Ablación por radiofrecuencia

Autor: OncoLink Team
Contribuidor de contenido: Department of Interventional Radiology, Hospital of the University of Pennsylvania
Fecha de la última revisión: 7 de junio de 2018

¿Qué es la ablación por radiofrecuencia?

La ablación por radiofrecuencia (ARF) es un tratamiento para tumores que se encuentran en el hígado, el pulmón y el riñón, y se está estudiando en los tumores de mama y de hueso. En algunos casos, los tumores no pueden ser destruidos por la quimioterapia, la radiación o la cirugía. La ARF utiliza el calor para atacar estos tumores y los destruye sin necesidad de hospitalización y con pocos efectos secundarios.

La ARF se realiza colocando una pequeña aguja en el centro del tumor que se está tratando. Esta aguja especialmente diseñada está conectada a un generador de radiofrecuencia, que calienta la punta de la aguja y, a su vez, las células tumorales, lo que las mata. Es posible calentar más de un tumor durante el procedimiento. Demora, aproximadamente, 30 minutos por tumor. Este procedimiento solo daña el tumor y preserva el tejido sano circundante.

¿La ARF es un tratamiento apropiado para mí?

La ARF solo trata tumores en el área donde se coloca la aguja y no tendrá efecto sobre ningún otro cáncer en su cuerpo. Por esta razón, la ARF se puede usar en conjunto con otros tratamientos que pueden llegar a las células cancerosas en otras áreas del cuerpo. Los tumores que se pueden tratar con ARF incluyen:

  • Hepatoma (cáncer primario de hígado).
  • Tumores renales.
  • Metástasis (propagación) en el hígado de tumores sólidos (por ejemplo, cánceres de pulmón, mama, colon).
  • Tumores pulmonares (cáncer primario de pulmón o metástasis pulmonar por cáncer en otra parte del cuerpo).
  • Metástasis en los huesos por cáncer en otra parte del cuerpo.
  • Tumores de mama.
  • Tumores de próstata.
  • Células precancerosas asociadas al esófago de Barrett.

Es posible que sea necesario realizar una tomografía computarizada o una resonancia magnética para determinar si su tumor es candidato para la ARF. En algunos casos, el tumor puede ser demasiado grande o puede haber demasiados tumores, lo que hace que la ARF no sea una opción de tratamiento apropiada. En el caso de la ARF en el hígado, la función hepática deberá ser examinada antes del procedimiento.

¿Cómo se realiza el procedimiento?

La ARF la realiza un radiólogo intervencionista en el departamento correspondiente. Un radiólogo intervencionista es un médico con formación avanzada en tratamientos mínimamente invasivos que utilizan imágenes de radiología para guiarlos. Es posible que también se encuentre con enfermeras(os), técnicos(as) en radiología y enfermeras(os) con práctica médica en este departamento.

El procedimiento se realiza de forma ambulatoria, lo que significa que usted se irá a casa unas horas después del procedimiento. Recibirá algunos sedantes, por lo que necesitará que alguien lo lleve a casa. Se le solicitará que no coma ni beba nada después de la medianoche la noche anterior al procedimiento. En el departamento de radiología intervencionista, se le colocará una vía intravenosa y se le administrará un sedante y un anestésico para adormecer la piel donde se insertará la aguja. El equipo de radiología utilizará ecografías, tomografías computarizadas o radiografías para localizar el tumor y guiar la inserción de la aguja. Una vez que se inserta en el centro del tumor, se activa el generador de radiofrecuencia, el que calienta la punta de la aguja. Es posible que sienta el "calentamiento", esto puede ser doloroso, por lo que recibirá sedantes y medicamentos adormecedores antes del procedimiento. El procedimiento toma alrededor de 30 minutos por cada tumor tratado. Se le pueden tratar múltiples tumores durante el mismo procedimiento.

Una vez que se complete la ARF, usted permanecerá en el departamento de radiología para observación durante varias horas. La mayoría de los pacientes pueden reanudar sus actividades normales al día siguiente.

¿Cuáles son los efectos secundarios de la ARF?

Usted podría sentirse cansado o experimentar dolor o fiebre durante 1 o 2 días después del procedimiento, lo cual puede tratarse con acetaminofeno. Las complicaciones más serias son infrecuentes, pero incluyen infección y sangrado.

¿Cómo me ayudará la ARF?

En la mayoría de los casos, la ARF es un tratamiento paliativo, que se utiliza para aliviar el dolor o para aliviar otros síntomas angustiosos, y mejorar la calidad de vida. Por ejemplo, se puede utilizar para reducir el tamaño de un tumor que obstruya el flujo de bilis y que esté causando ictericia. La ARF puede utilizarse para aliviar el dolor asociado con las metástasis óseas. Para algunos tipos de cáncer, la ARF es un tratamiento que puede mejorar la supervivencia.

El diagrama muestra un tumor hepático que está siendo tratado con ARF.

Recursos y textos leer más sobre el tema

Sociedad de Radiología Intervencionista

A
B
C
D
E
F
G
H
I
J
K
L
M
N
O
P
R
S
T
U
V
X
Y
Z
#
 
A
B
C
E
F
G
H
K
L
M
N
O
P
R
S
T
U
V
 
 
Feedback?

Thank you for your feedback!