Cuidado de las Uñas y de la Piel

OncoLink
Ultima Vez Modificado: 17 de enero del 2012

Share article


Imprima English

Durante la terapia del cáncer, usted puede notar cambios en su piel y/o uñas. Estos cambios varían basado en el tipo y la dosis de terapia que usted está recibiendo. Algunos cambios comunes con la radioterapia incluyen rojez, peladura, tener la piel fina o frágil y/o tener sensibilidad creciente a la luz del sol. Si usted está recibiendo quimioterapia, usted puede notar cambios en el tono o la pigmentación de la piel, tener la piel muy seca, erupciones, rojez, peladura, y/o tener sensibilidad creciente a la luz del sol. Si usted desarrolla algunos de estos problemas, esté seguro de demostrárselos a su equipo de cuidado médico de oncología, pues pueden ser señas de reacciones a algunas medicaciones o pueden requerir ajustes a las dosis de la quimioterapia o de la radiación. Sus uñas de las manos y posiblemente de los pies, pueden volverse descoloradas, frágiles, romperse o caerse, o desarrollar aristas (que crecerán hasta desaparecer con el tiempo).  Para la mayoría de personas, los cambios en las uñas son temporarios y crecerán de vuelta a lo normal con el tiempo.  Puede tomar cerca de seis meses después de parar el tratamiento para que las uñas regresen a su condición original.

Consejos generales para cuidar de su piel:

  • Lávese con agua tibia y un jabón suave, sin olor.
  • Usted puede utilizar su desodorante normal. Si un producto parece causar irritación, pare su uso y trate otra marca. Usted puede beneficiar de un producto “no-alergénico”.
  • Utilice una maquinilla de afeitar eléctrica para afeitarse y así evitar cortaduras.
  • Evite la ropa apretada o las telas irritantes, tales como lana, que pueden frotar contra su piel.
  • Proteja su piel contra la luz del sol. Utilice un factor de protección solar, FPS (SPF, por sus siglas en ingles) de 30 o más alto, incluso en días en cuales el sol está oculto. Use un sombrero y ropa larga para cubrir la piel expuesta al sol y/o lleve un paraguas (sombrilla) cuando esté afuera durante las horas máximas del sol.
  • Proteja su piel contra el frío o calor extremo.

La piel seca es un efecto secundario común. Los consejos para tratar la piel seca incluyen:

  • Utilice un emoliente, que es una crema para suavizar la piel y humedecerla. Las cremas tienden ser más eficaces que las lociones. Algunos ejemplos son Eucerin®, Aquaphor®, Nivea®, y Cetaphil®.
  • Evite las lociones perfumadas o con olor, como éstas pueden ser irritantes.
  • Aplique  un humectante o crema hidratante después de su ducha o baño cuando la piel está húmeda.
  • ¡No se olvide de humedecer sus labios! Trate una crema para sus ojos o cara para humedecer la piel sensible en su cara.
  • Beba 8-10 vasos de líquido sin alcohol al día.

Las uñas también pueden ser afectadas por la terapia de cáncer. Aquí están algunos consejos para lidiar con los cambios en las uñas:

  • Evite cortarse las cutículas; esto puede ser una fuente de infección. En vez, utilice una crema para las cutículas. Si usted necesita cortar sus cutículas, esté seguro de limpiar las podadoras o cortaúñas antes de usarlas.
  • Las uñas artificiales pueden abrigar bacterias y conducir a las infecciones, así que usted no debe utilizarlas.
  • Las uñas absorben el agua y se amplían, después se contraen mientras que se secan. Cuanto más se amplían y contraen, cuanto más débiles llegan a ser, así que use guantes para proteger sus uñas al hacer los quehaceres domésticos o trabajar en su patio o huerto.
  • Mantenga sus manos humectadas y sus uñas cortas.
  • Usted puede desear utilizar esmalte para las uñas para darles fuerza adicional y para cubrir las imperfecciones.
  • Empapando sus uñas o dándole masajes con aceite, tal como de vegetal o de oliva, ayuda a reemplazar la humedad perdida debido a la exposición al agua. Estos aceites naturales carecen el alcohol que contienen las fragancias encontradas a menudo en productos comerciales para las uñas.
  • Si sus uñas se rompen o caen, intente mantenerlas limpias y protegidas. Cubriendo sus uñas con una curita puede protegerlas contra trauma. Límpielas con jabón y agua tibia y aplique un ungüento antibiótico dos veces al día.
  • Si la uña o la cama de la uña parece infectada (tiene rojez, hinchazón, se siente caliente al tacto), infórmele esto a su equipo de cuidado médico.

Imprima English

Blogs and Web Chats

OncoLink Blogs give our readers a chance to react to and comment on key cancer news topics and provides a forum for OncoLink Experts and readers to share opinions and learn from each other.




OncoLink OncoPilot

Frente a un nuevo diagnóstico de cáncer o de cambiar el curso de su tratamiento actual? Deje que nuestro personal de enfermería cáncer que ayudan a pasar!

Más información