Recomendaciones para el cuidado de seguimiento después del tratamiento del cáncer de mama

Autor: OncoLink Team
Fecha de la última revisión:

Después del tratamiento para el cáncer de mama, es importante que usted se adhiera al plan de su proveedor para la atención de seguimiento. En este artículo se examinan las recomendaciones de seguimiento más comunes. Debería hablar con su equipo de atención médica sobre su plan de seguimiento específico.

La detección de la recurrencia o de nuevos cánceres

  • Debe ser visto por su equipo de oncología de 1 a 4 veces por año durante 5 años, y luego anualmente después de 5 años. Su proveedor determinará su programa de citas de seguimiento con usted.
  • Las sobrevivientes que se han sometido a una cirugía para conservar la mama (lumpectomía) o a una única mastectomía deben hacerse una mamografía anualmente. Además, se puede considerar la posibilidad de realizar una resonancia magnética de la mama para las sobrevivientes con alto riesgo de cáncer en la otra mama. Si se ha sometido a una cirugía para preservar la mama (lumpectomía) y a radiación, debe esperar de 6 a 12 meses después de la radiación antes de comenzar con las mamografías anuales. 
  • Quienes han tenido una doble mastectomía generalmente no necesitan mamografías. Debe examinar la pared del pecho para ver si hay hinchazón o sarpullido e informar sobre cualquier cambio a su proveedor. 
  • Es importante recordar que debe seguir otras recomendaciones de detección de cáncer en función de su edad y sus antecedentes. Estos pueden incluir pruebas de papanicolau y de VPH, exámenes de cáncer colorrectal y exámenes de la piel para la detección de cáncer de piel.

Si está tomando terapia hormonal

  • Si está tomando tamoxifeno y aún tiene el útero, debe consultar a un ginecólogo o a un proveedor de servicios de salud para mujeres cada año para que le hagan un examen. Reporte cualquier sangrado vaginal a su proveedor inmediatamente, ya que puede ser un signo de cáncer de útero. 
  • Si está tomando un inhibidor de la aromatasa o entra en la menopausia debido al tratamiento, debe hacerse una evaluación de la salud ósea de referencia mediante un estudio Dexa y luego periódicamente a partir de entonces, ya que ambas cosas pueden llevar a la pérdida de fuerza ósea.

¿Qué hay de la radiología y las pruebas de laboratorio?

Las pruebas de laboratorio de rutina, las tomografías computarizadas o los escáneres óseos para buscar la propagación del cáncer (también conocido como metástasis) no se recomiendan. Las investigaciones han demostrado que si una mujer desarrolla una enfermedad metastásica, el tipo de tratamiento, la respuesta al mismo y la supervivencia general son equivalentes, independientemente de si se detecta antes de que se desarrollen los síntomas. En otras palabras, los resultados son similares para las personas que reciben tratamiento para las metástasis encontradas en las exploraciones de rutina (sin síntomas) y las mujeres que no reciben tratamiento hasta que esas metástasis causan síntomas. Por lo tanto, los proveedores no examinan rutinariamente a los pacientes para detectar enfermedades metastásicas a menos que hayan desarrollado síntomas.

Vida sana después del cáncer

  • Las investigaciones han demostrado que llevar un estilo de vida activo y mantener un peso saludable, con un IMC (índice de masa corporal) de 20-25, puede reducir el riesgo de recurrencia. 
    • Hacer ejercicio con regularidad y llevar una dieta saludable puede ayudarle a alcanzar este objetivo.
    • Los ejercicios de soporte de peso, como caminar, yoga y bailar, también pueden ser útiles para mantener los huesos fuertes. 
    • ¡Hable con su equipo médico sobre cómo empezar (o volver a) un régimen de ejercicios!
    • También es importante mantener su seguro médico para que pueda seguir recibiendo los cuidados de seguimiento recomendados. Si tiene problemas con el seguro, pida a su equipo que le remitan a un trabajador social que pueda ayudarle con esto. 
    • Asegúrese de informar cualquier síntoma nuevo o inusual a su médico. 

Si está tomando un bifosfonato o denosumab

Los supervivientes que toman un bifosfonato o denosumab para la salud de los huesos deben prestar especial atención a su salud dental. Puede estar en riesgo de desarrollar un efecto secundario poco común llamado osteonecrosis de la mandíbula (ONM). En general, el maxilar (hueso de la mandíbula superior) y la mandíbula (hueso de la mandíbula inferior) están cubiertos por tejido de las encías. En el caso de la ONM, el hueso queda expuesto. Es importante prestar especial atención a la salud dental antes, durante y después del tratamiento con bifosfonatos. Los síntomas típicos asociados con la ONM pueden incluir: dolor, hinchazón o infección de las encías, aflojamiento de los dientes, exposición del hueso (a menudo en el sitio de una extracción dental previa). Más información sobre salud dental al tomar bifosfonatos o denosumab.

 

 

 

A
B
C
D
E
F
G
H
I
J
K
L
M
N
O
P
Q
R
S
T
U
V
X
Y
Z
#
A
B
C
E
F
G
H
K
L
M
N
O
P
R
S
T
U
V
 
 
Feedback?

Thank you for your feedback!