Compresión de la médula espinal.

Autor: Karen Arnold-Korzeniowski, BSN RN
Fecha de la última revisión:

¿Qué es la compresión de la médula espinal?

La médula espinal es un haz de nervios. Se encuentra en los huesos de la columna vertebral (vértebras) y envía mensajes del cerebro a otras partes del cuerpo. La compresión de la médula espinal se produce cuando hay presión en una zona de la médula espinal. Esto puede ser causado por células cancerosas que se han extendido a los huesos que rodean la médula espinal (vértebras) o por un tumor en la zona de la médula espinal.

La compresión de la médula espinal es una emergencia oncológica, que es un problema de salud grave causado por el propio cáncer o su tratamiento. Las urgencias oncológicas deben ser tratadas de inmediato.

¿Qué causa la compresión de la médula espinal?

El daño óseo se produce cuando las células cancerosas se extienden a las vértebras. A medida que esta nueva zona de cáncer crece, puede provocar una inflamación en la zona o hacer que las vértebras se colapsen, ejerciendo presión sobre la médula espinal. Esta presión puede bloquear el flujo sanguíneo y causar daños en los nervios.

Algunos cánceres tienen más probabilidades de extenderse a los huesos que otros. Los cánceres que más comúnmente se extienden al hueso son los de próstata, mama, pulmón, tiroides, mieloma múltiple y riñón.

¿Cuáles son los síntomas de la compresión de la médula espinal?

Los síntomas pueden depender de la ubicación del tumor en la columna vertebral. Los síntomas pueden incluir debilidad, problemas para caminar, dolor y no poder retener la orina o las heces.

¿Cómo se trata?

El objetivo del tratamiento es aliviar la presión sobre la médula espinal. El tratamiento debe comenzar rápidamente para reducir la posibilidad de que los síntomas sean permanentes.

El tratamiento inicial suele incluir corticosteroides (dexametasona) y/o radioterapia. Los corticosteroides se utilizan para reducir rápidamente la inflamación y la presión sobre la médula espinal. La radioterapia mata las células cancerosas. En muchos casos puede administrarse en tan solo 1 a 5 dosis. En algunos casos, se puede recurrir a la cirugía para extirpar una zona de cáncer o para estabilizar las vértebras dañadas.

Una vez tratada la compresión, se pueden reanudar o iniciar los tratamientos para el cáncer subyacente.

¿Cuándo debo contactar a mi equipo de cuidado médico?

Los signos más comunes de la compresión de la médula espinal que debe informar a su proveedor de cuidado médico de inmediato son:

  • Cualquier dolor nuevo o que empeore. Este dolor puede darse en muchas zonas y puede irradiarse (extenderse) a zonas alejadas de la médula espinal. Acostarse puede empeorar el dolor.
  • Entumecimiento.
  • Debilidad o sensación de que las piernas "pesan".
  • Problemas para caminar.
  • Pérdida de control de los intestinos o de la vejiga: puede tratarse de incontinencia o de no poder orinar o defecar.

Si siente algún cambio en su visión debe llamar a su proveedor de cuidado médico de inmediato. Si hay preocupación por la compresión de la médula espinal, harán un examen físico y neurológico. También pueden solicitar pruebas de imagen como un TAC o una RMN.

Referencias

American Association of Neurological Surgeons. Spinal Tumors. https://www.aans.org/en/Patients/Neurosurgical-Conditions-and-Treatments/Spinal-Tumors

MacMillan Cancer Support. Malignant Spinal Cord Compression (MSCC). (2018). https://www.macmillan.org.uk/cancer-information-and-support/impacts-of-cancer/malignant-spinal-cord-compression

Robson, P. Metastatic spinal cord compression: a rare but important complication of cancer. Clinical Medicine. (2014). Found at: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4951968/#:~:text=Metastatic%20spinal%20cord%20compression%20(MSCC,whom%20the%20incidence%20is%2019%25.

A
B
C
D
E
F
G
H
I
J
K
L
M
N
O
P
Q
R
S
T
U
V
W
X
Y
Z
#
C
E
L
M
P
S
T
Feedback?

Thank you for your feedback!