento del cáncer primario. Las terapias pueden incluir quimioterapia, terapia hormonal, radioterapia, inmunoterapia o tratamiento con anticuerpos monoclonales. El dolor a menudo se trata con narcóticos y otros analgésicos, como agentes antiinflamatorios no esteroideos. La fisioterapia puede ser útil y la cirugía puede tener un papel importante si el cáncer resultó en una fractura del hueso.

Bisfosfonatos

Los bifosfonatos son un tipo de medicamento que disminuyen el dolor por metástasis óseas y ayudan a fortalecer los huesos. Los bifosfonatos son una versión hecha por el hombre de un compuesto natural llamado pirofosfato que previene la descomposición ósea. Se utilizan para tratar o prevenir la osteoporosis y para tratar otras enfermedades óseas (como la enfermedad de Paget), así como en el tratamiento del calcio elevado en la sangre. Estos medicamentos suprimen la descomposición ósea causada por células llamadas osteoclastos y pueden estimular indirectamente a las células formadoras de hueso llamadas osteoblastos para que produzcan hueso nuevo. Fortalecer el hueso y aliviar el dolor óseo ha hecho de los bifosfonatos un buen tratamiento para el cáncer que se ha diseminado al hueso. Es importante tener en cuenta que el tratamiento de las metástasis óseas no es curativo.

Los bifosfonatos se pueden administrar por vía oral (por boca) o intravenosa (IV). Los dos más utilizados en el tratamiento del cáncer son el pamidronato (Aredia) y el ácido zoledrónico (Zometa). Los efectos secundarios típicos son una reacción similar a la gripe durante las primeras 48 horas después de la infusión, náuseas, bajos niveles de calcio, insuficiencia renal y osteonecrosis de la mandíbula con el uso prolongado.

Denosumab

La inhibición de osteoclastas también se puede lograr con un medicamento llamado denosumab (XGEVA). Este medicamento funciona un poco diferente - es un tipo de terapia dirigida (anticuerpo monoclonal) y funciona dirigiéndose a una proteína específica que es necesaria para que ocurra la destrucción ósea. Al inhibir esta proteína, llamada RANKL, el denosumab detiene la descomposición del hueso y, a su vez, reduce la posibilidad de desarrollar una fractura en el hueso afectado. Tiene efectos secundarios similares a los bifosfonatos, aunque tiene una mayor probabilidad de causar un bajo nivel de calcio en la sangre, por lo que se les pide a los pacientes que tomen suplementos de calcio y vitamina D mientras reciben este tratamiento.

Radiofármacos

Estos medicamentos transportan elementos radioactivos que pueden matar las células cancerosas. Se administran por vía intravenosa y encuentran áreas de cáncer en los huesos. Allí emiten radiación que mata las células cancerosas. Ejemplos de radiofármacos son Estroncio-89, Samario-153 y Radio-223. Se puede usar con radiación para tratar áreas de dolor y la misma área se puede tratar de nuevo si el dolor regresa. Estos funcionan mejor en las áreas osteoblásticas.

El futuro

Las metástasis esqueléticas siguen siendo uno de los problemas más debilitantes para los pacientes con cáncer. Se está investigando para identificar los mecanismos moleculares que dan lugar a lesiones óseas tanto osteolíticas como osteoblásticas.

Referencias

American Cancer Society. Treating Bone Metastases. 2016. Found at: https://www.cancer.org/treatment/understanding-your-diagnosis/advanced-cancer/treating-bone-metastases.html

Gnant M, Mlineritsch B, Schippinger W et al.: Endocrine therapy plus zoledronic acid in premenopausal breast cancer. N Engl J Med. 360(7),679–691 (2009).

Henry DH, Costa L, Goldwasser F, et al. Randomized, double-blind study of denosumab versus zoledronic acid in the treatment of bone metastases in patients with advanced cancer (excluding breast and prostate cancer) or multiple myeloma. J Clin Oncol. 2011;29(9):1125-32.

Tan, WW, et al. Bone Health and Breast Cancer Management Overview of Bone Health in Breast Cancer. Emedicine.com May 25, 2016.

The Lancet. Adjuvant bisphosphonate treatment in early breast cancer: meta-analyses of individual patient data from randomised trials. 2015. 366(10001):1353-1361.

Van Poznak CH, Temin S, Yee GC, et al. American Society of Clinical Oncology executive summary of the clinical practice guideline update on the role of bone-modifying agents in metastatic breast cancer. J Clin Oncol. 2011;29(9):1221-7.

West, H. Denosumab for prevention of skeletal-related events in patients with bone metastases from solid tumors: incremental benefit, debatable value. J Clin Oncol. 2011;29(9):1095-8.

Palabras clave

Haga clic en cualquiera de estos términos para más artículos relacionados

Preguntas frecuentes


A
B
C
D
E
F
G
H
I
J
K
L
M
N
O
P
R
S
T
U
V
X
Y
Z
#
 
A
B
C
E
F
G
H
K
L
M
N
O
P
R
S
T
U
V
 
 
Manténgase informado con las última información de OncoLink!   Suscribirse a los boletines electronico de OncoLink
Ver nuestros archivos de boletines