Cómo hablar sobre el diagnóstico del cáncer

OncoLink
Ultima Vez Modificado: 21 de diciembre de 2016

Este artículo aborda algunas de las preocupaciones comunes que la gente tiene cuando recibe por primera vez un diagnóstico de cáncer, mientras se somete al tratamiento y hasta la supervivencia.

¿Cómo hablo con mis amigos y familiares sobre el diagnóstico?

Hablar con familiares y amigos puede parecer atemorizante, pero recuerde que si no comparte con ellos lo que está sucediendo o cómo se siente, estas personas no pueden brindarle apoyo. Comience por confiar en algunas de las personas más cercanas a usted, familiares o amigos. Cuénteles lo que usted se sienta cómodo compartiendo. No es necesario que sea una conversación larga.

Si necesita ayuda con esto, un trabajador social oncológico puede ayudarle a obtener algunas ideas de cómo empezar. Unirse a un grupo de apoyo es otra forma de obtener las ideas de otros acerca de cómo sentirse más cómodo al compartir.

¿Cómo hablo con mis hijos sobre el diagnóstico?

El primer paso para cualquier familia es hablar con los hijos. Pregúnteles qué saben sobre lo que está sucediendo con sus padres, qué preguntas tienen y cuáles son algunos de sus miedos o pensamientos. No se sorprenda si sus pensamientos parecen egocéntricos, esto es muy normal, especialmente en los niños más pequeños. Ellos quieren entender de qué manera los afectará esto. Sea honesto al responderles; tal vez será más difícil pasar tiempo juntos como familia, pero asegúreles que hará todo lo posible para apoyar a toda la familia.

En segundo lugar, asegúrese de hablar con la escuela de sus hijos o con los maestros sobre lo que está sucediendo en el hogar. Los maestros son MUY hábiles para notar cambios de comportamiento sutiles o cambios en el rendimiento que posiblemente se deban al diagnóstico y tratamiento de un miembro de la familia.

En tercer lugar, pida ayuda al resto de su familia, a los amigos, a la comunidad y el apoyo de la iglesia para que se turnen con cosas como el cuidado de los niños o tal vez llevar a los niños a un evento especial. Es importante ayudar a sus hijos a mantener la normalidad en sus vidas a pesar de las grandes perturbaciones y los cambios que plantea un diagnóstico de cáncer. Aquí es donde otras personas pueden ayudarle a llevar a sus hijos al concierto de su banda o a la práctica de fútbol.

A nivel local, hable con el equipo oncológico, en particular, con un trabajador social oncológico que pueda ayudarle con recursos locales que pueda haber disponibles. Obtenga más información sobre cómo hablar con sus hijos sobre el cáncer.

Algunos grandes recursos para los niños incluyen lo siguiente:

Camp Kesem es un programa nacional que ofrece campamentos de verano locales en todo el país. Esta es una gran oportunidad para que sus hijos se reúnan con otros niños que vivieron esta experiencia, mientras continúan teniendo apoyo profesional.

También hay muchos libros escritos por y/o para niños de todas las edades.

¿Cómo hablo con mi empleador sobre el diagnóstico?

Usted no está legalmente obligado a informar al empleador sobre el diagnóstico de cáncer.

Si solicita una cobertura de la Ley de licencia por motivos familiares y médicos (Family and Medical Leave Act, FMLA), que protege su trabajo por un plazo de hasta 12 semanas, deberá proporcionar una comprobación médica de su diagnóstico y tratamiento a Recursos Humanos; no obstante, no es necesario que informe sobre su diagnóstico médico a su jefe directo ni a sus compañeros de trabajo. Revelar su diagnóstico de cáncer es SU decisión.

Para obtener más información acerca de trabajar con un diagnóstico y tratamiento de cáncer o después de ellos, se recomiendan dos grandes recursos.

También debe hablar con Recursos Humanos acerca de sus opciones para presentar la solicitud por incapacidad a través de su empleador, así como la forma de mantener su cobertura de seguro de salud a través de COBRA.

Equilibrio del trabajo, la familia, los hijos y el tratamiento para el cáncer

El equilibrio entre el trabajo, la familia, los hijos y el tratamiento para el cáncer puede ser muy difícil para algunas personas.

Este sería el momento adecuado para llamar a quienes ofrecieron ayudarle cuando recibió el diagnóstico por primera vez. Amigos, vecinos, compañeros de trabajo, todos quieren saber en qué pueden contribuir. Piense qué tipo de ayuda concreta necesita. Por ejemplo: cuidar a los niños, realizar compras, preparar la comida y limpiar, para mencionar solamente algunos. Las personas desean saber cómo pueden ayudarle a usted y a su familia. Recuerde hacerse tiempo para usted, aunque sea apenas 30 minutos para dar un paseo o darse un baño, o sentarse y leer una revista o un libro. También puede ser necesario ajustar sus expectativas en cuanto a todo lo que se debe hacer.

Algunas “páginas de apoyo” en línea le permiten configurar un sitio web donde puede mantener a otros informados de cómo se siente (así se reducen las llamadas telefónicas) y elaborar un calendario de necesidades. Publique sus necesidades, como preparar la comida, trasladar a los niños a eventos, trasladarse al centro de tratamiento y sus amigos y familiares podrán ofrecerse para ayudar. Entre otros, los sitios que ofrecen estas páginas son: mylifeline.org, caringbridge.org, carepages.com y navigatingcancer.com

Cancer and Careers es un recurso maravilloso para ayudar a equilibrar el trabajo y el tratamiento para el cáncer y conocer sus derechos y obligaciones en relación con el lugar de trabajo. Un grupo de apoyo también puede ser un buen recurso, ya que usted puede obtener ideas y entablar contactos con otros en la misma situación. Busque una sede de Cancer Support Community o Gilda's Club en su zona.

¿Es normal “deprimirse” por un diagnóstico de cáncer?

Un cierto grado de depresión es común en las personas que se enfrentan al cáncer, y algunos tipos de cáncer se asocian más a la depresión, como el de páncreas y pulmón. Aproximadamente el 25 por ciento de todas las personas con cáncer experimentan depresión clínica, que causa angustia, deterioro funcional y una disminución en la capacidad para seguir un programa de tratamiento. No sorprende que la depresión se observe con más frecuencia en personas con estadios avanzados de cáncer, personas con mayor incapacidad a causa del cáncer y quienes tienen un control deficiente del dolor.

No es infrecuente que las personas que se enteran de que tienen cáncer pasen por un período de shock, incredulidad o incluso negación. Para muchos, entender qué se debe prever y obtener más conocimiento sobre el cáncer hace que sea más fácil avanzar. Si el sentimiento inicial de desesperanza o impotencia persiste y viene acompañado de sentimientos de desesperación, culpa y desesperanza, entonces la posibilidad de una depresión considerable es real y debe hablarse con el equipo oncológico.

El asesoramiento y los medicamentos pueden hacer una gran diferencia en cómo se siente un paciente deprimido y mejora otros síntomas al mismo tiempo. El tratamiento para la depresión tiene probados beneficios para las personas con cáncer. La siguiente es una lista de organizaciones que capacitaron a profesionales en oncología psicosocial para proporcionar terapia/asesoramiento a personas después de un diagnóstico de cáncer:

Cancer Care

Cancer Hope Network

AOSW

APOS - The American Psychosocial Society

LIVESTRONG

También puede comunicarse con su centro local de tratamiento oncológico para consultar por apoyo psicosocial. La mayoría de los centros oncológicos tienen un servicio de consejería para pacientes oncológicos.

Finalizar el tratamiento puede provocar nuevos sentimientos de ansiedad

El temor a la recaída o reaparición del cáncer es una de las preocupaciones más comunes que tiene cualquier persona con diagnóstico de cáncer cuando finaliza el tratamiento y es una reacción muy normal. No enfrente estos temores solo; saber qué desencadena sus temores y cómo manejar sus sentimientos puede ayudarle a afrontarlos. Hay muchos factores que pueden influir en su temor a que el cáncer regrese. Frecuentemente, estos miedos están determinados por su propio estilo de superación personal, su estilo de vida y las situaciones que afectan su vida.

Durante el tratamiento, usted está completamente inmerso en el “mundo del cáncer” y finalizar el tratamiento frecuentemente provoca ansiedad, ya que durante el tratamiento, muchas personas se sienten protegidas y sienten que están haciendo algo para combatir el cáncer. Avanzar puede ser difícil, pero recordar que usted hizo todo lo posible para combatir el cáncer puede darle fuerza para atravesar este momento. Con el tiempo, este sentimiento debería menguar a medida que comienza a desarrollar su “nueva vida normal”. Ahora tiene tiempo para detenerse, procesar esta experiencia y la manera en que le afectó y cambió su vida. Muchas veces, durante el tratamiento, usted está en “modo de crisis”, e intenta manejar su vida cotidiana y, a la vez, los efectos secundarios del tratamiento.

Si le resulta difícil avanzar, puede ser útil hablar sobre sus sentimientos. A veces, a las personas les resulta útil hablar con alguien que no es de la familia, como un profesional de la salud mental, asistir a un grupo de apoyo o hablar con un familiar o amigo en quien confíen. Es importante saber que usted no está solo y que hay recursos disponibles para ayudarle a pasar este momento.

Cómo enfrentar un “cáncer crónico”

El cáncer puede convertirse en una enfermedad crónica (en curso) que nunca desaparece por completo. Si bien es posible que el cáncer recurrente no se cure, frecuentemente puede ser controlado. Algunos tipos de cáncer reaparecen y luego entran en remisión y el ciclo se repite durante años, lo cual significa que el cáncer puede manejarse como una enfermedad crónica.

Estas recaídas repetidas pueden llegar a ser desalentadoras y agotadoras. Usted puede sentirse más prudente, vigilado y menos esperanzado que nunca. Usted puede sentirse decepcionado con su cuerpo, sentir como si este lo hubiera decepcionado. Es normal sentirse enojado y disgustado. Un cierto grado de depresión y ansiedad es común cuando se vive con esta incertidumbre. Si nota que está alterado por largos períodos o que estos sentimientos interfieren con sus actividades cotidianas, es el momento de buscar ayuda para la depresión y la ansiedad. La ansiedad y la depresión se pueden tratar con medicamentos, psicoterapia o ambos.

Es posible que deba hablar con alguien acerca de sus sentimientos y consiga el apoyo de otros. Algunas personas encuentran apoyo en la iglesia o la sinagoga. Algunos se unen a un grupo de apoyo en persona o en línea.

El apoyo en cualquier forma le da la oportunidad de hablar sobre sus sentimientos y desarrollar habilidades para poder afrontarlos de manera continua.

¿Qué sucede si no tengo acceso a un trabajador social oncológico?

Usted puede acceder a asistencia para afrontar problemas económicos y de seguros y copagos de una variedad de recursos; esta es una lista de recursos que se recomiendan:

Estos recursos pueden ser un gran punto de partida para obtener el apoyo y la educación que necesita.

Palabras clave

Haga clic en cualquiera de estos términos para más artículos relacionados

Frequently Asked Questions


A
B
C
D
E
F
G
H
I
J
K
L
M
N
O
P
R
S
T
U
V
X
Y
Z
#
 
A
B
C
E
F
G
H
K
L
M
N
O
P
R
S
T
U
V
 
 
Manténgase informado con las últimas informaciones de OncoLink!   Suscribirse a OncoLink eNews
Ver nuestros archivos de boletines