Procedimientos quirúrgicos: esplenectomía debida al cáncer

Autor: OncoLink Team
Última Vez Revisión: 15 de febrero de 2018

¿Qué es el bazo?

El bazo, que se localiza debajo de la parte superior izquierda de la caja torácica, es un órgano multifuncional responsable de muchas funciones corporales importantes. El bazo es un órgano del tamaño de un puño, lleno de sangre, responsable de la filtración de la sangre, el almacenamiento de células sanguíneas y la lucha contra las infecciones. Al ser un órgano del sistema inmunológico, el bazo es capaz de identificar y destruir infecciones bacterianas, eliminar partículas de sangre dañadas y almacenar glóbulos blancos llamados macrófagos. Otra función importante del bazo es proporcionar un flujo continuo de sangre al hígado.

¿Qué es una esplenectomía y cómo se realiza?

Una esplenectomía es un procedimiento quirúrgico en el cual se extirpan todos o parte del bazo. Una esplenectomía puede realizarse para tratar tanto condiciones benignas como cancerosas, como el linfoma de Hodgkin y no Hodgkin y algunos tipos de leucemia, como la leucemia linfocítica crónica y la leucemia de células pilosas. Después de la extirpación del bazo, a usted se lo considera "asplénico". Es importante que cualquier persona involucrada en su atención médica sea consciente de este hecho.

Hay dos tipos de esplenectomía:

  • Esplenectomía parcial: Se realiza una esplenectomía parcial para extirpar solo una parte del bazo.
  • Esplenectomía total: Se realiza una esplenectomía total o completa para extirpar el bazo en su totalidad.

Hable con su equipo de atención médica para determinar qué método quirúrgico se utilizará.

Se administrará anestesia general para el procedimiento a través de un gas inhalado o en forma líquida a través de una de sus venas.

Cirugía abierta: Cuando se realiza una esplenectomía utilizando el método de procedimiento abierto, se hace una incisión a través del centro del abdomen y se extrae el bazo a través de la incisión.

Cirugía laparoscópica: Durante un procedimiento laparoscópico, se hacen pequeñas incisiones en el abdomen para permitir la colocación de herramientas quirúrgicas laparoscópicas y el abdomen se llena/infla con dióxido de carbono. Se inserta la cámara laparoscópica, y el cirujano puede extirpar el bazo con otras herramientas laparoscópicas. Típicamente, se hacen cuatro incisiones pequeñas para este procedimiento, sin embargo, a veces, es necesaria una incisión más grande.

Nota: Los pacientes que se someten a una esplenectomía laparoscópica, típicamente pueden esperar experimentar menos dolor postoperatorio, una estancia hospitalaria más corta, un regreso más rápido a una dieta postoperatoria normal, un regreso más rápido a las actividades prequirúrgicas normales con un tiempo de recuperación más corto, mejores resultados estéticos y menos incidencia de hernias en la incisión.

¿Cuáles son los riesgos asociados con una esplenectomía?

Como con cualquier procedimiento quirúrgico, existen riesgos y efectos secundarios asociados por someterse a una esplenectomía. Los riesgos y efectos secundarios asociados con una esplenectomía pueden incluir:

  • Infección.
  • Sangrado.
  • Neumonía posquirúrgica.
  • Pancreatitis.
  • Fuga de líquido pancreático.
  • Hernia que se desarrolla en el sitio de inserción del laparoscopio.
  • Lesión a órganos circundantes como el estómago, el páncreas y/o el colon.
  • La infección grave después de la esplenectomía (OPSI, por sus siglas en inglés) es una infección postoperatoria que típicamente se previene mediante el uso de vacunas preoperatorias y que puede ser tratada con antibióticos si se produce.
  • Riesgo de infecciones futuras que pueden poner en peligro la vida. Es posible que necesite vacunas contra la neumonía, la influenza, la Haemophilus influenzae tipo b (Hib) y contra el meningococo. Hable con sus proveedores de atención médica para obtener recomendaciones específicas para usted.

¿Cómo es la recuperación?

La recuperación de una esplenectomía dependerá del tipo de cirugía a que se lo haya sometido. Los pacientes que se someten a una esplenectomía laparoscópica, normalmente, regresan a casa el mismo día o al día siguiente. Los pacientes que se han sometido a una cirugía abierta, lo típico es una hospitalización de dos a seis días. Se le instruirá sobre el cuidado de la incisión antes de ser dado de alta del hospital.

Su equipo médico discutirá con usted los medicamentos que tomará (prevención de coágulos sanguíneos e infecciones, etc.), el control del dolor, de las náuseas y la prevención del estreñimiento.

Su proveedor de atención médica discutirá sus restricciones particulares de actividad dependiendo de la cirugía que haya tenido. Con frecuencia, después de una esplenectomía, se tarda varias semanas en volver a la normalidad.

Las restricciones comunes de actividad y las instrucciones postoperatorias para una esplenectomía incluyen:

  • No bañarse en la tina durante, al menos, una semana después de la cirugía; por lo general, se recomienda ducharse.
  • Hable con su proveedor de atención médica sobre cuándo puede reanudar la actividad física intensa.
  • Se debe evitar conducir durante 5 a 7 días después de una esplenectomía; no conduzca mientras esté tomando analgésicos.
  • Prevenga el estreñimiento aumentando la ingesta de agua y fibra. Tome los medicamentos como se le indique y solo después de hablar con su proveedor de atención médica.

Asegúrese de ponerse en contacto con su equipo de atención médica con problemas tales como:

  • Enrojecimiento o supuración en la incisión.
  • Sangrado.
  • Hinchazón abdominal.
  • Signos de infección como fiebre, escalofríos o enrojecimiento/sensibilidad en la incisión. 
  • Náuseas persistentes, vómitos y/o incapacidad para comer o beber.
  • Tos persistente y/o falta de aliento.
  • Dolor que no se alivia con medicamentos.

¿Cómo puedo cuidarme después de una cirugía?

Es posible que necesite que un familiar o amigo lo ayude con sus tareas diarias hasta que se sienta mejor y su equipo médico lo autorice a reanudar sus actividades normales.

Asegúrese de tomar sus medicamentos según las indicaciones para prevenir el dolor, infecciones y/o estreñimiento, y llame a su equipo médico con cualquier síntoma preocupante.

Si usted tiene estreñimiento, hable con su médico acerca de tomar medicamentos de venta libre para aliviar el estreñimiento. Las modificaciones en la dieta y el aumento de la ingesta de líquidos pueden ser beneficiosos. Si usted está experimentando estreñimiento que no se alivia con las medidas que se le han indicado, comuníquese con su equipo de atención médica para recibir instrucciones.

La respiración profunda y la relajación son importantes para aliviar el dolor, mantener los pulmones sanos después de la anestesia y promover un buen drenaje del líquido linfático. Trate de realizar ejercicios de respiración profunda y relajación varias veces al día durante la primera semana, o cuando note que está particularmente tenso.

  • Un simple ejercicio para hacer por su cuenta: Siéntese, cierre los ojos y respire profundamente de 5 a 10 veces. Relaje los músculos. Lentamente gire la cabeza y los hombros.

Preocupaciones de salud después de la esplenectomía

Después de una esplenectomía, los pacientes tienen un mayor riesgo de contraer infecciones por el resto de su vida y necesitan tomar ciertas medidas de precaución. Muchos pacientes se habrán sometido a inmunizaciones antes de la operación. Sin embargo, es posible que necesite vacunas anuales, como la vacuna contra la gripe, y una vacuna contra la neumonía cada 5 años. Es importante evitar viajar a lugares donde exista el riesgo de contraer malaria.

Algunas personas pueden experimentar una curación retardada de enfermedades o lesiones.

Además, se pueden recomendar antibióticos preventivos, más comúnmente en niños menores de 5 años o con otras condiciones de salud que afectarían su riesgo de contraer una infección. Esta terapia antibiótica preventiva puede ser necesaria durante varios años. Obtenga más información sobre preocupaciones de salud después de la esplenectomía en OncoLink.

Es importante que hable con su proveedor de atención médica si experimenta cualquiera de los siguientes síntomas después de la extirpación del bazo:

  • Fiebre de >100.4 grados F.
  • La presencia de manchas rojas o sensibles en el cuerpo, dolor de garganta, escalofríos o un resfriado persistente.

Nota: Los pacientes que se han sometido a una esplenectomía deben informar a sus cuidadores que les falta el bazo y, posiblemente, usar un brazalete de alerta médica.

Nota: La radiación en el bazo hace que el bazo no funcione. Después de la radiación al bazo, se considera que usted no tiene un bazo funcional (asplénico) y necesita seguir precauciones similares a las de alguien a quien se le ha extirpado el bazo.

Este artículo contiene información general. Asegúrese de hablar con su equipo de atención médica sobre su plan específico y su recuperación.

Palabras clave

Haga clic en cualquiera de estos términos para más artículos relacionados

Preguntas frecuentes


A
B
C
D
E
F
G
H
I
J
K
L
M
N
O
P
R
S
T
U
V
X
Y
Z
#
 
A
B
C
E
F
G
H
K
L
M
N
O
P
R
S
T
U
V
 
 
Manténgase informado con las última información de OncoLink!   Suscribirse a los boletines electronico de OncoLink
Ver nuestros archivos de boletines