Preocupaciones financieras durante y después del tratamiento contra el cáncer

Christina Bach, MBE, MSW, LCSW, OSW-C & Tracy Lautenbach, MSW, LCSW
The Abramson Cancer Center
Ultima Vez Modificado: 21 de diciembre de 2016

El tratamiento contra el cáncer puede causar muchas preocupaciones financieras. El tratamiento y los medicamentos son costosos, aún si tiene seguro; los viajes al centro oncológico se suman a los gastos de combustible y aparcamiento, y si usted no está capacitado para trabajar, sus ingresos también se ven afectados. Este artículo brinda orientación para manejar las preocupaciones financieras comunes. Pida hablar con un trabajador social o asesor financiero del centro oncológico para que le ayude con su situación específica.

Evalúe qué cobertura le brinda el seguro.

Comience por conocer REALMENTE su plan de seguro. Solicite una copia de la póliza de seguro a la empresa. Proporcionarle esto es OBLIGATORIO. Estas son algunas cosas importantes que debe saber sobre su plan:

  • Cuál es su deducible (el importe que debe pagar de su bolsillo ANTES de que la empresa de seguros comience a pagar por sus necesidades de atención médica). Qué gastos de bolsillo se contabilizan como parte del deducible.
  • Cuáles son los copagos para las citas médicas (con el proveedor de atención primaria y con los especialistas) y para los procedimientos como tomografía computarizada, cirugía o radiación. También debe saber cuál es el copago para el tratamiento de quimioterapia.
  • Cuál es el pago máximo de su bolsillo (o la “responsabilidad provisional”). Este es el importe máximo que usted paga ANUALMENTE, antes de que su plan de seguro pague al 100 %.
  • En qué año calendario se ejecuta su plan; si es el año calendario (enero-diciembre), el año fiscal (julio-junio) o algún otro año predeterminado del plan. Esto le ayudará a determinar dónde se encuentra en su ciclo de beneficios actual.
  • Cómo es su plan de medicamentos. Si debe pagar un deducible por separado. Cuáles son los copagos y los pagos máximos de bolsillo; si hay un límite anual de medicamentos recetados.
  • Si la compañía de seguros ofrece gestión de casos o servicios de navegación para ayudarle a lo largo del proceso de obtención de atención médica, autorizaciones o apelación de la atención denegada. Cómo puede inscribirse en este servicio.

Una vez que posea esta información, puede comenzar a evaluar cuáles sean posiblemente sus gastos, así como lo que puede pagar, y dónde es posible que necesite acceder a la ayuda.

La Comunidad de apoyo para el cáncer publica un recurso muy útil: Hablemos con franqueza sobre el cáncer: Cómo enfrentar el costo de la atención. Este material es gratuito y está disponible para descargar o a pedido. La Asociación de Oncología Clínica (Association of Clinical Oncology, ASCO) ofrece recursos en caso de tener preocupaciones financieras. También puede escuchar el seminario web de Cancer Care: “Manejar los costos de vivir con cáncer”. Hay muchas organizaciones que proporcionan asistencia financiera para el transporte, artículos o servicios de reparación para el hogar, alojamiento y otras ayudas económicas. Hable con el trabajador social local sobre qué organizaciones podrían estar disponibles en su zona.

Cómo administrar el costo del tratamiento cuando está “subasegurado”

Muchas personas están “subaseguradas”, es decir que su seguro paga solamente una parte de las facturas, lo que las obliga a hacerse cargo del 10, 20 e incluso el 30 por ciento de los costos del tratamiento o de las facturas del hospital, lo cual supera la capacidad económica de la persona. Hable con alguien del departamento de contabilidad de pacientes del hospital, ya que muchos tienen programas de caridad o pueden ofrecer planes de pago. En la mayoría de los casos, usted debe proporcionar prueba de ingresos y algunos documentos financieros. Un paciente puede ser elegible para recibir una cancelación parcial o, a veces, completa de la factura.

Las personas subaseguradas son candidatos con buenas posibilidades de ingresar a programas de asistencia de copagos patrocinados por organizaciones de defensa. Muchas organizaciones ayudan con copagos para medicamentos, ya sea medicamentos orales o los que se reciben en un centro de infusión. Entre otras, se encuentran las siguientes: Cancer Care, el programa de asistencia de copagos de la Fundación para la defensa del paciente (Patient Advocate Foundation, PAF), y el programa de asistencia para copagos de la Sociedad de lucha contra la leucemia y el linfoma, por mencionar algunas. En OncoLink, puede leer otros materiales sobre asistencia para copagos.

Con la instauración e implementación de la Ley de atención médica asequible, muchas personas de bajos ingresos ahora son elegibles para obtener cobertura de seguro de salud a través de Medicaid. Para calificar, usted (y su familia) debe tener un nivel de ingresos del 138 % o por debajo del nivel de pobreza federal (USD 16 242 para solteros/USD 33 465 para una familia de cuatro integrantes). Los pacientes de bajos ingresos pueden solicitarla en la oficina de asistencia local del condado o en el sitio web de Medicaid o Asistencia Médica de su estado. Para obtener más información, consulte http://www.medicaid.gov/.

Para las personas sin cobertura de medicamentos prescritos, o en el caso de quienes hayan agotado su cobertura de medicamentos prescritos, muchas empresas farmacéuticas tienen programas de asistencia al paciente (Patient Assistance Programs, PAP) que pueden proporcionar medicamentos a un costo bajo o gratis. Pregúntele a su médico, enfermero o farmacéutico quién es el fabricante del medicamento y si hay un PAP disponible (frecuentemente puede encontrar información sobre los PAP en el sitio web de la compañía). Una vez que complete la solicitud de un PAP, el médico deberá firmarla y proporcionar documentos financieros que demuestren sus ingresos y/o activos. Una vez que se aprueba, la compañía se encargará de enviar el medicamento al paciente o al consultorio del médico para recogerlo. Hay pautas de ingresos para todos estos programas. Needy Meds es un maravilloso recurso en línea para encontrar PAP y otros recursos para recibir apoyo económico para tratamientos médicos.

Otro gran recurso para obtener medicamentos de bajo costo es Rx Outreach. Este programa ofrece medicamentos de bajo costo a personas económicamente elegibles mediante venta por correspondencia. Cubren algunos medicamentos contra el cáncer, así como medicamentos para el tratamiento de los síntomas, incluidos medicamentos para la depresión, la ansiedad, las convulsiones, las náuseas y el reflujo. Utilice una herramienta como GoodRx para comparar precios y encontrar el mejor.

¿Qué opciones hay para pagar por pelucas, suplementos nutricionales y equipo médico?

El acceso a una peluca, y la capacidad de pagar por ella, puede ser un gran problema para los pacientes con cáncer. Algunas pólizas de seguro médico cubren el costo de las pelucas, solo debe conocer su terminología.  Generalmente, se las conoce como “prótesis de cabello craneal” o “prótesis craneal”. Primero debe ponerse en contacto con su compañía de seguros para ver si tiene cobertura para una peluca.

Muchas sucursales de la Sociedad Americana contra el Cáncer tienen “armarios” de pelucas, con pelucas (nuevas) donadas por la fundación Pantene Beautiful Lengths. Hable con su trabajador social para determinar si alguna organización local ofrece apoyo para pelucas. El catálogo de “Tender Loving Care” (TLC), publicado por la Sociedad Americana contra el Cáncer, ofrece una amplia selección de hermosas pelucas, turbantes y accesorios para cubrir la cabeza a precios razonables.

Muchos pacientes con cáncer luchan para mantener su peso durante el tratamiento. El médico o nutricionista puede sugerir el uso de suplementos nutricionales. No obstante, a menos que estos se administren a través de una sonda de alimentación y sean la única fuente de nutrición que la persona puede tolerar, estos suplementos normalmente no están cubiertos por los planes de seguro, incluidos los planes de Medicare y Medicare Advantage. Muchos consultorios oncológicos cuentan con cupones y muestras de suplementos disponibles. La fundación Oley, (www.oley.org) también cuenta con una base de datos en línea de suplementos donados y sondas de alimentación que frecuentemente son gratuitos o están disponibles solo al costo de envío. Pida a su nutricionista o trabajador social que le ayude a acceder a suplementos nutricionales.

La mayoría de las compañías de seguros cubren el equipo médicamente necesario, llamado equipo médico duradero (durable medical equipment, DME), como andadores, sillas de ruedas, camas hospitalarias y sillas con orinal junto a la cama. Es importante entender su cobertura para el DME, así como los posibles costos de bolsillo del DME, incluido el deducible, los copagos y los costos de alquiler. Muchas veces, los artículos de menor costo, como los asientos de inodoro elevado o los bastones, son más económicos cuando se compran en una farmacia local o en línea. El seguro no cubre algunos tipos de equipos, incluidos los pañales para adultos, las mesas para comer en la cama y las sillas para escalera, ya que no son médicamente necesarios.

¿Qué pasa si no puedo trabajar mientras estoy en tratamiento?

Presentar una solicitud por incapacidad es una decisión importante cuando se recibe un diagnóstico de cáncer, y también muy personal. Muchas personas sienten ganas de trabajar a lo largo del plan de tratamiento; otros no pueden trabajar desde el día del diagnóstico.

En primer lugar, debe investigar qué beneficios por incapacidad, a corto y largo plazo, recibirá a través de su empleador. Para iniciar este proceso, póngase en contacto con la oficina de Recursos Humanos. La conversación debe considerarse confidencial y usted puede pedir que no se revelen sus preocupaciones o problemas de salud con su jefe directo.

En segundo lugar, piense en presentar una solicitud para el Seguro de Incapacidad del Seguro Social (SSDI); tenga en cuenta que el SSDI es que usted no percibirá ningún pago hasta seis meses DESPUÉS de que el Seguro Social decida que usted está incapacitado y no puede trabajar. Por ejemplo, si recibe el diagnóstico en julio, pero continúa trabajando hasta mayo, el Seguro Social contará MAYO como la fecha en que estuvo incapacitado y no percibirá pagos por incapacidad hasta diciembre. Obviamente, el SSDI no es una solución a corto plazo; pero si usted aportó al sistema y cumple con los requisitos, puede ofrecer recursos económicos sustanciales más adelante.

Si usted no trabajó lo suficiente como para ser elegible para el SSDI, puede ser elegible para la SSI (Seguridad de Ingreso Suplementario). Esto también se gestiona a través de la Administración del Seguro Social. Con la SSI, la fecha de solicitud es la fecha de incapacidad.

El método más rápido para presentar una solicitud de SSI o SSDI es a través de su sitio web, www.ssa.gov. También puede llamar al 800.772.1213 para iniciar el proceso de solitud.

Si necesita más información legal, póngase en contacto con el Cancer Legal Resource Center. El CLRC puede proporcionar asistencia legal y recomendarle recursos legales locales que pueden estar disponibles.

Cancer and Careers es un gran recurso para todos los aspectos relacionados con el empleo, incluso los problemas que surgen al trabajar durante el tratamiento o volver al trabajo después de una ausencia por el tratamiento. También tienen recursos para compañeros de trabajo y gerentes, que les ayudan a brindar apoyo al paciente y comprender las leyes relacionadas con los derechos de los pacientes de cáncer, la discriminación, la privacidad y los beneficios.

Obtención de un seguro de vida después del diagnóstico de cáncer

Acceder a un seguro de vida no es imposible después de un diagnóstico de cáncer, pero usted deberá realizar preparativos y esfuerzos adicionales. Si tiene un diagnóstico de cáncer preexistente, es probable que esté sujeto a primas más altas del seguro de vida. Sin embargo, cuanto más tiempo viva sin cáncer, más probable es que sus primas no sean tan altas.

Si usted todavía trabaja, puede analizar las opciones a través de su empleador para conseguir un seguro de vida colectivo; especialmente si se acerca al período de inscripción abierta. Por último, siempre puede ponerse en contacto con un agente (¡pregunte a la gente que conoce!) y verá lo que harán para trabajar con usted. El costo puede ser alto, pero si usted tiene una familia por la cual planificar, esto puede compensar el costo del plan. También, si usted piensa que están denegándole injustamente opciones de seguro de vida, puede consultar con el Cancer Legal Resource Center.

Planificación patrimonial

Cada persona debe tener un testamento. De lo contrario, cualquier tipo de activo o propiedad que posea podría convertirse en propiedad del estado en caso de que muera. Es importante hablar con un abogado que se especialice en planificación patrimonial que pueda ayudarle a entender las distintas maneras de detallar lo que usted desea en un testamento. Si necesita ayuda para obtener asistencia legal, comuníquese con el Cancer Legal Resource Center o llame a la facultad de derecho local, ya que pueden ofrecerle clínicas de asesoría legal. Su trabajador social también puede ayudarle a encontrar recursos legales.

Bancarrota

La deuda médica es la principal causa de bancarrota personal en los Estados Unidos. Declararse en bancarrota no es algo que deba tomarse a la ligera. Puede tener consecuencias a largo plazo que influyan en su capacidad para conseguir un crédito o para financiar cosas, como una casa o un automóvil. Si considera la bancarrota como una opción para resolver su deuda, es imprescindible hablar con un abogado especializado en bancarrota personal calificado que pueda orientarle en cuanto a los tipos de presentación para los que usted puede ser elegible, así como los impactos de esta presentación en su bienestar financiero a largo plazo.

Palabras clave

Haga clic en cualquiera de estos términos para más artículos relacionados

Frequently Asked Questions


A
B
C
D
E
F
G
H
I
J
K
L
M
N
O
P
R
S
T
U
V
X
Y
Z
#
 
A
B
C
E
F
G
H
K
L
M
N
O
P
R
S
T
U
V
 
 
Manténgase informado con las últimas informaciones de OncoLink!   Suscribirse a OncoLink eNews
Ver nuestros archivos de boletines