Bleomycin (Blenoxane®)

OncoLink Team
Última Vez Revisión: 29 de octubre de 2018

Clasificación: Antibiótico antineoplásico

Acerca de: Bleomycin (Blenoxane®)

La forma exacta en que actúa la bleomicina no se comprende por completo. Se cree que interfiere con la reproducción y el crecimiento celular, y reduce el número de células cancerosas en el cuerpo.

Cómo tomar la bleomicina

La bleomicina se administra por infusión intravenosa (i.v., en una vena), intramuscular (i.m., en un músculo) o subcutánea (s.c., debajo de la piel). Puede administrarse sola o combinada con otros medicamentos.

La bleomicina también puede utilizarse como agente “esclerosante” para tratar los derrames pleurales. En este caso, causa cicatriz del espacio pleural para evitar que el derrame (líquido) se vuelva a acumular.

Posibles efectos secundarios

Puede hacer diversas cosas para controlar los efectos secundarios de la bleomicina. Hable con el equipo de atención médica acerca de estas recomendaciones. Ellos pueden ayudarlo a decidir qué es lo que funcionará mejor para usted. Estos son algunos de los efectos secundarios más frecuentes o importantes:

Toxicidad pulmonar:

La bleomicina puede causar problemas pulmonares serios. El riesgo puede ser mayor en los ancianos o en las personas que recibieron dosis altas, pero se han presentado complicaciones pulmonares en pacientes jóvenes y con dosis bajas. Hay una dosis máxima de este medicamento en toda la vida debido a la posibilidad de desarrollar problemas pulmonares, que pueden incluir neumonitis (inflamación del tejido pulmonar) y fibrosis pulmonar (cicatriz y endurecimiento del tejido pulmonar). Estos problemas pueden desarrollarse meses a años después de finalizar el tratamiento. Es posible que le realicen pruebas respiratorias (pruebas de la función pulmonar) antes de comenzar la administración de bleomicina. Notifique al médico si desarrolla falta de aliento, tos, sibilancia o dificultad para respirar.

Si está considerando algún procedimiento quirúrgico, informe a su equipo de atención médica que ha recibido bleomicina, ya que existe un mayor riesgo de desarrollar toxicidad pulmonar en asociación con el oxígeno administrado durante la cirugía.

Es muy recomendable que no fume si ha recibido bleomicina, dado que aumenta el riesgo de tener complicaciones pulmonares. Debe informar a su médico si experimenta falta de aliento, dificultad para respirar, tos o sibilancia. Las complicaciones pulmonares pueden ocurrir varios años después del tratamiento con bleomicina, por lo que debe asegurarse de que todos sus médicos sepan que recibió este medicamento y que se evalúen todos los síntomas pulmonares nuevos. Se recomienda que los pacientes que hayan recibido este medicamento tengan la autorización de un especialista en medicina de buceo antes de bucear.

Cambios en las uñas y la piel

Las uñas de los dedos de las manos y de los pies pueden volverse oscuras, gruesas, quebradizas o caerse. Puede sentir la piel seca, más gruesa o más oscura (hiperpigmentación). La piel puede estar más sensible al sol, lo cual puede causar quemaduras solares graves o sarpullido. La sensibilidad al sol puede durar incluso después de haber dejado de tomar el medicamento. Evite el sol entre las 10 a. m. y las 2 p. m., cuando está más fuerte. Use protector solar (al menos FPS 15) todos los días, use gafas para sol y mangas/pantalones largos para proteger la piel. Mantenga las uñas de las manos y de los pies limpias y secas. Puede usar esmalte de uñas, pero no usar uñas postizas. Informe a su médico o enfermero/a si se le caen las uñas.

Este medicamento también puede causar reacción de recuerdo de la radiación. Es el enrojecimiento, la hinchazón o ampollas en la piel en una zona que fue tratada previamente (incluso hace años) con radiación. El objetivo del tratamiento para el recuerdo de la radiación es controlar los síntomas hasta que se resuelvan. Los esteroides tópicos o los agentes antiinflamatorios o las compresas frías pueden ayudar. Evite la exposición al sol y la ropa ajustada que pueda rozar la zona.

Pérdida o afinamiento del cuero cabelludo y del vello corporal (alopecia)

El cabello puede afinarse, quebrarse o caerse . Por lo general, esto comienza dos o tres semanas después de iniciar el tratamiento. Esta pérdida de cabello puede ser de todo el vello corporal, incluido el vello púbico, las axilas, las piernas/brazos, las pestañas y los vellos de la nariz. El uso de bufandas, pelucas, sombreros y cabellos postizos puede ayudar. Por lo general, el cabello vuelve a crecer poco después de finalizar el tratamiento. Recuerde que el cabello ayuda a mantener el calor en épocas de clima frío, por lo que es particularmente importante que use un sombrero cuando las temperaturas sean bajas o para protegerse del sol.

Úlceras bucales (mucositis)

Ciertos tratamientos contra el cáncer pueden causar llagas o dolor en la boca o la garganta. Informe al equipo de atención oncológica si la boca, la lengua, la parte interna de las mejillas o la garganta se vuelven de color blanco, ulceradas o si tiene dolor. Realizar un cuidado bucal frecuente puede ayudar a prevenir o controlar las úlceras bucales. Si las úlceras bucales son dolorosas, el médico o enfermero/a puede recomendarle un analgésico.

  • Cepíllese los dientes con un cepillo de dientes de cerdas suaves o un hisopo de algodón dos veces al día.
  • Evite los enjuagues bucales con alcohol. Se recomienda un enjuague bucal con agua tibia y bicarbonato de sodio o sal (2 cucharaditas de bicarbonato de sodio o 1 cucharadita de sal en un vaso de ocho onzas de agua tibia), 4 veces al día.
  • Si se le seca la boca, coma alimentos húmedos, beba mucho líquido (de 6 a 8 vasos) y chupe caramelos duros sin azúcar.
  • Evite fumar y mascar tabaco, beber bebidas alcohólicas y jugos cítricos.

Disminución del apetito

La nutrición es una parte importante de su cuidado. El tratamiento contra el cáncer puede afectar el apetito y, en algunos casos, los efectos secundarios del tratamiento pueden dificultar la alimentación. Pregúntele al enfermero/a acerca de los servicios de asesoría nutricional en su centro de tratamiento para que lo ayude con las opciones de alimentos.

  • Trate de comer cinco o seis comidas o refrigerios pequeños durante el día, en lugar de tres comidas más abundantes.
  • Si no está comiendo lo suficiente, los suplementos nutricionales pueden ayudarlo.
  • Puede sentir un gusto metálico o no sentir el sabor de los alimentos. Es posible que no le gusten los alimentos o las bebidas que le gustaban antes de recibir tratamiento contra el cáncer. Estos síntomas pueden durar varios meses o más después de finalizar el tratamiento.
  • Evite cualquier alimento que piense que tiene mal olor o sabor. Si la carne roja es un problema, coma pollo, pavo, huevos, productos lácteos y pescado sin olor fuerte. A veces, los alimentos fríos tienen menos olor.
  • Agregue más sabor a la carne o pescado marinándolos en jugos dulces, salsa agridulce o aderezos. Use condimentos como albahaca, orégano o romero para añadir sabor. El tocino, el jamón y la cebolla pueden añadir sabor a las verduras.

Náuseas o vómitos

Hable con el médico o enfermero/a para que le prescriban medicamentos que lo ayuden a controlar las náuseas y los vómitos . Además, los cambios en la dieta pueden ayudar. Evite los productos que pueden empeorar los síntomas, como los alimentos pesados o grasosos, picantes o ácidos (limones, tomates, naranjas). Pruebe con antiácidos (p. ej., leche de magnesio, comprimidos de calcio como Tums), galletas saladas o refresco de jengibre para reducir los síntomas.

Llame al médico o enfermero/a si no tolera líquidos durante más de 12 horas o si siente mareos o aturdimiento en cualquier momento.

Reacciones seudoalérgicas

Puede ocurrir una reacción seudoalérgica que se presenta como fiebre, escalofríos, presión arterial baja, sibilancia o dificultad para respirar inmediatamente o hasta varios días después de recibir el tratamiento. Si es necesario, se administran medicamentos para contrarrestar estos efectos. Si experimenta alguno de estos síntomas, informe al médico o enfermero/a de inmediato.

Problemas en la reproducción

La exposición del feto a este medicamento podría causar anomalías congénitas, por lo que no debe quedar embarazada ni engendrar un hijo mientras reciba este medicamento. Es necesario utilizar un método anticonceptivo eficaz durante el tratamiento. Incluso si su ciclo menstrual se interrumpe o si cree que no está produciendo espermatozoides, aún podría ser fértil y concebir. No debe amamantar mientras reciba bleomicina.

Palabras clave

Haga clic en cualquiera de estos términos para más artículos relacionados

Preguntas frecuentes


A
B
C
D
E
F
G
H
I
J
K
L
M
N
O
P
R
S
T
U
V
X
Y
Z
#
 
A
B
C
E
G
H
K
L
M
N
O
P
R
S
T
U
 
 
 
 
Manténgase informado con las última información de OncoLink!   Suscribirse a los boletines electronico de OncoLink
Ver nuestros archivos de boletines