Procedimientos quirúrgicos: colecistectomía

Autor: Equipo OncoLink
Última Vez Revisión: 22 de febrero de 2018

¿Qué es una colecistectomía y cómo se realiza?

Una colecistectomía es la extirpación de la vesícula biliar. La vesícula biliar se encuentra en la parte superior derecha del abdomen, debajo del hígado. La bilis es producida por el hígado y almacenada en la vesícula biliar. La bilis se libera a través del conducto colédoco cuando es necesario. La bilis es un líquido digestivo que se utiliza para la digestión de las grasas. El conducto colédoco es lo que conecta la vesícula biliar y el hígado a la primera sección del intestino delgado.

Se puede utilizar una colecistectomía para tratar algunos casos de:

  • Cáncer de vesícula biliar.
  • Colelitiasis (cálculos biliares dentro de la vesícula biliar).
  • Coledocolitiasis (cálculos biliares dentro del conducto biliar).
  • Colecistitis (inflamación de la vesícula biliar).
  • Pancreatitis (inflamación del páncreas).

Una colecistectomía se puede realizar de diferentes maneras, incluyendo:

  • Colecistectomía simple: Se extirpan la vesícula biliar y parte del tejido circundante. Se utiliza en casos de cánceres en etapa temprana o de problemas no cancerosos. El procedimiento puede ser abierto o laparoscópico:
    • Colecistectomía abierta: La vesícula biliar se extirpa a través de una incisión (corte) abdominal grande (aproximadamente 6 pulgadas). Este no es el método preferido cuando se sabe o se sospecha que hay cáncer. La mayoría de los pacientes tendrán una colecistectomía extendida en estos casos.
    • Colecistectomía laparoscópica: Se hacen muchas incisiones (cortes) pequeñas en el abdomen. Se utiliza un laparoscopio (tubo con luz), colocado a través de las incisiones, para extirpar la vesícula biliar. Este método no se utiliza cuando se conoce o se sospecha la presencia de cáncer de vesícula biliar.
  • Colecistectomía extendida (radical): Con frecuencia, se utiliza una colecistectomía extendida para pacientes con cáncer de vesícula biliar con el fin de disminuir el riesgo de recurrencia. Esto implica la extirpación de la vesícula biliar, parte del tejido hepático y varios ganglios linfáticos. En algunos casos, puede ser necesaria una operación más extensa para extirpar cualquiera de los siguientes elementos: una porción más grande del hígado (resección en cuña), un lóbulo hepático completo (lobectomía hepática), el conducto colédoco, ciertos ligamentos, ganglios linfáticos adicionales, el páncreas, el duodeno y cualquier otra área donde se encuentre la enfermedad.

¿Cuáles son los riesgos asociados con someterse a una colecistectomía?

Como con cualquier cirugía, existen riesgos y posibles efectos secundarios. Estos pueden ser:

  • Reacción a la anestesia. (La anestesia es la medicación que se le administra para ayudarle a dormir durante la cirugía, no recordarla y controlar el dolor. Las reacciones pueden incluir respiración sibilante, sarpullido, hinchazón y presión arterial baja.)
  • Sangrado.
  • Infección.
  • Coágulos de sangre.
  • Cicatrices y/o entumecimiento en la incisión.
  • Hernia incisional. (Esto es cuando el tejido en el vientre empuja a través del músculo. Puede parecer un bulto, y puede ser doloroso o sensible al tacto.)
  • Neumonía.
  • Lesión del conducto biliar, el intestino delgado y/o el hígado.

¿Cómo es la recuperación?

La recuperación de una colecistectomía dependerá de la extensión del procedimiento que se haya realizado. A veces, se necesita una estadía de 2 a 3 días en el hospital.

Se le indicará cómo cuidar sus incisiones y cualquier otra instrucción antes de salir del hospital.

Su equipo médico discutirá con usted los medicamentos que tomará, tales como aquellos para el dolor, coágulos de sangre, infecciones y prevención del estreñimiento y/u otras afecciones.

Su proveedor de atención médica hablará sobre las restricciones en las actividades. En general:

Para aquellos que se han sometido a un procedimiento laparoscópico:

  • Tome los analgésicos como se indica y no conduzca mientras esté tomando narcóticos.
  • Siga las instrucciones que le han dado para ducharse.
  • Pregúntele a su proveedor cuándo es seguro volver a trabajar.
  • Su equipo de atención médica le dará instrucciones sobre cómo cuidar su incisión. No use antibióticos o cremas en la cicatriz a menos que se le haya indicado que lo haga.

Para aquellos que se han sometido a un procedimiento abierto:

  • Evite levantar objetos pesados hasta que se lo indique su equipo de cuidados de salud.
  • No realice baños de tina, jacuzzis o natación.
  • Tome los analgésicos según lo recetado.
  • Considere colocar una almohada sobre la incisión quirúrgica cuando tosa o estornude para aumentar el soporte de la incisión y reducir el dolor.
  • Siga las instrucciones que le han dado para cuidar su incisión.

¿Qué necesitaré en casa?

  • Termómetro para detectar fiebre, que puede ser un signo de infección.
  • Ropa holgada.
  • Artículos para el cuidado de incisiones, a menudo suministrados por el hospital o el consultorio médico.

Llame a su equipo de atención médica en caso de:

  • Fiebre. Su equipo le dirá a qué temperatura debe llamar.
  • Escalofríos.
  • Empeoramiento de la hinchazón del vientre.
  • Cualquier dolor nuevo o que empeore.
  • Drenaje, sangrado y/o calor en la incisión.
  • Dificultad para respirar.
  • Tos persistente, náuseas y/o vómitos.
  • Incapacidad para comer o beber.
  • Coloración amarillenta de la piel o la esclerótica de los ojos (ictericia).
  • Deposiciones grises.

¿Cómo puedo cuidarme?

Es posible que necesite que un familiar o amigo lo ayude con sus tareas diarias hasta que se sienta mejor. Puede tomar algún tiempo antes de que su equipo le diga que está bien volver a su actividad normal.

Asegúrese de tomar los medicamentos recetados según las indicaciones para prevenir el dolor, la infección y/o el estreñimiento. Llame a su equipo por cualquier síntoma nuevo o que empeore.

Hay maneras de controlar el estreñimiento después de la cirugía. Usted puede cambiar su dieta, beber más líquidos y tomar medicamentos de venta libre. Antes de tomar laxantes, consulte con su equipo de atención médica.

Respirar profundamente y descansar pueden ayudar a controlar el dolor, mantener los pulmones sanos después de la anestesia y promover un buen drenaje del líquido linfático. Trate de hacer ejercicios de respiración profunda y relajación varias veces al día durante la primera semana, o cuando note que está más tenso.

  • Ejemplo de un ejercicio de relajación: Siéntese, cierre los ojos y respire profundamente de 5 a 10 veces. Relaje los músculos. Lentamente gire la cabeza y los hombros.

Este artículo contiene información general. Asegúrese de hablar con su equipo de atención médica sobre su plan específico y su recuperación.

Palabras clave

Haga clic en cualquiera de estos términos para más artículos relacionados

Preguntas frecuentes


A
B
C
D
E
F
G
H
I
J
K
L
M
N
O
P
R
S
T
U
V
X
Y
Z
#
 
A
B
C
E
F
G
H
K
L
M
N
O
P
R
S
T
U
V
 
 
Manténgase informado con las última información de OncoLink!   Suscribirse a los boletines electronico de OncoLink
Ver nuestros archivos de boletines