Toracentesis

Autor: OncoLink Team
Fecha de la última revisión: 11 de diciembre de 2019

¿Qué es esto?

La toracentesis es un procedimiento que elimina el líquido del espacio pleural. El espacio pleural es el espacio entre los pulmones y la pared torácica. Es normal que haya una pequeña cantidad de líquido en este espacio (unas cuatro cucharaditas). El exceso de líquido pleural se denomina derrame pleural. A medida que la cantidad de líquido aumenta, se hace difícil respirar, ya que el líquido hace demasiada presión en los pulmones.

Hay dos razones por las que se podría realizar una toracentesis y son las siguientes: 

  • Diagnóstico: El líquido se envía al laboratorio para encontrar la causa del derrame pleural. Los derrames pleurales pueden ser causados por cáncer, insuficiencia cardíaca, embolia pulmonar (coágulo de sangre en los pulmones), infección, sarcoidosis y reacciones a ciertos medicamentos.
  • Terapéutico: El procedimiento se realiza para aliviar los síntomas y el malestar causados por el derrame pleural. En esta situación, es muy probable que la causa del derrame pleural ya haya sido determinada.

El diagnóstico del derrame pleural se basa en sus antecedentes médicos, el examen físico y las pruebas diagnósticas. Los síntomas pueden incluir una nueva o mayor dificultad para respirar y tos. Los antecedentes médicos que pueden estar relacionados con un derrame pleural incluyen antecedentes de tabaquismo, enfermedades cardíacas, cáncer o exposición a la tuberculosis o al asbesto. Cuando su proveedor escucha sus pulmones, estos pueden sonar apagados o tener áreas donde no se pueda escuchar ninguna respiración. Es posible que le tomen una radiografía, una ecografía, una tomografía computarizada del tórax, todas las cuales mostrarán una acumulación de líquido.

Una vez que su toracentesis esté completa y el líquido haya sido analizado (si es necesario), su proveedor le notificará el plan de seguimiento y las opciones de tratamiento posteriores. Si se determina que el exceso de líquido continuará acumulándose, su proveedor puede sugerir que se inserte un catéter para permitir que el líquido se drene regularmente. Hable con su proveedor sobre cualquier inquietud relacionada con su plan de cuidado.

¿Cómo se hace?

La toracentesis puede llevarse a cabo en el consultorio del médico o en el hospital. Su proveedor le explicará el procedimiento y le pedirá que firme un formulario de consentimiento. Notifique a su proveedor acerca de cualquier medicamento que esté tomando, cualquier trastorno hemorrágico que tenga, cualquier alergia, o si puede estar embarazada.

El procedimiento típicamente toma de 10 a 15 minutos, pero puede tomar más tiempo dependiendo de la cantidad de líquido que se elimine. Estará despierto para el procedimiento. El grado de incomodidad que experimente debe ser mínimo. Es posible que le pidan que se ponga una bata hospitalaria. Pueden administrarle medicamentos para el dolor y/o ansiolíticos antes del procedimiento si es necesario. Deberá ir al baño antes de que comience el procedimiento, ya que se le pedirá que no se mueva una vez que comience el procedimiento.

  • Primero, el proveedor le pedirá que se siente en el borde de una silla, camilla de examen o cama de hospital con los brazos y la cabeza apoyados en una mesa frente a usted, aproximadamente a la altura del pecho. Las piernas se pueden apoyar con una silla que se coloca bajo los pies y se puede colocar una almohada en la mesa para poner los brazos y la cabeza para que usted esté más cómodo. Si no puede permanecer en esta posición, puede realizarse el procedimiento mientras esté acostado de lado.
  • Una vez que esté en una posición cómoda, su proveedor le pedirá que no se mueva, que respire profundo o tosa. El proveedor puede palpar (sentir con las manos) los espacios entre las costillas en su espalda. Se puede utilizar una ecografía para encontrar el espacio donde el líquido es más accesible. Se colocará un gel frío o caliente en la sonda ecográfica y es posible que sienta una ligera presión en el lugar donde se coloque el aparato sobre la piel. Esto no es doloroso.
  • Una vez que el proveedor encuentre el mejor sitio de inserción para la aguja que extraerá el líquido, marcará el punto. Luego, el proveedor limpiará el área donde se insertará la aguja. Lo más probable es que se sienta frío. Se puede colocar un paño estéril alrededor del área del sitio de inserción.
  • Luego, se anestesia el área alrededor del sitio donde se colocará la aguja. Se utilizará una pequeña aguja para inyectar la anestesia local (medicamento anestésico) debajo de la piel. La medicación puede causar una breve sensación de ardor o escozor. El médico esperará unos momentos para asegurarse de que el área esté adecuadamente anestesiada.
  • Una vez que el área esté adormecida, el proveedor insertará una aguja entre las costillas dentro del espacio pleural. Puede ser incómodo y puede sentir un poco de presión, pero no debe ser doloroso.
  • El líquido se drenará a través de la aguja, o de un tubo conectado a la aguja, a un recipiente, un tubo de ensayo o un recipiente de vidrio grande. La aguja o el tubo permanecerán en su lugar tanto tiempo como sea necesario para drenar la cantidad de líquido necesaria para la prueba o para aliviar los síntomas. Mientras el líquido esté drenando, puede sentir la necesidad de toser o puede sentir un poco de dolor en el pecho. Notifique al médico si siente alguna molestia.
  • Una vez que se retira el líquido, se retira la aguja o el tubo y se coloca un pequeño vendaje en el sitio de inserción. Ahora, podrá moverse cuando sienta que puede hacerlo.
  • Generalmente, se realiza una radiografía de tórax poco después de que se completa la toracentesis para ver si hay alguna complicación. La presión sanguínea, la respiración y la oxigenación serán monitoreadas por un tiempo después del procedimiento. Si la toracentesis se realizó en el consultorio de su proveedor, lo enviarán a casa una vez que esté estable. Debería pedir que alguien lo lleve a casa.

¿Cuáles son los riesgos?

Como con cualquier procedimiento, hay riesgos asociados con la toracentesis. Estos riesgos incluyen neumotórax (colapso pulmonar), dificultad respiratoria, dolor, sangrado, infección y hematomas.

Un neumotórax es un efecto secundario en el que se acumula aire en el espacio pleural. El aire puede entrar en el espacio pleural a través de la aguja utilizada para extraer el líquido o la aguja puede perforar el pulmón y, así, permitir que entre aire en ese espacio. En la mayoría de los casos, un agujero en el pulmón se sellará por sí solo, pero, si entra suficiente aire en el espacio pleural, el pulmón puede colapsar. Si el pulmón colapsa, es posible que sea necesario colocar una sonda en el pecho para extraer el aire.

También puede experimentar dolor, hemorragia, infección y hematomas en el sitio de inserción de la aguja. El dolor se puede controlar con medicamentos y cambios de posición. Es importante mantener el sitio limpio y seco hasta que se cure. El sangrado en el lugar de inserción se resolverá aplicando presión. Es raro que ocurra sangrado dentro o alrededor de los pulmones, pero, si esto sucediera, el proveedor puede necesitar colocar un tubo en el pecho para drenar esta sangre. Si el área parece infectada (enrojecimiento, sensibilidad o dolor, pus o secreción), notifique a su proveedor. La infección se puede tratar con antibióticos.

Cuándo ponerse en contacto con el equipo de atención médica

Es importante que se ponga en contacto con su equipo de atención médica para informarle de cualquier cambio que se produzca después de la toracentesis, como fiebre, nueva o mayor dificultad para respirar, dolor en el pecho, dolor o sangrado no controlados, secreción maloliente o enrojecimiento y calor en el lugar de la inserción.

A
B
C
D
E
F
G
H
I
J
K
L
M
N
O
P
R
S
T
U
V
X
Y
Z
#
 
A
B
C
E
F
G
H
K
L
M
N
O
P
R
S
T
U
V
 
 
Feedback?

Thank you for your feedback!