Tomar la terapia de privación de andrógenos (ADT) para el cáncer de próstata

Autor: OncoLink
Fecha de la última revisión: 19 de septiembre de 2018

La mayoría de los tipos de cáncer de próstata necesitan testosterona para desarrollarse. La testosterona es una hormona sexual masculina, denominada un andrógeno, producida por los testículos y las glándulas suprarrenales. Un tratamiento para el cáncer de próstata implica disminuir la producción de testosterona en el cuerpo o impedir que actúe. Un grupo de medicamentos llamados antiandrógenos (bicalutamida, nilutamida, flutamida) actúan bloqueando los receptores de testosterona en las células cancerosas de la próstata. Una segunda clase de medicamentos llamados agonistas de la hormona liberadora de la hormona luteinizante (Lutenizing Hormone Releasing Hormone, LHRH), incluyendo la goserelina, degarelix, leuprolida, actúan impidiendo que la glándula pituitaria produzca la hormona luteinizante, la que a su vez es responsable de la producción de testosterona. Otros dos medicamentos, degarelix, un antagonista de la LHRH, y el acetato de abiraterona, un inhibidor del CYP17, también se utilizan como terapias antiandrogénicas en cánceres de próstata avanzados, cánceres de alto riesgo y cánceres resistentes a la castración. Hable con su proveedor de atención médica sobre el tipo de medicamento que le están recetando.

Aunque interferir con la testosterona puede retrasar o detener el crecimiento del cáncer de próstata, estos medicamentos pueden provocar algunos efectos secundarios significativos.

Efectos secundarios

Aunque interferir con la testosterona puede retrasar o detener el crecimiento del cáncer de próstata, puede tener algunos efectos secundarios desagradables. Estos pueden incluir:

  • Disfunción sexual
  • Bochornos
  • Fatiga
  • Pérdida de músculo
  • Osteoporosis (adelgazamiento de los huesos)
  • Aumento de peso (particularmente en el vientre)
  • Mayor riesgo de diabetes y colesterol alto y posibles problemas cardiovasculares como derrames cerebrales y ataques cardíacos.

Los siguientes son consejos y recursos para controlar estos efectos secundarios.

Disfunción sexual y problemas de imagen corporal

La ADT causa una pérdida de la libido (deseo sexual) en la mayoría de los hombres. Esto tiende a ocurrir dentro de los primeros meses del tratamiento, seguido de una disfunción eréctil (disminución de la capacidad para obtener o mantener una erección; también llamada DE o impotencia). Por lo general, la libido regresa unos meses después de que se ha concluido la terapia de privación de andrógenos. Dependiendo de otros tratamientos para el cáncer y otros problemas médicos, en muchos hombres, la función eréctil también se recupera.

Mantenga una buena comunicación entre usted, su pareja y sus proveedores de atención médica. No deje que el miedo o la vergüenza arruinen su relación. Infórmese sobre la DE. Solicítele ayuda a su urólogo, que está capacitado en el tratamiento de la DE. Por último, considere la posibilidad de consultar con un terapeuta sexual, que puede ayudar mucho a las parejas que enfrentan a estos efectos secundarios.

Además de la ED, la ADT también puede causar un aumento temporal del tejido mamario (denominado ginecomastia), una disminución del tamaño del pene o los testículos y un debilitamiento del vello corporal.

Osteoporosis

La osteoporosis es una disminución en la densidad ósea (adelgazamiento de los huesos) que puede llevar a fracturas (huesos rotos). Hay cosas que puede hacer para reducir el riesgo de sufrir una fractura y fortalecer sus huesos.

  • Obtenga de 1000 a 1200 mg de calcio al día.
    • Es mejor consumir calcio a través de una dieta equilibrada, que incluya de 4 a 8 porciones de alimentos ricos en calcio al día. Algunos ejemplos de alimentos ricos en calcio son la leche desnatada, el yogur, el queso, las verduras de hoja verde, las nueces, las semillas, los frijoles, las legumbres y los alimentos y jugos fortificados con calcio.
    • Un nutricionista puede asesorarlo(a) para que elija alimentos ricos en calcio. Un buen recurso es www.myplate.gov.
    • Si no puede ingerir la cantidad recomendada de calcio en los alimentos, tome suplementos de citrato de calcio (250 mg de calcio por comprimido). Si su cuerpo no absorbe bien los suplementos de calcio, distribuya la dosis tomando 1 comprimido varias veces al día. Si usted toma sintetroides (hormona tiroidea), separe la ingesta de las dosis de calcio por al menos 4 horas.
  • Tome 1000 unidades internacionales (UI) de vitamina D-3 todos los días.
    • Su proveedor de atención médica puede revisar los niveles de vitamina D en sangre con el análisis de sangre de 25 hidroxivitamina D (25-OH-vitamina D).
    • No tome más de 2000 UI de vitamina D3 al día a menos que se lo indique su médico.
  • Ejercicios de fortalecimiento óseo.
    • Antes de comenzar un plan de ejercicios, consulte primero con su proveedor de atención médica. Si tiene cáncer que se ha diseminado a sus huesos, entonces un proveedor de atención médica debe ayudarle a determinar si es seguro que levante pesas.
    • Comience con lo que le resulte cómodo y siga las siguientes recomendaciones:
      • Realice de 30 a 40 minutos de ejercicio con pesas, 3 veces a la semana. Los ejercicios para levantar pesas son aquellos en los que los pies o las piernas soportan el peso del cuerpo mientras los huesos y los músculos trabajan contra la gravedad. Algunos ejemplos son los siguientes: caminar, trotar, practicar Tai Chi, hacer yoga y bailar.
      • El entrenamiento de fuerza debe realizarse de 2 a 3 veces por semana con un día de descanso entre cada sesión. Complete de 8 a 12 repeticiones de los ejercicios indicados a continuación y repítalos dos veces (haga 2 series). Elija un peso en el que le resulte difícil la décima repetición y no pueda hacerla por undécima vez. Ahora quite de 1 a 5 libras de ese “peso máximo”; y úselo como su peso de entrenamiento. Cuando pueda hacer 12 repeticiones sin dificultad, intente aumentar el peso de 3 a 5 libras.
        • Los ejercicios incluyen: extensiones de piernas, levantamiento de pantorrillas, flexión de piernas, presión en el pecho, prensa de hombros, máquina de remo y abdominales completos.
      • Su proveedor puede remitirlo a un fisioterapeuta o a un médico especialista en medicina física y rehabilitación (fisiatría) para obtener más información sobre los ejercicios de fortalecimiento óseo.
  • Disminuya o detenga el consumo de cafeína.
  • Deje de fumar. Obtenga más información sobre cómo empezar en OncoLink.
  • Su proveedor puede solicitar una absorciometría con rayos X de doble energía (Dual-Energy X-ray Absorptiometry, DEXA), que es una prueba utilizada para medir el grosor (la densidad) de los huesos.

Salud cardíaca, pérdida muscular y aumento de peso

  • Mantenga un peso saludable a través de la dieta y el ejercicio. Puede usar calculadoras en línea para determinar su índice de masa corporal (IMC), una medida de la grasa corporal. Propóngase alcanzar un IMC de 18,5 a 24,9. Una persona con IMC mayor que 25 se considera con sobrepeso y una persona con IMC mayor que 30 es obesa.
  • Consejos para una dieta saludable para el corazón:
    • Mantenga una dieta rica en frutas y verduras. Coma cereales integrales no refinados, productos lácteos sin grasa o bajos en grasa y carnes y pescados magros.
    • Evite los alimentos procesados, los alimentos ricos en grasas trans, colesterol y sodio, carnes rojas, bebidas azucaradas, refrescos y alcohol.
    • Su proveedor de atención médica o un nutricionista pueden proporcionarle información adicional sobre una dieta saludable para el corazón.
    • Buenos recursos para obtener información dietética: Instituto Americano para la Investigación del Cáncer (American Institute for Cancer Research, AICR) y www.myplate.gov
  • Realice ejercicios regulares de levantamiento de pesas y de fortalecimiento muscular como se describió anteriormente. Hable con su médico antes de comenzar un plan de ejercicios. Comience con lo que le resulte cómodo y levante pesas hasta las cantidades recomendadas.
  • Haga ejercicio aeróbico regular 3 veces a la semana durante 30 minutos.
    • Comience siempre con un precalentamiento de 5 minutos.
    • El objetivo del ejercicio aeróbico es aumentar la frecuencia cardíaca y sudar. Para determinar cuanto alta debería ser su frecuencia cardíaca, primero calcule su frecuencia cardíaca máxima (réstele a 220 su edad). En general, llevando su frecuencia cardíaca a 50-65 % del máximo hará que sude. Si su frecuencia está abajo del 50 % del máximo, debería trabajar más duro. Si está por encima del 65% del máximo, es posible que desee disminuir el ritmo. Si apenas está comenzando a hacer ejercicio, debería comenzar con una intensidad baja, como del 40 al 50 % de su frecuencia cardíaca máxima. Obtenga más información sobre el ejercicio aeróbico en OncoLink.
    • Ejemplos de buenos ejercicios aeróbicos incluyen los siguientes: caminar, usar una cinta de entrenamiento, andar en bicicleta, entrenar con la escaladora elíptica y nadar.
    • Su proveedor puede referirlo(a) a un fisioterapeuta o a un médico especialista en medicina física y rehabilitación para obtener mayor orientación.
  • Visite a su proveedor de atención primaria al menos una vez al año para controlar la presión arterial, el azúcar en la sangre (glucosa y hemoglobina A1C) y el colesterol.
  • Acuda a la sala de emergencias más cercana si experimenta dolor en el pecho, dificultad para respirar o mareos.

Bochornos

  • Disminuya o elimine el consumo de cafeína, bebidas o alimentos calientes, alcohol (especialmente, vino tinto) y alimentos picantes. Reduzca el estrés.
  • Mantenga su dormitorio fresco.
  • Vístase en capas y use algodón o telas ligeras y transpirables.
  • Si está tomando Lexapro, Effexor, Zoloft o Paxil, llame a su proveedor de atención médica si tiene dificultades para dormir, boca seca, nerviosismo o temblores en las manos. Comuníquese de manera inmediata si se siente deprimido(a) o piensa en suicidarse.
  • Si está tomando Megace, llame a su médico si considera que está reteniendo líquidos (manos, pies, tobillos hinchados o aumentando de peso).

Referencias

American Cancer Society. (2018, July) Hormone Therapy for Prostate Cancer. Retrieved from https://www.cancer.org/cancer/prostate-cancer/treating/hormone-therapy.html

NIH Osteoporosis and Related Bone Diseases National Resource Center. What prostate cancer survivors need to know about osteoporosis. April 2016. Retrieved from http://www.niams.nih.gov/health_info/bone/osteoporosis/conditions_behaviors/osteoporosis_prostate_cancer.asp 

Society for Endocrinology. Exercise improves quality of life in androgen deprivation therapy-treated prostate cancer: systemic review of randomized controlled trials. Nov 2015. Retrieved from http://erc.endocrinologyjournals.org/content/23/2/101.full.pdf+html

A
B
C
D
E
F
G
H
I
J
K
L
M
N
O
P
R
S
T
U
V
X
Y
Z
#
 
A
B
C
E
F
G
H
K
L
M
N
O
P
R
S
T
U
V
 
 
Feedback?

Thank you for your feedback!