Instituto Nacional del Cáncer


Resumen de información revisada por expertos acerca de las causas y tratamiento de los problemas de nutrición que se presentan en pacientes de cáncer.

Resumen de información revisada por expertos acerca de las causas y tratamiento de los problemas de nutrición que se presentan en pacientes de cáncer.

La nutrición en el tratamiento del cáncer

Aspectos generales de la nutrición en el tratamiento del cáncer

Key Points for this Section

  • Es importante que las personas con cáncer tengan una buena nutrición.
  • Se establecen metas nutricionales para cada persona con cáncer.
  • Un especialista en nutrición es un integrante importante del equipo de atención de la salud.
  • Es posible que el cáncer y los tratamientos contra el cáncer produzcan efectos secundarios que afecten la alimentación.
  • El cáncer y los tratamientos contra el cáncer tal vez causen desnutrición.
  • La anorexia y la caquexia son causas comunes de desnutrición en las personas con cáncer.

Es importante que las personas con cáncer tengan una buena nutrición.

La nutrición es un proceso por el que el cuerpo incorpora alimentos y los usa para crecer, mantenerse sano y reemplazar los tejidos. La buena nutrición es importante para la buena salud. Una alimentación (dieta) saludable incluye alimentos y líquidos que contengan los nutrientes importantes que el cuerpo necesita (vitaminas, minerales, proteínas, carbohidratos, grasas y agua).

Se establecen metas nutricionales para cada persona con cáncer.

Las metas nutricionales para cada persona se establecen según el tipo y el estadio del cáncer, y las afecciones médicas adicionales. Es importante comer la cantidad adecuada de proteínas y calorías para sanar, combatir infecciones y tener suficiente energía.

Un especialista en nutrición es un integrante importante del equipo de atención de la salud.

Un especialista en nutrición (o nutricionista) forma parte del equipo de profesionales de la salud que colabora durante el tratamiento y la recuperación del cáncer. El especialista en nutrición trabajará con usted, sus familiares y el resto del equipo médico para planificar la alimentación durante el tratamiento del cáncer y después de este.

Es posible que el cáncer y los tratamientos contra el cáncer produzcan efectos secundarios que afecten la alimentación.

Es más probable que se presenten problemas de alimentación cuando hay tumores que afectan la cabeza, el cuello, el esófago, el estómago, los intestinos, el páncreas o el hígado.

Los efectos del tratamiento del cáncer hacen que para muchas personas sea difícil comer bien. Los siguientes tratamientos contra el cáncer afectan la nutrición:

El cáncer y los tratamientos contra el cáncer tal vez causen desnutrición.

El cáncer y los tratamientos contra el cáncer a veces afectan el gusto, el olfato, el apetito y la capacidad de comer suficiente o de absorber los nutrientes de los alimentos. Es posible que esto cause desnutrición, una afección por falta de nutrientes esenciales.

La desnutrición hace que una persona se sienta débil, cansada e incapaz de combatir infecciones o de completar el tratamiento contra el cáncer. En consecuencia, la desnutrición puede disminuir la calidad de vida y llegar a ser mortal. La desnutrición suele empeorar cuando el cáncer crece o se disemina.

La anorexia y la caquexia son causas comunes de desnutrición en las personas con cáncer.

La anorexia es la pérdida del apetito o deseo de comer. Es un síntoma común y la causa más frecuente de desnutrición en las personas con cáncer. La anorexia a veces se presenta al comienzo de la enfermedad o después, cuando el cáncer crece o se disemina. Algunas personas ya tienen anorexia cuando el cáncer se diagnostica. La mayoría de las personas con cáncer avanzado tendrán anorexia.

La caquexia es una afección que se caracteriza por debilidad, pérdida de peso, grasa y músculo. Es frecuente en las personas con tumores que afectan la alimentación y la digestión. Se presenta en quienes tienen cáncer y una buena alimentación, pero que no almacenan grasa ni músculo debido al crecimiento del tumor.

Algunos tumores cambian la manera en que el cuerpo utiliza ciertos nutrientes. A veces el cuerpo cambia la forma en que usa las proteínas, los carbohidratos y las grasas cuando hay tumores en el estómago, los intestinos o la cabeza y el cuello. Aunque parezca que la persona come suficiente, el cuerpo no logra absorber todos los nutrientes de los alimentos.

Es posible que las personas con cáncer presenten caquexia y anorexia al mismo tiempo (síndrome de caquexia-anorexia, SCA), lo que produce pérdida de peso y disminución de la masa corporal magra. Quizás se logren mejores resultados con el tratamiento preventivo de los pacientes de riesgo alto de SCA, que con el tratamiento de la afección una vez que ya se ha diagnosticado. La olanzapina, un medicamento que se usa en el tratamiento de ciertos trastornos mentales, produce algunos efectos secundarios, como aumento de apetito y ganancia de peso. Este medicamento está en estudio para el tratamiento del SCA y se han observado resultados contradictorios. Se necesitan más estudios clínicos para encontrar los mejores tratamientos posibles para el SCA.

Efectos del tratamiento contra el cáncer en la nutrición

Key Points for this Section

  • Quimioterapia y terapia con hormonas
  • La quimioterapia y la terapia con hormonas afectan la nutrición de formas diferentes.
  • La quimioterapia y la terapia con hormonas causan problemas nutricionales diferentes.
  • Radioterapia
  • La radioterapia destruye las células cancerosas en el área de tratamiento.
  • Es posible que la radioterapia afecte la nutrición.
  • Cirugía
  • La cirugía aumenta la necesidad de nutrientes y energía que el cuerpo tiene.
  • A veces, la cirugía en la cabeza, el cuello, el esófago, el estómago o los intestinos afecta la nutrición.
  • Inmunoterapia
  • La inmunoterapia a veces afecta la nutrición.
  • Trasplante de células madre
  • Las personas que reciben un trasplante de células madre tienen necesidades nutricionales especiales.

Quimioterapia y terapia con hormonas

La quimioterapia y la terapia con hormonas afectan la nutrición de formas diferentes.

La quimioterapia afecta las células de todo el cuerpo. La quimioterapia es un tratamiento contra el cáncer en el que se usan medicamentos para interrumpir la formación de células cancerosas, ya sea mediante su destrucción o al impedir su multiplicación. También destruye las células sanas que normalmente se forman y multiplican rápido. Estas células son, entre otras, las células de la boca y el tubo digestivo.

La terapia con hormonas añade, bloquea o elimina hormonas. A veces, se usa para retrasar o detener el crecimiento de ciertos cánceres. Algunos tipos de terapia con hormonas producen aumento de peso.

La quimioterapia y la terapia con hormonas causan problemas nutricionales diferentes.

Los efectos secundarios de la quimioterapia tal vez afecten la capacidad de comer y la digestión. Cuando se administra más de un medicamento de quimioterapia, es posible que cada uno produzca efectos secundarios diferentes o que, cuando causen los mismos efectos secundarios, estos sean más intensos.

Son comunes los efectos secundarios siguientes:

Las personas que reciben terapia con hormonas quizás necesiten cambiar su alimentación para prevenir el aumento de peso.

Radioterapia

La radioterapia destruye las células cancerosas en el área de tratamiento.

La radioterapia destruye las células cancerosas y las células sanas en el área de tratamiento. La gravedad de los efectos secundarios depende de los siguientes aspectos:

  • La parte del cuerpo que se trata.
  • La dosis total de radiación y la manera en que se administra.

Es posible que la radioterapia afecte la nutrición.

La radioterapia dirigida a cualquier parte del aparato digestivo tiene efectos secundarios que causan problemas nutricionales. La mayoría de los efectos secundarios surgen dos o tres semanas después de empezar la radioterapia y desaparecen unas semanas después de que termina. Algunos efectos secundarios continúan durante meses o años después de que termina el tratamiento.

Los siguientes son algunos de los efectos secundarios más comunes de la radiación según la parte del cuerpo a donde va dirigida:

  • Cabeza y cuello
    • Pérdida de apetito.
    • Náuseas.
    • Vómitos.
    • Boca seca o saliva espesa. A veces se administran medicamentos para tratar la boca seca.
    • Dolor en la boca y encías.
    • Cambios en el sabor de los alimentos.
    • Dificultad para tragar.
    • Dolor al tragar.
    • Incapacidad de abrir la boca por completo.
  • Tórax
    • Pérdida de apetito.
    • Náuseas.
    • Vómitos.
    • Dificultad para tragar.
    • Dolor al tragar.
    • Sensación de ahogarse o dificultad para respirar por cambios en la parte superior del esófago.
  • Abdomen, pelvis o recto

La radioterapia también causa cansancio que, a su vez, lleva a una disminución del apetito.

Cirugía

La cirugía aumenta la necesidad de nutrientes y energía que el cuerpo tiene.

El cuerpo necesita más energía y nutrientes para cicatrizar heridas, combatir infecciones y recuperarse de una cirugía. Si alguien está desnutrido antes de la cirugía, tal vez tenga problemas para recuperarse. La terapia nutricional en estas personas quizás se inicie antes de la cirugía.

A veces, la cirugía en la cabeza, el cuello, el esófago, el estómago o los intestinos afecta la nutrición.

La mayoría de las personas con cáncer se tratan con cirugía. Las cirugías en las que se extirpan partes de ciertos órganos u órganos completos afectan la capacidad para comer y digerir los alimentos.

Los problemas nutricionales que causan las cirugías son los siguientes:

  • Pérdida de apetito.
  • Dificultad para masticar.
  • Dificultad para tragar.
  • Sentirse lleno después de comer solo un poco.

Inmunoterapia

La inmunoterapia a veces afecta la nutrición.

Los efectos secundarios de la inmunoterapia son diferentes para cada persona y dependen del tipo de inmunoterapia.

Los problemas comunes relacionados con la nutrición son los siguientes:

  • Fatiga.
  • Fiebre.
  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Diarrea.

Trasplante de células madre

Las personas que reciben un trasplante de células madre tienen necesidades nutricionales especiales.

La quimioterapia, la radioterapia y los medicamentos que se usan antes y durante un trasplante de células madre a veces producen efectos secundarios que impiden que la persona coma y digiera los alimentos como de costumbre.

Los efectos secundarios comunes son los siguientes:

  • Úlceras en la boca y la garganta.
  • Diarrea.

Las personas que reciben un trasplante de células madre tienen riesgo alto de infección. La quimioterapia o la radioterapia que se administran antes del trasplante disminuyen el número de glóbulos blancos que combaten las infecciones. Es importante que estas personas aprendan sobre la manipulación segura de los alimentos y que eviten los alimentos que pueden causar infecciones.

Después de un trasplante de células madre, hay riesgo de enfermedad de injerto contra huésped (EICH) aguda o crónica. La EICH afecta el tubo digestivo o el hígado y cambia la capacidad de la persona para ingerir los alimentos y absorber sus nutrientes.

Evaluación nutricional en la atención del cáncer

Key Points for this Section

  • El equipo de atención de la salud quizá pregunte sobre los antecedentes de alimentación y peso.
  • La persona con cáncer recibe orientación y se establecen cambios en la alimentación para mejorar su estado nutricional.
  • La meta de la terapia nutricional para las personas con cáncer en estadio avanzado depende del plan general de atención.

El equipo de atención de la salud quizá pregunte sobre los antecedentes de alimentación y peso.

Se emplean exámenes de detección para encontrar problemas de salud que aumentan el riesgo de una mala nutrición. Estos exámenes ayudan a determinar la posibilidad de presentar desnutrición, y si la terapia nutricional es necesaria.

El equipo de atención de la salud quizás pregunte sobre los siguientes aspectos:

  • Cambios en el peso corporal durante el año anterior.
  • Cambios en la cantidad y el tipo de alimentos que consumió.
  • Problemas con la alimentación, como pérdida de apetito, náuseas, vómitos, diarrea, estreñimiento, úlceras en la boca, boca seca, cambios en el gusto y el olfato, o dolor.
  • Capacidad de caminar y realizar otras actividades de la vida diaria (vestirse, acostarse y levantarse de la cama o un asiento, bañarse o ducharse, y usar el inodoro).

También se realiza un examen físico. Un médico evaluará si hay signos de pérdida de peso, grasa o músculo, y de acumulación de líquido en el cuerpo.

La persona con cáncer recibe orientación y se establecen cambios en la alimentación para mejorar su estado nutricional.

Un especialista en nutrición puede orientarlo a usted y a sus familiares, e indicarles formas de mejorar la nutrición. El especialista en nutrición tiene en cuenta su estado nutricional y sus necesidades de alimentación durante el tratamiento del cáncer y la recuperación. Se hacen cambios en la alimentación para ayudar a disminuir los síntomas del cáncer o del tratamiento del cáncer. Es posible que se hagan cambios en el tipo y la cantidad de alimentos, y la frecuencia y la forma en que se come (por ejemplo, calentar la comida a cierta temperatura o beber con un tubito plástico [pajilla, popote o sorbeto]).

Además del especialista en nutrición, el equipo de atención de la salud también incluye los siguientes profesionales:

La meta de la terapia nutricional para las personas con cáncer en estadio avanzado depende del plan general de atención.

La meta principal de la terapia nutricional para las personas con cáncer avanzado es brindarles la mejor calidad de vida posible y aliviar los síntomas que producen sufrimiento.

Quienes tienen cáncer en estadio avanzado quizás se traten con terapia contra el cáncer y cuidados paliativos, cuidados paliativos solos, o tal vez participen en un programa de cuidados paliativos. Las metas nutricionales serán diferentes para cada persona. Es posible que se interrumpan algunos tipos de tratamiento.

A medida que el énfasis de la atención pasa del tratamiento contra el cáncer a los cuidados paliativos o la atención en la etapa final de la vida, es posible que la terapia nutricional sea menos intensiva con el fin de hacer que la persona se sienta lo mejor posible. Para obtener más información, consulte la sección Necesidades nutricionales en la etapa final de la vida.

Tratamiento de los síntomas

Cuando los efectos secundarios del cáncer o el tratamiento contra el cáncer afectan la alimentación normal, se pueden hacer cambios para ayudarlo a obtener los nutrientes necesarios. El consumo de alimentos ricos en calorías, proteínas, vitaminas y minerales es importante. Se deben planificar las comidas para satisfacer sus necesidades de nutrición y preferencias alimentarias.

Los siguientes son síntomas comunes causados por el cáncer y el tratamiento contra el cáncer, así como algunas formas de tratarlos o controlarlos.

Key Points for this Section

  • Anorexia
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Boca seca
  • Úlceras en la boca
  • Cambios en el gusto
  • Inflamación de garganta y dificultad para tragar
  • Intolerancia a la lactosa
  • Aumento de peso

Anorexia

Las siguientes medidas tal vez ayuden a las personas con anorexia (pérdida del apetito o deseo de comer):

  • Consuma alimentos con contenido alto de proteínas y calorías. Las siguientes son opciones de alimentos ricos en proteínas:
    • Frijoles.
    • Pollo.
    • Pescado.
    • Carne de res.
    • Yogur.
    • Huevos.
  • Añada más proteínas y calorías a los alimentos, por ejemplo, consuma leche enriquecida con proteína.
  • Consuma los alimentos ricos en proteínas en la primera comida del día cuando tiene más apetito.
  • Tome solo pequeños sorbos de líquido durante las comidas.
  • Beba licuados, batidos, jugos o sopas si no desea consumir alimentos sólidos.
  • Coma alimentos que tengan un olor agradable.
  • Pruebe alimentos y recetas nuevas.
  • Trate de beber licuados con alto contenido de nutrientes (primero consulte con el médico o especialista en nutrición).
  • Consuma comidas pequeñas y refrigerios saludables a lo largo del día.
  • Coma las porciones más grandes de alimentos cuando se sienta bien y haya descansado.
  • Reserve la comida más grande para cuando tenga más hambre, ya sea a la hora del desayuno, el almuerzo o la cena.
  • Prepare y guarde cantidades pequeñas de sus alimentos favoritos para que estén listos para comer cuando tenga hambre.
  • Manténgase lo más activo posible para tener buen apetito.
  • Cepíllese los dientes y use enjuague bucal para aliviar los síntomas y el mal gusto en la boca.
  • Hable con el médico o el especialista en nutrición si tiene problemas para alimentarse por molestias como náuseas, vómitos o cambios en el sabor u olor de los alimentos.

Si estos cambios de alimentación no ayudan con la anorexia, quizás se necesite alimentación por sonda.

A veces se administran medicamentos para aumentar el apetito. Para obtener más información, consulte la sección Medicamentos para tratar la pérdida del apetito y la pérdida de peso.

Náuseas

Las siguientes medidas tal vez ayuden a las personas con cáncer a controlar las náuseas:

  • Escoja alimentos que le gusten. No se obligue a comer alimentos que le produzcan náuseas. Evite comer sus alimentos favoritos cuando tenga náuseas para que no los asocie con sentirse mal.
  • Coma alimentos ligeros, blandos y que sean fáciles de digerir en lugar de comidas pesadas.
  • Coma alimentos secos como galletas, palitos de pan o tostadas durante todo el día.
  • Consuma alimentos suaves para el estómago, como tostadas de pan blanco, yogur natural y caldos claros.
  • Coma tostadas o galletas secas antes de levantarse si tiene náuseas en las mañanas.
  • Ingiera los alimentos y bebidas a temperatura ambiente (ni muy calientes ni muy fríos).
  • Tome sorbos durante todo el día.
  • Chupe dulces duros como pastillas de menta o caramelos de limón si tiene mal gusto en la boca.
  • Evite los alimentos y las bebidas con olores fuertes.
  • Coma 5 o 6 platos pequeños de comida por día en lugar de 3 platos grandes.
  • Tome solo pequeños sorbos de líquido durante las comidas para evitar sentirse lleno o hinchado.
  • No se salte comidas ni refrigerios. El estómago vacío puede empeorar la sensación de náuseas.
  • Enjuáguese la boca antes y después de comer.
  • Evite comer en una habitación con olores de cocina o muy calurosa. Mantenga las habitaciones a temperatura agradable y bien ventiladas.
  • Siéntese o descanse con la cabeza elevada durante 1 hora después de comer.
  • Planifique los mejores momentos para comer y beber.
  • Relájese antes de cada tratamiento contra el cáncer.
  • Vístase con ropa suelta y cómoda.
  • Guarde un registro de cuándo siente náuseas y qué las causa.
  • Hable con el médico sobre el uso de medicamentos contra las náuseas.

Vómitos

Las siguientes medidas tal vez ayuden a las personas con cáncer a controlar los vómitos:

  • Evite consumir alimentos y bebidas hasta que deje de vomitar.
  • Beba cantidades pequeñas de líquidos transparentes después de que pare el vómito.
  • Cuando logre tomar líquidos transparentes sin vomitar, beba líquidos como sopas coladas o batidos que sean suaves para el estómago.
  • Coma 5 o 6 platos pequeños de comida por día en lugar de 3 platos grandes.
  • Siéntese derecho e inclínese hacia adelante después de vomitar.
  • Pida al médico que le recete medicamentos para prevenir o controlar el vómito.

Boca seca

Las siguientes medidas tal vez ayuden a las personas con cáncer que tienen la boca seca:

  • Consuma alimentos que sean fáciles de tragar.
  • Humedezca los alimentos con salsa, jugo de carne o aderezo para ensaladas.
  • Coma alimentos y bebidas que sean muy dulces o agrios como limonada, para estimular la producción de saliva.
  • Mastique chicle o chupe dulces duros, helados de agua o trocitos de hielo.
  • Beba sorbos de agua a lo largo del día.
  • Evite todo tipo de bebida alcohólica, cerveza y vino.
  • Evite los alimentos que le puedan herir la boca (como alimentos condimentados, agrios, salados, duros o crocantes).
  • Humecte los labios con protector labial.
  • Enjuáguese la boca cada 1 a 2 horas. No use enjuagues bucales con alcohol.
  • Evite el consumo de productos de tabaco y la exposición pasiva al humo de tabaco.
  • Pregunte al médico u odontólogo si puede usar saliva artificial u otros productos para recubrir, proteger y mantener húmedas la boca y la garganta.

Úlceras en la boca

Las siguientes medidas ayudan a las personas con cáncer que tienen llagas en la boca:

  • Consuma alimentos blandos y fáciles de masticar, como licuados, huevos revueltos y natillas o cremas.
  • Cocine los alimentos hasta que estén blandos y tiernos.
  • Corte los alimentos en trozos pequeños. Use una licuadora o procesador de alimentos para suavizar los alimentos.
  • Chupe trocitos de hielo para entumecer y aliviar la boca.
  • Coma los alimentos fríos o a temperatura ambiente. Los alimentos calientes pueden herir la boca.
  • Beba con un tubito plástico (pajilla, popote o sorbeto) para que los líquidos no pasen por las partes de la boca que le duelen.
  • Use una cuchara pequeña para comer bocados más pequeños, que son más fáciles de masticar.
  • Evite los siguientes alimentos:
    • Alimentos cítricos, como naranjas, limones y limas.
    • Comida picante.
    • Tomates y salsa de tomate.
    • Alimentos salados.
    • Verduras crudas.
    • Alimentos cortantes y crocantes.
    • Bebidas alcohólicas.
  • Evite el consumo de productos de tabaco.
  • Consulte al odontólogo al menos 2 semanas antes de comenzar la inmunoterapia, quimioterapia o radioterapia dirigida a la cabeza y el cuello.
  • Revísese la boca todos los días para identificar úlceras, parches blancos o áreas inflamadas y rojas.
  • Enjuáguese la boca 3 o 4 veces al día. Mezcle ¼ de cucharadita de bicarbonato de soda, ⅛ de cucharadita de sal y 1 taza de agua tibia para usar como enjuague bucal. No use enjuagues bucales con alcohol.
  • No use mondadientes u otros objetos afilados en la boca.

Cambios en el gusto

Las siguientes medidas tal vez ayuden a las personas con cáncer que tienen cambios en el gusto:

  • Coma carne de ave, pescado, huevos y queso en lugar de carne roja.
  • Añada especias y salsas a los alimentos (marine los alimentos).
  • Coma la carne con algo dulce, como salsa de arándano, jalea o puré de manzana.
  • Pruebe alimentos y bebidas ácidas.
  • Use caramelos de limón sin azúcar, chicle o pastillas de menta si tiene un gusto metálico o amargo en la boca.
  • Use utensilios de plástico y no beba directamente de recipientes metálicos si los alimentos tienen un sabor metálico.
  • Pruebe comer sus alimentos favoritos si no siente náuseas. Pruebe alimentos nuevos en los momentos en que se sienta mejor.
  • Busque recetas sin carne y ricas en proteínas de comida vegetariana o china.
  • Mastique durante más tiempo para prolongar el contacto con las papilas gustativas si los alimentos son insípidos, pero no le resultan desagradables.
  • Mantenga los alimentos y bebidas cubiertos, beba con un tubito plástico (pajilla, popote o sorbeto), prenda el extractor de olores mientras cocina o prepare los alimentos afuera si el olor le molesta.
  • Cepíllese los dientes y cuídese la boca. Asista a las citas de revisión con el odontólogo.

Inflamación de garganta y dificultad para tragar

Las siguientes medidas tal vez ayuden a las personas con cáncer que tienen dolor de garganta y dificultad para tragar:

  • Coma alimentos suaves que sean fáciles de masticar y tragar, como licuados o batidos, huevos revueltos, avena u otros cereales cocidos.
  • Coma alimentos y bebidas ricos en proteínas y calorías.
  • Humedezca los alimentos con jugo de carne, salsas, caldos o yogur.
  • Evite los siguientes alimentos y bebidas que pueden quemar o dañar su garganta:
    • Alimentos y bebidas calientes.
    • Comida picante.
    • Alimentos y jugos con mucho ácido.
    • Alimentos cortantes y crocantes.
    • Bebidas alcohólicas.
  • Cocine los alimentos hasta que estén blandos y tiernos.
  • Corte los alimentos en trozos pequeños. Use una licuadora o procesador de alimentos para suavizar los alimentos.
  • Beba con un tubito plástico (pajilla, popote o sorbeto).
  • Coma 5 o 6 platos pequeños de comida por día en lugar de 3 platos grandes.
  • Siéntese derecho e incline la cabeza un poco hacia adelante al beber o comer, permanezca erguido por lo menos 30 minutos después de comer.
  • No use productos de tabaco.
  • Hable con el médico sobre la alimentación por sonda si no es capaz de alimentarse lo suficiente como para permanecer fuerte.

Intolerancia a la lactosa

Las siguientes medidas tal vez ayuden a las personas con cáncer que tienen síntomas de intolerancia a la lactosa:

  • Use productos lácteos sin lactosa o con bajo contenido de lactosa. La mayoría de los almacenes de alimentos venden productos (como leche y helado) etiquetados como "deslactosado", "sin lactosa" o "bajo en lactosa".
  • Escoja productos lácteos con poca lactosa, como los quesos duros (por ejemplo, el cheddar) y el yogur.
  • Pruebe productos elaborados con soja o arroz (como la leche de soja o la leche de arroz, y los postres congelados). Estos productos no tienen lactosa.
  • Evite solo los productos lácteos que le ocasionen molestias. Consuma porciones pequeñas de productos lácteos que pueda tolerar, como leche, yogur o queso.
  • Pruebe bebidas y alimentos sin lácteos, que estén enriquecidos con calcio.
  • Coma vegetales ricos en calcio, como el brócoli y las verduras.
  • Tome pastillas de lactasa cuando coma o beba productos lácteos. La lactasa descompone la lactosa para que sea más fácil de digerir.
  • Prepare sus propios alimentos con poca lactosa o sin lactosa.

Aumento de peso

Las siguientes medidas tal vez ayuden a las personas con cáncer a prevenir el aumento de peso:

  • Consuma muchas frutas y vegetales.
  • Consuma alimentos ricos en fibra, como panes, cereales y pastas integrales.
  • Escoja carnes magras, como la carne de res magra, la carne de cerdo sin grasa o la carne de aves (como pollo o pavo) sin piel.
  • Escoja productos lácteos bajos en grasa.
  • Coma menos grasa (ingiera solo cantidades pequeñas de mantequilla, mayonesa, postres y alimentos fritos).
  • Cocine con métodos bajos en grasa como asar, cocinar al vapor, asar a la parrilla o a la brasa.
  • Ingiera menos sal.
  • Coma alimentos que disfrute y lo hagan sentir satisfecho.
  • Coma solo cuando tenga hambre. Considere la orientación (psicológica) o el uso de medicamentos si come a causa de la tensión, el miedo o la depresión. Si come porque se siente aburrido, encuentre actividades que disfrute.
  • Coma cantidades pequeñas de alimentos en cada comida.
  • Haga ejercicio todos los días.
  • Hable con el médico antes de iniciar un régimen de alimentación o dieta para perder peso.

Tipos de asistencia nutricional

Key Points for this Section

  • La asistencia nutricional ayuda a las personas que no pueden comer o digerir los alimentos de manera normal.
  • La asistencia nutricional se administra de diferentes maneras.
  • Nutrición enteral
  • La nutrición enteral también se llama alimentación por sonda.
  • Nutrición parenteral
  • La nutrición parenteral permite llevar los nutrientes directamente al torrente sanguíneo.
  • El catéter se coloca en una vena del tórax o el brazo.

La asistencia nutricional ayuda a las personas que no pueden comer o digerir los alimentos de manera normal.

Es mejor alimentarse por la boca siempre que sea posible. Hay quienes no son capaces de alimentarse bien por la boca debido a problemas causados por el cáncer o el tratamiento de la enfermedad.

La asistencia nutricional se administra de diferentes maneras.

Además de la orientación del especialista en nutrición y los cambios de alimentación, la terapia nutricional incluye bebidas con suplementos nutricionales y asistencia de nutrición enteral y parenteral. Las bebidas con suplementos nutricionales ayudan con la obtención de los nutrientes necesarios. Suministran energía, proteínas, grasas, carbohidratos, fibras, vitaminas y minerales. No están hechos para ser la única fuente de nutrición.

Cuando una persona no logra consumir por la boca la cantidad apropiada de calorías y nutrientes tal vez se le alimente mediante uno de los siguientes métodos:

  • Nutrición enteral: los nutrientes se administran a través de una sonda que se coloca dentro del estómago o los intestinos.
  • Nutrición parenteral: los nutrientes se infunden en el torrente sanguíneo.

El apoyo nutricional puede mejorar la calidad de vida de una persona durante el tratamiento del cáncer, pero a veces causa problemas que se deben considerar antes de tomar la decisión de usarlo. El paciente, la familia y el equipo de atención de la salud deben hablar sobre los peligros y los beneficios de cada tipo de apoyo nutricional. Para obtener más información sobre el uso del apoyo nutricional en la etapa final de la vida, consulte la sección Necesidades nutricionales en la etapa final de la vida.

Nutrición enteral

La nutrición enteral también se llama alimentación por sonda.

La nutrición enteral proporciona al paciente nutrientes líquidos (fórmula) a través de una sonda que se coloca en el estómago o el intestino delgado. Hay distintos tipos de sondas de alimentación:

  • La sonda nasogástrica se introduce por la nariz y se pasa hacia abajo por la garganta hasta el estómago o el intestino delgado. Esta sonda se usa cuando la nutrición enteral es necesaria solo por pocas semanas.
  • La sonda de gastrostomía se coloca en el estómago o se introduce una sonda de yeyunostomía en el intestino delgado a través de una abertura en la parte exterior del abdomen. En general, esta sonda se usa para administrar la nutrición enteral por un tiempo largo o cuando no es posible colocar una sonda por la nariz y la garganta.

El tipo de fórmula que se usa depende de las necesidades específicas de cada persona. Hay fórmulas para quienes presentan afecciones especiales, como la diabetes, o que tienen otras necesidades, como regímenes de alimentación determinados por la religión o aspectos culturales.

Nutrición parenteral

La nutrición parenteral permite llevar los nutrientes directamente al torrente sanguíneo.

La nutrición parenteral se usa cuando una persona no se puede alimentar por la boca ni con alimentación enteral. La nutrición parenteral no usa el estómago ni los intestinos para la digestión de los alimentos. Los nutrientes se administran de manera directa en la sangre del paciente a través de un catéter que se introduce en una vena. Estos nutrientes incluyen proteínas, grasas, vitaminas y minerales.

El catéter se coloca en una vena del tórax o el brazo.

Se coloca un catéter central de acceso venoso debajo de la piel y se dirige hacia una vena grande de la parte superior del tórax. Un cirujano se encarga de colocar el catéter. Este tipo de catéter se usa cuando es necesaria la alimentación parenteral durante un tiempo largo.

Catéter venoso central. En la imagen se observa un catéter venoso central que va desde una vena debajo de la clavícula derecha hasta la vena cava superior (vena grande en el lado superior derecho del corazón). En un recuadro se muestra un catéter venoso central en el lado derecho del pecho cubierto por un apósito plástico transparente.Catéter venoso central. Tubo delgado y flexible que se introduce en una vena, por lo general debajo de la clavícula derecha, y se pasa hasta la vena cava superior (vena grande en el lado superior derecho del corazón). El catéter venoso central se usa para administrar líquidos intravenosos, transfusiones de sangre, quimioterapia y otros medicamentos. También se usa para extraer muestras de sangre. El catéter se puede dejar colocado durante semanas o meses para evitar la necesidad de pinchazos múltiples.

Se coloca un catéter venoso periférico en una vena del brazo. El catéter venoso periférico solo lo debe colocar el personal médico capacitado. Por lo general, este tipo de catéter se usa cuando la nutrición parenteral se administra por poco tiempo en pacientes sin un catéter central de acceso venoso.

Catéter venoso periférico; dibujo de un catéter venoso periférico dentro de una vena en la parte inferior del brazo con el tubo del catéter sujeto y sellado al final.Catéter venoso periférico. Un catéter venoso periférico es un tubo delgado y flexible que se inserta en una vena. Normalmente, se inserta en la parte inferior del brazo o la parte posterior de la mano. Se usa para administrar líquidos, transfusiones de sangre, quimioterapia y otros medicamentos por vía intravenosa.

Se examina el paciente a menudo para determinar si tiene infección o sangrado en el lugar donde el catéter entra en el cuerpo.

Medicamentos para tratar la pérdida del apetito y la pérdida de peso

Key Points for this Section

  • Es posible que se administren medicamentos con la terapia nutricional para tratar la pérdida del apetito y la pérdida de peso.
  • Se pueden usar diferentes tipos de medicamentos para tratar la pérdida del apetito y la pérdida de peso.

Es posible que se administren medicamentos con la terapia nutricional para tratar la pérdida del apetito y la pérdida de peso.

Es importante tratar temprano los síntomas de cáncer y los efectos secundarios que afectan la alimentación y producen pérdida de peso. La terapia nutricional y los medicamentos sirven para aliviar los efectos de la pérdida de peso debido al cáncer y el tratamiento de la enfermedad.

Se pueden usar diferentes tipos de medicamentos para tratar la pérdida del apetito y la pérdida de peso.

Para tratar la pérdida del apetito y la pérdida de peso, a veces se usan medicamentos que mejoran el apetito y que hacen que el paciente suba de peso, como la prednisona y el acetato de megestrol. En los estudios se observó que los efectos de estos medicamentos no duran mucho o que no tienen ningún efecto. El tratamiento con una combinación de medicamentos quizás sea mejor que el tratamiento con un solo medicamento, pero quizás produzcan más efectos secundarios.

Necesidades nutricionales en la etapa final de la vida

Key Points for this Section

  • Las necesidades nutricionales cambian en la etapa final de la vida.
  • Las personas con cáncer y sus familiares deciden la cantidad de nutrición y líquidos que recibe el paciente en la etapa final de la vida.

Las necesidades nutricionales cambian en la etapa final de la vida.

Para las personas en la etapa final de la vida, las metas de la terapia nutricional se dirigen a aliviar los síntomas más que a obtener suficientes nutrientes.

Los síntomas comunes que ocurren al final de la vida son los siguientes:

Las personas con problemas para tragar quizás tengan más dificultad para beber líquidos ligeros que líquidos espesos.

A menudo, quienes presentan cáncer no tienen mucha hambre y es posible que deseen comer muy poco. Tomar sorbos de agua y trocitos de hielo, así como cuidar la boca, disminuyen la sensación de sed durante los últimos días de vida. Es importante mantener buena comunicación con el equipo de atención de la salud para entender los cambios en las necesidades nutricionales del paciente.

Las personas con cáncer y sus familiares deciden la cantidad de nutrición y líquidos que recibe el paciente en la etapa final de la vida.

Las personas con cáncer y los cuidadores tienen derecho a informarse para tomar decisiones. Las preferencias religiosas y culturales quizás afecten sus decisiones. Es posible que el equipo de atención de la salud trabaje con los líderes espirituales o culturales de la persona con cáncer a la hora de tomar decisiones. El equipo de atención de la salud y un especialista en nutrición pueden explicar los beneficios y riesgos de usar apoyo nutricional en la etapa final de la vida. En la mayoría de los casos, hay más perjuicios que beneficios cuando se espera que la persona viva menos de 1 mes.

El apoyo nutricional para quienes se espera que vivan más de 1 mes a veces proporciona los siguientes beneficios:

Los riesgos del apoyo nutricional en la etapa final de la vida son los siguientes:

Tendencias nutricionales en cáncer

Key Points for this Section

  • Algunas personas con cáncer prueban dietas especiales para mejorar el pronóstico.
  • Algunas personas con cáncer consumen suplementos alimentarios.

Algunas personas con cáncer prueban dietas especiales para mejorar el pronóstico.

Es posible que las personas con cáncer prueben regímenes de alimentación o dietas especiales para hacer que el tratamiento funcione mejor, prevenirefectos secundarios del tratamiento o tratar el cáncer en sí. Sin embargo, para la mayoría de las dietas especiales, no hay pruebas que demuestren que funcionan.

Dieta vegetariana o vegana

No se sabe si seguir una dieta vegetariana o vegetariana estricta (vegana) ayuda a aliviar los efectos secundarios del tratamiento contra el cáncer o el pronóstico. Si la persona ya sigue una dieta vegetariana o vegana, no hay evidencia que demuestre que debe cambiar su alimentación.

Dieta macrobiótica

Una dieta macrobiótica es una alimentación a base de plantas, con muchos carbohidratos y pocas grasas. No hay estudios en los que se demuestre que este tipo de alimentación ayuda a las personas con cáncer.

Dieta cetógena

En una dieta cetógena se limitan los carbohidratos y se aumenta el consumo de grasas. El objetivo de esta dieta es disminuir la cantidad de glucosa (azúcar) que las célulastumorales pueden usar para madurar y multiplicarse. Es una dieta muy difícil de mantener porque se necesitan cantidades exactas de grasas, carbohidratos y proteínas.

En varios ensayos clínicos se están inscribiendo personas con glioblastoma para estudiar si la dieta cetógena afecta la actividad de este tumor. Quienes presentan glioblastoma y quieran empezar una dieta cetógena deben hablar con el médico y consultar a un especialista en nutrición. Sin embargo, todavía se desconoce cómo la dieta afecta el tumor o los síntomas que produce.

De manera similar, en un estudio se comparó la dieta cetogénica con una dieta rica en fibra y baja en grasa en mujeres con cáncer de ovario o cáncer de endometrio, y se encontró que la dieta cetogénica fue segura y aceptable. No hay suficiente evidencia científica de la manera cómo la dieta cetogénica afecta los tumores de ovario o endometrio, o los síntomas de estos tumores.

Algunas personas con cáncer consumen suplementos alimentarios.

Un suplemento alimentario es un producto que se añade a la alimentación. Por lo general se toma por la boca, y a menudo tiene varios ingredientes nutricionales. Las personas con cáncer quizás consuman suplementos nutricionales para aliviar los síntomas o tratar el cáncer.

Vitamina C

La vitamina C es un nutriente que el cuerpo necesita en cantidades pequeñas para funcionar y mantenerse sano. Ayuda a combatir infecciones, cicatrizar heridas y mantener la salud de los tejidos. La vitamina C se encuentra en las frutas y los vegetales. También se consume como suplemento alimentario. Para obtener información sobre el uso de vitamina C intravenosa como tratamiento para las personas con cáncer, consulte Vitamina C intravenosa.

Probióticos

Los probióticos son microorganismos vivos que se usan como suplementos alimentarios para ayudar a la digestión y al funcionamiento intestinal normal. También ayudan a mantener el tubo digestivo sano.

En los estudios se observó que consumir probióticos durante la radioterapia y la quimioterapia tal vez sirva para prevenir la diarrea que causan estos tratamientos. Es posible que los probióticos ayuden a quienes reciben radioterapia dirigida al abdomen o quimioterapia que se sabe produce diarrea. De la misma manera, en los estudios se evalúan posibles beneficios de tomar probióticos para las personas con cáncer que reciben inmunoterapia.

Melatonina

La melatonina es una hormona producida en la glándula pineal (un órgano diminuto ubicado cerca del centro del encéfalo). La melatonina ayuda a controlar el ciclo de sueño del cuerpo. También se produce en el laboratorio y se consume como suplemento alimentario.

En varios estudios pequeños se observó que quizás sea beneficioso tomar un suplemento de melatonina durante la quimioterapia o la radioterapia para el tratamiento de tumores sólidos. Esto a veces disminuye los efectos secundarios del tratamiento. Al parecer, la melatonina no tiene efectos secundarios.

Glutamina oral

La glutamina oral es un aminoácido que se estudia para el tratamiento de la diarrea y la mucositis (inflamación del revestimiento del aparato digestivo, que a menudo se observa como úlceras en la boca) causadas por la quimioterapia o la radioterapia. La glutamina oral quizás ayude a prevenir la mucositis o disminuya su gravedad.

Las personas con cáncer que reciben radioterapia dirigida al abdomen tal vez se beneficien al tomar glutamina oral. La glutamina oral puede disminuir la gravedad de la diarrea y ayudar a que se continúe con el plan de tratamiento.

Información adicional sobre la nutrición y el tratamiento del cáncer

Instituto Nacional del Cáncer

Para obtener más información del Instituto Nacional del Cáncer (NCI) acerca de la nutrición y el tratamiento del cáncer, consulte la información sobre Efectos secundarios.

Organizaciones

Para obtener información general sobre nutrición y recursos relacionados en español, consulte los siguientes enlaces:

  • Centro Nacional de Salud Complementaria e Integral (NCCIH)

Para obtener información general sobre nutrición y recursos relacionados en inglés, consulte los siguientes enlaces:

  • Academy of Nutrition and Dietetics (Academia de Nutrición y Dietética)
  • American Botanical Council (Consejo Estadounidense de Botánica)
  • American Society for Parenteral and Enteral Nutrition (Sociedad Estadounidense para la Nutrición Parenteral y Enteral)

Libros en inglés

  • American Cancer Society’s Healthy Eating Cookbook: A Celebration of Food, Friends, and Healthy Living. 3rd ed. Atlanta, GA: The American Cancer Society, 2005.
  • Bloch A, Cassileth BR, Holmes MD, Thomson CA, eds.: Eating Well, Staying Well During and After Cancer. Atlanta, GA: American Cancer Society, 2004.
  • Ghosh K, Carson L, and Cohen E: Betty Crocker’s Living with Cancer Cookbook: Easy Recipes and Tips Through Treatment and Beyond. New York, NY: Hungry Minds, 2002.
  • Weihofen DL, Robbins J, Sullivan PA: Easy-to-Swallow, Easy-to-Chew Cookbook: Over 150 Tasty and Nutritious Recipes for People Who Have Difficulty Swallowing. New York, NY: John Wiley & Sons, Inc., 2002.
  • Wilson JR: I-Can’t-Chew Cookbook: Delicious Soft Diet Recipes for People with Chewing, Swallowing, or Dry Mouth Disorders. Alameda, Calif: Hunter House Inc., 2003.
malnutrition

Ensayos clínicos en curso

Realice una búsqueda en inglés de ensayos clínicos sobre cáncer auspiciados por el NCI que aceptan pacientes en este momento. Busque por tipo de cáncer, edad del paciente y lugar del ensayo. Consulte también información general sobre los ensayos clínicos.

Información sobre este resumen del PDQ

Información sobre el PDQ

El Physician Data Query (PDQ) es la base de datos integral del Instituto Nacional del Cáncer (NCI) que contiene resúmenes de la última información publicada sobre los siguientes temas relacionados con el cáncer: prevención, detección, genética, tratamiento, cuidados médicos de apoyo, y medicina complementaria y alternativa. Se publican dos versiones de la mayoría de los resúmenes. La versión dirigida a profesionales de la salud se redacta en lenguaje técnico y contiene información detallada, mientras que la versión dirigida a pacientes se redacta en un lenguaje fácil de comprender, que no es técnico. Ambas versiones contienen información correcta y actualizada sobre el cáncer. Los resúmenes se escriben en inglés y en la mayoría de los casos se cuenta con una traducción al español.

El PDQ es un servicio del NCI, que forma parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH). Los NIH son el centro de investigación biomédica del Gobierno federal. Los resúmenes del PDQ se basan en un análisis independiente de las publicaciones médicas. No constituyen declaraciones de la política del NCI ni de los NIH.

Propósito de este resumen

Este resumen del PDQ sobre el cáncer contiene información actualizada sobre la nutrición antes, durante y después del tratamiento de cáncer. El propósito es informar y ayudar a los pacientes, sus familiares y cuidadores. No ofrece pautas ni recomendaciones formales para la toma de decisiones relacionadas con la atención de la salud.

Revisores y actualizaciones

Los consejos editoriales redactan y actualizan los resúmenes de información sobre el cáncer del PDQ. Estos consejos los conforman equipos de especialistas en el tratamiento del cáncer y otras especialidades relacionadas con esta enfermedad. Los resúmenes se revisan de manera periódica y se modifican con información nueva. La fecha de actualización al pie de cada resumen indica cuándo se hizo el cambio más reciente.

La información en este resumen para pacientes proviene de la versión para profesionales de la salud, que el Consejo editorial del PDQ sobre los cuidados médicos de apoyo y los cuidados paliativos revisa de manera periódica y actualiza en caso necesario.

Información sobre ensayos clínicos

Un ensayo clínico es un estudio para responder a una pregunta científica; por ejemplo, si un tratamiento es mejor que otro. Los ensayos se basan en estudios anteriores y en lo que se aprendió en el laboratorio. Cada ensayo responde a ciertas preguntas científicas con el fin de encontrar formas nuevas y mejores de ayudar a los pacientes con cáncer. Durante los ensayos clínicos de tratamiento, se recopila información sobre los efectos de un tratamiento nuevo y su eficacia. Si un ensayo clínico indica que un tratamiento nuevo es mejor que el tratamiento estándar, el tratamiento nuevo quizás se convierta en el "estándar". Los pacientes pueden considerar la participación en un ensayo clínico. Algunos ensayos clínicos solo aceptan a pacientes que aún no comenzaron un tratamiento.

Para obtener más información sobre ensayos clínicos, consulte el portal de Internet del NCI. También puede llamar al número de contacto del NCI 1-800-422-6237 (1-800-4-CANCER), escribir un correo electrónico o usar el chat del Servicio de Información de Cáncer.

Permisos para el uso de este resumen

PDQ (Physician Data Query) es una marca registrada. Se autoriza el uso del texto de los documentos del PDQ; sin embargo, no se podrá identificar como un resumen de información sobre cáncer del PDQ del NCI, salvo que el resumen se reproduzca en su totalidad y se actualice de manera periódica. Por otra parte, se permitirá que un autor escriba una oración como “En el resumen del PDQ del NCI de información sobre la prevención del cáncer de mama se describen, de manera concisa, los siguientes riesgos: [incluir fragmento del resumen]”.

Se sugiere citar la referencia bibliográfica de este resumen del PDQ de la siguiente forma:

PDQ® sobre los cuidados médicos de apoyo y los cuidados paliativos. PDQ La nutrición en el tratamiento del cáncer. Bethesda, MD: National Cancer Institute. Actualización: . Disponible en: https://www.cancer.gov/espanol/cancer/tratamiento/efectos-secundarios/perdida-apetito/nutricion-pdq. Fecha de acceso: .

Las imágenes en este resumen se reproducen con autorización del autor, el artista o la editorial para uso exclusivo en los resúmenes del PDQ. La utilización de las imágenes fuera del PDQ requiere la autorización del propietario, que el Instituto Nacional del Cáncer no puede otorgar. Para obtener más información sobre el uso de las ilustraciones de este resumen o de otras imágenes relacionadas con el cáncer, consulte Visuals Online, una colección de más de 3000 imágenes científicas.

Cláusula sobre el descargo de responsabilidad

La información en estos resúmenes no se debe utilizar para justificar decisiones sobre reembolsos de seguros. Para obtener más información sobre la cobertura de seguros, consulte la página Manejo de la atención del cáncer en Cancer.gov/espanol.

Comuníquese con el Instituto Nacional del Cáncer

Para obtener más información sobre las opciones para comunicarse con el NCI, incluso la dirección de correo electrónico, el número telefónico o el chat, consulte la página del Servicio de Información de Cáncer del Instituto Nacional del Cáncer.

Publicaciones de Blog Relacionadas

July 19, 2022

Managing Side Effects with South Asian Foods

by OncoLink Team

July 14, 2022

Five Questions With…Rahma.

by OncoLink Team