Cáncer Gástrico: Los Fundamentos

Ryan P. Smith, MD and Eric Shinohara, MD, MSCI
Updated by: Lara Bonner Millar, MD
The Abramson Cancer Center of the University of Pennsylvania
Ultima Vez Modificado: 27 de enero del 2011

Share article


Imprima English

¿Qué es el estómago?

El cáncer gástrico es cáncer del estómago. El estómago es el órgano que sostiene y almacena la comida. Está localizado debajo (en lo profundo) de la porción inferior del lado izquierdo costillar. Está conectado a la boca y garganta a través del esófago. El estómago contiene ácido y es muy muscular. Debido al movimiento del estómago y de la digestión ácida, una gran porción de la digestión sucede en el estómago. La comida parcialmente digerida es entonces vaciada en el intestino delgado para que la absorción de los nutrientes pueda ser realizada. Aunque el estómago, obviamente, no puede ser visualizado, puede ser visto a través de un procedimiento de endoscopia usando una cámara fotográfica fibroóptica (vea abajo).

¿Qué es el cáncer gástrico?

La definición de un tumor es una masa de células que crecen anormalmente y rápidamente. Los tumores pueden ser benignos o malignos. Los tumores benignos tienen células de crecimiento incontrolado pero no se extienden a los tejidos normales y no causan invasión. Un tumor maligno es llamado cáncer cuando estas células tumorales ganan la capacidad de invadir los tejidos y de esparcirse localmente, como también a partes distantes del cuerpo. En éste sentido, el cáncer gástrico ocurre cuando las células en la capa interna del estómago crecen incontrolablemente y forman tumores que pueden invadir los tejidos normales y esparcirse a otras partes del cuerpo.

Los cánceres son descritos por los tipos de células de los cuales se originan. Más del 90% de los cánceres gástricos se originan del revestimiento del estómago. Como éste revestimiento tiene glándulas, el cáncer que se origina de éste es llamado adenocarcinoma. Aunque hay otros cánceres que pueden crecer en el estómago (linfomas del tejido ganglionar, leiomiosarcoma del tejido muscular, carcinoma de célula escamosa del revestimiento sin glándulas), la vasta mayoría son adenocarcinomas. Por lo tanto, éstos son los más comúnmente estudiados.

¿Estoy a riesgo de desarrollar el cáncer gástrico?

En los Estados Unidos, hay cerca de 22,000 cánceres gástricos anualmente, con cerca de 11,00 muertes atribuidas a esta enfermedad cada año. De interés, su incidencia ha disminuido drásticamente desde 1930. Aunque se presume que es debido a un tipo de factor dietético o ambiental, la razón exacta detrás de ésta disminución no es conocida. Una teoría es que el advenimiento de la refrigeración condujo al uso disminuido de nitritos, al “ahumar” a los alimentos, y a otras tales formas de preservación de los alimentos. También disminuyó la contaminación de los alimentos. El cáncer gástrico es aproximadamente dos veces más común en hombres y más común en negros que en blancos. Es raro ver el cáncer gástrico antes de los 40 años de edad, y su incidencia aumenta después de ésta edad. Hay dos tipos de cáncer gástrico, el tipo intestinal y el tipo difuso; el último lleva un pronóstico peor.

Aunque el cáncer gástrico ha disminuido significativamente en los Estados Unidos, en una escala a nivel mundial, su incidencia es todavía muy alta y es la segunda causa principal de muerte debido al cáncer por todo el mundo, detrás del cáncer del pulmón. Su alta incidencia es en Asia Oriental (Japón, China), presumiblemente debido a una dieta consistente de muchos alimentos ahumados, salados y conservados en vinagre. Interesantemente, los inmigrantes de primera generación de estos países tienen una incidencia disminuida del cáncer del estómago después de trasladarse a los Estados Unidos, pero siguen teniendo incidencias más altas que la población americana general. Sin embargo, la incidencia disminuye grandemente en la segunda y tercera generación de inmigrantes japoneses y chinos a los Estados Unidos; apuntando al hecho de que no parece haber un componente de herencia genética en la preponderancia de personas asiáticas-orientales al cáncer gástrico, pero en vez un componente ambiental.

Como mencionado arriba, las dietas muy saladas, ahumadas, o conservadas están asociadas con un riesgo mayor de la enfermedad mientras que las dietas ricas en frutas, vegetales, y fibras están asociadas con una disminución en el riesgo del cáncer. La incidencia de los cánceres gástricos también aumenta con la disminución del estado socio-económico, probablemente debido a un número de factores sociales, ocupacionales, y culturales. El uso de tabaco también ha sido asociado con un aumento en los cánceres gástricos. No aparece haber un enlace con el consumo del alcohol.

Aparece haber un enlace genético en algunos casos del cáncer gástrico, y hay algunas enfermedades genéticas tales como el cáncer colorectal no-poliposis hereditario, poliposis adenomatoso familiar, y síndrome de Peutz Jeghers que todos predisponen al cáncer gástrico. También aparece que la gente con sangre de tipo A está en riesgo creciente para el cáncer gástrico por una razón desconocida.

Estudios también han asociado la infección con Helicobacter Pylori y el cáncer gástrico. El H. pylori está asociado con úlceras gástricas y gastritis atrófica crónica que puede explicar la alta incidencia del cáncer gástrico en pacientes infectados con H. pylori. Sin embargo, el exacto rol del H. pylori en el desarrollo del cáncer gástrico no está claro. Se teoriza que el H. pylori causa una gastritis o una inflamación del estómago, que puede conducir a una pérdida de células secretoras en el estómago, también conocida como gastritis estrófica. Se cree que este proceso de la atrofia puede conducir al cáncer gástrico. El H. pylori también se ha ligado a los linfomas del estómago.

La anemia perniciosa, una enfermedad autoinmune donde el estómago no produce el ácido del estómago, también se ha ligado al cáncer gástrico. Las drogas que causan una disminución en la producción de ácido en el estómago no se han ligado a un riesgo creciente del cáncer gástrico.

Se debe anotar que aunque éstos factores de riesgo son enunciados arriba, la mayoría de los cánceres gástricos se desarrollan sin ningúna obvia causa de predisposición. En otras palabras, no existe una fuerte relación causa-efecto con ningún factor de riesgo, a diferencia de por ejemplo, aquella entre fumar y el cáncer del pulmón.

¿Cómo puedo prevenir el cáncer gástrico?

Como no hay un sólo factor de riesgo asociado con el cáncer gástrico, no hay un cambio estricto en el estilo de vida que pueda disminuir significativamente el riesgo de una persona desarrollar el cáncer gástrico. Sin embargo, comer una dieta tipo “occidental”, sin abundantes alimentos ahumados ó salados y rica en frutas y vegetales, probablemente disminuye el riesgo de una persona. También, el dejar de fumar disminuye el riesgo del cáncer gástrico (aunque se debe dejar de fumar por otras numerosas razones de salud). Algunos han apoyado el consumo de alimentos con altos niveles de antioxidantes y vitamina C para prevenir los cánceres gástricos, aunque esto no ha sido probado definitivamente. Como las infecciones con H. Pylori han sido ligadas al desarrollo de los cánceres gástricos, el tratamiento rápido de infecciones con H. pylori quizás pueda disminuir el número de cánceres gástricos, aunque si tratar el H. pylori reduce realmente el riesgo del cáncer gástrico todavía es controversial. La decisión para tratar el H. pylori se debe discutir con su médico.

¿Qué exámenes de detección temprana hay disponibles?

No hay programas establecidos para la prevención primaria del cáncer gástrico en los Estados Unidos. No existen planes para iniciar un programa de detección temprana en los Estados Unidos simplemente porque la incidencia del cáncer gástrico es baja y el beneficio de la detección temprana del cáncer gástrico sería muy bajo para que fuera costo-efectivo. Algunas pocas poblaciones pueden ser excepciones (pacientes con gastritis atrófica), pero en general la detección temprana para el cáncer gástrico en los Estados Unidos probablemente causaría más problemas que soluciones (es decir, muchos casos de positivos falsos, o alarmas falsas). Actualmente, hacer exámenes de detección temprana para el H. pylori no se recomienda para áreas con incidencias relativamente bajas del cáncer gástrico, por ejemplo en los Estados Unidos.

En algunos centros japoneses, donde el cáncer gástrico es mucho más prevalente, los exámenes de detección temprana han sido mucho más exitosos. Una variedad de exámenes han sido usados en estos programas de detección temprana, con la habilidad de identificar certeramente cánceres gástricos en más del 90% de los pacientes que lo tienen actualmente. Estos exámenes incluyen radiografías de bario de doble contraste (llamados “exámenes del tracto gastrointestinal superior” o “exámenes de bario”) y endoscopias superiores. Una endoscopia superior (o una “EGD”) es un examen hecho usando una cámara al final de un tubo largo que es colocado desde la garganta del paciente hasta abajo al estómago. El médico que realiza la EGD es capaz de visualizar directamente el estómago. Muchas anormalidades pueden ser detectadas con una EGD, lo más importante, úlceras y cánceres. Los pacientes son sedados durante el procedimiento, de modo que cualquier molestia se reduce al mínimo.

Más recientemente, estudios han verificado el uso de un nuevo examen de sangre que podría ser usado para la detección temprana del cáncer gástrico. Este analiza la presencia de enzimas en la sangre llamada la relación del pepsinógeno I/II en suero, que es bajo en pacientes a riesgo de gastritis atrófica y cáncer gástrico. Sin embargo, éste está todavía en etapas tempranas de evaluación y necesita ser verificado.

¿Cuáles son las señas o síntomas del cáncer gástrico?

Los síntomas del cáncer gástrico son frecuentemente no específicos, y la mayoría de personas desafortunadamente presentaran con enfermedad avanzada. La vasta mayoría de pacientes con cáncer gástrico presentan con quejas vagas como molestia de la parte superior del abdomen o indigestión, pérdida de apetito, vómito ocasional, eructos, ó disminución en la habilidad de comer comidas grandes. Desafortunadamente, estos síntomas son con frecuencia los mismos síntomas que los pacientes sienten cuando tienen úlcera péptica ó gastritis. Por lo tanto, los pacientes pueden ser tratados para enfermedades benignas, como úlceras, sin que el diagnóstico de cáncer gástrico sea hecho. Este no es un manejo incorrecto, pues la gastritis y úlcera péptica son mucho más comunes que el cáncer gástrico. Sin embargo, si los síntomas persisten o no responden al tratamiento, más investigaciones deben ser realizadas.

Hasta 25% de personas con el cáncer gástrico tendrán una historia de ulceras gástricas. Otros síntomas, tales como vomitar sangre o problemas con el tragar son menos comunes, pero deben ser investigados sin demora. Síntomas adicionales que generalmente aplican a los pacientes con cáncer son pérdida de peso sin explicación, como también fatiga y debilidad con o sin anemia. Estos síntomas son desafortunadamente no descriptivos y no aplican necesariamente al cáncer en general o al cáncer gástrico específicamente. La enfermedad avanzada puede presentar con implicación de los ganglios linfáticos con masas en el área del ombligo, debajo de los brazos, o de la clavícula. La gente con enfermedad avanzada puede también presentar con hinchazón abdominal.

¿Cómo es el cáncer gástrico diagnosticado y estadificado?

Diagnosis

La endoscopia superior, como se describe anteriormente, se utiliza rutinariamente para la diagnosis y la estadificación iníciales de pacientes con el cáncer gástrico. Usando la endoscopia, la diagnosis se puede obtener en sobre el 95% de casos. Muchas veces se utiliza el ultrasonido durante la endoscopia para procurar identificar cómo de profundo en la pared del estómago el cáncer ha penetrado. Además, el ultrasonido puede identificar la extensión a los ganglios linfáticos en muchos casos. La profundidad de la invasión de la pared y la presencia de la extensión de los ganglios linfáticos son dos componentes muy importantes de tratamiento, pues el cirujano utiliza esta información para determinar si se puede operar.

Otros procedimientos son necesarios para determinar la etapa de la enfermedad. Las exploraciones de tomografía computarizada o TC (el “CAT escán”) del abdomen y del pecho se hacen, no sólo para eliminar la extensión a los órganos distantes, como el hígado y los pulmones, pero también para determinar la extensión a los ganglios linfáticos cerca del estómago que no se podría identificar por ultrasonido. Otras pruebas para eliminar la extensión de la enfermedad abdominal fuera del estómago sí mismo son las exploraciones de PET que utilizan soluciones radiactivas para identificar los tumores, y la laparoscopia. La laparoscopia es un procedimiento quirúrgico que implica punzar la cavidad abdominal con una cámara fotográfica fibroóptica y ver directamente los órganos y los tejidos finos en el área del estomago y la cavidad abdominal entera. Aunque el escán de PET y la laparoscopia son introducciones bastante nuevas a la estadificación del cáncer gástrico, las exploraciones de TC, endoscopias, y los ultrasonidos son generalmente más aceptados como se requieren en orden de identificar correctamente el grado de la enfermedad, y todos probablemente serán hechos en un paciente diagnosticado con el cáncer gástrico.

Otras pruebas más rutinarias hechas antes del tratamiento incluyen las pruebas de sangre, para asegurar que las cuentas de sangre totales están dentro de los límites normales, y que el hígado de un paciente, los riñones, y la salud total estén normales.

Todas estas pruebas son importantes para determinar el grado de la enfermedad que permite que la enfermedad sea estadificada. La etapa proporciona una pauta para el tratamiento óptimo del cáncer gástrico así como el pronóstico.

Estadificación

La estadificación del cáncer básicamente describe cuanto ha crecido antes de que el diagnóstico sea hecho, documentado la extensión de la enfermedad. Desafortunadamente, el cáncer gástrico frecuentemente se presenta como una enfermedad más avanzada debido a la falta de un diagnóstico temprano principalmente por la falta de síntomas específicos asociados con el cáncer. Antes de presentar el sistema de estadificación, aquí está alguna información sobre como los cánceres crecen y se esparcen y por lo tanto se convierten más avanzados en etapa.

Los cánceres causan problemas porque éstos se esparcen e interrumpen el funcionamiento de los órganos normales. Una forma en que el cáncer gástrico puede esparcirse es por extensión local, invadiendo a través de la pared del estómago a las estructuras adyacentes. Estas estructuras cercanas incluyen los tejidos blandos y la grasa alrededor del estómago, como también otros órganos como el bazo, el páncreas, el intestino delgado, el intestino grueso, el hígado, y los vasos sanguíneos grandes.

El cáncer gástrico también puede esparcirse a través del sistema linfático. La circulación linfática es un sistema de circulación completo en el cuerpo (así como el sistema circulatorio sanguíneo) que drena en varios ganglios linfáticos. Cuando las células cancerosas llegan a la circulación linfática, éstas pueden viajar a los ganglios linfáticos y crear nuevos sitios de cáncer. Esto es llamado esparcimiento linfático. Los cánceres gástricos son propensos a tener un esparcimiento linfático porque hay muchos vasos linfáticos pequeños contenidos dentro de la pared del estómago. Los primeros ganglios linfáticos a los cuales las células cancerosas se esparcen son los ganglios “perigástricos” que están a lo largo de los lados del estómago mismo. Estas pueden luego esparcirse a los ganglios linfáticos adyacentes al hígado, el bazo, el páncreas, y la aorta.

Los cánceres gástricos también pueden esparcirse a través de la circulación sanguínea. Las células cancerosas ganan acceso a los órganos distantes vía la circulación sanguínea y los tumores que se originan de éstas células son llamados metástasis. Debido a la distribución de sangre en el estómago, el órgano más común al cual se esparce es el hígado, sin embargo, los tumores también se pueden esparcir a los pulmones u otros órganos menos comúnmente.

Una cuarta forma en que el cáncer gástrico puede esparcirse es a través del abdomen entero, la llamada cavidad peritoneal. Aunque raro, una vez que las células cancerosas crecen afuera del estómago, no hay nada que pueda detener el esparcimiento de las células a cualquiera superficie en la cavidad abdominal entera.

Hay dos sistemas de estadificación aceptados en el cáncer gástrico. Ambos detallan la extensión de la enfermedad a través de la descripción del crecimiento del tumor en el estómago, como también la presencia y extensión del esparcimiento a los ganglios linfáticos. Los sistemas TNM son usados para describir muchos tipos de cánceres. Estos tienen tres componentes: T que describe la extensión del tumor “primario” (el tumor en el estómago), N que describe el esparcimiento a los ganglios linfáticos, y M que describe el esparcimiento a otros órganos (es decir, metástasis).

La etapa “T” es como sigue:

  • Tis - “cáncer in situ”- un tumor muy superficial, sin invasión de la pared del estómago.
  • T1 - el tumor invade únicamente hasta las porciones superficiales de la pared del estómago
  • T1a: invade la lámina propria o la mucosa muscularis
  • T1b: invade la submucosa
  • T2 - el tumor invade las capas de musculo de la pared del estómago
  • T3 - el tumor se extiende a través de la pared del estómago en el tejido conectivo subseroso sin invasión del peritoneo visceral o las estructuras adyacentes
  • T4 - el tumor se extiende afuera de la pared del estómago e invade el peritoneo visceral o las estructuras adyacentes

La etapa “N” es como sigue:

  • N0 - no extensión a los ganglios linfáticos
  • N1 - el tumor se extiende a 1-2 ganglios linfáticos
  • N2 - el tumor se extiende a 3-6 ganglios linfáticos
  • N3 - el tumor se extiende a más de 6 ganglios linfáticos
  • N3a: se extiende a 7-15 ganglios linfáticos
  • N3b: se extiende a 16 o más ganglios linfáticos

La etapa “M” es como sigue:

  • M0 - el tumor no se ha extendido a otros órganos
  • M1 - el tumor se ha extendido a otros órganos

La etapa general es basada en la combinación de éstos parámetros T, N, M:

  • Etapa IA - T1N0M0
  • Etapa IB - T1N1M0 o T2N0M0
  • Etapa IIA-T1N2M0 o T2N1M0 o T3N0M0
  • Etapa IIB-T1N3 o T2N2M0 o T3N1M0 o T4aN0M0
  • Etapa IIIA-T2N3 o T3N2 o T4aN1M0
  • Etapa IIIB- T4bN0M0 o T4bN1M0 o T4aN2M0 o T3N3M0
  • Etapa IV-cualquier T, cualquier N, M1

Aunque complicado, éste sistema de estadificación ayuda a los médicos a determinar la extensión del cáncer y por lo tanto a tomar decisiones de tratamiento con respecto al cáncer del paciente. La etapa del cáncer, o la extensión de la enfermedad, es basada en información recogida a través de varios exámenes hechos como parte del diagnóstico y evaluación del cáncer.

¿Cuáles son los tratamientos del cáncer gástrico?

Actualmente, todos los tratamientos curativos para el tratamiento del cáncer gástrico involucran cirugía (resección quirúrgica de todo el cáncer). La cirugía más pequeña posible, a la vez que se remueve todo el cáncer, es la que es normalmente realizada. Generalmente, los tumores que se localizan en la pieza del estómago más cercana al esófago (estómago próximo) se tratan con una gastrectomía (retiro del estómago entero). Una gastrectomía parcial es la resección de únicamente una parte del estómago, en contraste con una gastrectomía total, que es hecha cuando el tumor es grande. Las gastrectomías parciales pueden ser apropiadas para esos tumores localizados más lejos del esófago, en la porción distal del estómago. Para la gastrectomía parcial, el margen quirúrgico alrededor del cáncer gástrico necesita ser de 5 cm, es decir, se necesita tener 5 cm de tejido normal del estómago alrededor del tumor en la porción del estómago que es removido. La enfermedad difusa que implica el estómago es también una indicación para una gastrectomía total. También, el cirujano realiza una disección completa de los ganglios linfáticos, removiendo tantos como sean posibles. Cómo de extensa es la disección de los ganglios linfáticos realizada es polémica, con datos contradictorios en los Estados Unidos comparados con Japón. Sin embargo, es importante que un cirujano experimentado realice la disección pues es una cirugía difícil. Obviamente, cuando el estómago o una porción del estómago son removidos, los dos extremos deben ser juntados nuevamente. Esto es hecho a través de varios procedimientos, todos estos intentando eliminar tantos efectos secundarios de la cirugía como sea posible, tal como la inhabilidad de comer comidas más grandes y el tal “síndrome de vaciamiento gástrico rápido”. El síndrome de vaciamiento gástrico rápido es el resultado de que el estómago ha sido removido y el intestino delgado se llena demasiado rápido con comida no digerida. Los síntomas incluyen nausea, vómito, llenura, diarrea, y algunas veces dificultad al respirar. Estos síntomas usualmente pueden ser manejados con modificaciones dietéticas.

Aunque la cirugía es siempre requerida para el tratamiento curativo, con frecuencia no es suficiente para alcanzar curación en muchos casos. La mayoría de los casos de cáncer gástrico tempranos son curados con solo cirugía. Sin embargo, en muchos pacientes con casos avanzados de cáncer gástrico, tales como esos con ganglios linfáticos positivos o tumores que invaden las capas más profundas del estomago o más allá de él, el cáncer regresará si sólo se hace cirugía. Más de dos tercios de éstos pacientes recurren, con el cáncer regresando en los ganglios linfáticos u otros órganos. Para combatir esto, la radioterapia y quimioterapia son recomendadas para muchos pacientes. Se cree que cualquier paciente con cáncer gástrico etapa IB o mayor (invasión de las porciones profundas de la pared del estómago o de cualquiera de los ganglios linfáticos) se beneficiará de terapia adicional con radiación y quimioterapia concurrentes.

La radioterapia usa rayos X de alta energía para matar las células cancerosas. Hace esto dañando el ADN de las células tumorales. Las células normales en nuestro cuerpo pueden reparar daños de la radiación mucho más rápidamente que las células tumorales, de modo que las células tumorales son destruidas con la radiación, pero muchas células normales no lo son. Esta es la base para el uso de radioterapia en el tratamiento del cáncer. La radiación es liberada usando máquinas grandes que producen los rayos X de alta energía. Después de que los oncólogos de radiación fijan los campos de radiación (“los campos de radiación” son áreas del cuerpo que serán tratados con radiación), el tratamiento es empezado. La radiación es dada cinco días a la semana por aproximadamente cinco semanas en el centro de tratamiento de radioterapia. El tratamiento toma sólo unos pocos minutos cada día y es completamente sin dolor. El típico campo de radiación usado en el tratamiento del cáncer gástrico incluye porciones de la parte superior del abdomen. En otras palabras, es diseñado para matar las células tumorales en el área donde la cirugía fue realizada. Los efectos secundarios típicos incluyen nausea y vómito (aunque esto debe causar menos problema pues el estómago ya ha sido removido) y diarrea.

La quimioterapia es definida como drogas que son usadas para matar las células tumorales. La gran ventaja en usar quimioterapia es que, como es una medicina, ésta viaja a través de todo el cuerpo. Por lo tanto, si algunas células tumorales se han esparcido afuera de lo que la cirugía o la radiación pudieron tratar, éstas pueden ser potencialmente destruidas con la quimioterapia. Parecido a la radiación, algunas células normales pueden ser dañadas durante el tratamiento, produciendo efectos secundarios. La quimioterapia estándar usada en el tratamiento del cáncer gástrico es llamada 5-FU, en combinación con otra droga llamada leucovorina. Este tipo de quimioterapia es administrada a través de una vena. Los efectos secundarios del 5-FU y leucovorina incluyen nausea, diarrea, cambios en la piel, y úlceras en la boca. Aunque otras drogas de quimioterapia (cisplatino, oxaliplatino, epirubicina) están siendo investigadas para el tratamiento del cáncer gástrico, 5FU más leucovorina continúan siendo el estándar. A veces la quimioterapia y la radiación se utilizan antes de la cirugía, pero un estudio grande ha demostrado que la cirugía seguida por la radiación con quimioterapia parece ser el mejor tratamiento actual. El valor de la radiación y la quimioterapia fue demostrado en un estudio grande reportado en el 2001 por MacDonald y sus colegas. Estos autores reportaron un resultado mucho mejor en pacientes con cáncer gástrico en etapa IB o mayor que fueron tratados con radiación y quimioterapia después de cirugía potencialmente curable. Este estudio ha establecido el estándar de cuidado en los Estados Unidos y es detallado a continuación:

  • Cirugía - para remover todo el cáncer, como también remover los ganglios linfáticos en el área del estómago.
  • Radiación - al área superior del abdomen, 5 días por semana por 5 semanas; usualmente empieza 4-6 semanas después de la cirugía para permitir recuperación de la cirugía, pero puede ser demorada por unas pocas semanas si la quimioterapia es comenzada primera, antes de combinar los dos tratamientos.
  • Quimioterapia - usando la combinación de quimioterapia con 5-FU y leucovorina, dada durante la radiación y también después de que la radiación se haya completado; puede algunas veces ser comenzada unas pocas semanas antes de empezar la radioterapia, para permitir la curación local si es necesario

También ha habido un estudio que ha demostrado la ventaja de la quimioterapia preoperatoria seguida por la cirugía y la quimioterapia postoperatoria, un régimen de uso frecuente en la gente que no puede tolerar la radiación con quimioterapia. El tipo de quimioterapia recomendada en este caso es epirubicina, cisplatino y fluorouracilo 5 (ECF). El cerca de 20% de los cánceres gástricos sobre producen una proteína llamada HER-2; en tales casos, la adición de Herceptin, un agente biológico, a la quimioterapia se ha demostrado mejorar la sobrevivencia para los pacientes con enfermedad avanzada.

Exámenes de seguimiento para el cáncer gástrico

Una vez que se completa el tratamiento para el cáncer gástrico (incluyendo cirugía +/- radiación y quimioterapia), la persona debe ser seguida cercanamente por sus médicos del cáncer. Este seguimiento cercano es requerido por un par de razones. Primero, se necesita para asegurar que el paciente se ha recuperado del tratamiento del cáncer. Esto incluye asegurarse de que el paciente no tiene vómito ó diarrea y se ha sanado de la cirugía. También, síntomas del “síndrome de vaciamiento gástrico rápido” necesitan ser tratados con modificaciones dietéticas. Además, debido a que se ha removido el estómago o una porción del estómago, los pacientes con cáncer gástrico tienen tendencia a cierto tipo de anemia, como resultado de no tener suficiente vitamina B-12. Esto será monitorizado en el paciente por el resto de su vida, pues esta anemia usualmente no ocurre sino hasta años después de la cirugía.

La otra mayor razón por la cual un paciente necesita ser seguido cercanamente, es para estar seguro de que el cáncer no recurra. La recurrencia puede ser detectada usando examen físico, endoscopias periódicas y escánes de TC. Al principio, los pacientes tendrán visitas de seguimiento y exámenes relativamente frecuentes. Entre más tiempo el paciente esté libre de enfermedad, menos frecuentes tendrá que regresar para los chequeos.

Referencias

Calvo FA, Martinez-Monge R, Ortiz de Urbina D, Gunderson LL. Stomach Cancer. Clinical Radiation Oncology. Edited by Gunderson LL, Tepper JE. Philadelphia; 2000: 652-686.

Hofmann M, Stoss O, Shi D, et al. Assessment of a HER2 scoring system for gastric cancer: results from a validation study. Histopathology 2008; 52(7):797-805.

Karpeh MS, Kelsen DP, Tepper J. Cancer of the Stomach. In Cancer: Principles and Practice of Oncology (6th Edition). Edited by DeVita, Jr VT, Hellman S, Rosenberg SA. Philadelphia: Lippincott Williams & Wilkins; 2001: 1092-1126

Lawrence, Jr. W. Gastric Cancer. Clinical Oncology. Edited by Lenhardt, Jr. RE, Osteen RT, Gansler T. Atlanta: American Cancer Society; 2001: 345-356.

MacDonald JS, Smalley SR, Benedetti J, et al. Chemoradiotherapy after surgery compared with surgery alone for adenocarcinoma of the stomach or gastroesophageal junction. NEJM 2001; 345 (10): 725-730.

Smalley SR. New Developments in Radiotherapy for Gastric Cancer. ASTRO Refresher Course, Copyright American Society for Therapeutic Radiology and Oncology, 2002

Van Cutsem E, Kang Y, Chung H, et al. Efficacy results from the ToGA trial: A phase III study of trastuzumab added to standard chemotherapy (CT) in first-line human epidermal growth factor receptor 2 (HER2)-positive advanced gastric cancer (GC). J Clin Oncol 2009; 27(18S)

Imprima English