Procedimientos quirúrgicos: cirugía y estadificación del cáncer de pulmón

Autor: OncoLink Team
Fecha de la última revisión: 1 de marzo de 2018

Cuando hay células cancerosas en los pulmones, esto se llama cáncer de pulmón. Los dos pulmones, que están ubicados en el pecho, absorben oxígeno y liberan el dióxido de carbono que es el producto de desecho. Cada uno de los dos pulmones tiene secciones separadas llamadas lóbulos. El pulmón izquierdo tiene dos lóbulos y el pulmón derecho tiene tres. Los bronquios son dos tubos que unen la tráquea a ambos pulmones. Las estructuras internas de los pulmones incluyen los alvéolos y los bronquiolos.

Con mayor frecuencia, los cánceres de pulmón se clasifican en dos grupos: cáncer de células no pequeñas (que incluye carcinoma de células escamosas, adenocarcinoma y carcinoma de células grandes) y cáncer de pulmón de células pequeñas (carcinoma de células en avena).

Otros tipos menos comunes de cáncer de pulmón incluyen:

  • Carcinoma combinado de células pequeñas y no pequeñas.
  • Tumor carcinoide de pulmón.
  • Otros cánceres de células no pequeñas como el cáncer pleomórfico, el carcinoma de las glándulas salivales, el carcinoma no clasificado, el tumor carcinoide, el carcinoma adenoescamoso y el carcinoma sarcomatoide.
  • Carcinomas adenoides quísticos.
  • Mesotelioma.
  • Linfomas.
  • Sarcomas.

¿Qué es la estadificación y cómo se realiza?

La clasificación en estadios es una manera de averiguar qué tan lejos se ha diseminado el cáncer en su cuerpo. Su proveedor le hará algunas pruebas para determinar el estadio de su cáncer. Estos exámenes pueden incluir los siguientes:

Examen físico: Este es un examen general para examinar su cuerpo y hablar sobre problemas de salud anteriores. 

Imágenes: Se pueden utilizar imágenes como radiografías de tórax, resonancias magnéticas, tomografías por emisión de positrones (PET), ultrasonido endoscópico y/o gammagrafías óseas para evaluar más a fondo la extensión de su cáncer.

Pruebas de laboratorio: Se pueden realizar algunas pruebas de laboratorio, como la citología del esputo, en la cual se evalúa el esputo bajo un microscopio en busca de células cancerosas. Otras pruebas pueden ser la microscopía de luz y electrónica y la prueba inmunohistoquímica del tumor.

Pruebas de la función pulmonar (PFT): Estas pruebas evalúan la función pulmonar observando la capacidad pulmonar, el uso de oxígeno, los residuos de dióxido de carbono y la velocidad a la que el aire se mueve a través de los pulmones al inhalar y exhalar.

Procedimientos: Estos pueden incluir:

  • Biopsia: Se puede obtener una muestra de tejido del pulmón durante ciertos procedimientos, como una broncoscopia, mediastinoscopia u otro procedimiento.
  • Aspiración con aguja fina (FNA): Se extrae tejido o líquido con la guía de una tomografía computarizada, ultrasonido u otra herramienta de diagnóstico por imágenes radiológicas. Esto puede requerir una pequeña incisión. Después del procedimiento, el equipo de atención médica evaluará si hay fugas de aire del pulmón con una radiografía.
  • Broncoscopia: Uso de un tubo delgado con luz que se coloca por la nariz o la boca y dentro del pulmón para observar el tumor y tomar muestras de él. Esto también se puede utilizar para tomar muestras de los ganglios linfáticos. Existen varias técnicas de broncoscopia que se pueden utilizar. Su médico determinará qué métodos son los mejores en su caso basándose en la ubicación de la lesión y si se están tomando muestras de los ganglios linfáticos.
  • Toracoscopia: El cirujano inserta una pequeña cámara en la pared torácica para observar el área sospechosa, evaluar la extensión del tumor y tomar biopsias.
  • Toracoscopia asistida por video o VATS: Se puede usar para una biopsia o cirugía en el cáncer de pulmón en etapa temprana. Esta técnica es similar a la toracoscopia, pero requiere menos incisiones o más pequeñas, lo que puede resultar en una recuperación más rápida.
  • Mediastinoscopia: Uso de un endoscopio (cámara en un tubo) que se coloca a través de la pared torácica para observar el área sospechosa y tomar muestras de ganglios linfáticos para evaluar la presencia de células cancerosas.
  • Toracotomía: Este procedimiento puede ser necesario para evaluar órganos, tejidos o ganglios linfáticos inaccesibles y requiere una incisión más grande para abrir el pecho.
  • Toracentesis: Se inserta una aguja entre el revestimiento del tórax y el pulmón para extraer líquido para su evaluación.
  • Biopsia de ganglios linfáticos: En algunos casos, se pueden extirpar los ganglios linfáticos para evaluar el cáncer.

El cáncer de pulmón se disemina a otras partes del cuerpo a través de los tejidos y los sistemas linfático y sanguíneo. El estadio del cáncer determina qué tan extenso es el cáncer, qué tan lejos se ha diseminado y qué curso de tratamiento se recomendará. La estadificación del cáncer de pulmón de células no pequeñas incluye desde el estadio oculto hasta la enfermedad en estadio IV, mientras que el cáncer de pulmón de células pequeñas se describe como un estadio limitado o extenso.

Procedimientos quirúrgicos para el cáncer de pulmón

No suele emplearse la cirugía para tratar el cáncer de pulmón de células pequeñas. Existen algunos procedimientos quirúrgicos comunes que se usan para tratar el cáncer de pulmón de células no pequeñas, dependiendo de su estadio, situación y ubicación particular, e incluyen:

  • Resección en cuña: Se extirpa el tejido que contiene el tumor y una porción del tejido sano y normal.
  • Resección segmentaria: Este procedimiento es una versión más extensa de una resección en cuña, en la cual se extirpa una porción más grande del pulmón.
  • Lobulectomía: Extirpación quirúrgica de un lóbulo del pulmón.
  • Neumonectomía: Extirpación quirúrgica de todo el pulmón.
  • Resección en manga: Extirpación quirúrgica de una porción del bronquio. Durante este procedimiento, se extrae una sección del bronquio y se lo vuelve a fijar al pulmón.

Nota: En muchos casos, los ganglios linfáticos también se extirpan en el momento de la cirugía. Además, algunos cánceres pueden ser tratados quirúrgicamente con una cirugía torácica asistida por video (VATS) en la que se utilizan incisiones más pequeñas para permitir la colocación de un tubo delgado y herramientas quirúrgicas en comparación con una incisión grande. Este método quirúrgico se reserva típicamente para los cánceres en etapa temprana que se localizan en la porción externa del pulmón.

¿Cuáles son los riesgos asociados con la cirugía de cáncer de pulmón?

Como con cualquier cirugía, existen riesgos y posibles efectos secundarios. Estos pueden ser:

  • Reacción a la anestesia (La anestesia es la medicación que se le da para ayudarle a dormir durante la cirugía, no recordarla y controlar el dolor. Las reacciones pueden incluir respiración sibilante, sarpullido, hinchazón y presión arterial baja.)
  • Neumonía.
  • Sangrado.
  • Coágulos de sangre.
  • Infección.
  • Falta de aliento.

¿Cómo es la recuperación?

La recuperación de la cirugía de cáncer de pulmón dependerá de la extensión del procedimiento que se haya realizado. Con frecuencia, se requiere una corta estadía en el hospital, y la recuperación completa de la cirugía pulmonar puede tomar varios meses.

Se le indicará cómo cuidar sus incisiones quirúrgicas o drenajes, y se le darán otras instrucciones antes de salir del hospital.

Su equipo médico discutirá con usted los medicamentos que tomará, tales como aquellos para el dolor, coágulos de sangre, infecciones y prevención del estreñimiento y/u otras afecciones.

Su equipo hablará con usted acerca de las restricciones de actividad, dependiendo de la cirugía que haya tenido. A menudo:

  • Se recomienda ducharse lavando suavemente la incisión quirúrgica; utilice solo jabón suave y agua tibia.
  • Se recomienda aumentar lentamente las actividades, como caminar con períodos de descanso.
  • No levante objetos pesados, no realice trabajos en el jardín u otras actividades extenuantes durante 6 a 8 semanas después de la cirugía, o hasta que se le indique otra cosa.
  • Tome todos los medicamentos como se le indique.
  • Si se necesita oxígeno suplementario, úselo como se indica.
  • Su equipo de atención médica le hará saber cuándo es seguro volver al trabajo, conducir y tener relaciones sexuales. Hable con su médico acerca de las restricciones de actividad específicas para sus necesidades.

Contacte a su equipo de atención médica en caso de:

  • Fiebre, enrojecimiento y/o supuración en la incisión, que pueden ser un signo de infección.
  • Falta de aliento que sea repentina y severa.
  • Dolor torácico repentino y agudo.
  • Aleteo torácico o aumento de la frecuencia cardíaca.
  • Cualquier otra inquietud o pregunta que pueda tener.

¿Cómo puedo cuidarme?

Dependiendo de la extensión de la cirugía de su hijo, es posible que él/ella necesite que un familiar o amigo lo ayude con las tareas diarias hasta que el niño se sienta mejor y su equipo médico lo autorice a reanudar sus actividades normales.

Asegúrese de que el niño tome sus medicamentos según las indicaciones para prevenir el dolor, infecciones u otras afecciones, y llame a su equipo médico con cualquier síntoma preocupante.

En caso de estreñimiento, hable con su equipo de atención médica de su hijo sobre las recomendaciones que tienen para ofrecer alivio.

La respiración profunda y la relajación son importantes para aliviar el dolor, mantener los pulmones sanos después de la anestesia y promover un buen drenaje del líquido linfático. Trate de alentar a su hijo a realizar ejercicios de respiración profunda y relajación varias veces al día durante la primera semana, o cuando note que está particularmente tenso.

  • Un simple ejercicio para hacer por su cuenta: Siéntese, cierre los ojos y respire profundamente de 5 a 10 veces. Relaje los músculos. Lentamente gire la cabeza y los hombros.

Este artículo contiene información general. Asegúrese de hablar con su equipo de atención médica sobre su plan específico y su recuperación.

A
B
C
D
E
F
G
H
I
J
K
L
M
N
O
P
Q
R
S
T
U
V
X
Y
Z
#
A
B
C
E
F
G
H
K
L
M
N
O
P
R
S
T
U
V
 
 
Feedback?

Thank you for your feedback!