Procedimientos quirúrgicos: procedimiento de Whipple (pancreatoduodenectomía)

Autor: OncoLink Team
Última Vez Revisión: 24 de enero de 2018

¿Qué es el procedimiento de Whipple y cómo se realiza?

Un procedimiento de Whipple es una cirugía que se puede utilizar para tratar algunos casos de cáncer de páncreas. Existen dos tipos de procedimientos de Whipple que se utilizan comúnmente:

  • Whipple estándar (pancreatoduodenectomía): Extirpación de la cabeza del páncreas (y a veces el cuerpo), la vesícula biliar, el conducto biliar y una parte del estómago (píloro), el intestino delgado (duodeno) y los ganglios linfáticos cercanos. El páncreas que queda continuará produciendo jugos digestivos e insulina.
  • Whipple con preservación del píloro: Esto es lo mismo que un Whipple estándar, pero el píloro (la apertura desde el estómago hasta el intestino delgado) se deja en su lugar.

Durante estos procedimientos, el conducto biliar común y el páncreas restantes se conectarán al intestino delgado. Esto se hace para que las enzimas pancreáticas y la bilis puedan pasar a través del intestino delgado.

Se puede realizar un procedimiento de Whipple para tratar algunos casos de:

  • Cáncer de la cabeza del páncreas.
  • Cáncer de duodeno.
  • Colangiocarcinoma.
  • Cáncer de la ampolla.
  • Tumores neuroendocrinos pancreáticos.
  • Algunas afecciones benignas (no cancerosas).

¿Cuáles son los posibles riesgos y efectos secundarios de someterse a un procedimiento de Whipple?

Los riesgos de un Whipple incluyen:

  • Fístula pancreática (escape de jugo pancreático del revestimiento de la sutura que une el páncreas al intestino).
  • Gastroparesia (parálisis estomacal).
  • Retraso del vaciamiento gástrico.
  • Complicaciones digestivas a largo plazo, cambios en el hábito intestinal, absorción insuficiente, necesidad de cambiar la dieta, diabetes y pérdida de peso.
  • Sangrado.
  • Infección.

¿Cómo es la recuperación?

La hospitalización por un Whipple suele ser de aproximadamente una semana. Mientras esté en el hospital, le colocarán una sonda nasogástrica (NG), que se coloca a través de la nariz, pasa por la garganta y termina en el estómago. Se utiliza para drenar el contenido del estómago y prevenir los vómitos. Con frecuencia, se retira al día siguiente de la cirugía. Una sonda vesical permanecerá en su lugar para drenar la orina hasta por 3 días. Tendrá drenajes abdominales para eliminar el líquido del abdomen.

Su equipo médico discutirá con usted los medicamentos que tomará, tales como aquellos para el dolor, coágulos de sangre, infecciones y prevención del estreñimiento y/u otras afecciones.

Su equipo y un dietista trabajarán con usted con respecto a los cambios en su dieta. Se pueden recetar pastillas de enzimas pancreáticas para prevenir la diarrea y ayudar en la digestión de los alimentos.

Su médico hablará con usted acerca de las restricciones en actividades mientras usted esté en su casa basándose en la extensión de su procedimiento quirúrgico. A menudo, se recomienda que usted:

  • Coma comidas pequeñas y frecuentes.
  • Aumente lentamente la actividad diaria, tome siestas y duerma bien por la noche.
  • No levante objetos pesados.
  • ¿Puedo conducir mientras tomo medicamentos narcóticos para el dolor?
  • Prevenga el estreñimiento bebiendo líquidos y/o tomando ablandadores fecales.

¿Qué necesitaré en casa?

  • Termómetro para detectar fiebre, que puede ser un signo de infección.
  • Suministros para el cuidado de las incisiones, que probablemente se le darán en el hospital.

Los síntomas que debe informar a su equipo médico incluyen:

  • Fiebre. El equipo de atención médica le dirá qué temperatura debe comunicarse con ellos.
  • Escalofríos, drenaje de la incisión o enrojecimiento.
  • Cualquier dolor nuevo o que empeore.
  • Náuseas, vómitos, diarrea y/o estreñimiento.

¿Cómo puedo cuidarme?

Es posible que necesite que un familiar o amigo lo ayude con sus tareas diarias hasta que se sienta mejor. Puede tomar algún tiempo antes de que su equipo le diga que está bien volver a su actividad normal.

Asegúrese de tomar los medicamentos recetados según las indicaciones para prevenir el dolor, la infección y/o el estreñimiento. Llame a su equipo por cualquier síntoma nuevo o que empeore.

Hay maneras de controlar el estreñimiento después de la cirugía. Usted puede cambiar su dieta, beber más líquidos y tomar medicamentos de venta libre. Antes de tomar laxantes, consulte con su equipo de atención médica.

Respirar profundamente y descansar pueden ayudar a controlar el dolor, mantener los pulmones sanos después de la anestesia y promover un buen drenaje del líquido linfático. Trate de hacer ejercicios de respiración profunda y relajación varias veces al día durante la primera semana, o cuando note que está más tenso.

  • Ejemplo de un ejercicio de relajación: Mientras está sentado, cierre los ojos y respire profundamente de 5 a 10 veces. Relaje los músculos. Lentamente gire la cabeza y los hombros.

Este artículo contiene información general. Asegúrese de hablar con su equipo de atención médica sobre su plan específico y su recuperación.

Preguntas frecuentes


A
B
C
D
E
F
G
H
I
J
K
L
M
N
O
P
R
S
T
U
V
X
Y
Z
#
 
A
B
C
E
F
G
H
K
L
M
N
O
P
R
S
T
U
V
 
 
Manténgase informado con las última información de OncoLink!   Suscribirse a los boletines electronico de OncoLink
Ver nuestros archivos de boletines