Cánceres Colorectales Familiares: Cáncer del Colon No-Poliposis Hereditario (HNPCC)

Autor: OncoLink Team
Fecha de la última revisión: 29 de julio de 2019

El cáncer colorrectal es el cuarto cáncer diagnosticado con mayor frecuencia en los Estados Unidos. Se estima que habrá 145,600 casos nuevos en los Estados Unidos en 2019. Aproximadamente del 10 al 15% de estos cánceres pueden ser causados ​​por anormalidades genéticas que se presentan en las familias. Hay dos tipos principales de trastornos hereditarios conocidos, poliposis adenomatosa familiar (también conocida como FAP) y cáncer colorrectal hereditario sin poliposis (también conocido como síndrome de Lynch y HPNCC (HNPCC por su siglas en inglés)). En este artículo, nos ocuparemos de HNPCC. HPNCC es el tipo más común de cáncer colorrectal hereditario, responsable de aproximadamente el 3-5% de todos los diagnósticos de cáncer colorrectal.

El Dr. Henry Lynch describió HPNCC por primera vez en 1966, cuando se lo denominó síndrome de Lynch. Además, especificó que las familias tenían Lynch tipo I (también llamado HNPCC tipo A) o Lynch tipo II (también llamado HNPCC tipo B). Las familias con Lynch tipo I a menudo reportan numerosos casos de cáncer colorrectal en familiares jóvenes (menores de 50 años). La edad promedio de diagnóstico de cáncer de colon en pacientes con este síndrome es de 44 años, en comparación con 68 (para hombres) y 72 (para mujeres) en personas sin un síndrome genético (lo que a menudo se conoce como cáncer esporádico).

Las familias con síndrome de Lynch Tipo II también reportarán cánceres colorrectales en parientes jóvenes, y además, tienen casos de "cánceres relacionados con HNPCC". Estos cánceres relacionados incluyen endometrio, estómago, ovario, intestino delgado, hígado / conducto biliar, cerebro, piel, etc. y tracto urinario.

Criterios para HNPCC

Aunque muchos pacientes pueden tener antecedentes familiares similares, se deben cumplir criterios específicos y ciertas anomalías genéticas deben estar presentes para que una familia sea clasificada como HNPCC. Los genes que se han identificado como responsables de HNPCC son MLH1, MSH2, MSH6, PMS1 y PMS2. Las personas con una mutación en cualquiera de estos genes tienen un riesgo estimado del 80% en su vida de desarrollar cáncer de colon.

Las personas con HNPCC tienen más probabilidades de desarrollar cáncer en el lado derecho del colon, a diferencia de los casos esporádicos, que con más frecuencia se desarrollan en el lado izquierdo del colon. La sigmoidoscopia flexible, una prueba de detección estándar para el cáncer colorrectal, solo examina el lado izquierdo del colon y es una prueba de detección deficiente para esta población. Mientras que las personas con HNPCC desarrollan pólipos al mismo ritmo que otras personas, estos pólipos tienen más probabilidades de progresar a cáncer. Además, la progresión de los pólipos a cáncer se produce en un período de tiempo más corto en comparación con los casos esporádicos de cáncer colorrectal.

Los criterios de Amsterdam II son útiles para identificar familias con un riesgo elevado de HPNCC. Estos criterios establecen que debe sospecharse HPNCC en las familias cuando:

  • Hay al menos 3 familiares con cáncer asociado a HNPCC (colorrectal, endometrio, intestino delgado, uréter u ovario), uno de los cuales es un pariente de primer grado (padre, hermano o hijo) de los otros dos.
  • Al menos 2 generaciones sucesivas deben verse afectadas.
  • Al menos 1 debe ser diagnosticado con cáncer antes de los 50 años.
  • La FAP debe descartarse y los tumores deben verificarse por patología.

Prueba genética

Las familias con historias que cumplen con los criterios pueden desear someterse a pruebas genéticas para determinar si portan el gen defectuoso. Si esta prueba es positiva para una anomalía genética (la prueba generalmente se realiza en la muestra de tumor del miembro de la familia afectada), otros miembros de la familia en riesgo pueden ser examinados para detectar la misma anomalía y recibir orientación sobre la detección del cáncer.

Si no se detecta una anomalía en el tumor del miembro de la familia, entonces la prueba con otros miembros de la familia no sería informativa. Es importante recordar que un resultado negativo no siempre es útil. Simplemente significa que el laboratorio no encontró una mutación en los genes que estaban examinando. Esto podría significar que no hay una mutación genética que cause este cáncer o que aumente el riesgo de cáncer de esta familia. Sin embargo, también podría significar que la prueba no pudo detectar una mutación, aunque exista una. Esto podría suceder si la familia tiene una mutación en un gen que aún no se ha descubierto, o una mutación para la cual aún no se ha desarrollado la prueba.

Las pruebas genéticas son algo que no debe tomarse a la ligera. Uno debe considerar el efecto del resultado de la prueba no solo en ellos mismos, sino también en otros miembros de la familia. Las inquietudes pueden incluir la disponibilidad, o la falta de opciones preventivas, la transmisión del gen a los hijos, y la discriminación en materia de empleo y seguros. Para ayudar en esta decisión, un asesor genético debe reunirse con cualquier persona que esté considerando una prueba. Estos profesionales están capacitados para ayudar a los pacientes a comprender los problemas relacionados con las pruebas genéticas y los resultados, y ayudarlos a tomar la decisión correcta para ellos y sus familias.

Detección de cáncer en HNPCC

Las personas con HNPCC tienden a desarrollar cánceres antes que la población general y, por lo tanto, deben comenzar a hacerse la detección antes. Varias organizaciones han publicado pautas sobre el cribado del cáncer para personas con mutaciones de HNPCC, incluido el Colegio Americano de Gastroenterología, el Grupo de trabajo de múltiples sociedades de los Estados Unidos sobre cáncer colorrectal, la Sociedad Americana de Oncología Clínica y la Red Nacional Integral del Cáncer. Los siguientes son un resumen de las recomendaciones de estos grupos, pero debe analizar su historial y plan de detección con su asesor genético o médico.

  • Someterse a una prueba de detección de cáncer colorrectal con colonoscopia cada 1-2 años, comenzando entre las edades de 20 a 25 años o de 2 a 5 años antes de la edad más temprana de diagnóstico familiar de cáncer colorrectal, lo que ocurra primero.
  • La detección del cáncer gástrico se puede realizar con endoscopia superior, comenzando entre los 30 y los 35 años. Si se encuentra H. Pylori, debe tratarse. La prueba debe repetirse cada 3 a 5 años.
  • Hágase un examen anual de la piel para detectar cánceres de piel asociados con el síndrome de Lynch.
  • Los portadores de mutaciones que han tenido uno o más parientes de primer grado con cáncer de páncreas pueden beneficiarse de la detección del cáncer de páncreas.
  • Las mujeres deben hacerse un examen pélvico anual y una biopsia endometrial cada 1-2 años, comenzando a los 30-35 o 3-5 años antes de la edad más temprana de diagnóstico de cáncer ginecológico en la familia.
  • Algunas mujeres pueden optar por hacerse un examen de detección de cáncer de ovario con ultrasonido transvaginal y niveles de CA-125 a partir de los 30-35 o 5-10 años antes de la edad más temprana de diagnóstico en la familia. El beneficio de este examen no ha sido probado.

Los investigadores han aprendido mucho sobre los síndromes genéticos en los últimos 20 años. Esto se debe, en parte, a la participación de pacientes en estudios de investigación. Si tiene antecedentes familiares de cáncer y desea obtener más información sobre el riesgo de cáncer y la investigación, consulte los enlaces a continuación.

Recursos para más información

Para información general sobre el Síndrome de Lynch (HPNCC), Lynch Syndrome International.

Encuentre un asesor genético en su área.

Aprenda más sobre los registros familiares de cáncer.

Obtenga más información sobre la detección a través de la Red de detección del síndrome de Lynch.

Calcule su riesgo de cáncer.

Referencias

Giardiello, F. M., Allen, J. I., Axilbund, J. E., Boland, C. R., Burke, C. A., Burt, R. W., ... & Levin, T. R. (2014). Guidelines on genetic evaluation and management of Lynch syndrome: a consensus statement by the US Multi-Society Task Force on Colorectal Cancer. Gastroenterology147(2), 502-526.

Kravochuck, S. E., Kalady, M. F., Burke, C. A., Heald, B., & Church, J. M. (2014). Defining HNPCC and Lynch syndrome: what's in a name? Gut63(9), 1525-1526.

Lynch, H. T., Snyder, C. L., Shaw, T. G., Heinen, C. D., & Hitchins, M. P. (2015). Milestones of Lynch syndrome: 1895-2015. Nature Reviews Cancer15(3), 181-194.

National Institute of Health (NIH): Genetics Home Reference. Lynch Syndrome. (2019). Retrieved from https://ghr.nlm.nih.gov/condition/lynch-syndrome#statistics

Provenzale D, Gupta S, et al. NCCN Guidelines Insights: Genetic/Familial High-Risk Assessment: Colorectal, Version 1.2019, National Comprehensive Cancer Network.

Rubenstein, J. H., Enns, R., Heidelbaugh, J., Barkun, A., Adams, M. A., Dorn, S. D., ... & Kosinski, L. R. (2015). American Gastroenterological Association Institute guideline on the diagnosis and management of Lynch syndrome. Gastroenterology149(3), 777-782.

SEER Statistics: Colon and Rectum Cancer. https://seer.cancer.gov/statfacts/html/colorect.html

Stoffel, E. M., Mangu, P. B., Gruber, S. B., Hamilton, S. R., Kalady, M. F., Lau, M. W. Y., ... & Limburg, P. J. (2015). Hereditary colorectal cancer syndromes: American society of clinical oncology clinical practice guideline endorsement of the familial risk–colorectal cancer: European society for medical oncology clinical practice guidelines. Journal of clinical oncology33(2), 209.

Syngal, S., Brand, R. E., Church, J. M., Giardiello, F. M., Hampel, H. L., & Burt, R. W. (2015). ACG clinical guideline: genetic testing and management of hereditary gastrointestinal cancer syndromes. The American journal of gastroenterology110(2), 223.

A
B
C
D
E
F
G
H
I
J
K
L
M
N
O
P
R
S
T
U
V
X
Y
Z
#
 
A
B
C
E
F
G
H
K
L
M
N
O
P
R
S
T
U
V
 
 
Feedback?

Thank you for your feedback!