Aspectos básicos del cuidado

OncoLink Team
Ultima Vez Modificado: 20 de diciembre de 2016

¿Qué es proveer cuidados?

Un cuidador se define como una “persona que atiende las necesidades de un niño o adulto dependiente”. Los cuidadores manejan las necesidades físicas, emocionales, espirituales y prácticas de otra persona, y a la vez manejan sus propias vidas, necesidades, familias y profesiones.

A la vista no parece ser un trabajo particularmente glamoroso. Brindar cuidados puede ser agotador y frustrante, y provocar ansiedad, estrés y exasperación. Puede poner a prueba el cuerpo, el espíritu, las emociones y la paciencia. Puede presentarnos desafíos económicos. Las necesidades de nuestro ser querido pueden superar nuestra capacidad como cuidadores y, con frecuencia, sobrepasan nuestras propias necesidades. El cuidador puede sentirse a prueba, presionado, agotado, atemorizado y aislado.

A pesar de todo esto, proveer cuidados suele ser una experiencia gratificante, de unión, apreciada e importante entre seres queridos que pocos elegirían no volver a hacer. Proveer cuidados nos da la oportunidad de conectarnos, amar, mostrar afecto, mimar, rememorar y ser compasivos y empáticos con la persona que cuidamos.

¿Quién provee cuidados?

Los cuidadores suelen ser miembros de la familia, aunque no siempre familiares cercanos, como, por ejemplo, un cónyuge o un hijo. Los cuidadores que son de la familia también pueden ser primos, sobrinas, tíos, abuelos o incluso amigos. Según las necesidades de la persona que recibe cuidados, se puede necesitar más de una persona, o un equipo de cuidadores. Los miembros del equipo pueden incluir a miembros de la familia, profesionales (de una agencia de atención domiciliaria), apoyos comunitarios (miembros de la iglesia, vecinos) y amigos.

Al cuidar a una persona, los proveedores de cuidados desempeñan varias funciones. El cuidador debe ser un comunicador hábil. Debe saber realizar varias tareas al mismo tiempo; ya que maneja frecuentemente las necesidades físicas, emocionales y prácticas del paciente, mientras siguen con sus propias vidas. El cuidador frecuentemente asume la función de defensor, ya que hablará por el paciente cuando él o ella no pueda hacerlo. Proveer cuidados requiere mucho compromiso, flexibilidad, respeto y empatía por parte del cuidador. Por parte del paciente, el cuidador puede esperar recibir gratitud, amor y respeto. El cuidado brinda beneficios recíprocos.

La asistencia profesional también cumple una función en el cuidado a través de agencias de enfermería especializada. Estas agencias proveen servicios de enfermería, fisioterapia, terapia ocupacional, fonoaudiológica, terapia intravenosa, apoyo de trabajadores sociales y servicios de asistencia de salud en el hogar no calificados y limitados. Las agencias profesionales se pueden agregar al conjunto de cuidados, ya que proporcionan el apoyo profesional necesario, administración de medicamentos, formación y lo conectan con otras fuentes potenciales de apoyo. Recurrir a agencias profesionales es especialmente importante para los cuidadoresde la familia que no viven cerca y necesitan acceder a los servicios a través del seguro médico del paciente y de recursos remunerados privados. Su trabajador social puede ayudar a localizar agencias en su zona, que puedan proveer servicios de cuidadores profesionales.

¿Qué tipo de cuidados brindan los cuidadores?

Las tareas de cuidado son amplias y dependen de las necesidades de cada paciente. Cada cuidador puede desempeñar diferentes tareas y sentirse cómodo con ellas, por eso es útil contar con más de un cuidador. También es importante que el cuidador principal pueda delegar tareas a otros cuando necesita ayuda. ¡Una sola persona no puede con todo! Estas son algunas tareas comunes:

  • Necesidades físicas: bañarse, vestirse, alimentarse, voltear, cambiar de posición.
  • Necesidades emocionales: compañía y apoyo.
  • Necesidades prácticas: transporte para las citas, compra de alimentos, pago de facturas y acompañamiento a las citas médicas.

¿Tengo que hacerlo?

Proveer cuidados no es para cualquiera, y está bien decir “no”. Tal vez las exigencias de su propia familia y de su profesión no permitan agregar otra responsabilidad. No se preocupe. Con frecuencia es mejor decir “No puedo hacerlo”, que intentarlo y posiblemente ponerse en riesgo a sí mismo o al ser querido. Es importante recordar que es posible que prefiera mantener un buen vínculo con la persona en lugar de convertirse en su enfermero.

Aquí es donde se aplica el concepto de “comunidad” en relación con los cuidados; el cual establece que se necesita una comunidad para proporcionar cuidados físicos, emocionales y prácticos adecuados a otra persona. Al proveer cuidados, es posible que sea necesario delegar tareas y fechas a diferentes miembros de la familia. Es importante que esto suceda ANTES de que realmente sea necesario proveer cuidados. Reúnanse como un grupo CON el paciente y hablen sobre sus necesidades. Es posible que el paciente no piense que necesita ayuda porque la familia colabora, pero la familia debe ser realista acerca de lo que pueden manejar. Hable sobre el plan y considere lo siguiente:

  • ¿Qué tipo de atención necesita la persona?
  • ¿Con qué frecuencia necesita ayuda la persona?
  • ¿Necesita la persona supervisión o compañía constante?
  • ¿Cuáles son nuestras habilidades como personas y como grupo para proveer cuidados?
  • ¿Cómo podemos solucionar las deficiencias en nuestra capacidad para proveer cuidados?
  • Si no podemos proveer este tipo de cuidado, ¿qué otras opciones hay?, incluidos cuidados (remunerados) privados o adaptación de los cuidados a corto/largo plazo.

Los beneficios de proveer cuidados

Proveer cuidados puede ser una experiencia gratificante, enriquecedora y valiosa. Proporciona a las personas la oportunidad de amar, apoyarse, unirse, compartir y estar juntas. Cambiar el foco en los problemas que representa proveer cuidados y ponerlo en los beneficios que conlleva puede ayudarle a afrontar esta tarea. Recuerde que proporcionar cuidados es recíproco. Usted sabe que su ser querido recibe el mejor tratamiento y apoyo posibles porque usted lo está proporcionando. La relación que se establece al proveer cuidados es un obsequio mutuo.

Cuidado de uno mismo: La clave para mantener la relación que se establece al proveer cuidados

Un cuidador también debe cuidar de sí mismo. El cuidado de uno mismo incluye dormir, comer regularmente, mantener las relaciones con otros miembros de la familia, hacer ejercicio, tener pasatiempos y reflexionar sobre la experiencia de proveer cuidados. La capacidad de delegar tareas a otros es clave. Los proveedores de cuidados que ignoran sus propias necesidades pueden exponerse a un riesgo mayor de agotamiento, y a problemas de salud física y mental. Recuerde pedir ayuda. Haga pausas para descansar. Medite. Dese un masaje. Juegue con el teléfono. Lea un capítulo de un libro. Mire un episodio de su serie favorita. Es necesario desconectarse, aunque sea por un momento, para recargar energías. Usted brindará mejores cuidados si puede no solo satisfacer las necesidades de su ser querido, sino también las propias necesidades.

Palabras clave

Haga clic en cualquiera de estos términos para más artículos relacionados

Frequently Asked Questions


A
B
C
D
E
F
G
H
I
J
K
L
M
N
O
P
R
S
T
U
V
X
Y
Z
#
 
A
B
C
E
F
G
H
K
L
M
N
O
P
R
S
T
U
V
 
 
Manténgase informado con las últimas informaciones de OncoLink!   Suscribirse a OncoLink eNews
Ver nuestros archivos de boletines