Para Todos los Niños Que Reciben Radioterapia

The Abramson Cancer Center of the University of Pennsylvania
Ultima Vez Modificado: 2 de mayo del 2011

Share article


Imprima English

Sobre sus visitas de tratamiento

Por lo menos una vez por semana, un miembro del equipo de la oncología de radiación de Penn le verá. Estas visitas son importantes porque le dan al equipo la oportunidad de:

  • Comprobar la condición física de su hijo
  • Comprobar si ha habido cualquier efecto secundario
  • Contestar a cualquier pregunta que usted pueda tener
  • Coordinar los tratamientos futuros.

Si en cualquier momento usted tiene un problema, no espere hasta su siguiente visita de tratamiento. Pida hablar con o ver a su enfermera. Su enfermera repasará su problema y entrará en contacto con su doctor si es necesario. Su oncólogo de radiación puede desear verle.

Lidiando con los efectos secundarios de la radioterapia

Los efectos secundarios de la radioterapia dependen de las áreas del cuerpo que son tratadas. El oncólogo de radiación repasará los efectos secundarios con usted a la hora de firmar el consentimiento. Si usted tiene algunas preguntas sobre síntomas, hable con su enfermera o doctor.

Llame a su doctor si su hijo tiene cualquiera de los siguientes síntomas relacionados con la radiación:

  • Temperatura mayor de 100.5 grados F (38 grados C) tres veces en 24 horas O una temperatura de 101.2 grados F (38.5 grados C) una vez en 24 horas
  • Episodios repetidos de diarrea o excreta acuosa en 24 horas
  • Episodios repetidos de náusea y vomito en 24 horas
  • Llagas en la boca
  • Dolor de garganta

Para otras situaciones o síntomas, refiérase al libro de Cuidado Casero de la oncología de CHOP.

Irritación de la piel

La piel en el área del tratamiento puede parecer roja, irritada, quemada, o bronceada. Después de algunas semanas, la piel puede secarse o enrojecer. Es importante en los días que usted va a recibir el tratamiento dejar al doctor o a la enfermera saber sobre cualquier cambio de la piel. Pueden sugerir cosas que usted puede hacer para relevar cualquier problema.

La mayoría de las reacciones de la piel desaparecen algunas semanas después de que se acabe el tratamiento.

Para algunos, la piel en el área del tratamiento permanece más oscura que lo que era antes.

Es importante tratar la piel con cuidado durante el tratamiento:

  • Utilice solamente agua tibia y jabón suave. Deje el agua correr sobre el área tratada. No frote la piel.
  • No use ropa apretada sobre el área del tratamiento.
  • Intente no frotar, restregar, o rasguñar las áreas sensitivas.
  • Evite de poner cualquier cosa que sea caliente o fría, por ejemplo compresas de frio o de calor, en la piel tratada, a menos que sea requerido por su doctor o enfermera.
  • A menos que sea mandado por su doctor o enfermera, no utilice polvos, cremas, perfumes, desodorantes, grasas naturales de la piel, ungüentos, lociones, o remedios caseros en el área del tratamiento durante el tratamiento y por varias semanas después de la terapia. Los productos pueden irritar la piel y pueden interferir con la radioterapia. Utilice solamente las lociones y los jabones que han sido recomendados por su doctor o enfermera.
  • Evite la exposición al sol durante el tratamiento y por lo menos un año después del tratamiento.
  • Si espera estar bajo el sol por más de unos minutos, use ropa protectora. Pregunte a su doctor o enfermera sobre el uso de lociones de broncear.

Náusea y consideraciones dietéticas

Alguna gente puede sentirse con nausea por algunas horas después del tratamiento de radiación. Hable con su doctor o enfermera sobre tomar algún medicamento antes o mientras recibe la radioterapia. Esto prevendrá o ayudará a controlar la náusea. Esté seguro de tomar la medicina según lo prescrito. Los niños que reciben anestesia general pueden recibir medicamentos adicionales contra la náusea prescritos por el equipo pediátrico de anestesia.

Puede también ser provechoso no comer por varias horas antes del tratamiento.

Es a veces mejor recibir el tratamiento con el estómago vacío. Después del tratamiento, puede ayudar esperar 1 a 2 horas antes de comer otra vez.

Su hijo puede comer una merienda blanda para prevenir náusea o para ayudar con el malestar estomacal. Coma una merienda blanda tal como tostada o galletas. Abajo están algunos consejos para ayudar con el malestar estomacal o la náusea:

  • Siga cualquier dieta especial que su doctor o dietético le recomiende.
  • Dé a su hijo comidas pequeñas.
  • Evite los alimentos que sean fritos o altos en grasa.
  • Dé de tomar líquidos frescos entre las comidas.
  • Sirva solamente los alimentos que tengan un olor leve.
  • Sirva los alimentos tibios o a la temperatura del ambiente.

Para un malestar estomacal muy severo, sirva líquidos claros (caldos y jugos) o alimentos suaves que sean fáciles de digerir, por ejemplo tostada seca y gelatina.

Hable con su dietético de CHOP para más ideas de cómo lidiar con la náusea.

Cuentas de sangre (glóbulos) bajas

Dependiendo del área del cuerpo que es tratado, las cuentas de sangre pueden ser afectadas. La radiación puede bajar las células de sangre blanca, células de sangre rojas y plaquetas. Niveles normales de estas células son necesarios para ayudar a permanecer bien. Cuando las cuentas de sangre están bajas, puede haber riesgo para anemia, infección o sangría. Si se espera que la radiación afecte las cuentas de sangre, usted recibirá instrucciones especiales sobre qué buscar y hacer. Los análisis de sangre serán hechos a menudo. Usted puede encontrar más información sobre la cuenta de sangre baja en su libro de Cuidado Casero.

Visita del final del tratamiento

Cerca del final del tratamiento de su hijo, usted tendrá una visita con su oncólogo de radiación. Esto ocurrirá después de que el último tratamiento se ha dado. Durante esta visita, el doctor examinará a su hijo y hablará con usted sobre el cuidado de seguimiento.

Cuidado de seguimiento

Una visita de cuidado de seguimiento será hecha entre dos y seis semanas después de que la terapia haya acabado y en intervalos regulares. Su oncólogo de CHOP también seguirá el progreso de su hijo en una base regular. Entendemos que usted pueda también seguir viendo a otros medico, pero es importante para usted y su hijo seguir viendo a su oncólogo de radiación. Esto es para que cualquier problema relacionado a la radiación pueda ser identificado y tratado. Su oncólogo de radiación se mantendrá en contacto con sus otros especialistas de cáncer.

Lidiando con los tratamientos de radiación

La experiencia de ayudar a su hijo sobrepasar el tratamiento de radiación puede causar mucho estrés. Muchos padres se sienten preocupados o temerosos cuando llevan a sus hijos al tratamiento. Cuando el tratamiento comience, ambos usted y su hijo se ajustaran a la rutina. Puede ser difícil organizar todas sus responsabilidades, incluyendo trabajo, otros niños, y deberes familiares. El rol del cuidador es uno que puede dejar a las personas que lo hacen deprimidos si no tienen bastante apoyo. Es importante buscar ayuda práctica de los familiares y amigos para manejar todos los trabajos adicionales que usted tiene. Además, el trabajador social de radiación puede buscarle ayuda y asistencia con estas preocupaciones.

Imprima English

I Wish You Knew

The culture of a patient is important

View More



Blogs and Web Chats

OncoLink Blogs give our readers a chance to react to and comment on key cancer news topics and provides a forum for OncoLink Experts and readers to share opinions and learn from each other.




OncoLink OncoPilot

Frente a un nuevo diagnóstico de cáncer o de cambiar el curso de su tratamiento actual? Deje que nuestro personal de enfermería cáncer que ayudan a pasar!

Más información