Radioterapia: Nociones básicas

Autor: Carolyn Vachani, RN, MSN, AOCN
Última Vez Revisión: 2 de noviembre de 2018

El cáncer origina cuando las células crecen fuera de control. A medida que aumenta el número de células, estas forman una masa o un tumor. Las células cancerosas, que componen el tumor, crecen y se reproducen muy rápidamente. Las células normales y sanas saben que deben dejar de reproducirse y crecer cuando tocan otras células. Las células cancerosas no lo hacen y siguen creciendo.

¿Qué es la radioterapia?

La radioterapia usa rayos X de alto poder para dañar el ADN de las células. Esto mata las células cancerosas o impide que se reproduzcan. Se utiliza para tratar muchos tipos de cáncer. Se estima que el 50% de los pacientes con cáncer recibirán radiación durante el tratamiento de su cáncer.

La radioterapia se denomina tratamiento localizado. Esto se debe a que trata un área específica del cuerpo donde el cáncer está creciendo. Esto es diferente a la quimioterapia, que se llama terapia "sistémica", porque puede viajar a todas las áreas del cuerpo. Hay dos tipos principales de radioterapia:

  • Radioterapia externa: se dirige un haz de radiación al cuerpo. Esto también puede llamarse terapia con rayos X, radiación 3D conformada, radioterapia de intensidad modulada (IMRT), cobalto, fotón o terapia de protones.
  • Radioterapia interna: se coloca una fuente de radiactividad dentro del cuerpo, cerca del tumor. Esto se llama braquiterapia o terapia de implantes.

¿Cómo se administra la radioterapia?

Radiación externa

  • El tratamiento puede administrarse una o dos veces al día, dependiendo del plan de tratamiento.
  • Los tratamientos a menudo se administran 5 días a la semana durante muchas semanas. El número de semanas dependerá de la dosis total de radiación que se planee.
  • Cuando la radiación se usa para tratar la metástasis (diseminación del cáncer), a menudo se administra en ciclos cortos (durante unos pocos días).
  • A los pacientes se les puede dar un descanso del tratamiento durante el fin de semana. Esto les da tiempo a las células normales para sanar. Esto puede reducir los efectos secundarios.
  • Los pacientes que reciben radiación externa no son radioactivos ni peligrosos para las personas que los rodean.

Radiación interna

  • Las "semillas" (pequeños trozos de una sustancia radioactiva) se implantan cerca del tumor. Esto entrega una dosis alta de radiación a un área pequeña del cuerpo. Esto puede evitar que se dañe el tejido sano cercano.
  • Las sustancias utilizadas para la radiación interna incluyen el radio, el cesio, el yodo y el fósforo.
  • El implante radiactivo puede colocarse por poco tiempo o puede ser permanente. El efecto radioactivo desaparece con el tiempo.
  • Es posible que los pacientes con implantes de radiación deban estar aislados de sus familiares/visitantes por un corto período de tiempo. Esto es para proteger a otros de la exposición a la radiación.
  • Los pacientes que reciben radiación interna recibirán instrucciones de seguridad, basadas en su tratamiento.

¿Cuáles son los efectos secundarios de la radioterapia?

La radiación puede dañar tanto a las células normales como a las células cancerosas. Los efectos secundarios estarán relacionados con el área del cuerpo que se está tratando.

La siguiente lista incluye algunos de los efectos secundarios más comunes que se producen mientras recibe radioterapia. Si los efectos secundarios se vuelven severos, el tratamiento puede suspenderse. El tratamiento se puede reanudar cuando se controlan los efectos secundarios. La mayoría de los efectos secundarios son a corto plazo, y ocurren mientras está en tratamiento. Tienden a desaparecer a los pocos meses después de que termina su tratamiento. Pueden incluir

  • Reacción en la piel: Puede haber enrojecimiento de la piel. La zona a tratar puede irritarse, secarse o volverse sensible. Una reacción en la piel puede parecer una quemadura de sol. Trate la piel suavemente para evitar más irritación. Báñese usando sólo agua tibia y jabón suave. No use lociones ni jabones que contengan perfume u olor.
  • Pérdida de cabello: La pérdida de cabello puede ocurrir en la zona tratada. Usted sólo perderá el vello de la cabeza si la radiación se dirige a la cabeza. En algunos casos, el vello no volverá a crecer después de la radiación. El cabello que vuelve a crecer suele ser más delgado.
  • Problemas nutricionales: La radiación puede afectar la boca, la garganta, el estómago y/o el intestino cuando estas áreas están en el campo de radiación. Esto puede causar dolor al tragar, cambios en el sabor de los alimentos, náuseas y diarrea. Se pueden usar medicamentos para tratar las náuseas y la diarrea. Los enjuagues bucales y los analgésicos pueden ofrecer un poco de alivio para las úlceras de la boca y la garganta. Se deben evitar los enjuagues bucales de venta libre, ya que muchos contienen alcohol que puede picar. Los alimentos que son suaves o calmantes para la garganta (como el helado o el agua helada) pueden ser útiles.
  • Fatiga: La fatiga es uno de los efectos secundarios más comunes de la radioterapia. Trate de equilibrar su actividad normal con períodos de descanso. Puede tomar varios meses o más después de que el tratamiento termina para que la fatiga se resuelva.
  • Neutropenia: Un neutrófilo es un tipo de glóbulo blanco que combate las infecciones. Durante los tratamientos con radiación, el número de neutrófilos en el cuerpo puede disminuir. Esto se llama neutropenia. Esto pone al paciente en un mayor riesgo de infección. Los pacientes y quienes los rodean deben lavarse las manos con frecuencia para disminuir el riesgo de contraer una infección. Evite a las personas que estén enfermas (es decir, que tengan resfriados). Los pacientes deben contactar de inmediato al equipo de atención si tienen fiebre (temperatura mayor a 38°C/100.4°F), dolor de garganta o resfriado, o un dolor persistente.

Algunos efectos secundarios pueden ocurrir 5, 10 o más años después del tratamiento. Estos efectos secundarios a largo plazo de la radiación ocurren en el área que fue tratada. Los efectos secundarios a largo plazo pueden incluir:

  • Problemas con la memoria
  • Debilidad muscular
  • Desarrollo de otro cáncer como resultado del daño a los tejidos
  • Catarata
  • Problemas dentales
  • Problemas cardíacos (presión arterial alta, niveles altos de colesterol)
  • Incapacidad para concebir o engendrar hijos
  • Hipotiroidismo

Hable con su equipo de atención médica sobre cualquier efecto secundario que tenga, ya sea que esté en tratamiento o años después. Hable con su equipo de atención médica acerca de sus riesgos específicos y de cómo estos se contraponen a los beneficios del tratamiento.

¿Cómo sabré si la radioterapia está funcionando para mí?

Hay varias maneras en las que su equipo de atención médica puede determinar si la radiación está funcionando para usted. Estas pueden incluir:

  • Pruebas de imágenes: A muchos pacientes se les realizarán estudios radiológicos (tomografías computarizadas, resonancias magnéticas, tomografías por emisión de positrones) durante o después del tratamiento para ver si el tumor ha respondido y cómo (se ha hecho más pequeño, se ha mantenido igual o ha crecido).
  • Análisis de sangre: Algunos tumores pueden ser medidos en la sangre con un "marcador tumoral". Esta es una sustancia que es producida por el tumor o por el cuerpo en respuesta al tumor. Si el tratamiento está funcionando, el marcador tumoral debe disminuir.
  • Síntomas: En algunos casos, una disminución de los síntomas de un paciente, como el dolor, puede ser un signo de que el tumor está disminuyendo.

Recursos para obtener más información

Obtenga más información sobre los pasos a seguir en la radioterapia.

Obtenga más información sobre los diferentes tipos de radiación.

Obtenga más información sobre la terapia de protones.

Obtenga más información sobre los efectos secundarios de la radioterapia.

A
B
C
D
E
F
G
H
I
J
K
L
M
N
O
P
R
S
T
U
V
X
Y
Z
#
 
A
B
C
E
F
G
H
K
L
M
N
O
P
R
S
T
U
V