Caquexia en el paciente de cáncer

Autor: Equipo OncoLink
Fecha de la última revisión: 22 de octubre de 2018

¿Qué es la caquexia?

La caquexia, también llamada caquexia por cáncer o caquexia por anorexia por cáncer, es un síndrome de desgaste. Es la pérdida de grasa y músculo debido a una enfermedad crónica, como el cáncer, y por no comer suficientes nutrientes (desnutrición). La caquexia causa pérdida de peso, pérdida de apetito, debilidad y fatiga.

Las pérdidas drásticas de masa corporal (grasa y músculo) pueden llevar a desequilibrios electrolíticos. Los desequilibrios electrolíticos se producen cuando el nivel de electrolitos en el cuerpo es demasiado alto o demasiado bajo. Estos incluyen niveles de potasio, magnesio y sodio. Esto conduce a:

  • fuerza reducida
  • aumento de la fatiga y debilidad
  • entumecimiento
  • hormigueo
  • contracción involuntaria
  • dolor

Las personas gravemente desnutridas pueden tener problemas para realizar incluso tareas básicas, como bañarse y asearse. En casos graves, estos desequilibrios pueden afectar el funcionamiento del corazón y provocar neumonía e infección.

La caquexia es un efecto secundario común del cáncer. La caquexia por cáncer afecta con mayor frecuencia a los pacientes con cánceres del tracto gastrointestinal superior, incluyendo el esófago, el estómago y el páncreas. No todos los pacientes con cáncer se ven afectados por igual por la caquexia; por ejemplo, se observa con frecuencia en el cáncer de pulmón, pero rara vez en el cáncer de seno. La caquexia relacionada con el cáncer generalmente no se presenta en el cáncer en etapa temprana y se observa casi sólo en la enfermedad avanzada y metastásica.

Hay tres etapas de caquexia:

  • Precachexia - pérdida de peso de menos del 5% del peso corporal
  • Caquexia - pérdida de peso superior al 5% del peso corporal
  • Caquexia refractaria - se refiere a pacientes con caquexia cuyos tratamientos contra el cáncer ya no funcionan y tienen una esperanza de vida de menos de 3 meses

¿Cuáles son los signos o síntomas de la caquexia?

El signo más común de caquexia es la pérdida de peso drástica (más del 10% del peso corporal total). Esto incluye la pérdida de tejido graso y de masa muscular. Otros síntomas incluyen pérdida del apetito, falta de deseo de comer, falta de sentido del gusto, debilidad, fatiga, desequilibrio electrolítico, anemia (bajo conteo de glóbulos rojos) y un sistema inmunológico ineficiente (incapacidad para combatir infecciones).

¿Qué le pasa a un individuo caquéctico?

La mala nutrición hace que el cuerpo se utilice a sí mismo como fuente de energía. El músculo esquelético y el tejido graso se descomponen para proporcionar al cuerpo la energía que necesita, lo que resulta en la pérdida de masa corporal y muscular. Esto lleva a la fatiga y debilidad, lo que resulta en dificultad para realizar las actividades diarias.

La pérdida de peso drástica puede ser un factor de riesgo para la supervivencia deficiente de un diagnóstico de cáncer. Los pacientes caquécticos tienen peores resultados con cirugía, quimioterapia y radioterapia. Una buena nutrición es importante para la curación y la recuperación del tratamiento. La caquexia es también una causa de angustia y ansiedad entre los pacientes y sus familiares, ya que los cambios en la imagen corporal son muy visibles.

Tratamiento de la caquexia

Tan pronto como se sospecha la presencia de caquexia, es importante que el estado nutricional del paciente se controle de cerca y que se inicien las intervenciones. El tratamiento temprano generalmente conduce a mejores resultados. La caquexia se puede tratar manejando mejor los síntomas que afectan el apetito, incluyendo náuseas, dolor y estreñimiento. Los tratamientos pueden intentar estimular el apetito con medicamentos, incluyendo hormonas sintéticas y corticosteroides. Los suplementos nutricionales, como las bebidas altas en calorías y proteínas y los bocadillos, pueden ayudar a combatir la caquexia. El apoyo de un dietista para identificar suplementos y cambios en la dieta puede ayudar a aumentar el número de calorías que una persona consume y a revertir la pérdida de peso.

La nutrición parenteral, que es la nutrición administrada por vía intravenosa (IV), también puede ser beneficiosa. Sin embargo, sólo debe usarse temporalmente, ya que puede aumentar el riesgo de infección. Es importante tener en cuenta que incluso con tratamiento, una persona con caquexia puede no aumentar o incluso mantener su peso.

Cuándo ponerse en contacto con su proveedor

Es importante que notifique a su proveedor si comienza a perder peso involuntariamente, ya que éste es uno de los primeros signos de caquexia. La caquexia puede no ser evitable o reversible por completo, pero se puede tratar con la ayuda de su equipo de cuidados de salud.

Referencias

Dhanapal R et al. Cancer cachexia. Journal of Oral and Maxillofacial Pathology. Sep-Dec 2011; 15(3):257-260. 

NCI. Tackling the conundrum of cachexia in cancer. 2011. Found at: https://www.cancer.gov/about-cancer/treatment/research/cachexia 

Tazi EM and Errhani H. Treatment of cachexia in oncology. Indian Journal of Palliative Care. Sep-Dec 2010; 16(3): 129-137. 

A
B
C
D
E
F
G
H
I
J
K
L
M
N
O
P
R
S
T
U
V
X
Y
Z
#
 
A
B
C
E
F
G
H
K
L
M
N
O
P
R
S
T
U
V