Acerca del cáncer ginecológico y el dolor pélvico

Autor: Marisa Healy, BSN, RN
Contribuidor de contenido: Andrea Branas, MSE, MPT, Andrea Cheville, MD, and Lora Packel, M.S.P.T.
Fecha de la última revisión: Januar 19, 2022

¿Qué es el dolor pélvico?

El dolor pélvico es un dolor o molestia en el área de la pelvis. La pelvis se encuentra entre el abdomen y los muslos. Dentro de la pelvis hay muchos huesos, incluidos los de la parte inferior de la columna vertebral, el cóccix, las caderas y la parte superior de los muslos, y también contiene órganos como los órganos reproductores y el recto. El dolor pélvico relacionado con los cánceres ginecológicos se produce principalmente en la parte inferior del abdomen de la zona pélvica.

¿Qué causa el dolor?

Se pueden usar cirugía y radiación para tratar los cánceres ginecológicos. Estos tratamientos pueden dañar las células y los tejidos normales. Esto puede llevar a que el tejido cicatrizado afecte a los nervios, las articulaciones y los músculos, provocando dolor.

El dolor pélvico puede:

  • Ir y venir o ser constante.
  • Sentirse como un dolor/quemadura, apuñalamiento o sensación de shock.
  • Ser descrito como "molestia" en lugar de dolor.
  • Ocurrir en reposo o con actividad.

El dolor puede ocurrir cuando usted:

  • Usa ropa ajustada.
  • Se sienta por largos períodos de tiempo.
  • Tiene relaciones sexuales.
  • Tiene el período.
  • Orina o defeca.
  • Tiene estreñimiento.

Por favor, comunique a su proveedor si tiene alguna molestia que no desaparece o que interrumpe su actividad normal.

¿Qué puedo hacer con el dolor pélvico?

El primer paso es hablar con su proveedor sobre el dolor. Hay una variedad de tratamientos que se pueden utilizar para controlar los síntomas. El tratamiento para cada persona puede ser diferente, según los síntomas y la causa del dolor. Su tratamiento puede incluir:

  • Ejercicio y estiramientos especializados.
  • Medicamentos.
  • Cremas hormonales.
  • Dilatadores vaginales.
  • Acupuntura.
  • Lubricantes.

Es importante controlar el dolor pélvico para que no interfiera con su vida diaria. Si un tratamiento no parece ayudar, hable con su proveedor sobre sus otras opciones. Si el dolor pélvico está limitando su actividad sexual, puede aprender más leyendo el artículo Acerca del cáncer ginecológico y la sexualidad.

Referencias

^ "No handler available for Sort Clause: Ibexa\Contracts\Core\Repository\Values\Content\Query\SortClause\Score"