Cáncer de la Vesícula Biliar: Los Fundamentos

Neha Vapiwala, MD
Modified By: Lara Bonner Millar, MD
The Abramson Cancer Center of the University of Pennsylvania
Ultima Vez Modificado: 20 de marzo del 2012

Share article


¿Qué es la vesícula biliar, y qué hace?

Es un órgano pequeño en forma de pera que almacena y concentra una sustancia llamada bilis. La bilis es una sustancia líquida verdosa producida por las células del hígado (hepatocitos) que ayuda en la digestión de grasas. Emulsiona las grasas, haciendo que las grasas se acumulen en gotitas que se pueden absorber fácilmente en el intestino pequeño. También ayuda en la absorción de las llamadas “vitaminas solubles”, tales como las vitaminas A, D, E y K. La bilis es también la manera que el cuerpo dispone de la hemoglobina de las células viejas de sangre rojas que ya no son funcionales. Esto es lo qué hace la bilis verde y la excreta marrón. Una vez que los hepatocitos hayan producido la bilis, se transporta al duodeno (el segmento del intestino pequeño directamente después del estómago), donde se secreta por una abertura pequeña conocida como la Ampolla de Vater. Puede entonces formar gotitas junto con las partículas de grasa que salen del estómago. La bilis también va a la vesícula biliar donde puede ser almacenada. La vesícula biliar y el hígado son conectados por el conducto hepático.

Cuando usted come alimento grasosos, el alimento pasa del estómago al intestino pequeño, y acciona la guarnición del intestino pequeño para lanzar una hormona llamada CCK (colecistoquinin). CCK entonces se lleva adentro a la circulación sanguínea a la vesícula biliar, donde causa que la vesícula biliar se contraiga y envíe la bilis a través del conducto biliar común y de allí al duodeno del intestino pequeño. Los cálculos biliares se forman cuando las sustancias contenidas en la bilis se cristalizan en piedras pequeñas, duras.

¿Cómo de común es el cáncer de la vesícula biliar?

El cáncer primario de la vesícula biliar es muy raro y afecta a cerca de 5,000 adultos en los E.E.U.U. cada año.

¿Cuáles son los tipos de cáncer de la vesícula biliar?

La mayoría de estos cánceres son “adenocarcinomas”, con subtipos tales como papilar, nodular, y tubular, dependiendo del aspecto de las células del tumor debajo del microscopio. Los subtipos menos comunes incluyen: célula escamosa, célula del anillo de signet, y adenoescamoso (adenoacantoma).

¿Quién desarrolla el cáncer de la vesícula biliar?

El cáncer de la vesícula biliar se ve lo más a menudo posible en pacientes más viejos, con una edad mediana en la diagnosis de 62-66 años. Ocurre más a menudo en mujeres, con un cociente de hembra-a-varón alrededor de 3:1. Los índices más altos del cáncer de la vesícula biliar ocurren entre americanos nativos de los E.E.U.U., así como en México, Suramérica, Israel, y China. De hecho, Israel tiene la incidencia mundial más alta, con 7.5 casos por 100,000 hombres y 13.8 casos por 100,000 mujeres. El cáncer de la vesícula biliar es el quinto cáncer de gastroenterología más común en los Estados Unidos. Sin embargo, es la malignidad más común gastroenterologica en Mexicano-Americanos y Americanos Nativos del Sudoeste. Tarifas bajas se ven en la India, Nigeria, y Singapur.

¿Qué causa el cáncer de la vesícula biliar? ¿Cuáles son los factores de riesgo?

La causa del cáncer de la vesícula biliar es desconocida, aunque se ha asociado a los cálculos biliares, niveles altos de estrógeno, tabaquismo, alcohol, obesidad, y el género femenino. Aproximadamente 70-90 por ciento de gente con el cáncer de la vesícula biliar tienen cálculos biliares. Sin embargo, el contrario no es verdad, pues la mayoría de la gente con los cálculos biliares no desarrollan cánceres de la vesícula biliar, y es confuso cómo de grande es el riesgo si se ha tenido cálculos biliares. Se ha sugerido que la infección con salmonela puede también aumentar el riesgo de los cánceres de la vesícula biliar. También, los pacientes con enfermedad inflamatoria del intestino (colitis ulcerativa y la enfermedad de Crohn) son 10 veces más probables de desarrollar el cáncer de la zona biliar extrahepatica.

¿Cuáles son las señas y los síntomas del cáncer de la vesícula biliar?

Desdichadamente, no hay síntomas específicos de seguro que sugieren una diagnosis del cáncer de la vesícula biliar. Generalmente, los pacientes presentan con problemas resultando de la obstrucción de los conductos biliares, tales como ictericia, pérdida de apetito y pérdida de peso. Puede haber una masa y/o un dolor en el abdomen, especialmente a la derecha debajo de las costillas. Sin embargo, la gente no tiene a menudo ningún síntoma, o sus síntomas le hacen mímica a los de los cálculos biliares. La manera más común que se diagnostican los tumores de la vesícula biliar es incidentemente, durante una cirugía realizada para extirpar la vesícula biliar (colecistectomía) por una cierta otra razón. Cerca de 1-2% de colecistectomías revelan un cáncer de la vesícula biliar.

En la examinación de un paciente, un proveedor de cuidado medico (HCP, por sus siglas en ingles) puede detectar la ictericia de la piel o de los blancos de los ojos, una masa en el cuadrante abdominal superior derecho o alrededor del ombligo del vientre (periumbilical).

¿Cómo se diagnostica el cáncer de la vesícula biliar?

Sobre todo, un HCP debe realizar siempre una historia y una examinación física cuidadosa. Los exámenes de laboratorio deben incluir paneles metabólicos de la química y de la función hepática para buscar niveles anormales de las varias sustancias en la sangre que son sugestivas de enfermedad hepatobiliar general. Un urinálisis se hace generalmente también para evaluar niveles urinarios de algunas de estas sustancias.

*El papel de los marcadores del tumor, [antígeno carbohidrato 19-9 (CA 19-9), antígeno del cáncer 125 (CA125), y antígeno carcinoembrionico (CEA)] no se han establecido en el cáncer de la vesícula biliar.

La ultrasonografia (US) es el estudio estándar hecho primero en los pacientes que presentan con dolor del cuadrante superior derecho. Permite que los HCPs hagan una diagnosis de cáncer de la vesícula biliar en cerca de la mitad de pacientes, y puede también detectar la enfermedad extendida al hígado o a los conductos biliares sobre la mitad del tiempo. Esto es una prueba importante, pues puede ayudar a distinguir a la gente que está teniendo dolor de los cálculos biliares de los que tengan cáncer de la vesícula biliar. El ultrasonido endoscopico, donde una cámara fotográfica se inserta abajo a través de la boca (mientras que bajo sedación) permite que la punta de la sonda del ultrasonido sea puesta más cercana a la vesícula biliar y aparece ser más exacta que el ultrasonido tradicional que se pone contra la pared abdominal. El ultrasonido endoscopico puede también detectar mejor los ganglios y si el tumor se ha extendido más allá de la vesícula biliar.

Las exploraciones de tomografía computada (CT) pueden también ser provechosas en pacientes con dolor abdominal superior. Son mejores que los US para detectar la invasión del tumor fuera de la vesícula biliar y la enfermedad ex tendida a otros sitios en el abdomen o la pelvis. Cerca de 70-80% de casos tendrán cierto grado de invasión del hígado, y así que la combinación de CT y de US proporciona una información más exacta.

La proyección de imagen de resonancia magnética (MRI) ha sido útil en examinar esta región para la enfermedad extendida al hígado u otros tejidos finos. Esta tecnología es particularmente buena para planificar la cirugía, evaluar los vasos sanguíneos circundantes [angiograma de resonancia magnética (MRA)] y conductos de los pasajes biliares [colangiograma de la resonancia magnética (MRC)].

La colangiografía, a través de la piel o del estómago, es una técnica que permite que los HCPs no sólo establezcan una diagnosis, pero localicen la obstrucción y coloquen un stent por la obstrucción para ayudar a aliviar la obstrucción.

Exámenes rutinarios de la sangre pueden también ayudar a su médico a determinar si hay una obstrucción en los conductos biliares y como de bien está funcionando el hígado. Hay marcadores del tumor que se pueden probar en la sangre, tal como CEA y CA 19-9. Estos marcadores se pueden elevar en el cáncer de la vesícula biliar, pero no son buenos para la diagnosis pues no son específicos y otras condiciones pueden hacerlos estar elevados.

¿Cómo se estadifica el cáncer de la vesícula biliar?

La Comisión Mixta Americana Sobre el Cáncer utiliza el sistema de TNM para estadificar el cáncer de la vesícula biliar como sigue: (Adaptado de la edición de AJCC 6to, 2002)

Tumor primario (T)
  • TX - El tumor primario no puede ser determinado
  • T0 - Ninguna evidencia del tumor primario
  • Tis - Carcinoma in situ
  • T1 - El tumor invade la capa de la mucosa o del músculo
  • T2 - El tumor invade el tejido fino conectivo perimuscular
  • T3 - El tumor invade / perfora la serosa e invade directamente el hígado y/u otro órgano o estructura adyacente
  • T4 - El tumor invade la vena portal principal o arteria hepática o >2 órganos adyacentes

Ganglios Linfáticos Regionales (N)

  • NX – Los ganglios linfáticos regionales no pueden ser determinados
  • N0 - Ninguna metástasis en los ganglios linfáticos regionales
  • N1 - Metástasis a los ganglios linfáticos regionales
Metástasis (M)
  • MX - La presencia de metástasis no puede ser determinada
  • M0 - Ninguna metástasis distante
  • M1 - Metástasis distante

Agrupaciones de TNM por Etapa

Etapa
T
N
M
Etapa 0
Tis
N0
M0
Etapa IA
T1
N0
M0
Etapa IB
T2
N0
M0
Etapa IIA
T3
N0
M0
Etapa IIB

T1
T2
T3

N1
N1
N1

M0
M0
M0

Etapa III
T4
Cualquier N
M0
Etapa IV
Cualquier T
Cualquier N
M1

¿Cómo se trata el cáncer de la vesícula biliar?

Como con muchos tipos de tumores, la gerencia es a menudo un acercamiento multidisciplinario que implica una variedad de tratamientos.

Para la enfermedad de etapa temprana (etapa I), la cirugía solamente puede ser considerada. En los pacientes que tienen un cáncer de la vesícula biliar encontrado durante una colecistectomía, se recomienda la reexcision si la enfermedad es de etapa II o más alta. En enfermedad de la etapa I, la necesidad de una reexcision es más polémica. El retiro quirúrgico total de todo el tumor conocido es el único verdadero tratamiento “curativo”. Desafortunadamente, solamente cerca de 25% de pacientes con el cáncer de la vesícula biliar pueden experimentar cirugía definitiva. Además, tal procedimiento es típicamente absolutamente extenso, e implica el retiro de la vesícula biliar, los ganglios linfáticos regionales, y una porción del hígado si hay preocupación de invasión. Como usted puede esperar, tal cirugía lleva un riesgo elevado de una lesión operativa seria. Aun cuando es posible la cirugía, el cirujano no puede generalmente tomar márgenes de resección muy grandes alrededor del tumor, significando que las células de cáncer pueden existir en, o muy cerca de, los bordes del tejido fino donde el cirujano corto. Incluso con mejor técnicas quirúrgicas, el riesgo de la recurrencia es alto. En tales casos, la radioterapia de la viga externa se puede utilizar en esperanzas de suprimir cualquier cáncer microscópico restante en el área quirúrgica y las regiones circundantes en-riesgo. La supervivencia mediana en pacientes con enfermedad avanzada pero operable tratados con cirugía sola se cita como entre 6-7 meses. Esto se puede mejorar a veces hasta los 16 meses con radioterapia postoperatoria. Quimioterapia adyuvante después de la cirugía puede también ser considerada, lo más comúnmente posible con 5-FU.

Para los pacientes que no pueden experimentar cirugía, o sea porque la enfermedad está demasiado avanza o debido a otras condiciones médicas serias, los HCPs pueden utilizar radioterapia con o sin quimioterapia concurrente para mejorar los síntomas, y en algunos casos incluso pueden aumentan la sobrevivencia. Actualmente, hay varios estudios que investigan varias combinaciones de la quimioterapia con 5-FU, pues un régimen claramente superior todavía no se ha demostrado. La investigación sigue en curso.

¿Cuáles son los resultados del tratamiento?

La etapa de la enfermedad en la presentación es el factor pronóstico más importante.

Los pacientes en etapa I pueden tener tarifas muy buenas de sobrevivencia de 5 años, en la orden de 70-85% después de una cirugía completa. La mortalidad perioperativa clasifica la gama a partir de 0-21%, dependiendo del grado de la resección del hígado requerido o de la necesidad del retiro del páncreas o del intestino pequeño (pancreaticoduodenectomía).

Tarifas de sobrevivencia de 5 años

  • etapa I - 70-85%
  • etapa II - 25%
  • etapa III - 12%
  • etapa IV - 1-2%


News
IBCG Proposes New Definition in Bladder Cancer

Jan 7, 2014 - The International Bladder Cancer Group has proposed a new definition of progression in nonmuscle invasive bladder cancer that is clinically useful for determining prognosis and comparing treatment options, according to research published in the January issue of The Journal of Urology.



I Wish You Knew

How cancer patients have changed my life

View More



Blogs and Web Chats

OncoLink Blogs give our readers a chance to react to and comment on key cancer news topics and provides a forum for OncoLink Experts and readers to share opinions and learn from each other.




OncoLink OncoPilot

Frente a un nuevo diagnóstico de cáncer o de cambiar el curso de su tratamiento actual? Deje que nuestro personal de enfermería cáncer que ayudan a pasar!

Más información