Ansiedad, preocupaciones y temores

Autor: OncoLink Team
Fecha de la última revisión:

La ansiedad en el cáncer es común. Ocurre en varios puntos a lo largo del viaje del cáncer. Esta ansiedad puede estar asociada al estrés relacionado con el diagnóstico, el plan de tratamiento, el cambio de papel, el temor y la incertidumbre sobre el futuro, el temor a la muerte, los cambios en el estilo de vida, los cambios en el cuerpo, el temor a la reaparición, la ansiedad provocada por los análisis o relacionada con los estudios de rutina para la detección del cáncer y las preocupaciones financieras.

La ansiedad es la respuesta natural del cuerpo ante una amenaza real o percibida. Sentir ansiedad es la respuesta del cuerpo ante situaciones peligrosas o estresantes. La ansiedad es un mecanismo de defensa que maneja nuestra reacción de lucha o huida. La ansiedad puede ayudar a la persona a procesar las amenazas y a afrontar o evitar peligros reales o percibidos. La ansiedad también puede presentar un desafío, al manifestarse en forma de pensamientos obsesivos, preocupación, meditación, evasión, miedo, hipervigilancia y pánico. La ansiedad afecta al cuerpo de forma generalizada. Puede causar “síntomas” que afectan los siguientes aspectos:

  • Cognición: Sentir que las paredes se cierran o que está atrapado, o que salir o permanecer en la casa no es seguro; no poder concentrarse en nada más que no sea lo que lo asusta.
  • Afección: Sentir emociones como preocupación, nerviosismo, terror o miedo
  • Comportamiento: Evasión, inmovilidad, incapacidad para hablar, llorar o gritar
  • Bienestar físico: Palpitaciones, desmayos, falta de aliento, temblores, tensión muscular, inquietud, molestias abdominales, pérdida del apetito, náuseas, vómitos, diarrea, sudoración, escalofríos, sensación de comezón, calor o frío

La ansiedad es un problema cuando no desaparece, interfiere con las actividades diarias o no responde a las técnicas de modificación de la conducta.

Manejo

La ansiedad se trata a través de una combinación de intervenciones conductuales y médicas. Entender el diagnóstico del cáncer, el tratamiento y los efectos secundarios previstos puede ser útil para reducir la ansiedad.

Los siguientes consejos también pueden ayudar a reducir la ansiedad, especialmente cuando la ansiedad está asociada a “un temor a lo desconocido”:

  • Haga preguntas sobre los procedimientos para saber a qué atenerse.
  • Pida materiales escritos sobre el diagnóstico, el tratamiento y los posibles efectos secundarios.
  • Conéctese con pares que pasaron por un diagnóstico similar y sepa qué los ayudó a lo largo del tratamiento.
  • Hable con su red de apoyo acerca de sus preocupaciones, inquietudes, temores y esperanzas.
  • Conozca posibles desencadenantes de la ansiedad; por ejemplo, es posible que tenga miedo a las agujas y la idea de someterse a terapia intravenosa cada semana desencadene una respuesta de ansiedad.
  • La actividad física regular libera feromonas naturales que combaten los sentimientos de ansiedad.
  • Reduzca el consumo de alcohol, cafeína y nicotina. No dependa de sustancias para ayudar a controlar sus síntomas.
  • Utilice técnicas de relajación cuando se enfrente a situaciones que provoquen ansiedad. Estas pueden incluir meditación, respiración profunda, escuchar su música favorita, rezar, etc. Busque lo que mejor funcione en usted.
  • Considere la posibilidad de recurrir a un terapeuta cognitivo-conductual que se especialice en el tratamiento de trastornos de ansiedad y adaptación. Estos terapeutas se dedican a replantear los procesos de pensamiento, respiración profunda, imágenes guiadas, hipnosis, relajación y meditación para ayudar a controlar la ansiedad.
  • La prescripción de medicamentos contra la ansiedad puede ser muy útil en el manejo de la situación y la ansiedad relacionada con la adaptación.

Cuándo ponerse en contacto con el equipo de cuidados

Si siente que la ansiedad limita su capacidad para realizar o disfrutar de actividades normales, o interfiere con el sueño, la concentración o el apetito, hable con el equipo de cuidados.

La ansiedad intensa puede provocar un ataque de pánico. Los síntomas asociados a un ataque de pánico son como los síntomas asociados a un ataque cardíaco, incluidas palpitaciones cardíacas (latidos cardíacos que se pueden sentir), dificultad para respirar y sudoración. Si piensa que está teniendo un ataque de pánico, póngase en contacto con el equipo de cuidados.

Recursos para leer más sobre el tema:

Ansiedad, temor y cáncer (Sociedad Americana contra el Cáncer)

Recursos para la ansiedad (CancerCare)

Ansiedad (Cancer.net)

Referencias

Levin TT, Alici Y. Anxiety Disorders. In Holland J et. al. editors. Psycho-oncology. 2nd edition, New York: Oxford; 2010.

Linden W, Vodermaier A, MacKenzie R, Greig D. (2012). Anxiety and depression after cancer diagnosis: Prevalence rates by cancer type, gender, and age. Journal of Affective Disorders. 2012; 141(2): 343-351.

A
B
C
D
E
F
G
H
I
J
K
L
M
N
O
P
Q
R
S
T
U
V
X
Y
Z
#
A
B
C
E
F
G
H
K
L
M
N
O
P
R
S
T
U
V
 
 
Feedback?

Thank you for your feedback!