Procedimientos quirúrgicos: craneotomía

Autor: OncoLink Team
Fecha de la última revisión: 5 de julio de 2018

¿Qué es una craneotomía y cómo se realiza?

El cráneo está formado por 22 huesos. El trabajo del cráneo es proteger el cerebro, así como apoyar el tejido blando craneal. Una craneotomía es un procedimiento que se realiza para abrir parte del cráneo con el fin de acceder al cerebro.

Se puede realizar una craneotomía en algunos casos de:

  • Tumores cerebrales y/o la necesidad de obtener una biopsia cerebral.
  • Traumatismo craneal.
  • Reparación de aneurismas.
  • Coágulos de sangre.
  • Anomalías en los vasos sanguíneos.
  • Afecciones que afectan los nervios.
  • Inflamación cerebral.
  • Infección.
  • Reparación de una duramadre desgarrada (revestimiento del cerebro).
  • Hidrocefalia.
  • Epilepsia.
  • Malformación arteriovenosa (MAV).
  • Enfermedad de Parkinson o distonía con un dispositivo estimulador interno.

Existen varios tipos de craneotomía, que incluyen:

  • Craneotomía endoscópica: Se utiliza un instrumento quirúrgico con un visor iluminado y una cámara en el extremo. Se inserta en el cráneo a través de una pequeña incisión (corte).
  • Craneotomía estereotáctica: Se utiliza una tomografía computarizada o una resonancia magnética para encontrar el área del cerebro que necesita tratamiento.
  • Craneotomía bifrontal extendida: Se hace una incisión (corte) detrás de la línea del cabello. Se retira el hueso que forma la órbita y la frente.
  • Craneotomía supraorbital de "ceja" mínimamente invasiva: Se hace una pequeña incisión dentro de la ceja. Los beneficios incluyen menos dolor, recuperación más rápida y cicatrices mínimas.
  • Craneotomía retrosigmoidea "Keyhole": Se hace una pequeña incisión detrás de la oreja. Los beneficios incluyen menos dolor, recuperación más rápida y cicatrices mínimas.
  • Craneotomía orbitocigomática: El hueso que contornea la mejilla y la órbita (cuenca del ojo) se retira temporalmente. Esto se hace para minimizar el daño cerebral y permitir un mejor acceso al cerebro.
  • Craneotomía translaberíntica: Se hace una incisión detrás de la oreja, con extirpación de los huesos, incluyendo el hueso mastoideo y los huesos del oído interno. Esto a menudo resulta en una pérdida auditiva permanente.
  • Craniectomía: Se retira una parte del cráneo de manera permanente.

¿Cuáles son los riesgos asociados con la craneotomía?

Existen riesgos y efectos secundarios relacionados con la realización de una craneotomía. Los riesgos y los efectos secundarios pueden ser:

  • Reacción a la anestesia. (La anestesia es la medicación que se le administra para ayudarle a dormir durante la cirugía, no recordarla y controlar el dolor. Las reacciones pueden incluir respiración sibilante, sarpullido, hinchazón y presión arterial baja.)
  • Infección.
  • Sangrado.
  • Coágulos de sangre.
  • Neumonía.
  • Presión arterial inestable.
  • Hinchazón del cerebro.
  • Convulsiones.
  • Ataque al corazón.
  • Debilidad y/o parálisis muscular.
  • El líquido cefalorraquídeo (líquido que rodea el cerebro y la médula espinal) se filtra.
  • Dificultades en la memoria, el equilibrio, la visión, la audición, los intestinos y la vejiga o el habla.
  • Coma.

Su cirujano y el equipo de atención médica discutirán con usted sobre los riesgos específicos de su procedimiento.

¿Cómo es la recuperación?

La recuperación de una craneotomía dependerá de la extensión del procedimiento que se haya realizado. A menudo, se necesita una estadía de 3 a 7 días en el hospital. Un catéter urinario temporal puede estar drenando su orina después de la cirugía.

Se le indicará cómo cuidar sus incisiones quirúrgicas y se le darán otras instrucciones antes de salir del hospital.

Su equipo médico discutirá con usted los medicamentos que va a tomar, tales como aquellos para prevenir el dolor, los coágulos de sangre, las infecciones, el estreñimiento y las convulsiones, y/u otras condiciones.

Su proveedor hablará con usted acerca de cualquier restricción de actividad que tenga. En general:

  • Siga las instrucciones que le han dado para cuidar su incisión. Asegúrese de mantener la incisión quirúrgica limpia y seca.
  • Báñese según las indicaciones de su equipo médico. Es posible que le pidan que se lave el cabello diariamente.
  • Evite las pelucas hasta aproximadamente 3 a 4 semanas después de la cirugía. Tomará tiempo para que su incisión quirúrgica sane completamente. En general, usar un turbante o sombrero suelto está bien.
  • Tome los analgésicos según lo recetado. Hable con su equipo de atención médica antes de tomar aspirina, ibuprofeno u otros medicamentos anticoagulantes.
  • Evite teñirse el cabello o hacerse una permanente durante 4 semanas después de la operación.
  • No coloque medicamentos/productos cutáneos tópicos en la incisión quirúrgica a menos que su equipo se lo indique.
  • Evite estar cerca de personas que tengan un resfriado, gripe u otras infecciones respiratorias.
  • No levante, empuje ni tire de nada pesado.
  • No haga ejercicio hasta que su equipo le diga que puede hacerlo.
  • A menudo, usted puede regresar al trabajo dentro de 4 a 6 semanas, dependiendo de su tipo de trabajo y de su recuperación.
  • Pregúntele a su proveedor cuándo puede conducir.

¿Qué necesitaré en casa?

  • Termómetro para detectar fiebre, que puede ser un signo de infección.
  • Suministros para el cuidado de heridas e incisiones.

Cuándo llamar a su médico

Comuníquese con su equipo de atención médica si tiene cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Fiebre. Su equipo le dirá a qué temperatura debe comunicarse con ellos.
  • Cualquier dolor nuevo o que empeore.
  • Enrojecimiento, hinchazón, drenaje o sangrado en la incisión.
  • Agitación/escalofríos.
  • Flema que es verde, amarilla o teñida de sangre.
  • Dolores de cabeza constantes.
  • Rigidez en el cuello.
  • Cambios de comportamiento y/o cambios en el estado mental, confusión y/o depresión.
  • Somnolencia, desmayos y/o convulsiones.
  • Cambios en la vista.
  • Cambios de equilibrio, fuerza o movimiento.
  • Adormecimiento, hormigueo y/o debilidad facial, de brazos o piernas.
  • Náuseas/vómitos persistentes y/o incapacidad para consumir alimentos o bebidas.
  • Cambios en los intestinos y/o la vejiga, incluyendo la incapacidad de orinar o tener una evacuación intestinal y/o la incapacidad de controlar su intestino y/o vejiga.
  • Tos, falta de aliento, problemas para respirar y/o dolor en el pecho.
  • Inflamación, sensibilidad, enrojecimiento o calor en las piernas.

¿Cómo puedo cuidarme?

Es posible que necesite que un familiar o amigo lo ayude con sus tareas diarias hasta que se sienta mejor. Puede tomar algún tiempo antes de que su equipo le diga que está bien volver a su actividad normal.

Asegúrese de tomar los medicamentos recetados según las indicaciones para prevenir el dolor, la infección y/o el estreñimiento. Llame a su equipo por cualquier síntoma nuevo o que empeore.

Hay maneras de controlar el estreñimiento después de la cirugía. Usted puede cambiar su dieta, beber más líquidos y tomar medicamentos de venta libre. Antes de tomar laxantes, consulte con su equipo de atención médica.

Respirar profundamente y descansar pueden ayudar a controlar el dolor, mantener los pulmones sanos después de la anestesia y promover un buen drenaje del líquido linfático. Trate de hacer ejercicios de respiración profunda y relajación varias veces al día durante la primera semana, o cuando note que está más tenso.

  • Ejemplo de un ejercicio de relajación: Siéntese, cierre los ojos y respire profundamente de 5 a 10 veces. Relaje los músculos. Lentamente gire la cabeza y los hombros.

Este artículo contiene información general. Asegúrese de hablar con su equipo de atención médica sobre su plan específico y su recuperación.

A
B
C
D
E
F
G
H
I
J
K
L
M
N
O
P
R
S
T
U
V
X
Y
Z
#
 
A
B
C
E
F
G
H
K
L
M
N
O
P
R
S
T
U
V
 
 
Feedback?

Thank you for your feedback!