Procedimientos quirúrgicos: cirugía y estadificación del cáncer de paratiroides

Autor: OncoLink Team
Última Vez Revisión: 12 de agosto de 2019

Las células cancerosas en la glándula paratiroides se llaman cáncer de paratiroides. Esta enfermedad es poco común y afecta las glándulas paratiroides pequeñas, del tamaño de un guisante, ubicadas detrás de la glándula tiroides. La glándula paratiroides es responsable de producir la hormona paratiroidea y del almacenamiento y uso del calcio.

Algunas personas tienen un riesgo más alto de desarrollar cáncer de paratiroides en comparación con otras. Las personas con mayor riesgo de desarrollar cáncer de paratiroides son aquellas con trastornos genéticos como el hiperparatiroidismo familiar aislado (FIHP) y el síndrome de neoplasia endocrina múltiple tipo 1 (MEN1). 

¿Qué es la estadificación y cómo se realiza?

La clasificación en estadios es una manera de averiguar qué tan lejos se ha diseminado el cáncer en su cuerpo. Su proveedor le hará algunas pruebas para determinar el estadio de su cáncer. Para el cáncer de orofaringe, estos exámenes pueden ser:

Examen físico: Este es un examen general para examinar su cuerpo y hablar sobre problemas de salud anteriores.

Marcadores de suero: Se pueden tomar muestras de sangre para verificar los niveles de calcio y paratiroides. Se puede utilizar una técnica llamada muestreo venoso en la cual se toman muestras de sangre de venas específicas.

Imágenes: Las pruebas de radiología pueden mirar dentro de su cuerpo para observar el cáncer y determinar si se ha propagado. Estos exámenes pueden incluir los siguientes: 

  • Tomografía computarizada (TC).
  • Ecografía.
  • Tomografía computarizada por emisión de fotones simples (SPECT). 
  • Radiografía.
  • Resonancia magnética (RM). 
  • Prueba de densidad ósea.
  • Angiograma.
  • Gammagrafía con sestamibi.  

Otros: Su equipo de atención médica puede recomendar pruebas adicionales para evaluar el cáncer de paratiroides, incluyendo pruebas de orina.

Nota: Un diagnóstico de cáncer de paratiroides es, a veces, difícil porque las células malignas y las de un adenoma paratiroideo benigno son similares. Los criterios para el diagnóstico del cáncer de paratiroides incluyen síntomas, niveles séricos de calcio y de hormonas paratiroideas, y características tumorales.

El cáncer de paratiroides se disemina a otras partes del cuerpo a través de los tejidos y los sistemas linfático y sanguíneo. El estadio del cáncer determina qué tan extenso es el cáncer, qué tan lejos se ha diseminado y qué curso de tratamiento se recomendará. El cáncer de paratiroides no tiene un proceso de estadificación estándar y se describe como localizado o metastásico.

¿Qué tipos de cirugía se usan para tratar el cáncer de paratiroides? 

Los procedimientos quirúrgicos utilizados para tratar el cáncer de paratiroides incluyen:

Resección en bloque: Una resección en bloque, también llamada paratiroidectomía, extirpa toda la glándula paratiroides, la cápsula circundante y, a veces, la mitad de la tiroides en la que se encuentra el cáncer, los músculos, los tejidos y los nervios. Este procedimiento puede realizarse como un procedimiento abierto con una incisión en el cuello o como un procedimiento mínimamente invasivo utilizando un endoscopio de fibra óptica.

Citorreducción del tumor: Extirpación de la cantidad máxima de tumor que se pueda extirpar con seguridad. A veces, no se puede extirpar todo el tumor.

Metastasectomía: Una metastasectomía es un procedimiento para extirpar el cáncer que ha hecho metástasis (se diseminó) hacia otras partes del cuerpo.

¿Cuáles son los riesgos asociados con la cirugía de paratiroides?

Como con cualquier cirugía, existen riesgos y posibles efectos secundarios. Estos pueden ser:

  • Sangrado.
  • Complicaciones cardiovasculares, como un ataque cardíaco.
  • Coágulos de sangre.
  • Infecciones de heridas.
  • Infecciones en el pecho como neumonía.
  • Niveles bajos de calcio.
  • Hipotiroidismo si la glándula tiroides también fue extirpada.
  • Formación de queloides (tejido cicatrizal grueso).
  • Entumecimiento temporal de la incisión o entumecimiento debajo del mentón.
  • Sensación temporal de un bulto en la garganta o presión en la garganta.
  • Picazón en la incisión.
  • Rigidez, tensión, tirón en el cuello.
  • Molestia en el pecho.
  • Dolor de cabeza, dolor de oído y/o congestión.
  • Cambios temporales de voz ronca/débil y/o de tono. Se puede experimentar ronquera permanente en aquellos con lesión al nervio laríngeo recurrente.
  • Cambios emocionales que típicamente se resuelven, incluyendo depresión, irritabilidad, fatiga y/o debilidad.

Algunas personas tienen un riesgo más alto de padecer efectos secundarios o tienen un riesgo más alto de complicaciones quirúrgicas. Hable con su equipo de atención médica si tiene inquietudes con respecto a los riesgos quirúrgicos y/o para discutir riesgos adicionales basados en su situación personal.

¿Cómo es la recuperación?

Su equipo decidirá si necesita permanecer en el hospital y por cuánto tiempo. Se le indicará cómo cuidar su incisión quirúrgica antes de salir del hospital. La mayoría de los pacientes regresarán a sus actividades normales en un lapso de 1 a 2 semanas.

Su equipo médico discutirá con usted los medicamentos que va a tomar, tales como aquellos para el dolor y/o para tratar el hipotiroidismo, además de sus restricciones particulares de actividad dependiendo de la cirugía que haya tenido.

Las restricciones comunes de actividad y las instrucciones postoperatorias para una cirugía de paratiroides incluyen:

  • Por lo general, la ducha se permite 48 horas después de la cirugía. Seque la incisión con palmaditas después de una ducha. Deje que se caigan las tiras esterilizadas o quítelas para el día entre 10 y 14.
  • Evite nadar o bañarse en la tina durante 2 semanas.
  • Evite conducir hasta que no esté tomando analgésicos y pueda girar el cuello de lado a lado, típicamente dentro de 1 a 2 semanas después de la cirugía.
  • Debido a posibles molestias temporales en la garganta o dificultades para tragar, coma alimentos blandos o alimentos/bebidas de fácil ingestión como jugo, sopa, puré de manzana, huevos revueltos, etc.

Contáctese con su equipo de atención médica en caso de:

  • Fiebre o signos de una infección como escalofríos, enrojecimiento, sensibilidad y/o supuración de la incisión.
  • Mareo.
  • Falta de aliento/dificultad para respirar.
  • Náuseas/vómitos.
  • Entumecimiento/hormigueo en las manos, los pies y/o la boca.
  • Espasmos musculares.

¿Cómo puedo cuidarme?

Es posible que necesite que un familiar o amigo lo ayude con sus tareas diarias hasta que se sienta mejor. Puede tomar algún tiempo antes de que su equipo le diga que está bien volver a su actividad normal.

Asegúrese de tomar los medicamentos recetados según las indicaciones para prevenir el dolor, la infección y/o el estreñimiento. Llame a su equipo por cualquier síntoma nuevo o que empeore.

Hay maneras de controlar el estreñimiento después de la cirugía. Usted puede cambiar su dieta, beber más líquidos y tomar medicamentos de venta libre. Antes de tomar laxantes, consulte con su equipo de atención médica. 

Respirar profundamente y descansar pueden ayudar a controlar el dolor, mantener los pulmones sanos después de la anestesia y promover un buen drenaje del líquido linfático. Trate de hacer ejercicios de respiración profunda y relajación varias veces al día durante la primera semana, o cuando note que está más tenso.

  • Ejemplo de un ejercicio de relajación: Siéntese, cierre los ojos y respire profundamente de 5 a 10 veces. Relaje los músculos. Lentamente gire la cabeza y los hombros.

Este artículo contiene información general. Asegúrese de hablar con su equipo de atención médica sobre su plan específico y su recuperación.

A
B
C
D
E
F
G
H
I
J
K
L
M
N
O
P
R
S
T
U
V
X
Y
Z
#
 
A
B
C
E
F
G
H
K
L
M
N
O
P
R
S
T
U
V