Cánceres de la Cabeza y del Cuello: Los Fundamentos

Carolyn Vachani, RN, MSN, AOCN
Abramson Cancer Center of the University of Pennsylvania
Ultima Vez Modificado: 21 de enero del 2010

Share article


Imprima English

¿Qué son la “cabeza y el cuello”?

Esto puede parecerse como una pregunta tonta, pero es importante al hablar de los cánceres de la cabeza y del cuello entender qué áreas exactamente el cáncer incluye. La faringe es un tubo cerca de 5 pulgadas de largo, extendiendo de la parte posterior de la nariz al área donde ambos el esófago (tubo al estómago) y la tráquea (tubo a los pulmones) comienzan. En términos de cánceres de la cabeza y del cuello, la faringe y las estructuras circundantes se dividen en varias áreas:

  • Cavidad bucal: incluye los labios, la parte delantera de la lengua, el techo de la boca (paladar duro), el piso de la boca, las partes de la línea de la encía (borde alveolar), y la guarnición interior de las mejillas (la mucosa bucal)
  • Nasofaringe: incluye el nasofaringe (área de la faringe detrás de la nariz) y la guarnición de la nariz
  • Orofaringe: incluye la pared posterior de la faringe (área de la faringe detrás de la boca), la parte suave del techo de la boca (paladar suave), las amígdalas, y la base de la lengua
  • Hipofaringe: incluye el área de la faringe debajo del orofaringe hasta el esófago
  • Laringe: incluye la caja de la voz (laringe), que está situada apenas debajo de la faringe, y la epiglotis, que es una aleta del tejido fino que evita que la saliva y el alimento entren en la tráquea cuando uno traga
  • Sinus (frontal, etmoideo, maxilar, esfenoide) y glándulas salivales (glándulas importantes y de menor importancia)
  • Partes del oído (canal auditivo externo, oído medio e interno)
  • Cuello (ganglios linfáticos, etc.)

Cánceres de la cabeza y del cuello de OncoLink

Este gráfico representa una cabeza que esta cortada por el centro.

  1. sinus,
  2. guarnición de la nariz,
  3. nasofaringe,
  4. lengua,
  5. orofaringe,
  6. hipofaringe,
  7. laringe,
  8. médula espinal,
  9. vértebras,
  10. esófago,
  11. tráquea

¿Cuáles son los cánceres de la cabeza y del cuello?

En los Estados Unidos, habrá 47,500  casos nuevos estimados del cáncer de la cabeza y del cuello (HNCA, por sus siglas en ingles) en 2008, con 11,200 personas muriendo de la enfermedad. Globalmente, hay 533,100 casos nuevos estimados al año, y es el quinto cáncer más común por todo el mundo. En cambio, el HNCA no cuenta en los 10 más comunes en los Estados Unidos, explicando el solamente 3% de todos los cánceres. Las variaciones en tarifas alrededor del mundo son un resultado de diferencias en hábitos dietéticos y del tabaco, uso del alcohol, y exposiciones virales y ambientales.

Usted puede ver que esta categoría abarca bastantes diversos cánceres. Todos los cánceres comienzan cuando las células anormales en una parte del cuerpo comienzan a crecer en una manera fuera de control. Ahí es donde las semejanzas terminan, pues diversos tipos de cáncer se tratan de diversas maneras, y los cánceres de la cabeza y del cuello no son ninguna excepción. Esto es un artículo introductorio, así que usted pueda necesitar utilizar los acoplamientos a la izquierda para conseguir una información más detallada sobre tipos específicos de cáncer de la cabeza y del cuello.

¿Cuáles son las causas del cáncer de la cabeza y del cuello, y estoy a riesgo?

Se estima que 80-90% de todos los canceres de la cabeza y del cuello son causados por el uso del tabaco y el alcohol. El tabaco incluye los cigarrillos, los cigarros, las pipas y tabaco sin humo (de mascar, inmersión, rapé, y quid del betel). Los usuarios del tabaco están entre 20-40 veces más probables de desarrollar un cáncer de la cabeza y del cuello que los no fumadores, dependiendo de la cantidad de uso, también como la edad, el sexo y la raza del usuario. Fumar más de 4 cigarrillos al día aumenta el riesgo a 20 veces más que el de un no fumador. La composición del tabaco sin humo varía alrededor del mundo, haciéndolo duro generalizar, pero el riesgo de desarrollar el cáncer de la cabeza y del cuello se piensa ser de 1-10 veces más para los usuarios de tabaco sin humo que no utilizadores. Parar de fumar conduce a una reducción del riesgo que aumenta con tiempo, pero nunca alcanzará el de un nunca-fumador.

Beber alcohol se sabe aumentar el riesgo de desarrollar el cáncer de la cabeza y del cuello cerca de 2-10 veces más que no bebedores, dependiendo de la cantidad consumida. El uso del alcohol solo aumenta el riesgo, pero cuando está combinado con el tabaco, el riesgo aumenta dramáticamente. Algunos investigadores creen que el alcohol puede hacer los tejidos finos más susceptibles al daño de las toxinas en el tabaco.

Los hombres desarrollan el cáncer de la cabeza y del cuello dos veces más a menudo que las mujeres en los Estados Unidos, y componen el 68% de todos los casos y el 71% de las muertes de esta enfermedad. Por ejemplo, en el cáncer de la lengua específicamente, diagnosticarán más o menos a 1,200 hombres este año, contra solamente 670 mujeres. Mientras que la gente envejece, su riesgo aumenta, y la mayoría de los casos se diagnostican en la gente sobre la edad de 65. Los individuos Africano-Americanos y Asiáticos están en un riesgo más alto para todos los tipos de cánceres de la cabeza y del cuello. Aunque los cánceres orales y faringeales han disminuido durante los 20 años pasados entre los hombres y las mujeres blancas bajo la edad de 65 y en las mujeres negras de todas las edades, ha aumentado en hombres negros.

La infección con ciertos tipos del virus humano del papiloma (HPV, por sus siglas en ingles), una enfermedad transmitida sexualmente que invade el tejido fino epitelial humano (un tipo de célula de la piel), se sabe aumentar el riesgo de cánceres orofaringeales. Se estima que 5.5 millones de personas se infectan por todo el mundo con este virus anualmente. Los individuos que están activos sexualmente tienen un riesgo de la infección de 80 a 85% en algún momento en su vida. Los investigadores estiman que los 50% de cánceres orofaringeales son atribuibles al HPV, con una tarifa mucho más alta en los no fumadores jóvenes diagnosticados con la enfermedad. Esto se piensa ser relacionado con los cambios en prácticas sexuales, incluyendo un aumento en el sexo oral entre adolescentes y adultos jóvenes. A pesar de la disminución de cánceres relacionados al fumar en los Estados Unidos, este aumento relacionado al HPV tiene el potencial de convertirse en una carga seria de la salud pública.

Los índices de cánceres nasofaringeales en países asiáticos son altos y se piensan ser un resultado de una dieta alta en alimentos curados con sal. La exposición crónica del sol se liga al cáncer del labio. La exposición al asbesto se piensa aumentar el riesgo de cánceres laríngeales. La infección inactiva con el virus de Epstein Barr (EBV, por sus siglas en ingles), el humo ambiental o de segunda mano, y la inhalación crónica del polvo de madera todos también se han asociado al riesgo creciente de los cánceres de la cabeza y del cuello.

¿Cuáles son las señas de los cánceres de la cabeza y del cuello?

Las señas y los síntomas pueden variar grandemente dependiendo de la localización del tumor. Algunos síntomas comunes son pérdida de peso (debido a dificultad al tragar y/o desnutrición), una masa o ulcera que no se resuelve, dolor en la garganta o un cambio en la voz que no se mejora, o dolor (se siente a veces en el oído). Señas más específicas incluyen lo siguiente:

  • Cavidad bucal: áreas blancas o ulceras, un cambio en cómo las dentaduras caben en la boca, o dolor en la boca
  • Área nasofaringeal o sinus: infecciones de la sinus que no responden a los antibióticos, dolor en la quijada superior, sangrar de la nariz, dificultad al respirar, dolor o zumbar en los oídos
  • Faringeal: dificultad al tragar, garganta dolorida, o una voz ronca

¿Cómo se diagnostican y se estadifican los cánceres de la cabeza y del cuello?

Si se sospecha un cáncer de la cabeza y del cuello, un médico realizará una exanimación cuidadosa de la cabeza y del cuello, adentro y afuera. Esto requiere el uso de un endoscopio, un tubo fino con una cámara fotográfica en el extremo que se inserta en la nariz o por la garganta después de adormecer la nariz, la garganta y el reflejo de arqueada del paciente. Esto es necesario para evaluar la lesión o la masa de concierne, o buscar cualquier masa adicional. Una muestra del tejido fino y/o otras áreas sospechosas de concierne serán tomadas (biopsia). Dependiendo de la localización, esto se puede hacer en la oficina, o si no es accesible, puede necesitar ser hecho en un cuarto de operación. Un patólogo, un doctor que examina la muestra debajo de un microscopio y determina el tipo de célula y si o no es canceroso, evalúa la biopsia.

Los cerca de 95% de tumores de la cabeza y del cuello son carcinomas de la célula escamosa (nombrados por el tipo de células que el cáncer implica). Algunos otros tipos incluyen: el adenocarcinoma, carcinoma de mucoepidermoide, carcinoma enquistado adenoideo, carcinoma de la célula acinica u otros tumores, linfoma, sarcoma y melanoma salivales malignos.

Las exploraciones de tomografía (CAT, por sus siglas en ingles), la proyección de imagen de resonancia magnética (MRI, por sus siglas en ingles), y las exploraciones automatizadas de tomografía de emisión de positrón (PET, por sus siglas en ingles) son un paso importante para evaluar el tumor más cercanamente y para determinar la etapa y opciones para el tratamiento.

La estadificación es hecha evaluando el tamaño del tumor (t), la implicación de los ganglios linfáticos (n), y la metástasis (m), o extensión a otras áreas del cuerpo. Aunque usted puede oír a veces el cáncer descrito como etapa I, II, etc.; el sistema de TNM es más exacto en este grupo de tumores tan diversos. Lo que sigue le dará una comprensión de las definiciones de TNM y de la etapa correspondiente. Tenga presente, el sistema de estadificación es aún más complejo para cada sitio particular, pero estas descripciones generales de TNM se pueden aplicar a todos los tumores de la cabeza y del cuello.

Tumor primario (t)

TX: El tumor primario no puede ser determinado

T0: Ninguna evidencia del tumor primario

Tis: El cáncer “in situ” esta contenido

T1: Tumor de 2 centímetros o menos de tamaño

T2: Tumor > 2 centímetros pero < 4 centímetros de tamaño

T3: Tumor > 4 centímetros de tamaño

T4a: El tumor invade las estructuras al lado de él

T4b: El tumor invade a las áreas más allá de las estructuras al lado de él

Ganglios linfáticos regionales (n)

NX: Los ganglios regionales no se pueden determinar o son desconocidos

N0: Ninguna metástasis regional de los ganglios linfáticos

N1: Metástasis en 1 ganglio linfático en el mismo lado que el tumor, < 3 centímetros de tamaño

N2: Metástasis en 1 o más ganglio en iguales, contrario, o ambos lados, entre 3-6 centímetros de tamaño

N3: Metástasis en 1 o más ganglio, > 6 centímetros de tamaño

Metástasis distante (m)

MX: La metástasis distante no puede ser determinada

M0: Ninguna metástasis distante

M1: Metástasis distante

Estadificación

Etapa

T

N

M

Etapa 0

Tis

N0

M0

Etapa I

T1

N0

M0

Etapa II

T2

N0

M0

Etapa III

T3

N0

M0

 

T1-3

N1

M0

Etapa IVa

T4a

N0 o N1

M0

 

T1-4a

N2

M0

Etapa IVb

T4b

Cualquier N

M0

 

Cualquier T

N3

M0

Etapa IVc

Cualquier T

Cualquier N

M1

¿Cómo se tratan los cánceres de la cabeza y del cuello?

Los cánceres de la cabeza y del cuello son tratados lo más mejor posible por equipos multidisciplinarios del cuidado del cáncer. Este equipo de especialistas puede incluir a cirujanos orales, otorrinolaringólogos (ENT, por sus siglas en ingles), patólogos, oncólogos médicos y de radiación, dentistas, cirujanos plásticos, dietéticos, trabajadores sociales, enfermeras, y terapéuticos físicos y del habla. Este enfoque del equipo es muy importante para un tratamiento acertado y para ayudar mantener una calidad de vida buena del paciente. El plan real del tratamiento varía dependiendo de la localización del tumor, la etapa, y la salud médica normal del paciente (es decir, ¿cuánto tratamiento puede tolerar?).

Generalmente los cánceres en etapa I e II se tratan con cirugía y/o radioterapia, mientras que los de etapas III e IV requieren el tratamiento de multi-modalidad (cirugía, radiación, y quimioterapia). Los siguientes son las terapias básicas usadas en el tratamiento del cáncer de la cabeza y del cuello.

Cirugía

En la determinación de si o no un paciente debe tener cirugía, es extremadamente importante mirar su salud física. Por ejemplo, un paciente con nutrición muy pobre tendrá dificultad sanándose de la cirugía. La enfermedad cardiaca o los problemas pulmonares (del pulmón) puede hacerlo incapaz tolerar la operación. No deseamos poner al paciente en peligro adicional en estos casos. ¿La segunda pregunta es, se puede el tumor quitar con seguridad por el cirujano? Esto depende de donde se localiza, qué otras estructuras invade, y el tamaño del tumor. Es también importante considerar como de bien el cirujano plástico podrá realizar la reconstrucción. Usted puede ver cómo esta decisión complicada es tomada lo más mejor posible por un equipo de especialistas.

Si la cirugía es una opción, la meta del cirujano es generalmente quitar el tumor entero y algún tejido fino sano alrededor de el (esto se refiere como alcanzar márgenes limpios o negativos). En algunos casos, los ganglios linfáticos se pueden quitar para evaluación adicional por el patólogo.

Dependiendo de donde se localiza el tumor y su tamaño, la cirugía puede ser muy compleja. El cirujano plástico puede utilizar aletas de la piel o huesos prostéticos (artificiales) para sustituir ésos afectados por el tumor. La cirugía puede afectar la capacidad del paciente de masticar, tragar, hablar, oír, e oler, y puede cambiar drásticamente su aspecto facial, temporalmente o permanentemente. Todos los pacientes y sus familias deben hablar extensivamente con el equipo de cuidado de salud antes de su cirugía y obtener una comprensión completa de qué pueden esperar. ¡Esto puede ser una discusión muy complicada, así que ninguna pregunta se debe considerar demasiado tonta para preguntar!

Radioterapia

La radiación es el uso de radiografías de gran energía para matar al tumor. Este tratamiento es muy complejo y se debe realizar por un equipo de radiación entrenado en esta especialidad. La radiación se puede dar por dos diversas maneras: por viga externa (de una máquina fuera del cuerpo) o braquiterapia (también llamado radiación interna, de una fuente radiactiva internamente implantada).

La radiación de la viga externa es administrada por una máquina llamada un acelerador linear. La máquina señala vigas de la radiación de muchos ángulos hacia el tumor. El tratamiento toma solamente entre 15 a 20 minutos, pero se da 5 días a la semana por 6-8 semanas. Es critico estar cierto que usted está tratando el mismo punto cada día, así que una mascara especial es hecha para cada persona y utilizada para mantener la cabeza en la misma posición cada día. Desafortunadamente, en tratar de apuntar todo el cáncer, la radiación también afecta a las células sanas alrededor, conduciendo a los efectos secundarios incluyendo: llagas en la boca/garganta (mucositis), quemaduras doloridas de la piel, el tragar doloroso, y sequedad de la boca o nariz. La radiación de la viga externa es la forma de radiación de más uso general en los cánceres de la cabeza y del cuello.

Braquiterapia implica el implantar un material radiactivo (la fuente) en el tumor y/o alrededor del sitio del tumor. Esta fuente lanza lentamente la radiación en un cierto plazo, entregándola a un área pequeño del tejido fino. Tratando solamente un área pequeño, los efectos secundarios son disminuidos, pero éste puede también aumentar la probabilidad de que el cáncer pueda regresar. Por esta razón, el tratamiento no es bueno para los pacientes con un riesgo elevado de recurrencia. Desemejante de la radiación externa, estos pacientes son “radiactivos” mientras que la fuente está en lugar, y los amigos y la familia de los pacientes pueden pasar solamente algunos minutos al día cerca de ellos (en aproximadamente 5 pies). Esto puede ser un problema si el paciente no puede cuidarse el o ella misma, así que la selección del paciente apropiado es necesaria para la seguridad de cada uno. La radiación interna es la de más uso frecuente para tratar los cánceres del labio, la cavidad bucal, y el orofaringe.

Quimioterapia

Las quimioterapias son medicaciones usadas para matar a las células de cáncer y se utilizan en tumores más avanzados de la cabeza y del cuello. La quimioterapia se puede dar antes de la cirugía para contraer un tumor y así hacerlo más fácil de extirpar. Esto se llama quimioterapia neoadyuvante. La quimioterapia que se da después de la cirugía se llama quimioterapia adyuvante. Algunos de las quimioterapias de uso general incluyen: cisplatin, fluorouracil, etoposide, carboplatin y gemcitabine.

La quimioterapia se da comúnmente conjuntamente con radioterapia. Esto se refiere como terapia de quimioradiacion. En este caso, la quimioterapia sirve para dos propósitos: tratar las células de cáncer y hacer la radiación trabajar mejor. Este último efecto se llama radiosensibilización, que significa que las células son hechas más sensibles al daño de la radiación en presencia de dosis relativamente bajas de quimioterapia. El problema es que las células sanas también están sensibilizadas, haciendo los efectos secundarios más severos que con la radiación sola. La quimioradioterapia se ha demostrado mejorar la probabilidad de que el cirujano podrá preservar la caja de la voz en cánceres laríngeales. También se ha demostrado mejorar la sobrevivencia sobre la quimioterapia solamente, pero esta terapia viene con más toxicidad. Las toxicidades más comunes experimentadas por los pacientes que reciben la quimioradiacion son: cuentas de sangre bajas (células de sangre blancas y rojas), mucositis, ulceras en la boca y dificultad al tragar. Esta terapia no es la mejor opción para todos los pacientes, particularmente los que no puedan tolerar los efectos secundarios; pero en los que se puedan apoyar con el tratamiento, éste es el estándar del cuidado. Los investigadores no han determinado cuál es el mejor régimen de quimioradioterapia o de la quimioterapia, pero los estudios clínicos futuros procurarán determinar esto.

Nuevas terapias

 

Los investigadores han encontrado que 80-90% de cánceres de la cabeza y del cuello de la célula escamosa tiene una “sobre expresión” del receptor epidérmico del factor del crecimiento (EGFR, por sus siglas en ingles). Esto significa que producen demasiados de estos receptores, que podrían ser un factor dominante en su crecimiento. Alternadamente, medicaciones fueron desarrolladas que pueden bloquear estos receptores, esperanzadamente retardando el crecimiento del tumor. Los dos inhibidores de EGFR de más uso general para los cánceres de la cabeza y del cuello son cetuximab y gefitinib. En estudios clínicos, el cetuximab dio lugar a una mejoría del 10% en supervivencia 3 años después de la diagnosis.

Estudios clínicos

Los estudios clínicos han desempeñado y continúan desempeñando un papel importante en el tratamiento de los cánceres de la cabeza y del cuello. Los tratamientos que tenemos hoy fueron refinados con estudios clínicos, y muchas avenidas nuevas continúan siendo exploradas. Hable con su médico sobre los estudios clínicos actuales para los cánceres de la cabeza y del cuello en su área o visite nuestro servicio de emparejarlo con estudios clínicos.

Cuidado de apoyo

El tratamiento de los cánceres de la cabeza y del cuello puede tener un impacto significativo en el paciente. El estado nutricional es afectado a menudo por la terapia y los pacientes necesitan a menudo ser alimentados a través de un tubo colocado en sus estómagos (llamado un tubo de PEG o G’, por sus siglas en ingles). En la mayoría de los casos, esto es solamente temporal. Para otros pacientes, la dificultad tragando, la mucositis (boca y garganta doloridas o con ulceras), la pérdida del gusto, o una carencia de producción de saliva pueden hacer comer difícil o imposible. Es importante que un dietético siga a los pacientes de cerca para apoyarlos con el alimento y para suplir opciones y para mantener buen estado alimenticio. En caso de necesidad, un especialista del habla y del tragar puede evaluar la capacidad de una persona de tragar con seguridad, sin estrangularse o inhalar el alimento.

Los trabajadores sociales pueden ayudar con las preocupaciones financieras, manejando responsabilidades de la familia, y teniendo acceso a recursos. Los sicólogos pueden ser necesarios para ayudar a hacerle frente a los cambios en la imagen del cuerpo y al papel del paciente en la familia. Cuando se afecta el hablar, los terapéuticos del habla pueden ayudar a recuperar la función o a encontrar maneras alternativas de comunicarse. Las enfermeras y los médicos pueden ofrecer ayuda haciendo frente a los efectos secundarios y a al tratamiento del dolor.

Cuidado de seguimiento

Las visitas de seguimiento con los oncólogos serán hechas generalmente cada cuatro a seis semanas por el primer año, cada dos meses por el segundo año, cada tres meses por el tercer año, cada seis meses por el cuarto y quinto año, y anualmente después de eso. Una radiografía del pecho se puede realizar una vez al año. En algunos casos, el CAT escán y el PET escán se utilizan para evaluar para la recurrencia del cáncer. Para pacientes en quienes la glándula de tiroides estaba en el campo de radiación, los niveles de la tiroides deben ser comprobados periódicamente porque pueden desarrollar una deficiencia (hipotiroidismo) y requerir medicación para tratar esta condición.

Si una persona todavía está fumando después del tratamiento, el o ella debe ser animado y apoyado para que pare. Los pacientes que continúan fumando están en un riesgo perceptiblemente creciente de desarrollar una recurrencia o un segundo cáncer en la cabeza y el cuello o a otra parte.

Si un paciente desarrolla una recurrencia, el tratamiento es dependiente del grado del cáncer, qué tratamientos fueron utilizados previamente, y el estado de salud del paciente. Las mismas terapias se utilizan típicamente (cirugía, quimioterapia y radiación), aunque la droga, dosificación, o el sitio de la radiación puede ser diferente.

Este artículo fue hecho para darle una comprensión mejor de los tumores de la cabeza y del cuello. Utilice este conocimiento al hablar con su médico, al tomar decisiones sobre su tratamiento, y mientras continua su búsqueda para mas información. Usted puede aprender más sobre cánceres de la cabeza y del cuello en OncoLink con los acoplamientos relacionados a la izquierda.

Información adicional se puede encontrar en estos sitios

El Instituto Nacional del Cáncer

Asociación Americana del Habla-Lengua-Audiencia Gran información sobre los cánceres laríngeales y orales y discurso y especialistas para el tragar.

Referencias y Lecturas Adicionales

Abeloff, M., Armitage, J., Niederhuber, J., Kastan, M. & McKenna, G. (Eds.): Clinical Oncology (2004). Elsevier, Philadelphia, PA.

The American Cancer Society. Facts and Figures. www.cancer.org

Cady, J. (2007) Nutritional support during radiotherapy for head and neck cancer: the role of prophylactic feeding tube placement. Clinical Journal of Oncology Nursing. 11(6):875-80.

Chan ATC (2005) Head and neck cancer: treatment of nasopharyngeal cancer. Annals of Oncology 16(supplement 2):265-268.

Greene, FL et al. (2002) AJCC Cancer Staging Manual, 6th edition. (American Joint Committee on Cancer) Springer-Verlag, New York.

Licitra, L, Locati, LD & Bossi, P (2004) Head and neck cancer. Annals of Oncology 15 (supplement 4):267-273.

Posner M. Evolving strategies for combined-modality therapy for locally advanced head and neck cancer. Oncologist. 12(8):967-74, 2

Salama, JK et al. (2007) Chemoradiotherapy for locally advanced head and neck cancer. Journal of Clinical Oncology. 25(26):4118-26.

Seiwert, TY & Cohen, EEW (2005) State-of-the-art management of locally advanced head and neck cancer. British Journal of Cancer 92:1341-1348.

Sturgis, EM & PM Cinciripini (2007) Trends in head and neck cancer incidence in relation to smoking prevalence: an emerging epidemic of human papillomavirus-associated cancers? Cancer. 110(7):1429-35.

Imprima English