Descripción pictórica del proceso de tratamiento con radioterapia

Autor: Equipo de OncoLink
Última Vez Revisión: 5 de julio de 2018

Los siguientes son los pasos que generalmente se siguen cuando un paciente se está preparando para la radioterapia. Estos pueden diferir ligeramente dependiendo del protocolo de su centro de tratamiento o si su tratamiento se está realizando de forma urgente, pero muchos de los pasos son los mismos en todos los centros de tratamiento.

Consulta inicial

Siempre que se considere la radioterapia como parte de su plan de tratamiento, se le concertará una visita de consulta con un radioncólogo, un médico especialmente capacitado en el uso de la radioterapia para tratar su tipo de cáncer. El propósito de esta visita es discutir el papel de la radioterapia en su tratamiento, determinar el tipo de radioterapia que se utilizará, hablar sobre su plan de tratamiento y responder a cualquier pregunta que pueda tener. La consulta tomará una hora o más, dependiendo de su situación particular. Por favor, lleve todas sus radiografías, tomografías computarizadas, resonancias magnéticas, estudios de laboratorio, diapositivas de patología, informes operativos y otras pruebas que se hayan realizado para que puedan ser revisadas por el radioncólogo.

Durante la visita, el proveedor realizará una historia clínica y un examen físico detallados. Su proveedor también puede discutir sus hallazgos con otros miembros del equipo de tratamiento multidisciplinario para que todos los tratamientos, como la cirugía y la quimioterapia, se coordinen para asegurar que usted pueda recibir la mejor atención posible. Al final de la visita, su proveedor revisará y recomendará el papel de la radioterapia en su cuidado. Si no se recomienda la radioterapia, el proveedor también discutirá las razones.

Proceso de consentimiento informado

Si se recomienda la radioterapia como parte de su tratamiento, su proveedor revisará en detalle el tratamiento propuesto, las razones para recomendar el tratamiento y los riesgos y los posibles efectos secundarios de dicho tratamiento. Se le dará mucho tiempo para que tenga una comprensión completa del tratamiento y de los asuntos relacionados, y para que todas sus preguntas y preocupaciones sean respondidas en su totalidad. Le recomendamos que lo acompañen miembros de su familia u otras personas importantes, ya que ellos pueden ayudarlo durante el proceso y tener sus propias preguntas contestadas.

Una vez que usted sienta que entiende completamente el tratamiento propuesto, los riesgos, los efectos secundarios y otras posibles opciones de tratamiento, se le pedirá que firme un formulario de consentimiento. Antes de firmar el formulario de consentimiento, debe asegurarse de que se siente cómodo con la explicación que ha recibido. Incluso después de que usted haya firmado el consentimiento, su proveedor siempre está disponible para responder a nuevas preguntas o para proporcionar información adicional. Usted puede retirar su consentimiento en cualquier momento y por cualquier motivo.

Simulación de TC

Antes de comenzar los tratamientos de radiación, usted pasará por un proceso de planificación de tratamiento llamado "simulación". Este proceso es donde su equipo de radioterapia identificará con precisión el área del cuerpo donde recibirá la radiación. La posición es extremadamente importante en la radioterapia y su cuerpo se posicionará cuidadosamente para obtener el mejor tratamiento de radiación. Usted estará en la misma posición durante cada tratamiento y necesitará permanecer quieto durante los tratamientos.

Se realiza una tomografía computarizada de la región a tratar. La información de la tomografía computarizada se utiliza para localizar con precisión los campos de tratamiento y crear un "mapa" para que el proveedor diseñe el tratamiento que se ajuste a su caso específico. El escáner CT está especialmente diseñado para trabajar con otros equipos del departamento, y no es un reemplazo para otros exámenes de diagnóstico que pueda haber recibido. La simulación completa dura aproximadamente una hora, aunque el tiempo real puede variar. Debido a que usted estará acostado en una mesa dura debajo del simulador durante la mayor parte de este tiempo, puede experimentar algo de dolor o incomodidad. Si esto ocurre, dígaselo a los técnicos de radiación. Tenga en cuenta que el tiempo necesario para administrar los tratamientos de radioterapia real es de sólo unos minutos, no casi tanto como el tiempo requerido para la simulación. En ciertos casos, también se realizarán una resonancia magnética o una tomografía por emisión de positrones o tomografía computarizada (PET/TC) el mismo día que la simulación de la tomografía computarizada. La información proporcionada por estas exploraciones también se utiliza para planificar su tratamiento.

Simulador de TC

RMN utilizada para la simulación

Tatuajes y dispositivos de inmovilización

Tatuajes

Durante la visita de simulación, es necesario poner marcas en la piel para delinear el(los) campo(s) de tratamiento. Estas marcas se presentan en forma de tatuajes muy pequeños, que son puntos, del tamaño de una punta de alfiler o peca, hechos con tinta china. El proceso de tatuado causa algunas molestias temporales. Generalmente, se colocan entre 4 y 8 marcas de tatuaje, pero a veces se necesitan más o menos. En algunos planes de tratamiento, puede ser necesario un segundo juego de tatuajes. Mientras que los tatuajes son permanentes, debido a su tamaño muy pequeño, no son muy notables. Los tatuajes son necesarios para que usted pueda bañarse o ducharse todos los días sin preocuparse porque se borren estas marcas importantes que indican dónde se van a aplicar los tratamientos de radiación. Además, si se necesita radioterapia adicional en el futuro, los tatuajes sirven como un registro permanente de los tratamientos anteriores. En casos muy raros, no se usarán tatuajes.

Pasos del proceso de tatuaje

En la máquina de simulación de TC se utilizan rayos láser para marcar la zona de tratamiento con un marcador.

Suministros para el tatuaje. El área se limpia primero con alcohol.

Se coloca una gota de tinta china en la marca.

Se utiliza una aguja para perforar las capas superiores de la piel, colocando la tinta debajo de la piel para crear el tatuaje.

El pequeño punto azulado en el centro de esta imagen es el tatuaje.

Dispositivos de inmovilización

Los dispositivos de inmovilización se fabrican individualmente para cada paciente que los necesite. El hecho de que los necesite o no depende de la zona del cuerpo que se esté tratando y del plan de tratamiento. Estos dispositivos pueden ser en forma de una máscara que mantiene la cabeza en posición, o "moldes" hechos de un producto de espuma que se endurece y se moldea para mantener una parte particular del cuerpo en posición. Esto asegura que usted esté exactamente en la misma posición para cada tratamiento.

Mascarillas para inmovilizar la cabeza.

Formas de inmovilización (moldes corporales) para las extremidades del tronco.

Proceso de planificación técnica

Después de la simulación, los detalles del procedimiento se envían a los dosimetristas en radioterapia y a los físicos médicos. Estos profesionales realizan cálculos altamente técnicos que se utilizarán para fijar la máquina de tratamiento (acelerador lineal). El dosimetrista y el físico trabajan estrechamente con su radioncólogo para desarrollar el plan de tratamiento, un proceso que puede tomar hasta una semana o más.

Médico planificando un tratamiento.

Ajustes

Varios días después de la simulación y después de que se hayan realizado todos los cálculos, su tratamiento puede comenzar.

Las máquinas de tratamiento (aceleradores lineales) se parecen al simulador, pero son más grandes. Usted será colocado en la mesa de tratamiento en la misma posición en la que se encontraba en el simulador. El posicionamiento adecuado generalmente toma de 10 a 15 minutos. Una vez en su lugar en la mesa de tratamiento, se tomará una serie de radiografías. Estas películas serán emparejadas con las películas de simulación para asegurar que el tratamiento será brindado de la misma manera que fue simulado. A veces, no hay una coincidencia óptima. En estos casos, se harán ajustes y serán revisados por el médico que lo atiende. En casos raros, se requieren más ajustes y puede ser necesario posponer el tratamiento. Una vez confirmadas las películas y el posicionamiento, se realizará un tratamiento. Aunque parece mucho tiempo para planificar y ajustar, es fundamental que el tratamiento se administre tal como se planeó para evitar la toxicidad innecesaria sobre los tejidos sanos y para obtener la cantidad correcta de radiación en el área de tratamiento.

La administración real de la radioterapia típicamente toma de 5 a 10 minutos. Los factores que afectan la duración total del tratamiento incluyen la complejidad de su tratamiento, la máquina particular en la que está siendo tratado y la rapidez con la que puede ser posicionado apropiadamente para el tratamiento.

Confirmación

A menudo, el médico que lo atiende será llamado para verlo en la máquina para asegurarse de que su posición sea correcta. Esto no debe causarle ninguna preocupación, ya que es una parte estándar de la práctica para garantizar la realización más precisa de los tratamientos de radiación.

Tratamientos diarios

Una vez que se completan los ajustes iniciales, normalmente se realizan tratamientos diarios. Los tratamientos generalmente se administran una vez al día, de lunes a viernes, durante varias semanas. Cada tratamiento generalmente toma sólo de 5 a 10 minutos; sin embargo, probablemente esté en el departamento por una hora cada día. Algunas veces, se recomiendan tratamientos de radiación dos veces al día.

Cada día, los técnicos lo colocarán en la mesa de tratamiento, utilizando los tatuajes, los dispositivos de inmovilización y los rayos láser en la máquina para colocarlo exactamente en la misma posición. Una vez que esté preparado para el tratamiento cada día, el técnico en radiación abandonará la sala para evitar la exposición a la radiación. Ellos podrán verlo y oírlo desde una sala de control justo afuera de la sala de tratamiento. También pueden darle instrucciones a través de un micrófono según sea necesario durante el tratamiento. Mientras está acostado en la mesa de tratamiento, la mesa y el acelerador lineal pueden moverse para colocar los haces de radiación en la posición correcta. Una vez que se confirma su posición, se administra el tratamiento. El tratamiento no es doloroso, ni sentirá nada cuando el tratamiento ocurra.

Técnico de radiación que monitorea el tratamiento de un paciente desde la sala de control.

Sala de tratamiento y acelerador lineal.

Otra vista de la sala de tratamiento y del acelerador lineal.

Exámenes durante el tratamiento

Por lo menos una vez a la semana, se tomarán radiografías repetidas para reconfirmar la posición correcta. Estas películas también se realizarán en la mayoría de los casos en los que haya un cambio en su campo de tratamiento o plan de tratamiento. Las radiografías tomadas durante el curso de la radioterapia no se usan para ayudar a medir su progreso o respuesta a la radiación. Más bien, sólo se utilizan para asegurar que la posición y el plan de tratamiento sean apropiados.

Su radioncólogo le examinará por lo menos una vez a la semana. El examen se llevará a cabo justo antes o después de que se administre su tratamiento. Estos exámenes son importantes porque le dan a su proveedor y enfermera la oportunidad de evaluar su condición física, contestar cualquier pregunta que usted pueda tener, y planear y coordinar tratamientos futuros.

Si usted está teniendo un problema, no debe esperar hasta su próximo examen durante el tratamiento. En su lugar, debe pedir que lo vean o llamar al departamento. Su enfermera revisará su problema o preocupación y, si no puede ayudar, se comunicará con su proveedor. Si hay algún problema durante la noche o los fines de semana, llame a la operadora del hospital y pregunte por "el radioncólogo de guardia".

Consulta de fin de tratamiento

Una vez que sus tratamientos de radiación hayan sido completados, o un día o dos antes de su último tratamiento, tendrá una consulta final con su proveedor. Durante esta consulta, su proveedor realizará un examen y discutirá la atención de seguimiento.

Atención de seguimiento

En general, las citas de seguimiento ocurren entre 2 y 6 semanas después de la finalización de la radioterapia. Después de eso, seguiremos su progreso y lo veremos regularmente. Entendemos que usted puede estar viendo a muchos otros proveedores, pero es importante que participemos en este proceso de seguimiento para que cualquier problema relacionado con la radiación pueda ser identificado tempranamente y tratado. También nos mantendremos en contacto con sus otros especialistas en cáncer.

Preguntas frecuentes


A
B
C
D
E
F
G
H
I
J
K
L
M
N
O
P
R
S
T
U
V
X
Y
Z
#
 
A
B
C
E
F
G
H
K
L
M
N
O
P
R
S
T
U
V
 
 
Manténgase informado con las última información de OncoLink!   Suscribirse a los boletines electronico de OncoLink
Ver nuestros archivos de boletines