Avelumab (Bavencio®)

OncoLink Team
Última Vez Revisión: 21 de julio de 2017

Pronunciado: a-VEL-ue-mab

Clasificación: Anticuerpos monoclonales

Acerca de: Avelumab (Bavencio®)

Los anticuerpos monoclonales se crean en un laboratorio para adherirse a los objetivos que se encuentran en tipos específicos de células cancerosas. El anticuerpo “incita” al sistema inmunitario a atacar la célula a la que está unido, lo que provoca que el sistema inmunitario destruya la célula. Estos anticuerpos pueden funcionar de diferentes maneras, por ejemplo, mediante la estimulación del sistema inmunitario para destruir la célula, el bloqueo de la proliferación celular u otras funciones necesarias para la proliferación celular.

El avelumab es un tipo de terapia con anticuerpos monoclonales, que actúa al estimular el sistema inmunitario para destruir las células cancerosas. Las células T son un tipo de glóbulos blancos que son muy importantes para el funcionamiento normal del sistema inmunitario. El avelumab actúa como forma de inmunoterapia y bloquea la actividad del ligando 1 de muerte programada (PDL-1), una molécula que se encuentra en las células T y que suprime la actividad inmunitaria. Al bloquear el PDL-1, las células T funcionan mejor, y se estimula la respuesta inmunitaria para encontrar y destruir las células cancerosas.

Cómo tomar el avelumab

El avelumab se administra por vía intravenosa (directamente en una vena) durante 60 minutos, generalmente cada dos semanas. La dosis se basa en el peso y puede ajustarse si está teniendo reacciones al medicamento. Antes de las primeras cuatro infusiones, se le dará acetaminofeno y un antihistamínico (como Benadryl) para prevenir una reacción. Después de la cuarta infusión, estas solo se continúan si el equipo considera que usted corre riesgo de una reacción. El médico determinará cuántas dosis debe recibir.

Asegúrese de que el equipo de atención médica esté al tanto de todos los medicamentos (incluidos los de venta libre y con receta), suplementos y vitaminas que esté tomando. Los esteroides deben evitarse durante la inmunoterapia, a menos que se lo indique el equipo de atención médica.

Informe al equipo de atención médica acerca de todas sus enfermedades, incluso las autoinmunitarias por naturaleza (enfermedad de Crohn, lupus, artritis reumatoide, etc.), ya que estas pueden empeorar con la inmunoterapia.

Posibles efectos secundarios del avelumab

Puede hacer diversas cosas para controlar los efectos secundarios del avelumab. Hable con el equipo de atención médica acerca de estas recomendaciones. Ellos pueden ayudarlo a decidir qué es lo que funcionará mejor para usted. Estos son algunos de los efectos secundarios más frecuentes o importantes:

Reacciones inmunitarias

Este medicamento estimula el sistema inmunitario. El sistema inmunitario puede atacar los órganos y tejidos normales del cuerpo, lo que produce complicaciones serias o potencialmente mortales. Es importante informar de inmediato al médico si presenta alguno de los siguientes síntomas:

  • Problemas pulmonares: (neumonitis, inflamación de los pulmones) aparición o empeoramiento de tos, falta de aliento, dificultad para respirar o dolor en el pecho.
  • Problemas hepáticos: (hepatitis, inflamación del hígado) color amarillento de la piel o los ojos, orina oscura o marrón, dolor en el abdomen, sangrado o formación de moretones más frecuente de la normal, o náuseas y vómitos intensos.
  • Diarrea/problemas intestinales: (colitis, inflamación del intestino) dolor abdominal, diarrea, calambres, moco o sangre en la materia fecal, materia fecal oscura o alquitranada, fiebre. La diarrea significa diferentes cosas para cada persona. Cualquier aumento en los ritmos intestinales normales puede definirse como diarrea y debe informarse al equipo de atención médica.
  • Anomalías hormonales: Las reacciones inmunitarias pueden afectar la hipófisis, la tiroides, el páncreas y las glándulas suprarrenales, y causar inflamación de estas glándulas, lo cual puede afectar la producción de ciertas hormonas. Algunos niveles hormonales se pueden controlar con análisis de sangre. Es importante que informe al equipo de atención médica cualquier cambio en cómo se siente. Los síntomas de estos cambios hormonales pueden incluir: dolores de cabeza, náuseas, vómitos, estreñimiento, frecuencia cardíaca acelerada, aumento de la sudoración, fatiga extrema, debilidad, cambios en la voz, cambios en la memoria y la concentración, aumento del hambre o la sed, aumento de la micción, aumento de peso, pérdida de cabello, mareos, sensación de frío todo el tiempo y cambios en el estado de ánimo o el comportamiento (incluso irritabilidad, olvidos y disminución del deseo sexual).
  • Problemas renales: (inflamación o insuficiencia renal) Disminución en la diuresis, sangre en la orina, hinchazón en los tobillos o pérdida del apetito.
  • Reacciones en la piel: Reporte sarpullido, con o sin picazón (prurito), llagas en la boca, ampollas o descamación de la piel, ya que estas pueden agravarse y requieren tratamiento con corticoesteroides.
  • Problemas cerebrales o nerviosos: Informe al equipo de atención médica cualquier dolor de cabeza, párpados caídos, vista doble, problemas para tragar, debilidad en los brazos, las piernas o la cara, o entumecimiento u hormigueo en las manos o los pies.

Fatiga

La fatiga es muy frecuente durante el tratamiento del cáncer y es una sensación abrumadora de agotamiento que generalmente no se alivia con el reposo. Mientras esté en tratamiento contra el cáncer, y durante un tiempo después, es posible que necesite ajustar sus horarios para controlar la fatiga. Planee momentos para descansar durante el día y conserve energía para actividades más importantes. El ejercicio puede ayudar a combatir la fatiga; una simple caminata diaria con un amigo puede ayudar. Hable con el equipo de atención médica para obtener consejos útiles sobre cómo manejar este efecto secundario.

Reacciones alérgicas

Pueden ocurrir reacciones alérgicas o a la infusión durante el tratamiento. Se le administrará un antihistamínico, como difenhidramina y acetaminofeno (Tylenol®) antes de su tratamiento para reducir la posibilidad de una reacción. Durante la infusión, si presenta fiebre, escalofríos, sofoco, presión arterial baja, falta de aliento, sibilancias, dolor de espalda o vientre, urticaria o cualquier otro efecto secundario nuevo durante la infusión, informe a su enfermero/a inmediatamente. Se pueden administrar medicamentos adicionales para aliviar los síntomas. Es posible que la infusión se administre más lentamente o se detenga de forma temporal.

Edema periférico

Es una hinchazón de las extremidades causada por la retención de líquido. Puede causar hinchazón de las manos, los brazos, las piernas, los tobillos y los pies. La hinchazón puede llegar a ser incómoda. Informe al médico si experimenta un empeoramiento de una hinchazón o se produce una nueva.

Disminución del apetito

La nutrición es una parte importante de su cuidado. El tratamiento contra el cáncer puede afectar el apetito y, en algunos casos, los efectos secundarios del tratamiento pueden dificultar la alimentación. Pregúntele al enfermero/a acerca de los servicios de asesoría nutricional en su centro de tratamiento para que lo ayude con las opciones de alimentos. 

  • Trate de comer cinco o seis comidas o refrigerios pequeños durante el día, en lugar de tres comidas más abundantes. 
  • Si no está comiendo lo suficiente, los suplementos nutricionales pueden ayudarlo. 
  • Puede sentir un gusto metálico o no sentir el sabor de los alimentos. Es posible que no le gusten los alimentos o las bebidas que le gustaban antes de recibir tratamiento contra el cáncer. Estos síntomas pueden durar varios meses o más después de finalizar el tratamiento.  
  • Evite cualquier alimento que piense que tiene mal olor o sabor. Si la carne roja es un problema, coma pollo, pavo, huevos, productos lácteos y pescado sin olor fuerte. A veces, los alimentos fríos tienen menos olor.  
  • Agregue más sabor a la carne o pescado marinándolos en jugos dulces, salsa agridulce o aderezos. Use condimentos como albahaca, orégano o romero para añadir sabor. El tocino, el jamón y la cebolla pueden añadir sabor a las verduras. 

Problemas en la reproducción

La exposición del feto a este medicamento podría causar anomalías congénitas, por lo que no debe quedar embarazada ni engendrar un hijo mientras reciba este medicamento. Es necesario utilizar un método anticonceptivo eficaz durante el tratamiento y al menos durante un mes después de la última dosis del tratamiento. Incluso si su ciclo menstrual se interrumpe o si cree que no está produciendo espermatozoides, aún podría ser fértil y concebir. Las mujeres no deben amamantar mientras reciban este medicamento.

Palabras clave

Haga clic en cualquiera de estos términos para más artículos relacionados

A
B
C
D
E
F
G
H
I
J
K
L
M
N
O
P
R
S
T
U
V
X
Y
Z
#
 
A
B
C
E
G
H
K
L
M
N
O
P
R
S
T
U
 
 
 
 
Manténgase informado con las última información de OncoLink!   Suscribirse a los boletines electronico de OncoLink
Ver nuestros archivos de boletines