Todo sobre las metástasis óseas

Autor: Lara Bonner Millar, MD
Updated by: Karen Arnold-Korzeniowski, BSN RN
Contribuidor de contenido: The Abramson Cancer Center of the University of Pennsylvania
Última Vez Revisión: 11 de enero de 2018

¿Qué son las metástasis en los huesos?

Las metástasis óseas, también llamadas "metástasis en los huesos", ocurren cuando las células cancerosas se desprenden de un tumor primario que está en otra parte del cuerpo. Estas células viajan a través del torrente sanguíneo o sistema linfático a una parte del hueso y se convierten en células cancerosas metastásicas. Esto es diferente a un tumor óseo primario, que comienza en el hueso. Cuando estas células cancerosas se depositan en el hueso, liberan sustancias que se convierten en osteoclastos u osteoblastos. Los osteoclastos llevan a la descomposición del hueso sin que se forme hueso nuevo, lo cual debilita los huesos. El hecho de que se activen los osteoblastos hace que se produzca hueso nuevo sin la descomposición del hueso viejo primero, lo que hace que los huesos se vuelvan anormalmente duros.

Usemos un ejemplo para entender mejor las metástasis: un cáncer de pulmón se forma primero en el tejido pulmonar, pero las células tumorales pueden desprenderse de la masa original y viajar a través del torrente sanguíneo o del sistema linfático a otras áreas del cuerpo, incluido el hueso. Esta diseminación del tumor se conoce como "metástasis". Cuando un cáncer de pulmón hace metástasis en el hueso, este "cáncer óseo" son en realidad células de cáncer de pulmón. Si un patólogo tomara una biopsia de la lesión ósea y la observara bajo un microscopio, se vería como células de cáncer de pulmón. Es importante entender la diferencia entre los tumores óseos primarios y las metástasis óseas porque se tratan de manera diferente.

Las metástasis pueden ocurrir en cualquier hueso del cuerpo, pero se encuentran con mayor frecuencia en los huesos cercanos al centro del cuerpo. La columna vertebral es el sitio más común de metástasis ósea. Otros sitios comunes son la pelvis (cadera), el hueso superior de la pierna (fémur), el hueso superior del brazo (húmero), las costillas y el cráneo. Las lesiones se denominan lesiones osteolíticas u osteoblásticas, dependiendo del efecto de las células cancerosas sobre el hueso. (¿Tenemos que explicar la diferencia entre estos dos tipos de lesiones?)

Los cánceres que tienen más probabilidades de hacer metástasis en los huesos son los de mama, próstata, pulmón, tiroides y riñón. Más de 2 de cada 3 cánceres primarios de mama y de próstata hacen metástasis en el hueso antes que cualquier otro sitio. Aproximadamente 1 de cada 3 cánceres primarios de pulmón, tiroides y riñón se diseminarán a los huesos.

Signos, síntomas y diagnóstico

Los signos más comunes de metástasis óseas son dolor, fractura, compresión de la médula espinal y un nivel alto de calcio en la sangre. Su proveedor lo vigilará de cerca durante el tratamiento del cáncer primario para detectar estos signos y síntomas, y usted debe notificar a su proveedor si comienza a experimentar cualquier síntoma de metástasis ósea.

El dolor óseo suele ser el primer síntoma de la metástasis ósea. El dolor suele comenzar de manera intermitente, empeora en la noche y generalmente se alivia con el movimiento. Puede empeorar progresivamente y volverse constante. Hay muchos medicamentos que se pueden usar para tratar el dolor.

Las metástasis óseas pueden debilitar los huesos e incluso provocar fracturas. Las fracturas que son el resultado de metástasis óseas se denominan fracturas "patológicas". Las fracturas podrían ser causadas por un traumatismo, pero si el hueso está lo suficientemente débil, puede romperse con sólo hacer una actividad diaria.

El cáncer que se ha diseminado a la columna vertebral puede causar presión sobre la médula espinal, lo cual se denomina compresión de la médula espinal. Los signos de compresión de la médula espinal incluyen dolor nuevo o que empeora en la espalda o el cuello, entumecimiento y debilidad en el cuerpo debajo del tumor y dificultad para caminar. La compresión de la médula espinal puede causar daño a los nervios e incluso parálisis si no se trata oportunamente.

Algunas metástasis óseas provocan la lixiviación del calcio de los huesos al torrente sanguíneo y pueden causar niveles altos de calcio (hipercalcemia) en la sangre. La hipercalcemia puede provocar estreñimiento, náuseas, pérdida de apetito, sed extrema, micción frecuente, deshidratación, fatiga y, en casos muy graves, confusión e incluso coma.

Estudios de diagnóstico por imagen, tales como gammagrafía ósea, radiografías tomografía computarizada, PETo resonancia magnéticapueden utilizarse para diagnosticar metástasis óseas, dependiendo de la situación particular. También se le pueden hacer análisis de sangre para verificar su nivel de calcio o para detectar marcadores tumorales. Un nivel alto de calcio o un nivel elevado de marcadores tumorales pueden indicar que el cáncer se ha diseminado a los huesos. Si se encuentra una lesión ósea pero no está claro qué es, el médico puede sugerir una biopsia. Una biopsia es un procedimiento en el cual se extrae una porción del hueso sospechoso y luego se visualiza bajo un microscopio para determinar qué tipo de células componen el tumor. El tipo de biopsia utilizada depende de dónde se localiza el tumor.

Opciones de tratamiento

El tratamiento de las metástasis óseas es importante porque puede mejorar los síntomas y la calidad de vida. Sin embargo, es importante tener en cuenta que aunque el tratamiento puede retrasar o reducir el crecimiento del cáncer, en la mayoría de los casos la metástasis no se puede curar. Las opciones de tratamiento dependen del tipo de cáncer, la ubicación y la extensión de las metástasis y la salud general del paciente. La mayoría de los proveedores creen que el tratamiento más importante para las metástasis óseas es el tratamiento dirigido contra el cáncer primario (el cáncer original).

Los dos tipos generales de tratamiento para la metástasis ósea son sistémicos (que afectan a todo el cuerpo) o locales (el tratamiento está dirigido a un área específica). Los tratamientos sistémicos entran al torrente sanguíneo, ya sea a través de una pastilla por vía oral o de un medicamento inyectado directamente en una vena (por vía intravenosa), y pueden llegar a las células cancerosas que se han diseminado por todo el cuerpo. Los tratamientos dirigidos únicamente a las metástasis se denominan tratamientos locales. Cada tratamiento puede administrarse solo o en combinación con otro tratamiento, dependiendo de cada situación. Cada tratamiento se detalla a continuación.

Tratamientos sistémicos

Terapia médica

Las terapias médicas, incluyendo la quimioterapia, la terapia dirigida, la inmunoterapia y la terapia hormonal, se conocen como terapias sistémicas porque pueden viajar por todo el cuerpo para matar las células cancerosas. Debido a que las células cancerosas metastásicas se han desprendido del tumor original y están en otro lugar dentro del cuerpo, la quimioterapia tiene la oportunidad de alcanzarlas y matarlas.

Bisfosfonatos

Un grupo de medicamentos llamados bifosfonatos puede ayudar a fortalecer los huesos enfermos y ayudar a prevenir fracturas. Los bifosfonatos se pueden utilizar junto con otras terapias para la metástasis ósea. Esta clase de medicamentos se receta comúnmente como tratamiento para la osteoporosis (una forma de adelgazamiento óseo no relacionado con el cáncer). Los bifosfonatos pueden ayudar a los huesos afectados por el cáncer al permitirles retener el calcio, haciéndolos más fuertes. Esto retarda el daño óseo causado por el cáncer, reduce los niveles altos de calcio en la sangre (hipercalcemia) y disminuye el riesgo de fractura. Los bifosfonatos son más efectivos para las metástasis de tipo lítico (debilitamiento) que blástico (engrosamiento/endurecimiento). Los bifosfonatos utilizados como tratamiento para las metástasis óseas se administran por vía intravenosa, generalmente cada 3 a 4 semanas. Los bifosfonatos más utilizados son zoledronato (Zometa®) y pamidronato (Aredia®). Los posibles efectos secundarios incluyen cansancio, náuseas, vómitos, falta de apetito, niveles bajos de calcio en la sangre y un raro efecto secundario llamado osteonecrosis de la mandíbula (ONM).

La medicación denosumab (Xgeva®) se puede utilizar para prevenir más daño óseo a causa de las células cancerosas. Este medicamento funciona un poco diferente - es un tipo de tratamiento dirigido (anticuerpo monoclonal). Funciona dirigiéndose a una proteína específica que es necesaria para que se produzca la destrucción ósea. Al inhibir esta proteína, llamada RANKL, el denosumab inhibe la descomposición del hueso y, a su vez, reduce la posibilidad de desarrollar una fractura en el hueso afectado. Este medicamento tiene efectos secundarios similares a los bifosfonatos, aunque tiene una mayor probabilidad de causar un bajo nivel de calcio en la sangre, por lo que se les pide a los pacientes que tomen suplementos de calcio y vitamina D mientras reciben este tratamiento.

Terapia con radionúclidos

Otra forma de tratamiento sistémico es la terapia con radionúclidos. Un radionúclido es un elemento que es radioactivo. El medicamento se administra por vía intravenosa y se deposita en las áreas óseas que contienen cáncer. La radiación se emite durante un período de tiempo, matando las células cancerosas y aliviando el dolor. El tratamiento se administra una vez, pero el efecto puede durar varios meses. El samario y el estroncio son los radionúclidos más utilizados para las metástasis óseas, pero también se puede utilizar el radio. Los radionúclidos son más eficaces para las metástasis "blásticas", las que estimulan el crecimiento óseo; las metástasis del cáncer de próstata suelen ser blásticas. La mayoría de las metástasis de otros tipos de cáncer son "líticas", lo que significa que descomponen el hueso, y no se tratan con radionúclidos. Este tratamiento puede causar inicialmente un brote de dolor antes de que el dolor mejore. Un efecto secundario principal son los recuentos sanguíneos bajos, por lo que se utiliza con precaución en personas con recuentos bajos. Además, el equipo de atención brindaría educación sobre las precauciones necesarias para los miembros de su familia debido al hecho de que la radiación está presente durante días o semanas.

Terapias locales

Radioterapia:

La radioterapia viene en forma de rayos X de alta energía que son enviados a las áreas de metástasis. Estos rayos X son similares a los que se usan para las radiografías de diagnóstico, pero tienen una energía mucho mayor. La alta energía de los rayos X en la radioterapia provoca daños en el ADN de las células. Las células cancerosas se dividen más rápido que las células sanas, por lo que es más probable que su ADN se dañe que el de las células normales. Además, las células cancerosas son generalmente menos capaces de reparar el ADN dañado que las células normales, por lo que las células cancerosas mueren más fácilmente por la radiación que las células normales. La radioterapia aprovecha esta diferencia para tratar los cánceres matando las células cancerosas, mientras que mata menos células en el tejido sano normal.

La radiación se ofrece con frecuencia cuando los pacientes tienen dolor óseo debido a una metástasis que no se alivia con analgésicos. El objetivo del tratamiento es reducir el dolor. La mayoría de los pacientes experimentarán al menos mejorías parciales en su dolor con bastante rapidez; sin embargo, pueden pasar unas semanas después del tratamiento antes de que se logre el máximo alivio del dolor.

Ablación

La ablación es una técnica en la que se coloca una aguja directamente en el tumor que introduce calor, frío o una sustancia química en el tumor para destruir las células cancerosas. Los dos tipos de ablación más utilizados son la ablación por radiofrecuencia y la crioablación. La ablación por radiofrecuencia introduce una corriente eléctrica en el tumor que produce calor para destruirlo. Esto se hace típicamente bajo anestesia general. La crioablación congela el tumor y mata las células cancerosas.

Cemento óseo

En algunos casos, y después de algunos tratamientos, puede ser necesario fortalecer o estabilizar un hueso. Esto se puede hacer usando un cemento o pegamento de fraguado rápido. Se puede utilizar solo para estabilizar un hueso y controlar el dolor o se puede utilizar con otros tratamientos como la cirugía, la radiación o la ablación por radiofrecuencia.

Cirugía

La cirugía se puede utilizar para aliviar síntomas como el dolor y para estabilizar el hueso o los huesos. Un procedimiento llamado cifoplastia o vertebroplastia se utiliza para tratar las fracturas de la columna vertebral. Esto implica la inyección de cemento para estabilizar el hueso. Se pueden usar barras, tornillos, clavos, placas y jaulas quirúrgicas para estabilizar los huesos y prevenir o tratar las fracturas.

Ensayos clínicos

Los ensayos clínicos están diseñados para determinar el valor de tratamientos específicos. Por lo general, los ensayos están diseñados para tratar una determinada etapa del cáncer, ya sea la primera forma de tratamiento ofrecida o una opción de tratamiento después de que otros tratamientos no hayan funcionado. Se pueden utilizar para evaluar medicamentos o tratamientos para prevenir el cáncer, detectarlo más temprano o ayudar a controlar los efectos secundarios. Los ensayos clínicos son extremadamente importantes para ampliar nuestros conocimientos sobre esta enfermedad. Es a través de los ensayos clínicos que hoy sabemos lo que hacemos, y actualmente se están probando muchas terapias nuevas y emocionantes. Hable con su proveedor sobre la participación en ensayos clínicos en su área. También puede explorar los ensayos clínicos actualmente abiertos utilizando el Servicio de emparejamiento de ensayos clínicos OncoLink.

Recursos para obtener más información

Sociedad Americana contra el Cáncer

Proporciona información y recursos para pacientes y cuidadores.

www.cancer.org

MetaCáncer

Metacancer proporciona recursos y apoyo para los sobrevivientes de cáncer metastásico y sus cuidadores.

www.metacancer.org

Referencias

The American Cancer Society. Advanced Cancer, Metastatic Cancer, and Bone Metastasis. Treating Bone Metastases. 12/2016. Found at: https://www.cancer.org/treatment/understanding-your-diagnosis/advanced-cancer/treating-bone-metastases.html

American Society of Radiation Oncology

Radiation Therapy Answers. Bone Metastases. 2017. Found at: http://www.rtanswers.org/bonemetastases/

Palabras clave

Haga clic en cualquiera de estos términos para más artículos relacionados

Preguntas frecuentes


A
B
C
D
E
F
G
H
I
J
K
L
M
N
O
P
R
S
T
U
V
X
Y
Z
#
 
A
B
C
E
F
G
H
K
L
M
N
O
P
R
S
T
U
V
 
 
Manténgase informado con las última información de OncoLink!   Suscribirse a los boletines electronico de OncoLink
Ver nuestros archivos de boletines